La última noche que el Señor estuvo entre los discípulos realizó una cena que representaría el Nuevo Pacto con la Iglesia. Conozca por qué la Santa cena evangélica es una de las celebraciones más importantes para los cristianos, y cómo se preparan para hacerla.

santa-cena-evangélica1

Ceremonia de La Santa Cena Evangélica

Para nosotros los cristianos la ceremonia de la santa cena evangélica tiene un gran significado.Esta solemne cenarepresenta nuestra participación en el precepto que el Señor nos encomendó (1 Corintios 11:24-25; 28). Lo primero que debemos hacer en conmemorar su sacrificio en la cruz del calvario. Con esta acción, divulgamos, predicamos los sufrimientos, martirios, padecimientos que sufrió Cristo durante su captura y crucifixión (1 Corintios 11:24-26).

Igualmente, cuando participamos en la santa cena evangélica predicamos la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo (1 Corintios 11:26). En la última celebración de la pascua donde estuvo nuestro Señor, nos anunció del Nuevo Pacto entre Dios y la Iglesia. Así que debemos celebrarla de manera respetuosa y con reverencia.

Por último, durante esta conmemoración estamos participando, como un solo cuerpo, en un acto de comunión con nuestro Señor. Esto solo es posible por medio de la Sangre del Cordero de Dios (1 Corintios 10:16-17). La ceremonia de la santa cena evangélica que el Señor realizó es descrita en la Palabra de Dios de la siguiente manera:

1 Corintios 11:24 -26

24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

santa-cena-evangélica2

La Fiesta de la Pascua

Antes de que el pueblo de Israel iniciara su éxodo al desierto, Dios les ordenó sacrificar la pascua (Éxodo 12:21-27). De acuerdo a las Escrituras, esa noche el Señor heriría con espada a los primogénitos de Egipto.

El ángel de venganza de la muerte pasaría por encima de las casas que tendrían en sus dinteles la sangre del cordero que sacrificaron para esa cena. Esa sería la señal de que esa familia estaba bajo el pacto de Dios.

Esto es exactamente lo que significa la palabra pascua (pasach) “pasar sobre, salvar, extender alas, protección”. Dios, cuando envió su juicio a la tierra de Egipto, protegió, pasó por encima a su pueblo.

Luego de la liberación del pueblo de Israel, el Señor estableció como una conmemoración solemne la Fiesta de la Pascua. Esto era para recordar que el Señor los sacó, los liberó de la esclavitud que vivieron en la tierra de Egipto (Deuteronomio 16:1-8; Número 9:1-14). Durante su esclavitud la amargura y sufrimiento del pueblo israelí fue muy dura.

Asimismo, los israelíes debían conmemorar el sacrificio del cordero que vertía su sangre para colocarlo en los dinteles de cada una de las puertas de las viviendas del pueblo de Dios. Esta sangre evitaba que el ángel de la muerte matara a los primogénitos de los israelíes. Es decir el cordero sustituía al hijo primogénito de cada hogar.

santa-cena-evangélica3
  • Observemos que la Fiesta de la Pascua tendría como propósito tener bajo protección a los hijos del pueblo de Israel, quienes estaban bajo el Pacto de Dios.
  • Era una Fiesta para conmemorar lo que Dios había hecho por su pueblo. Librarlos de la esclavitud de Egipto.
  • Debió hacerse un sacrificio de sangre.

Como sabemos Jesús es descendiente del Pueblo de Israel, específicamente de la Tribu de Judá. De acuerdo a las Escrituras, el Señor no vino a abrogar la ley, sino para cumplirla estrictamente.

Una noche antes de que a nuestro Señor Jesucristo lo crucificaran se congregó con los doce Apóstoles celebró la Fiesta de Pascua. Ese día instituye la celebración de la santa cena evangélica (Lucas 22:19-20). Conmemorar esta cena significa mucho para los cristianos, pues recordamos el sacrificio que Jesucristo hizo por amor. No porque lo merezcamos, sino por gracia para redimirnos del pecado.

En la Biblia encontramos evidencia que el Señor Jesucristo celebraba la Fiesta de la Pascua (Lucas 2:40.42; Juan 2:13-23; 6:4; 13:1-5) Por supuesto, también participó en la última santa cena evangélica de su vida. Si deseas profundizar más sobre Jesús y su profecía, te recomendamos ingreses a estudiar el Isaías

Mateo 5:17

17 “No piensen que he venido para abrogar la Ley o los Profetas. No he venido para abrogar, sino para cumplir.

Ahora bien, los acontecimientos del Antiguo Testamento son símbolos de las cosas que ocurrirían desde la llega del Mesías a la Tierra.

