El Santo Niño de Atocha es una de las advocaciones del Niño Jesús, cuyo santuario principal se encuentra en México en Plateros, comunidad de Fresnillo en Zacatecas. Su devoción se ha extendido por todo México en donde se han construido muchas iglesias en su honor, pero continua leyendo aquí, para que sepas cuál es su historia.

santo niño de atocha

Santo Niño de Atocha

La imagen que conocemos del Santo Niño de Atocha es la que viene representada por los españoles, un niño con un sombrero de ala y una capa de peregrino, un bastón en su mano, un recipiente con agua, espigas de trigo en su mano izquierda y una cesta para llevar pan en su mano derecha, también tiene una concha de vieira en su pecho y usa unas sandalias. Esta representación es la de un niño que va en peregrinación al camino de Santiago.

Se le presenta como un caminante que está descansando, ya que estaba sentado en los brazos de su madre y después lo sentaron en un sillón, que es como se venera en todo México en el día de la Epifanía. Posteriormente algunos litógrafos consideraron que era conveniente colocar la imagen de una paloma en representación del Espíritu Santo en su cabeza, y en otras estampas se pueden apreciar dos jarrones de porcelana.

La imagen del Santo Niño de Atocha que se veneraba en plateros se difundió rápidamente, pero las peregrinaciones que se hacían hacia allá para venerarlo nunca encontraban esta imagen, ya que se guiaban por la imagen de la estampa, por lo que se comenzó a decir que el niño no se encontraba en el santuario, ya que salía a darle ayuda a los devotos, debido a esto los capellanes comenzaron a colocarle los atributos que tenía el niño de la estampa.

En esta estampa el niño salía solo y sentado en un sillón, pues entonces era necesario quitárselo de los brazos de la Virgen María, para que fuera autónomo y que sus fieles pudieran venerarlo.  Poco a poco le colocaron las ropas, los bastones y los recipientes, su sombrero, dejando sola a la virgen que lo cargaba. Lo sentaron en un sillón y así se ha mantenido hasta la actualidad para que sea venerado.

santo niño de atocha

A fines del siglo XIX se comenzaron a hacer oleografías entre ellas una en cromo del santo Niño de Atocha, que quedó completamente hermoso, este aún se encuentra en el santuario, esta viejo y desgatado,  pero después de ella se han hecho otras ediciones. En Murguía, se encontró una estampa litografiada con la Virgen María de Atocha con su hijo en brazos y con la ropa como se veía en la litografía, esta es como la que se  venera desde 1850, en Zacatecas. Con el tiempo el culto se fue llevando solamente al niño santo y se comenzó a olvidar de la imagen de María quien lo llevaba en brazos.

A comienzos del siglo XX entre los años de 1903 y 1919 los padres josefinos se encargaban del santuario y comenzaron a difundir la verdadera imagen del niño santo, pero esa imagen del niño vestido de azul y en brazos de María se ha podido encontrar ni en España ni en México.

Historia

La historia del Santo Niño de Atocha es la del niño Jesús en brazos de la Virgen María, de acuerdo a los hechos históricos los moros habían encarcelado a muchos cristianos cuando invadieron una parte de España, entre ellas la ciudad de Atocha. Estos prisioneros no podían tener visitas de nadie, excepto de niños pequeños que eran los que podían llevarle agua y un poco de comida. Cuenta la leyenda que entonces el Niño Jesús decidió ser parte de su compañía en esos momentos de tribulación para ser parte de su consuelo y llevarles alimentos.

De allí se tomó hacer su representación como un niño peregrino de huaraches, con la llegada de los españoles a América, trajeron con ellos su devoción, muchos trabajadores europeos fueron hasta Plateros, una región que estaba naciendo como rica en mineral de plata, llevando consigo su imagen. Es el santo de los mineros que quedan atrapados dentro una mina, y por eso le son atribuidos muchos milagros, por lo que sus devotos han crecido en todo el mundo.

