En este interesante artículo hablaremos sobre una hermosa e importante palabra en la Biblia que ubicamos en Proverbios 4:23. Hagamos reflexión en ella, en la importancia y en la sabiduría que encierra el guardar nuestro corazón.

proverbios-4-23-2.

La sabiduría de Proverbios 4:23

En esta ocasión traemos para compartir, la sabiduría de lo alto guardada en la hermosa palabra de Proverbios 4:23. Esta palabra de Dios nos dice que cuidemos y protejamos nuestro corazón, pero este cuidado va más allá del tipo físico:

Proverbios 4:23: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Nuestro Padre Celestial nos exhorta a guardar nuestro corazón, porque es un lugar importante y focal en nuestra identidad de ser hijos de Dios. Así como, en nuestra nueva vida en Cristo, es necesario seguir esta orden para que se cumpla el propósito que el Padre estableció en el Señor para todo aquel que lo sigue.

De manera entonces, que es importante conocer en profundidad las razones por las que Dios nos pide que cuidemos o guardemos nuestro corazón. En lo adelante desarrollaremos ciertos aspectos que se pueden extraer de esta sabia palabra de Dios en el libro de Proverbios.

Si quieres edificarte en sabiduría de Dios, te invitamos a leer sobre el Libro de Proverbios: Capítulos, versículos, y más. Un texto bíblico que se encuentra dentro de los libros poéticos o sapienciales, luego del libro de los Salmos.

La autoría de Proverbios por tradición ha sido atribuida al rey Salomón luego que Dios, le otorgará un corazón entendido y lleno de sabiduría. Así como también a otros sabios que colaboraron con porciones de textos escritos en el libro de la sabiduría.

¿Cómo tener un corazón conforme al de Dios?

Cuando decidimos seguir a Cristo, sujetos a Él, nuestra vida experimenta una metanoia y es por tanto transformada. Es necesario pasar por el proceso de transformación para poder ir en el camino de tener un corazón conforme al de Cristo que es igual al de Dios.

Este corazón ama, confía en el Señor y teme a Dios; en lo posible vive sus experiencias desde la fuerza del espíritu y no en la debilidad de la carne. Es así como nos los dice el apóstol Pablo, de forma de poder vivir en el Espíritu que nos fue dado por medio de Cristo Jesús:

Romanos 8:11: Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes.

Solo así podemos vivir como hijos de Dios, en obediencia al Señor y siendo guiados por el Espíritu Santo.

Romanos 8:14: Porque los hijos de Dios son todos aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios.

Cuando llegamos a los pies de Cristo Jesús, el Espíritu Santo de Dios toma el control de nuestras vidas. Su Espíritu penetra en nuestras almas, limpia nuestras conciencias, nos da un nuevo corazón y con ello nos apropiamos de las bienaventuranzas del señor:

Mateo 5:8: Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios.

Otras versiones traducen este verso diciendo felices y bienaventurados los que tienen limpia la conciencia. Y es que la conciencia es el conocimiento de pensamientos, sentimientos y actos, ella entra por la mente, de allí va al corazón, luego sale por la boca para vida o para muerte, bien dice la palabra:

Proverbios 4:23b Porque de él mana la vida.

La instrucción de Dios en Proverbios 4:23

Según lo anterior es necesario mantener limpia nuestra propia conciencia para que esta, solo pueda ser llenada con los pensamientos de Dios. De esta manera ponemos nuestros corazones al servicio del Espíritu Santo.

Con ello Dios nos bendice revelándonos los misterios guardados en su palabra. Y si nuestros pensamientos son los pensamientos de Dios, por nuestra boca solo podrán salir los ríos de agua viva contenidos en ellos.

De nuestra boca surgirá entonces vida, al recibir nuestro espíritu la instrucción y dirección de Dios. Instrucciones que llegaran a nuestra conciencia limpia, a un corazón limpio y poder conocer así, cuan buena, agradable y perfecta es la voluntad de Dios.

Conociendo el apóstol Pablo todo esto ya oraba por nosotros. De igual forma lo debemos hacer nosotros por todos aquellos que aún no tienen este conocimiento, ¡Bendita sea la voluntad del Señor!:

Colosenses 1:9: Desde el momento en que supimos todo eso, no hemos dejado de orar por ustedes. Y siempre le pedimos a Dios que puedan conocer su voluntad, y que tengan toda la sabiduría y la inteligencia que da el Espíritu Santo.

Al orar te podemos sugerir que leas sobre la oración de fe cristiana, un regalo de vida eterna. Porque sabemos que pueden existir muchas personas pasando por momentos difíciles y ellas necesitan creer en algo que las llene de esperanza.

Descubre con nosotros en este artículo, por qué la oración de fe en la biblia es una plegaria muy importante para los cristianos, así como el significado que tiene para sus vidas. El Señor en Proverbios 4:23, nos da la instrucción de guardar nuestro corazón antes de guardar cualquier otra cosa, porque de él puede salir cosa buena o cosa mala. Y según sea lo que tengamos en él, eso será lo que vamos a dar.