Hebreos 10:1

1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

Aclaremos algunos conceptos. Se le dice la Santa cena evangélica primeramente porque es una conmemoración establecida por Dios; y Él es Santo. Le decimos evangélica porque anunciamos que su muerte, el Nuevo Pacto, su resurrección y su segunda venida.

santa-cena-evangélica4

Los pactos de Dios

La palabra pacto significa un tratado, un acuerdo entre un rey, un soberano o emperador y sus súbditos. Para ejemplificar esta definición, podemos referir que durante el mundo antiguo, las naciones más poderosas sometían a otras más débiles. Los reyes o emperadores vencedores hacían pactos con los reyes que fueron sometidos. Estos pactos describían aquellos beneficios que conseguía el emperador o el soberano, así como aquellos comportamientos que el vencedor esperaba de sus vasallos.

El Antiguo Pacto se da entre Dios y Abram. El Señor le pide que deje todo, léase su familia (menos a su esposa), sus creencias, su cultura, su nación. En recompensa el Señor le daría una descendencia innumerable.

Génesis 2:1-3

Entonces el SEÑOR dijo a Abram: “Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una gran nación. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra”.

Dios anunció a Abraham que su pueblo sería esclavizado por cuatrocientos años, pero que Él los libraría de esa esclavitud.Recordemos que el pueblo de Israel, a pesar de que contaba con la protección de Dios, al Faraón se le endurecería el corazón, por lo tanto sometería al pueblo israelí a esclavitud.

La Palabra de Dios nos advierte que el Señor no hará nada que no sea revelado por medio de sus profetas. En este sentido, le anunció a Abraham que los libraría. Luego de que el pueblo de Israel estuviera sometido a los egipcios por cuatrocientos años, el Señor libera a su pueblo, recordando su pacto con Abraham.

Génesis 15:13-14

13 Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años.

14 Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza.

Amós 3:7

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

Éxodo 2:23-24

23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre.

24 Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.

El pacto durante el Éxodo

Dios escucha el gemir de Israel. Ante el dolor del pueblo escogido de Dios, el Señor humilla a faraón a través de las plagas que envió a Egipto. Utilizó como su siervo a Moisés.

Posteriormente a la liberación, el Señor establece un pacto con Moisés para que Israel le sirva por pueblo y Él será Dios (Éxodo 6:2-7)

En la actualidad, los judíos celebran la Fiesta de Pascua, tal como el Señor lo estableció en el Antiguo Pacto. Para ellos es un motivo de celebración conmemorar el amor que Dios les mostró. No obstante, cuando vino el Mesías no le reconocieron.

Por amor a la humanidad, el Señor nos ofrece un Nuevo Pacto. Nos entregó por acción de gracias un cordero para siempre. Asimismo, a través del sacrificio de ese cordero somos salvo a quienes lo reconocimos y lo aceptamos en nuestras vidas.

En resumen, los pactos que ha hecho Dios con nosotros cuentan con señales que representan las promesas del pacto mismo:

  • El Pacto Adámico fue entre Dios y Adán. El primer hombre llamado Adán tendría vida eterna basada en la obediencia a Dios (Gn 1:28-30; 2:15). La señal de este pacto fue el Árbol de Vida (Gn 2:9).
  • El Pacto Noémico fue entre Dios y Noé. La promesa de Dios fue la de no destruir la tierra nuevamente por un diluvio (Gn 9:11). La señal de este pacto fue el arco iris (Gn 9:13).
  • El Pacto Mosaico fue entre Dios y los israelitas. En éste, se les dijo que serían un “reino de sacerdotes y gente santa” (Ex 19:6). La señal de este pacto fueron las tablas de piedra, y la ley, y los mandamientos escritos (Ex 24:12).

Para efecto de los pactos de sangre (en la sangre es donde está la vida), el pacto que Dios hizo con Moisés debía ser sustituido.

Nuevo Pacto

Como hemos afirmado anteriormente, los acontecimientos y pactos del Antiguo Testamento serían símbolos de lo que había de venir. En este sentido, la Fiesta de la Pascua, lo que hoy es la Santa cena evangélica es un símbolo de lo que sucedería con el Mesías. A continuación, descifraremos lo que significa cada uno de los elementos que estuvieron presentes en la Santa cena evangélica que lideró Jesús.

Para pode descifrar cada símbolo de laSanta cena evangélica vamos a repasar los elementos que la componen.

De acuerdo a la Palabra de Dios, la Fiesta de la Pascua debe celebrarse los días 14 del mes de Abib o Nisán (Éxodo 13:4; 34:18). Podemos hacer una aproximación al mes de Abril, pues el calendario hebreo tiene diferencias con el calendario del gregoriano. Este día se caracteriza por tener luna llena. Por esta razón, la luna se asocia escatológicamente a Israel.

Jesús celebra la última santa cena evangélica el 14 de Abib. Debía morir un hombre perfecto, sin pecado y sin macha. Pues Adán cuando entró a la Tierra tenía estas cualidades. Por lo tanto, el pecado debía salir de la Tierra por un hombre perfecto.

