Conoce aquí con nosotros información importante sobre cuáles son los pecados mortales. Porque debes saber que estos pecados o vicios negativos, pueden producir en ti la muerte espiritual.

cuales-son-los-pecados-mortales-2

¿Cuáles son los pecados mortales?

Los pecados mortales son aquellos que se cometen con deliberación, estando conscientes, se hacen de forma continuada. Y lo más importante, son los pecados cometidos sin un posterior acto de arrepentimiento.

Todo pecado que se cometa sin un acto de contrición y expuesto a Dios a la luz de Jesucristo se va acumulando en el corazón del hombre y lo endurece. Un corazón endurecido se va llenando de cosas que no agradan a Dios y por ende aleja a la persona del propósito que el Señor tenía para ella, las escrituras nos dicen:

Santiago 1:15 (RVR 1977): Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, produce la muerte.

Nosotros como creyentes continuamente libramos una lucha contra los malos deseos de la carne por la naturaleza adánica del hombre. Si no se le pone coto a la concupiscencia o malos deseos, estos nos llevan a pecar.

Y como dice el verso anterior citado, cuando vivimos para hacer nada más lo malo, el destino final es la muerte eterna.

Los eruditos escritores de la iglesia cristiana de los primeros siglos como Cipriano de Cartago (200 – 258 d.C.) o el papa católico Gregorio Magno (540 – 604 d.C.). Realizaron una clasificación de los pecados, colocando a algunos de ellos como capitales o principales.

Definidos así por la etimología del término capital derivado del latín capitis que significa cabeza. De esta manera definen a siete pecados capitales o mortales como cabeza de los demás pecados.

Estos siete principales malos deseos carnales de la naturaleza adánica conducen al hombre a cometer otros pecados. La categorización que hicieron estos eruditos fue para darle una indicación de gravedad moral y espiritual a estos siete pecados.

cuales-son-los-pecados-mortales-3

Los siete pecados capitales o mortales

Los siete pecados capitales, considerados mortales por los doctos cristianos de las primeras centurias fueron las siguientes faltas o vicios que atacan la moralidad humana:

  • Orgullo: Una falta contraria a la virtud de la humildad, el orgullo vuelve a la persona altiva creyéndose superior e independiente de Dios. La persona orgullosa confía en su propio razonamiento, esto está muy lejos de agradar a Dios.
  • Avaricia: Se distingue por codiciar o desear poseer de forma insaciable riquezas y posiciones. Es una falta contraria a la virtud de la generosidad, Dios ama al dador alegre.
  • Gula: Es el apetito o deseo excesivo de comer y beber. Esta falta es contraria a la virtud de la templanza o el dominio propio.
  • Lujuria: Es un deseo carnal de tener placer sexual con alguien que no es el conyugue. La lujuria es contraria a la virtud de la castidad.
  • Pereza: Es el deseo de no hacer nada, sentir flojera, no querer esforzarse por hacer algo o hacerlo mal. Una persona perezosa es contraria a la persona virtuosa en ser diligente, esforzada o presta por realizar una tarea o labor.
  • Envidia: Esta falta lleva a la persona a codiciar el éxito, las posesiones, virtudes o talentos que ve en otras personas. La virtud de la caridad vence el pecado de la envidia.
  • La ira: Es una emoción que si no se controla lleva al rencor, a no perdonar y por ende a la venganza. La virtud que mantiene a raya a la ira es la paciencia

La Biblia nos enseña que el amor es la mayor de las virtudes, porque:

1 Corintios 13:4-5 (DHH): 4 Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, 5 ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor;

Según la Biblia ¿Cuáles son los pecados mortales?

Si bien es cierto que en la Biblia no encontramos categorizados los pecados mortales como lo hicieron los eruditos cristianos de los primeros siglos. Pero, aun así, cualquier pecado lo podríamos incluir como consecuencia de alguno de los siete malos deseos de la naturaleza adánica descritos con anterioridad.

Y en este sentido la Biblia nos enseña que una vida en pecado sin arrepentimiento, el destino final es la muerte:

Romanos 6:23 (TLA): Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.

Esta es la buena noticia de la Gracia, Jesucristo asumió el puesto del sacrificio para nuestra salvación y perdón de pecados. En agradecimiento a este amor de Dios por nosotros guardemos una vida moral en santidad agradando al Señor.

A fin de continuar con este tema, te invitamos cordialmente a leer Los 7 pecados capitales, y sus significados. Así como, en lo que respecta a la maldad en la humanidad conviene saber sobre: Sodoma y Gomorra: ¿Cuál fue su verdadero pecado?

Un ejemplo bíblico que nos lleva a la revelación espiritual del significado de la palabra de Dios en Proverbios 4:23 guarda tu corazón por encima de todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here