¿Cómo podemos guardar nuestro corazón?

La mejor forma de guardar nuestro corazón es manteniéndonos alertas y velantes en todo momento. Si no mantenemos despiertos nuestros sentidos espirituales, el espíritu se debilita y la carne cobra fuerza, el apóstol Pablo nos dice:

1 Corintios 16:13: Manténganse siempre en estado de alerta, pero confiando en Cristo. Sean fuertes y valientes,

Hacer esto impide la posibilidad que se abra en nosotros alguna brecha para que el maligno lance alguno de sus dardos y contamine nuestra mente. Esto lleva a que el corazón se endurezca dando cabida a raíces de amargura, enojo, ira y todo sentimiento contrario a los frutos del Espíritu.

Efesios 4:20-24: 20 ¡Pero esto no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo! 21 Porque ustedes oyeron el mensaje acerca de él, y saben vivir como él manda, siguiendo la verdad que él enseñó. 22 Por eso, ya no vivan ni se conduzcan como antes, cuando los malos deseos dirigían su manera de vivir. 23-24 Ustedes deben cambiar completamente su manera de pensar, y ser honestos y santos de verdad, como corresponde a personas que Dios ha vuelto a crear, para ser como él.

Las estrategias a seguir

Entonces, ¿Cuáles serían las estrategias a seguir para lograr guardar un corazón, limpio, sano y protegido de las artimañas engañosas del enemigo el diablo? A continuación te mencionamos algunas de ellas:

  • Atesorar la palabra de Dios.
  • Orar siempre.
  • Estudiar la palabra de Dios, crecer en su conocimiento.
  • Poner por obra la palabra de Dios.
  • Escoger bien las relaciones y amistades, no establecer yugos desiguales en nuestras vidas.
  • Poner un freno a toda distracción que desvié nuestra mirada de Cristo.
  • Pedir ayuda a las personas indicadas edificadas en el conocimiento de Dios.
  • Protegernos con la armadura que Dios nos ha dado.

Conoce aquí sobre la armadura de Dios: ¿Qué es?, significado, ¿Cómo usarla? Esta es la vestidura espiritual que nuestro Padre celestial nos da para poder resistir y vencer los embates del diablo.

proverbios-4-23-4

Del Corazón mana la vida

Para que de nuestro corazón mane vida, es necesario poner nuestra atención en llevar una vida en santidad. Esto no significa que seamos perfecto, pero sí que sigamos al perfecto que es Cristo, esta es nuestra referencia para vivir una vida sana en justicia y rectitud.

Debemos por tanto guardar nuestro proceder, guardar nuestro interior que se traduce en pensamientos, sentimientos y emociones. Todo esto se inicia en el corazón, dependiendo lo que allí depositemos, afectara nuestra vida para bien o para mal.

No obstante, Dios en su infinito amor y eterna misericordia cuida siempre de nosotros. Y cuando ve que nos apartamos tan solo un poco, nos lleva nuevamente al camino, nos guía a través de su Espíritu que viene y nos redarguye.

Pero, para esto debemos estar bien cimentados en la palabra, en la fe de Cristo Jesús y en comunión con Dios Padre. Su consejo llegara de forma oportuna para que podamos conocer su voluntad y obedecerlo.

Ese es el deseo de Dios, que seamos edificados y ejercitados en el espíritu. Porque de la misma forma que nuestro cuerpo físico crece y se desarrolla en salud, también lo debe hacer nuestro espíritu, como nos dice la escritura en:

3 Juan 1:2: Estimado hermano: le pido a Dios que te vaya bien en todo y que tengas buena salud física, así como la tienes espiritualmente.

Tal pedido es porque precisamente en el espíritu es donde acumulamos a lo largo de nuestras vidas, todo aquello que Dios quiere que sea transformado de nuestra vieja naturaleza. Es esta transformación la que permite que el poder y la luz de Dios que es Cristo Jesús, penetre en nuestro espíritu para limpiarnos de toda contaminación de muerte y llenarnos de vida eterna.

Proverbios 4:23: Entendiendo ¿Qué es el corazón?

Para poder entender el sentido espiritual de la instrucción de Dios dada en Proverbios 4:23. Es necesario entender lo que es el corazón como parte física del cuerpo humano.

El corazón desde el concepto físico, es un órgano del cuerpo humano que si deja de funcionar sobreviene la muerte. Este órgano físico tiene como una de sus funciones el hacer circular el flujo sanguíneo por todo el cuerpo humano.

Mientras esta función es cumplida por el corazón habrá vida, pero el corazón también guarda conexión con el alma y lo espiritual a través de la mente y los pensamientos. Si esta conexión no se cuida o no es guardada puede sobrevenir la muerte espiritual.