Romanos 5:18-19

18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

2 Corintios 3:6

el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.

Hebreos 8:13

13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

El Nuevo Pacto es entre Cristo y su iglesia. Consiste en la obtención de la vida eterna. La señal del pacto es el bautismo (Col 2:11-12) con la continua participación en éste por medio de la Cena del Señor (1 Co 11:25).

Colosenses 2:11-12

11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo;

12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos

Contraste entre el Antiguo y Nuevo Pacto

  • El antiguo pacto fue letra que lleva a muerte; el ministerio del espíritu vivifica.
  • El antiguo pacto fue el ministerio de la muerte; el ministerio del espíritu da vida eterna.
  • El antiguo pacto fue de condenación; el nuevo pacto es de la justificación.
  • El antiguo pacto pereció; el nuevo pacto permanece.
  • El nuevo pacto consiste en que Jesús nuestros pecados en su cuerpo en la cruz.
  • Se presentó por el sacrificio de sí mismo al lugar Santísimo para quitar el pecado del mundo.
  • El nuevo pacto fue instituido sobre la Sangre expiatoria de Jesús.
  • A través de la Sangre de Cristo obtenemos redención y perdón de pecados.
  • Dios nos advierte si desobedecemos y menospreciamos la Sangre de Cristo.

Símbolos de la Santa Cena Evangélica

Para prepara la santa cena evangélica, el día 10 del mes de Abib o Nisán, cada grupo familiar debía apartar un cordero, el primogénito de la manda. Este cordero o cabrito no podía tener ningún defecto. Dependiendo del número de personas que componía a la familia, se podían juntar para compartir el cordero.

Cuando contrastamos este hecho con Jesús, nos damos cuenta que al Señor lo retuvieron, lo apartaron, mientras estuvo detenido para luego ser crucificado.

Éxodo 12:6

Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes.

Este animalito debía inmolarse. Cuando comenzaba a derramar su sangre, se dejaba verter en un envase para untar los postes y dinteles de cada puerta de las casas (Sólo se hizo la primera vez). De acuerdo a la Biblia, debía ser sacrificado entre las dos tardes. Justo en la hora en que murió nuestro Señor.

Luego de inmolar al cordero o cabrito, debía asarse. Seguidamente los miembros de la familia comerían su carne, sin quebrar sus huesos, con hierbas amargas, acompañados de panes sin levadura.

Esta conmemoración debía ser liderada por el padre de familia. Durante la Fiesta de la Pascua el padre debía preguntar a los hijos qué representaba la Pascua. El padre debía explicar su significado.

Si quedaba algún resto del cordero pascual, debía quemarse todo esa misma noche (Éxodo 12:46; Número 9:12).

En el caso de que surgiera algún imprevisto y no podía celebrarse la Fiesta de la Pascua, se les permitía hacerlo el mes siguiente. No obstante, si era voluntariamente que no se conmemoraba la Santa cena evangélica, la pena era la muerte del infracto (Número 9:6-14)

Las mujeres podían participar; sin embargo no estaban obligadas a hacerla (1 Samuel 1:3; 7; Lucas 2:41)

Conmemoración

La forma de conmemorar la santa cena evangélica en la época del Señor Jesucristo era de la siguiente manera.

  • Todos congregado en el lugar, el padre de la familia o el líder daba las gracias, todos los presentes tomaban la primera copa de vino mezclado con agua.
  • Seguidamente iban a lavarse sus manos.
  • Se disponía en la mesa el cordero pascual, las hierbas amargas, los panes sin levadura, así como un bol que contenía una salsa Jaróset, la cual se preparaba con un mortero.
  • Los presentes remojaban una parte de las hierbas amargas en la salsa y la comían.
  • Se retiraban los platos de la mesa. Luego se explicaba el significado de la Fiesta de la Pascua.
  • De acuerdo a los libros judíos debían decirse las siguientes palabras:

“Ésta es la pascua que comemos, porque el Señor pasó por alto de las casas de nuestros padres en Egipto”

“Ésta es la pascua que comemos, porque el Señor pasó por alto de las casas de nuestros padres en Egipto”

  • Alzando las hierbas amargas debía decir el líder:

“Éstas son las hierbas amargas que comemos en memoria de que los egipcios amargaron la vida de nuestros padres en Egipto.

  • Luego, tomaba el pan sin levadura. En ese momento debían recitar los Salmos 113 y 114.
  • Elevaban una oración.
  • Finalmente, tomaban la segunda copa de vino.
  • Luego de conmemorar estos hechos, el líder debía tomar un pan sin levadura, partirlo y dar las gracias.
  • Seguidamente, los presentes comían del cordero pascual. No se le podía quebrar los huesos.
  • Para concluir la Santa cena evangélica, los presentes tomaban un trozo de pan. Ese pedazo lo remojaban en las hierbas amargas y procedían a comerlo.
  • Tomaban una tercera copa de vino, la copa de la bendición.
  • Cerraban el acto conmemorativo de la Santa cena evangélica recitando los Salmos 115,116, 117, 118 y tomando una cuarta copa de vino.

