San Antonio Abad: ¿Quién fue?, Historia y Leyenda

Te invitamos a que conozcas la historia y vida de San Antonio Abad, también conocido como el Egipcio, El Grande y el ermitaño, un Santo que es venerado en las Iglesias católicas, ortodoxas, ortodoxas orientales y en la Anglicana, de la misma manera por los muchos milagros que ha realizado, así que no dejes de conocerlo.

san antonio abad

San Antonio Abad

San Antonio Abad nació en el pueblo de Comas, Heracleópolis Magna, en Egipto, cuando este era parte del Imperio Romano, un 12 de enero del año 251, cuando tenía 20 años se decidió a vender todo lo que poseía y regalo el dinero a las personas más pobres y luego se fue a vivir a una comunidad cercana para llevar una vida de asceta, entonces se fue a dormir a una cueva que se había cavado para un sepulcro.

En su vida se dedicó a ayudar a otros ermitaños para que siguieran una vida religiosa en el desierto, y de la misma manera él se fue internando para vivir completamente solo. Fue uno de los primeros que fundó un movimiento eremítico.

El relato de su vida tiene momentos que son históricos y otros que caen en la leyenda, se dice que murió a los 105 años de edad un 17 de enero de 356 después de Cristo, en el Monte Colzim, en Tebaida, Egipto. Los monasterios más famosos que llevan su nombre se encuentran en Egipto y  otro en Francia con el nombre de Saint Antonie l´Abbaye. Su fiesta es el 17 de enero para Oriente y Occidente y el 30 de enero para la Iglesia Copta.

Se le representa como un monje que está en compañía de un cerdo, o bien que está siendo tentado por el demonio. Es el patrono de Menorca, de las personas amputadas, protector de los animales, de los que tejen cestas, de los que hacen cepillos, de los carniceros, los sepultureros, los ermitaños, los monjes, los que trabajan con criaderos de cerdos y de aquellos que sufren enfermedades como eczemas, epilepsia, ergotismo, erisipela y cualquier enfermedad de la piel.

Leyenda

La leyenda de San Antonio Abad se narra en los relatos que hacen San Atanasio y San Jerónimo, también se encuentran en la Leyenda Dorada escrita por Santiago de la Vorágine, un fraile dominico de Génova, escrito en el siglo XIII. En estos escritos se narra que el sufría de constantes tentaciones del demonio cuando estaba en el desierto. Por eso es que en su iconografía se le registra sufriendo estas tentaciones.

Su fama de santo y de sobrio le llevó a tener muchos seguidores, por lo que se cree que organizó al grupo de los ermitaños al lado de Pispir y en Arsínoe, por eso se le ha destinado como el fundador de la tradición monacal cristiana. Pero este nunca quiso tener una vida en una comunidad y es cuando se retira al monte Colzim, muy cercano al Mar Rojo en donde vivió completamente solo, en una sola ocasión se menciona que dejo de estar en soledad y fue en el año 311 para ir a Alejandría y hacer predicas en contra del Arrianismo.

San Jerónimo le menciona en su obra Pablo el Ermitaño, es donde se cuenta que Antonio fue a visitar a este Pablo en la ciudad de Tebaida, ya estaba bastante mayor y le enseñó a llevar una vida monástica, se cuenta que un cuervo era quien le daba alimentos a Pablo y fue quien le dio la bienvenida a Antonio cuando le entrega dos pedazos de pan, cuando Pablo muere es Antonio el que le da entierro ayudado por dos leones y otros animales.

Otra de sus leyendas es al de haber curada a una Jabalí hembra y sus cachorros los cuales estaban ciegos y este al verlos les curó de su ceguera, y desde ese momento estos animales no se separaron de él y que le defendían de cualquier tipo de ataque de otros animales salvajes o venenosos.

Reliquias y su Orden Monástica

Como ya dijimos se dice que murió a los 105 años de edad y que antes de fallecer ordenó que sus restos reposaran en una tumba anónima. Pero en el año 561 aproximadamente todas sus reliquias fueron trasladadas a la ciudad de Alejandría, en donde comenzaron a venerarse hasta mediados del siglo XII, que es cuando se los llevan a Constantinopla.

En su nombre se fundó la Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio, los cuales tomaron su figura como advocación, este se le representa con un hábito negro de los Hospitalarios y portando un tau o cruz egipcia. Cuando Constantinopla es conquistada sus reliquias se llevan a una provincia francesa de nombre Delfinado, en donde reposaron en una abadía, que posteriormente tomaría el nombre de Saint Antoine en Viennois.