Esta muerte nos dice el apóstol Pablo la permite el estar en ignorancia del conocimiento de Cristo Jesús. Porque sin este conocimiento no podemos tener la vida que Él nos ofrece:

Efesios 4:18: Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él.

Entonces para que el corazón mantenga una vida espiritual sana fluyendo en nosotros, es necesario alimentarlo con los pensamientos que provienen de Dios. Así nuestra mente estará en luz, cerca de Dios y caminando hacia la vida eterna que Él nos ofrece en Cristo Jesús.

Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón, nos dice el Señor en Proverbios 4:23. Guárdalo, cuídalo, nos dice, porque en él fluye la vida espiritual, la que te conecta conmigo y con la vida eterna que tengo para ti.

Esta es la vida que el Señor quiere que mane o fluya de nosotros para los que aún permanecen en ignorancia. Guardemos entonces nuestro corazón y manifestemos a Cristo con nuestra conducta y proceder.

proverbios-4-23-3

Proverbios 4:23: Los componentes espirituales del corazón

El órgano del corazón físicamente consta de dos lados, por eso es habitual que escuchemos hablar sobre el corazón derecho y corazón izquierdo. El interior del corazón cuenta a su vez de cuatro partes o cavidades, dos de ellas a cada uno de sus lados.

Las cavidades superiores del lado derecho e izquierdo del corazón son las aurículas, mientras que las inferiores de cada lado son los ventrículos. Ambos lados derecho e izquierdo funcionan como dos corazones en coordinación perfecta, y ellos están separados por gruesas paredes musculares.

Por el corazón o lado izquierdo fluye la sangre arterial que es rica en oxígeno, y por el lado derecho la sangre de las venas pobre en oxígeno. Así como está constituido y diseñado el corazón físico también lo está el espiritual; dividido en dos partes una que conecta al espíritu y la otra al alma.

Ambos corazones tanto el físico como el espiritual, su función principal es la de purificar. El primero purifica la sangre y el segundo limpia el espíritu. Dicho esto ahora veremos los componentes del corazón espiritual en concordancia con los del físico.

Ventrículos y aurículas

Las cuatro cavidades internas del corazón físico son las aurículas y los ventrículos, por ellos circulan la sangre. La aurícula y ventrículo izquierdo tratan con la sangre oxigenada, la sangre buena.

La aurícula y ventrículo derecho tratan con la sangre sin oxígeno, la sangre mala. No obstante este lado tiene una función muy importante y es la de dirigir o conducir la sangre hacia los pulmones; donde se le quitara lo malo y recibirá una reoxigenación.

Igualmente sucede con el corazón espiritual, este cuenta con aurícula y ventrículo carnal que tratan con todo lo que proviene de nuestra alma. Así como un par de aurícula y ventrículo espiritual que trata con nuestro espíritu y todo lo que proviene de Dios.

En este lado espiritual del corazón, el Señor en su diseño original imprimió sus leyes protegidas por una conciencia que viene de Dios. Es este lado el que nos conecta en común unión con Dios y por este conducto fluye la vida del espíritu por todo nuestro ser.

Hebreos 10:16: – El Señor ha dicho: Éste es el pacto que haré con ellos después de aquellos días: Pondré mis leyes en su corazón, y las escribiré en su mente-.

Por lo que en el corazón espiritual puede circular lo malo que proviene del mundo y lo bueno que viene de Dios

Mateo 15:18 (JBS): Mas lo que sale de la boca, del mismo corazón sale; y esto contamina al hombre.

La conciencia del corazón

La conciencia del corazón espiritual que Dios en su diseño original deposito en el ser humano a lo largo de la vida va sufriendo cambios. La naturaleza de Adán que traemos al nacer conlleva pecado, maldad e incredulidad.

Todo esto propio de la naturaleza adámica produce los cambios en la conciencia del corazón espiritual. Ella se va endureciendo haciéndose insensible, siendo necesario circuncidarla cuando llegamos a Cristo.

Así podrá ser limpiada y por ende nuestros corazones serán transformados en el espíritu:

Deuteronomio 10:16: Circunciden su corazón quitándose sus actitudes paganas y dejen de ser tercos,

Tito 1:15: Los que obedecen sinceramente a Jesucristo consideran que todo es bueno. Pero los que no obedecen ni confían en él, creen que nada es bueno; sólo piensan en lo malo, y no les remuerde la conciencia.

Toda esta incredulidad hace que se formen gruesos velos que causan ceguera espiritual en las personas, impidiendo que puedan ver o conocer a Dios. Más su diseño original es que fuimos creados para ver y gozarnos en nuestro creador.

Jesús es la imagen visible del Dios invisible, de manera que cuando en nosotros se da una conversión de corazón, Cristo se manifiesta y podemos verlo.

2 Corintios 3: 15b-18: 15b tienen el corazón cubierto con ese velo y no comprenden. 16 En cambio, cuando alguien se vuelve al Señor, el velo es quitado. 17 Pues el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here