Significado de los elementos de la Santa Cena Evangélica

Como hemos aclarado con anterioridad esta ceremonia tendría un significado que fue develado por nuestro Señor Jesucristo en el momento que cenó por última vez. Al revisar las Santas Escritura, el Señor le da un significado al pan, al vino y a la copa. Revisemos, según la Biblia qué significan cada uno de estos símbolos.

El pan

En la santa cena evangélica se presenta el pan. Este alimento representa al cuerpo de Jesús. En el Antiguo Pacto, el Cordero de Pascua era un sacrificio sustitutivo. En cada casa judía en Egipto el cordero de pascua, debía morir en el lugar del primogénito. De la misma manera, Cristo es nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros.

El pan representa su cuerpo. Cuando comemos el pan lo trituramos y machacamos en nuestras bocas, tal como fue molido el cuerpo de Cristo.

Cristo hacía referencia en la última cena de cómo su cuerpo iba hacer destrozado para luego ser crucificado. Así como el pan fue partido, triturado por los Apóstoles al comerlo, así ocurriría con el cuerpo del Señor.

El Señor Jesús sufrió latigazos que desgarraron su cuerpo, su piel fue arrancada desde los huesos por las armas de los romanos. Por eso cuando realices la conmemoración de la pascua y partas el pan recuerda el sacrificio y las vejaciones que sufrió Cristo por nosotros y por nuestra salvación.

Lucas: 22:19

19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

 El vino

El vino representa la sangre del Cordero de Dios que sería derramada para remisión de los pecados. Debemos tener presente que el Señor en su Palabra dice que sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados. Quizás te preguntes por qué había que derramar sangre.

La Palabra de Dios dice en Levítico 17:11 que la sangre en la vida está y que el pecado se paga con la muerte. Por tanto, así como el pecado entró por Adán un hombre perfecto, asimismo debía salir el pecado, por un hombre perfecto, Jesús.

En este sentido, durante la conmemoración de la Santa cena evangélica, el Señor nos invita, luego de cortar el pan, tomemos vino conmemorando el nuevo pacto que se selló a través de su sangre.

La sangre que derramó Cristo en su sacrificio por nosotros consolidó, selló y firmó el Nuevo Pacto que se creó con Dios Padre. En el Antiguo Testamento nosotros pactábamos con el Señor por medio de sacrificios de sangre de corderos, toros, entre otros animales.

En el Nuevo Testamento Cristo entregó su vida y derramó su sangre de manera tal que ya no se necesita más sacrificios de animales porque Él fue el cordero perfecto, puro y sin mancha que se sacrificó por nuestra vida eterna. Por medio de su sangre nos compró a los que eligen seguir su camino. En otras palabras, pagó el rescate por nosotros.

La copa

La copa que contiene el vino representa el Nuevo Pacto en la Sangre de Cristo. Al tomar la copa hacemos memorial de la muerte del Señor que hizo para redimirnos del pecado.

La Santa cena queda registrada y descrita en la Biblia de la siguiente manera:

Mateo 26: 27-28

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Lucas: 22-20

20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

El Cordero de Pascua era sometido a un proceso para ser inmolado, que simbolizaba a Cristo. Para celebrar la Fiesta de la Pascua en cada vivienda y familia israelí estando aun en Egipto, debieron tomar un cordero primogénito, sin defecto que debía morir en el lugar del primogénito de esa familia. De la misma manera, Cristo nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros.

Por lo tanto, este cordero simboliza a Jesucristo, pues el derramó su Sangre por nosotros.

1 Pedro 1:19

19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación

Institución de la Santa Cena Evangélica del Señor

La santa cena evangélica fue instituida por el Señor la noche antes de ser crucificado. Esa misma noche fue traicionado por Judas Iscariote. Luego de que Jesús congregó a sus Apóstoles, el dictó un mandato, el cual era conmemorar su muerte (Lucas 22:15-16). Luego de que partiera el pan y tomara de la copa el vino queda constituida esta ceremonia que celebramos los cristianos.

Significado de la santa cena evangélica del Señor

La santa cena evangélica del Señor abarca varios significados que son importantes para los cristianos.

Memoria del cuerpo de Jesús

El Señor nos describe cada uno de los significados de los símbolos de la santa cena evangélica. El primero es el pan, el cual nos recuerda las torturas, los sufrimientos que sufrió Jesús antes de ser crucificado. Luego los padecimientos que sufrió colgado en la cruz.

1 Corintios 11: 23-26

23 Porque yo recibí del Señor la enseñanza que también les he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió y dijo: “Tomen, coman. Esto es mi cuerpo que por ustedes es partido. Hagan esto en memoria de mí”.

