¿Sabe cuál fue el verdadero pecado de Sodoma y Gomorra? Entre aquí y conozca porque Dios destruyó estas dos ciudades que hoy son tristemente recordadas.

sodoma-y-gomorra 2

Sodoma y Gomorra

Muchos se preguntan ¿Qué es Sodoma y Gomorra en la biblia? son ciudades de los tiempos de Abraham el patriarca. Se desconoce su ubicación geográfica exacta. Sin embargo, de acuerdo al contexto bíblico podemos afirmar que estas ciudades pertenecían a las cinco Ciudades del Valle, específicamente en el Valle de Sidim, en las adyacencias del Mar Muerto:

Génesis 13:12

12 Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.

Génesis 14:3; 8

Todos éstos se juntaron en el valle de Sidim, que es el Mar Salado.

Y salieron el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboim y el rey de Bela, que es Zoar, y ordenaron contra ellos batalla en el valle de Sidim;

La destrucción de estas dos ciudades se encuentra narrada en el Libro de Génesis. Su destrucción fue por fuego y esto se debió al pecado en que vivían esas ciudades. De acuerdo al pasaje bíblico, estas ciudades eran reconocidas y famosas por su maldad y pecado.

Génesis 18:20

20 Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,

sodoma-y-gomorra 3

La historia de Sodoma y Gomorra

Como hemos advertido, la historia de Sodoma y Gomorra está relatada en el Libro de Génesis. Su destrucción se debió a la multitud de pecados en que estaban sumergidas estas ciudades. Tal era su maldad, que a pesar de las súplicas de Abraham (Génesis 18:22-32) para evitar el castigo a estas ciudades, pues allí habitaba Lot (pariente del patriarca) no pudieron hallarse diez hombres justos.

Ante la maldad de estas ciudades, Dios en su soberanía las destruye con fuego y azufre (Génesis 19:24). Ahora bien, nos ocupa escudriñar el pecado de estas dos ciudades. Leamos

Génesis 19:4-8

Todavía no se habían acostado, cuando todos los hombres de la ciudad de Sodoma rodearon la casa y, desde el más joven hasta el más viejo, empezaron a gritarle a Lot:

—¿Dónde están los hombres que vinieron a tu casa esta noche? ¡Sácalos! ¡Queremos acostarnos con ellos!

Entonces Lot salió a hablarles y, cerrando bien la puerta detrás de él, les dijo:

—Por favor, amigos míos, no vayan a hacer una cosa tan perversa. Yo tengo dos hijas que todavía no han estado con ningún hombre; voy a sacarlas para que ustedes hagan con ellas lo que quieran, pero no les hagan nada a estos hombres, porque son mis invitados.

Al leer este pasaje bíblico, podemos darnos cuenta que los hombres de esas ciudades realizaban prácticas antinaturales. Sus pecados sexuales, de hombres con hombres es una abominación contra Dios. Precisamente, de Sodoma proviene el vocablo sodomía que en la actualidad se le atribuye a la homosexualidad.

Ahora bien, no solamente estas ciudades se caracterizaban por sus pecados sexuales, sino que también existía una multiplicidad de pecados que airaron a Dios. La soberbia fue uno de esos pecados, así como la opresión a los pobres, el orgullo. Leamos

Ezequiel 16:49-50

49 He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.

50 Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.

En este sentido, la historia de Sodoma y Gomorra es un punto de comparación entre para la maldad del pueblo de Dios y las otras naciones (Deuternomio 32:32; Isaías 1:10; Jeremías 23:14).

La destrucción de estas ciudades es la remembranza del juicio de Dios sobre el pecado (Isaías 39:19; Jeremías 49:18; Mateo 10:14-15; 11:23-24) para prevenir sobre los castigos que acarrea el pecado y la desobediencia a la ley de Dios. El pasaje Bíblico del Génesis nos devela a Dios como un juez implacable.

Mateo 10:14-15

14 Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies.

15 De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad.

De acuerdo al contexto bíblico, ambas ciudades quedaron reducidas por fuego. Los cristianos tenemos la advertencia de Dios sobre las consecuencias del pecado.