Su orden tiene como principios la atención y cuidado de personas enfermas, en estado de contagio como peste, sarna, lepra, enfermedades de transmisión sexual, el ergotismo o culebrilla. Estos hermanos se colocaron a lo largo del Camino de Santiago, en las afueras de las grandes ciudades en donde podían dar atención a peregrinos infectados.

Los hábitos que usan en esta orden corresponden a una túnica elaborada de Sayal con una capucha y portando la cruz de tau, como si fueran los templarios. En la edad media a los cerdos los dejaban en la calle tirados para que fueran alimentados por las personas, luego su carme era usada para alimentar a los enfermos en los hospitales o bien para venderla y conseguir dinero para poder atender a estas personas enfermas.

Iconografía de San Antonio Abad

Es representado habitualmente como un anciano, con su hábito negro y con un cerdo cercano a sus pies, en otros se le representa sufriendo las tentaciones, el más famoso de ellos fue pintado por Hieronymus Bosch que se encuentra en la ciudad de Lisboa. Diego Rivera también llego a pintar uno que se encuentra en el Museo del Prado en Madrid, al igual que le pintó Paul Cézanne y Jan Wellens de Cook. Salvador Dalí, el famoso artista español también pintó un cuadro con el nombre de Las Tentación de San Antonio

Oración a San Antonio Abad para Pedir por los Animales

A San Antonio Abad se le pide por la salud de los animales y las mascotas, en su leyenda se dice que curó de ceguera a una cerda y sus crías, los cuales se quedaron con él, en muestra de agradecimiento haciéndole compañía, así que no dejes de hacer esta oración si quieres recuperar la salud de tu mascota.

¡Señor Padre Celestial! Tu que has sido el creador de todo lo que existe en este mundo, hoy acudimos a tu inmensa misericordia para que te apiades de los animales a través de la intercesión de San Antonio Abad, a quien han llamado el Gran San Antón, protector de todos los animales, el que tuvo amor por todos los seres.

san antonio abad

Te pedimos que nunca abandones a estas criaturas y que puedas concederles mucha salud, para que no estén sufriendo ni padeciendo, que no se sientan tristes, y que sus fuerzas nunca desfallezcan, que el dolor y la angustia no toque sus cuerpos, que la soledad no les afecte y que a su lado consigan una persona que les de protección y cuidados con amor.

Que sea a través de tu inmenso poder que permitas que (diga el nombre de su mascota), pueda seguir viviendo a mi lado sano y fuerte, con mucha salud, y que yo pueda proveerle todo lo necesario para su existencia. Dale cuidados y protección, para que no le falte la comida, un lugar donde dormir y reposar.

Que pueda conseguir amigos para jugar, amor y respeto, que sea través de tu santa manos que se dure si termina enfermo, no dejes que ninguna persona les haga daño solo por placer, no permitas que se pierda en este mundo lleno de crueldad o que alguien se lo lleve de mi lado.

Sabes que el amor que le tengo es como si fuera alguien más de mi familia, en donde sé que siempre podre estar a su lado, que le pueda entregar mi cariño y que cubra todo lo que este necesita. Te pido que bendigas a todos los animales y mascotas y que puedas ayudar a aquellos que necesitan en estos momentos de ti.

Señor te pido que a través de la intermediación de San Antonio Abad, tengas piedad de aquellos hombres que llenos de ignorancia aplican maltratos a los animales, y muéstrales el camino para que sientan amor por ellos. Ten piedad de los animales que están en casa, que en ocasiones son abandonados u olvidados, aquellos que no pueden defenderse, y que están a merced de la indiferencia y de la crueldad de los seres humanos.

Señor apiádate de todos los animales, de los leones y tigres, de los monos y elefantes de todas aquellas especies que son perseguidas por sus pieles, sus cabezas, sus dientes o cuernos, cuida de aquellos que son atrapados para ser encerrados en jaulas de zoológicos y en donde no reciben un trato adecuado, y a los que puedas provéeles de un refugio adecuado en tenga los cuidados que se merecen.

Señor te pido que tengas piedad con los animales de las granjas, aquellos que son criados en lugares pequeños, los que son usados para reproducción, los que son llevados a mataderos y que son sacrificados con dolor. Apiádate señor de aquellos animales que son usados por seres inescrupulosos como experimentos, para que estas prácticas terminen y salva a estos pequeños de ese sufrimiento.

Señor tu que llenaste el corazón de san Antonio Abad y diste un amor grande por ser pobre y por respetar a los animales, te pido que tengas piedad de aquellos seres que están sufriendo, y enseña a esta sociedad actual a que sea más justa que aprenda que es a través del amor y de la paz, del respeto de la vida y del cuidado que este planeta será más justo y pacifico para todos. Amén.

Te podemos recomendar estas otras historias que pueden interesarte:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.