25 Asimismo, tomó también la copa después de haber cenado, y dijo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre. Hagan esto todas las veces que la beban en memoria de mí”. 26 Todas las veces que coman este pan y beban esta copa, anuncian la muerte del Señor, hasta que él venga.

La unidad de la iglesia

En la Palabra de Dios nos declara el Señor que somos un solo cuerpo. Entonces, al conmemorar la cena del Señor formamos una unidad en Cristo Jesús. Así como el pan se forma de una mezcla de múltiples granos de trigos imposibles de separar, así debe ser la iglesia de Cristo. No pueden existir grupitos que excluyan a los nuevos creyentes.

1 Corintios 10: 16-17

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan

Vida santa

Solamente aquellos que viven una vida santa son los que pueden participar de la cena del Señor. La Palabra de Dios nos advierte que aquellos que participen indignamente de la cena del Señor le traerán juicio sobre la sangre y el cuerpo del Señor (1 Corintios 10:27-34)

Los preparativos para la Fiesta de la Pascua de Jesús

En el Evangelio de Marcos podemos encontrar algunos detalles que nos trasladan a los momentos previos de la última celebración de la Pascua del Señor.

Contexto previo a la santa cena evangélica del Señor

Este momento resalta por el anuncio del Señor Jesucristo sobre su próxima muerte y traición por parte de uno de sus discípulos. Como hemos referido anteriormente, la Fiesta de la Pascua era una celebración anual, donde el pueblo judío conmemoraba la liberación de la esclavitud de Egipto.

Durante este tiempo se promovía la solidaridad y la comunión entre el pueblo. Pues debían comer en familia. Para ello, en ocasiones se juntaban familias para comer el cordero.

Cómo se ha referido anteriormente la Fiesta de la Pascua se realizaba junto con la Fiesta de los Panes sin Levadura. La primera duraba sólo un día, mientras que la segunda fiesta duraba siete días. En la Fiesta de la Pascua se sacrificaba el cordero pascual (Levítico 23:5-6).

Por esta razón podemos encontrar como en los evangelios sus autores relacionan ambas fiestas, y parecieran confundirse una con la otra.

Al escudriñar las Escrituras podemos apreciar que Cristo participó en aquella última Pascua de una manera distinta. Este apartado del artículo, describirá en detalles lo que aconteció antes y durante la santa cena evangélica del Señor.

Lo primero que debemos resaltar es que esa noche se sacrificaba al cordero. A través de la lectura del evangelio de Marcos, podemos apreciar como intencionalmente el evangelista asocia el sacrificio del cordero de la Pascua con el sacrificio de Jesús. Aquí se devela una nueva doctrina referida al Cordero de Dios, el cual estudiaremos en otra oportunidad.

Al analizar esta comparación, podemos concluir que en ambos casos la sangre de un cordero libera de la ira de Dios al pueblo elegido. El cordero pascual liberó a Israel de la esclavitud de Egipto. El Señor liberó a la iglesia de la muerte y el pecado.

Para aquellos que reconocemos el sacrificio de Jesús en la cruz del calvario y son lavados por su sangre también serán librados de la ira venidera del Dios Todopoderoso.

Igualmente, gracias a ambos sacrificio, el del cordero pascual y el de Jesús, liberaron a un pueblo escogido. Uno de una esclavitud terrenal, a otros de una libración mucho más significativa, pues es espiritual.

En el caso específico de Israel, significó el fin de la esclavitud en la tierra de Egipto. Por su parte para la iglesia es librarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte. En este sentido, Egipto representa para los cristianos el mundo y sus pasiones.

Preparando el lugar para conmemorar la Pascua

En el evangelio de Marcos podemos apreciar como los discípulos le preguntan a Jesús dónde van a conmemorar la Fiesta de la Pascua. Podemos imaginarnos el contexto de aquel momento.

El pueblo judío celebraba anualmente la Fiesta de la Pascua, por lo que suponemos que a Jerusalén llegaría una gran cantidad de gente para celebrar en familia la Fiesta Pascual. No es de extrañar que los discípulos se preocuparan por el lugar donde celebraría la Fiesta de la Pascua con el Señor, ya que estaban conscientes del peligro que enfrentaba Jesús.

Para preparar el lujar, el señor envía a dos de sus discípulos (Lucas 22:8). Para el Señor no existe la improvisación. Tomando precaución, el Señor sólo le devela a estos dos discípulos algunas señales que les indicarían el lugar exacto para celebrar la Fiesta Pascual.

Se suma a este contexto la hostilidad que existía contra el señor. Su cabeza ya tenía precio y había muchas personas importantes y con poder que estaban buscándolo para aprenderle.

Al escudriñar las Escrituras podemos imaginarnos el lugar escogido por el Señor para celebrar la Fiesta de la Pascua. La Palabra de Dios nos devela que era un aposento alto. Entonces, podemos suponer que se encontraba en un lugar superior, en un segundo piso, de alguna casa judía. Debió ser un lugar espacioso donde pudieran estar los apóstoles y el Señor.