2 Pedro 2:6

y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente

Sodomita

Originalmente este término se refería al gentilicio de quienes vivían en la ciudad de Sodoma. Debido a las prácticas antinaturales que caracterizaban a la ciudad, el vocablo sodomita se le atribuye a los hombre que practican la homosexualidad (Génesis 19:1-11)

Esta historia ha cautivado la mente de los representantes del séptimo arte llevando a la gran pantalla la película de Sodoma y Gomorra. Los cristianos tenemos claros cuáles son los mandamientos que Dios estableció para vivir en santidad. Para ello, te invitamos a profundizar sobre este tema en el siguiente enlace Mandamientos de la ley de Dios

La homosexualidad como pecado

Se entiende la homosexualidad la práctica antinatural de tener relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. Desde el punto de vista espiritual, la homosexualidad es el rechazo del orden creado.

De acuerdo a la Palabra de Dios, la humanidad fue creada para procrearse entre hombres y mujeres (Génesis 1:27-28; 2:18-24) Esta orden creado fue defendido por Jesús durante su ministerio en la Tierra (Marco 10:6-9; Mateo 19:4-6), retomado por el Apóstol Pablo en Efesios 5:31

Marcos 10:6-9

pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer,

y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.

Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Argumento teológico sobre el pecado de la homosexualidad

De acuerdo al pasaje bíblico Romanos 1:18-32, el Apóstol Pablo nos explica cómo la homosexualidad y el lesbianismo son prácticas antinaturales que van contra el orden de Dios creado. Estas prácticas son las consecuencias de negar a Dios.

Romanos 1:23-32

23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

De acuerdo a la Biblia, que la humanidad al rechazar a Dios y al orden creado, sus relaciones sexuales fueron cambiadas por por las que van contra la naturaleza. Explica cómo los hombres también dejaron a las mujeres para entregarse a pasiones desordenadas. Entonces, pudiéramos interpretar que la raíz del pecado de la homosexualidad es negar a Dios y la consecuencia de este pecado es precisamente estas prácticas antinaturales.

Al negar a Dios, estos grupos humanos han sido entregados a pasiones desordenadas, deseos pecaminosos. La homosexualidad en este contexto se identifica con otros vocablos como inmundicia, pasiones vergonzosas, deshonra, extravío, mente depravada, cosas que no deben..

Para el Señor, estas conductas antinaturales merecen la muerte, no solo para quienes las tienen como una forma de vida, sino para quienes la aprueban. Por tanto, la homosexualidad es un pecado de muerte. Si deseas profundizar sobre el pecado te dejamos el siguiente enlace titulado Los siete pecados capitales

Romanos 1:25-32

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

El juicio de Dios sobre la homosexualidad

Como hemos advertido, el juicio de Dios sobre las relaciones antinatural tienen como juicio, la muerte y la destrucción (Génesis 19:1-11)

Muchos podrían decir que es una historia del Antiguo Testamento, sin embargo Jesús defendió el orden creado como referimos anteriormente. Por otro lado, podemos ver pasajes bíblicos en el Nuevo testamento, la reafirmación del juicio de Dios sobre quienes practican estas inmundicias y a quienes las aprueban. Nuestro Señor en su Soberanía destruyó estas ciudades por su pecado. Leamos:

Judas 1:7

como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

La Soberanía de Dios

La Biblia enfatiza el gobierno del Señor en la creación, la humanidad y la redención. En este sentido, Dios al ser el Creador de todas las cosas y del orden tiene la potestad de establecer sus propias leyes (Génesis 1; Marcos 4:35; Romanos 8:21-22)

De acuerdo a las Santas Escrituras, Jesús debe regir y sustentar el orden de la creación (Hebreos 1:3; Colosenses 1:15-17)

Asimismo, la Palabra de Dios no refiere que Dios es quien rige la historia de la humanidad. Por lo tanto, en su Soberanía Él determina lo que es bueno y lo que es pecado; las consecuencia de lo bueno y de lo malo.

En este punto, muchos que han practicado estas actividades contra la naturaleza del orden creado, que se arrepienten desean saber en su corazón si hay perdón para ellos. El Señor es un Dios de amor y de perdón. La Palabra de Dios nos dice que toda la humanidad somos sus ovejas. Hay unas que se han extraviado. Sí hay oportunidad para el perdón y el arrepentimiento. Por lo tanto, te invito a que leas el siguiente enlace titulado Parábola de la oveja pérdida para que descubras el camino para llegar a Dios.

La película de Sodoma y Gomorra para niños

A continuación te dejamos el siguiente material audiovisual que te permitirá abordar este tema desde un punto de vista infantil para niños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here