También nos dice la Palabra que este lugar ya estaba dispuesto y organizado para la celebración. Esto significa que el lugar ya estaba provisto de mesa, utensilios, enseres, divanes, todo lo necesario para poder celebrar la Fiesta de la Pascua.

De acuerdo a las exigencias establecidas en el Pentateuco, los cinco primeros libros de la Palabra de Dios, para poder celebrar la Pascua había que limpiar muy bien el lugar de cualquier partícula de pan leudado que pudiera haber en el sitio donde se llevaría a cabo la ceremonia. No obstante, los Apóstoles debían realizar otros preparativos.

Además de asegurarse que el lugar estuviera listo, debieron encargarse de preparar los alimentos para la cena. Esto supone que los Apóstoles debieron comprar un cordero. Este animalito lo llevarían para que el sacerdote pudiera sacrificarlo. Conforme a la Ley de Dios, debían recoger la sangre del cordero y rociar el altar con aquella sangre.

También debieron haber despellejado al cordero, extraer las entrañas, la grosura para poder quemarlas sobre el altar. Posteriormente llevar ese cordero al aposento alto para asarlo y comerlo en el momento de la fiesta.

Previamente a la celebración de la Fiesta de la Pascua, es lógico pensar que los dos Apóstoles debieron haber realizado algunas compras necesarias para la celebración como el pan sin levadura, el vino y las hierbas amargas.

Cuando todo estaba dispuesto, Jesús llega al aposento alto con sus Apóstoles. Como solamente se encontraban en el aposento alto Jesús y sus discípulos, no había ningún sirviente que le lavara las manos y los pies como era la costumbre. De acuerdo al Evangelio de Juan sabemos que el Señor se ciñó una toalla y comenzó a lavarles los pies de los discípulos.

El anuncio de la traición

Durante la Fiesta de la Pascua Jesucristo les anuncia a los Apóstoles su reino. No obstante, advierte a sus discípulos que Satanás logró influenciar en uno de ellos, quien lo traicionaría. Este traidor analizaba cada uno de sus pasos que el Señor daba para poder entregarlo a los principales sacerdotes quienes se encargarían de que lo mataran.

Cabe destacar que todo lo que estaba ocurriendo en aquel lugar, estaba dentro de los planes de Dios. El Salmos 41:9 nos profetiza la traición que enfrentaría el Señor Jesús por parte de Judas Iscariote.

Recordemos que todo cuanto ocurría en el Antiguo Testamento era sombra de lo que había de venir. Entonces, si contrastamos los acontecimientos del Salmos 41:9 con la traición de Judas entenderemos el control del Señor.

De acuerdo al Salmos 41.9, el rey David hacía referencia a la traición de Ahitofel, quién era un consejero íntimo de su reinado, por lo tanto se sentaba a su mesa. Este oscuro personaje confabuló con su hijo Absalón para traicionar a David. Tal como ocurrió entre nuestro Señor Jesucristo y Judas Iscariote.

Es importante destacar, que en la región del Medio Oriente, invitar a alguien a la mesa es una señal inequívoca de amistad confianza, de intimidad. Durante la descripción de los hechos acontecidos durante la cena del Señor, podemos apreciar que Jesús le brinda un trozo de pan remojado en salsa a Judas Iscariote, quien nunca se negó a comer del pan de Cristo. (Juan 13:26). Esto denota un gesto de amor por parte de Jesús hacia quien lo traicionaría.

Como podemos apreciar Judas participaba junto con Cristo en la mesa, aparentando su amistad hacia él. Sin embargo, Jesucristo sabía lo que estaba aconteciendo en el corazón y en la mente de Judas, por ello anuncia la traición antes de que todas estas cosas acontecieron. En este sentido, podemos afirmar que Jesucristo tenía el control absoluto de todo lo que estaba sucediendo a su alrededor.

Tristeza de los Apóstoles

Ante el anuncio del Señor Jesucristo sobre la traición que debía enfrentar por parte de uno de los Apóstoles con quien compartía aquella mesa, el Señor no les aclara quién de ellos sería quién lo iba a traicionar.

Ante este terrible anuncio, los Apóstoles comienzan a sentir una profunda tristeza. Emerge en sus corazones una profunda angustia y tristeza, pues ellos se preguntaban si serían ellos quien traicionaría al Señor.

Puede uno preguntarse por qué sintieron esa tristeza, si cada uno de ellos sabía lo que sentían hacia el Señor. Entonces, podemos suponer que ellos estaban conscientes que sus mentes y sus corazones siempre estaban inclinados hacia el mal y por lo tanto, comenzaron a sentir desconfianza en sí mismo.

Ante este sentimiento de tristeza, podemos concluir, que esta es una actitud muy acertada, pues entendemos que se estaban examinándose interiormente. Entonces, el hecho de que comenzaran a entristecerse significa que se sentían culpables y dolor ante la posibilidad de que Jesús pudiera pensar que algunos de ellos sería el traidor.

Igualmente podemos apreciar en las Santas Escrituras que ninguno de los Apóstoles fue capaz de identificar al traidor. El mismo Judas, aun sabiendo lo que había en su mente y en su corazón, se atrevió a preguntarle a Jesús, si era él el traidor (Mateo 26:25). Te invitamos a que ingreses a este link para estudiar Evangelio de Mateo

Podemos imaginar con qué  grado de hipocresía y cinismo Judas le preguntó a Jesús sí era él quien lo traicionaría, sin embargo no pudo ocultar sus intenciones al Señor.

Todo este contexto no deja una gran enseñanza a nosotros como cristianos. El Señor antes de institucionalizar la santa cena evangélica, hizo que cada uno de sus Apóstoles examinara su mente y su corazón antes de compartir los alimentos (1 Corintios 11:28)

En otras palabras, la enseñanza para nosotros como cristianos es que antes de celebrar la santa cena evangélica del Señor, debe estar antecedida por un momento de autorreflexión, de examinación sobre nuestras actitudes, pensamientos y sentimientos. Tales autorreflexiones debe llevarnos al arrepentimiento profundo de todo cuanto aquello hemos hecho que haya sido contrario a la voluntad de Dios (1 Corintios 11: 31-32) 

Asimismo, al resaltar el hecho de que la Fiesta de la Pascua es una celebración con nuestros hermanos debemos revisar nuestra relación con ellos (Mateo 5: 33-34)

En cuanto al traidor

Muchos podríamos pensar que Judas Iscariote fue seleccionado entre tantos para cumplir una profecía. Sin embargo, debemos recordar que el Señor nos diseñó con el libre albedrío.

Bajo ninguna circunstancia nadie podría decir o afirmar que no le dio la oportunidad a Judas de escoger el camino correcto. Él escuchó de primera mano el mensaje de salvación, del rescate por amor, de la vida eterna anunciado por el mismo Jesús.

Asimismo, en la última cena, el Señor tuvo un gesto de amor hacia él, de manera tal de persuadirlo para que cambiara aquello que ya se había sembrado en su mente y su corazón, era como la traición al Señor por un puado de dinero.

Sin embargo, Judas Iscariote en su libre albedrío, rechazó la oportunidad, que por amor, Jesús le brindo en aquel momento. Iscariote le dio paso a Satanás para que entrara en él (Juan 13:26-27)

Incluso, el Señor le advierte a Judas de manera tácita todo lo que le acontecería si se consumaba aquella alta traición. El señor en sus propias palabras dijo, “bueno le fuera aquel hombre no haber nacido”, sin embargo, Judá ya estaba dispuesto hacer lo que en su mente y en su corazón estaba planificado.

Dios Todopoderoso respeta sus propias leyes. El determinó desde un principio de la creación de la humanidad el libre albedrío. En este sentido, el Padre respetó la voluntad de Judas Iscariote. No caben dudas que el Señor, en reiteradas oportunidades intentó persuadirlo.

Sin embargo, es importante advertir que jamás la voluntad humana podrá impedir que se lleven a cabo los planes de Dios. El sacrificio en la cruz del calvario era un plan de rescate que estaba diseñado desde antes de la fundación del mundo.

La institución de la cena del señor

En el momento en que se lleva a cabo la cena del señor podemos apreciar como Jesús hace referencia tres pasajes bíblicos del antiguo testamento. primeramente hace referencia al antiguo pacto que se llevó a cabo en el Sinaí (Exodo 24:3-8). Seguidamente anuncia el pacto del profeta Jeremías (Jeremías 31:31-34). Finalmente nos anuncia la promesa del siervo de Dios qué encargaría con todos los pecados del mundo a través de un sacrificio (Isaías 53:12)

Dios gracias

A pesar de las adversidades que enfrentaría Jesús él comenzó dando gracias. Eleva una acción de Gracias por cuanto estaba seguro que el padre lo acompañaría a atravesar la copa de la Cruz. cómo debemos suponer Jesucristo estaba claro en los padecimientos que enfrentaría durante la crucifixión sin embargo él estaba consciente de que aquello glorificar y a al padre en su máxima expresión.

El cuerpo y la sangre

Mucho se ha debatido en relación a las frases que el señor refirió sobre el pan y el vino aquella noche. Para algunos el pan y el vino es un símbolo de la muerte de Jesús para otros ha significado el cuerpo mismo y la sangre misma del Señor en otras palabras ya que el pan y a qué el vino se transforman en el cuerpo y la sangre del señor.

es decir la gracia del señor se transfiere al pan y el vino en el momento en que celebramos la cena del señor. Esta doctrina católica fue consolidada en el concilio de Trento qué perdurado hasta nuestros días.

De acuerdo a la iglesia católica apostólica y romana cuando el sacerdote consagra los elementos de la eucaristía literalmente el cuerpo y la sangre de Jesucristo. Este fenómeno se llama transubstanciación. Por ello en algunas ceremonias podemos ver como estos símbolos son paseados para dar testimonio sobre la aparente presencia de Jesús en las misas católicas.

Los cristianos refutamos este fenómeno por algunas razones. La primera es que los judíos tenían prohibido beber sangre (Levítico 17:11). la otra razón es que Jesucristo estaba presente en medio de ellos era imposible que comieran del cuerpo del señor y bebieron de la sangre de Jesucristo estando aún presente. La palabra de Dios dice que Jesucristo murió una vez y para siempre. Pensar en en la transubstanciación nos hace pensar que Jesucristo muere tantas veces que comeríamos y deberíamos en la cena del señor (Hechos 10:12-14)

Finalmente Jesús nos instó a celebrar la santa cena en memoria de su persona lo que confirma el carácter simbólico de cada uno de los elementos que se encontraban en la santa cena evangélica (1 Corintios 11:24-25)

Incluso Jesucristo nos aclara que cuando celebremos y conmemoremos La Santa cena evangélica estaremos anunciando su muerte hasta que él venga por lo tanto al tomar el pan y el vino estamos reconociendo que Jesucristo no se encuentra presente entre nosotros sino que más bien estamos esperando su segunda venida.

Al tomar el pan y el vino

Cuando Jesús les dio el pan y el vino a cada uno de sus discípulos implica que entre los presentes había comunión (1 Corintios 10:16-17).

La sangre derramada por muchos

Ahora bien algunos han interpretado que la frase «sangre derramada por muchos» se refiere exclusivamente a aquellos en quienes hemos creído en Cristo. no obstante las santas escrituras nos revelan que Jesús murió para salvar a la humanidad y su sacrificio está disponible para todos aquellos que buscan en la cruz su salvación (Juan 3:16-17).

esto significa que en aquel momento Jesucristo estaba tomando todos los pecados del mundo sobre sí mismo en todos los tiempos en todos los lugares. Incluso a pesar de que solamente estaban presentes los apóstoles de descendencia judía también el señor estaba incluyendo a los gentiles quienes en un futuro formarían a la iglesia de Cristo.

por lo tanto el derramamiento de la sangre de Cristo en la cruz del calvario estabas sellando un pacto no solamente con el pueblo de Israel sino con la humanidad entera.

¿Cómo hacer la cena santa cena evangélica?

Como hemos advertido, la santa cena del Señor es una conmemoración al sacrificio y crucifixión del Señor, el cual lo hizo por gracia para remisión de nuestros pecados.

Para organizar la cena santa evangélica es necesario que purifiquemos nuestros corazones acercándonos a la cruz y clamando porque el Señor perdone nuestra maldad.

La iglesia debe irse preparando para la conmemoración de la muerte de nuestro Señor Jesús. Para realizar la cena se recomienda los siguientes pasos:

  • Primeramente es necesario leer la Palabra de Dios (1 Corintios 11:27-37)
  • Se insta a los diáconos repartir el pan a la congregación. Mientras tanto el Pastor de la iglesia deberá decir “La Palabra de Dios dice que nuestro Señor tomó el pan y dio gracias, oremos”.
  • Luego de repartir el pan, el Pastor les entrega el pan a los diáconos de la Iglesia.
  • Toda la iglesia entra en un proceso de reflexión recordando el cuerpo de Cristo.
  • Tal como recita la Palabra de Dios, la congregación junto al Pastor dirán:

Juan 6:58

«Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente.»

  • El Pastor gira la instrucción de tomar y comer el pan y oran todos en silencio.
  • Luego los diáconos toman los platillos de vino para repartirlos a la congregación.
  • Luego cuando los diáconos regresa con los platillos vacíos, el Pastor les entrega su vino.
  • El Pastor dirige a la congregación para decir las siguientes Palabras.

«Y casi todo es purificado según la ley con sangre, y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.» (Hebreos 9:22) «Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.» (1 Juan 1:7)

  • Toda la congregación toma el vino y oran en silencio.
  • El Pastor dirige las siguientes palabras junto a la congregación

«Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebieres esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta el venga.» (1 Corintios 11:26)

“Dice la Palabra de Dios que después que Cristo y sus discípulos comieron el pan y bebieron el vino, celebrando así la primera Cena del Señor, cantaron un himno antes de retirarse del aposento alto. Cantemos un himno y saldremos en silencio para nuestros hogares”.

  • Toda la congregación cante el himno de despedida.

Para complementar este artículo doctrinal sobre la Santa Cena Evangélica te invitamos a disfrutar de este material audiovisual

Si te gustó este post acerca de la ceremonia de la santa cena evangelica, puedes ingresar a otros artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here