En México

La llegada de la imagen del Santo Niño de Atocha no tiene una fecha exacta de cuando llegó a este país, en el periódico “El Peregrino de Atocha”, que se publicaba en Plateros, salió una noticia  que los Padres Josefinos que estaban encargados del cuidado de su santuario tampoco conocían su historia, o cuando comenzó el culto. Esto ha sido objeto de muchas investigaciones pero nunca se han encontrado archivos que indiquen su llegada a México.

Podemos encontrar un libro de Novena y Triduo dedicados al Milagrosísimo Niño de Atocha, del cual ya no se sabe cuántas ediciones han salido, en este pequeño libro, están incluidas oraciones, alabanzas, versos y narraciones de sus muchos milagros.

Y aunque suelen salir otras novenas y formas de hacer oraciones, estas han debido retirarlas de la venta ya que sus devotos solo siguen el rezo tradicional. Este folleto tan antiguo es un testimonio que existe de esta devoción y el mismo fue escrito por una persona a la cual el Santo Niño de Atocha le realizo un milagro de sanación.

De esta imagen se han realizado preguntas sobre porque le fue quitado de los brazos de la Virgen María, porque se le hace devoción a él solo pero cuando es invocado se menciona a su madre, si era un niño pequeño porque se le representa como si fuera más grande y también porque está sentado en un sillón con un atuendo peregrino. Otra pregunta que surge es cuál es su relación con la estampa del Niño Azul, ya que ambos se conocen con el mismo nombre.

El Niño Azul esta vestido con una capa más pequeña y una esclavina con un cuello de encajes, en donde se puede ver la concha de Vieira, estos implementos no están en la imagen del Niño de Atocha, el cual tampoco lleva en sus manos apretadas el puñado de espigas, la canasta del niño azul está en la izquierda y en el niño de Atocha está en la derecha, de igual manera sucede con el bastón o báculo que se encuentran en manos diferentes.

Las litografías del siglo XIX representaban al Niño Azul como el venerado en Plateros, y no hay ninguna indicación que en este santuario existiera otra imagen similar, o que existiera otra imagen de él venerándose en otro templo, es más no existía uno ni siquiera en la Basílica de Atocha en Madrid.

Pero solo se puede comentar que en el santuario de Plateros, en México, en la parte inferior de un gran Cristo que está en el templo, se labro un nicho pequeño en una cantera de color rosado en donde se puede verla imagen de un niño Jesús que es muy venerado y se le dio el nombre del el Santo Niño de Atocha.

El Santuario

El santuario que se encuentra en Plateros se terminó de construir hace 200 años, en una arquitectura tardía de barroco popular. Las fechas de cierre de sus construcciones datan del 1 de abril y el 11 de mayo de 1790. Tenía unos colaterales de color dorado que para el año de 1875 ya habían desaparecido y se colocaron retablos de estilo neoclasicistas con algunos detalles góticos, fueron realizados con cincel por Don José Rosas Montaño.

Su fachada espectacularmente hermosa tiene como figura central a un Señor de los Plateros y sus arcos de la nave tienen adornos de diversas figuras de la pasión de Cristo, en honor de quien levantaron esta edificación. La imagen del Jesús crucificado fue realizada en madera labrada en forma tosca, sus ojos fueron pintados en vidrio plano, en una obra general que esta datada del siglo XVI, aunque la chapa que está en la cruz data del siglo XVII.

Aparte se puede encontrar la llamada piedra del asesino que se encuentran en un pedestal dentro del patio interior del santuario, a cual ha sido objeto de devoción que se pueden evidenciar en muchos documentos que se encuentran en los archivos de la Catedral de Guadalajara, del Obispado de Zacatecas y la de la Parroquia de la Purificación de Fresnillo. A raíz que el culto que se hacía en la iglesia iba en aumento fue lo que provocó que se construyera una nueva capilla más grande.

Para el año de 1882 el Obispo Don José María del refugio Guerra y Alva, visita el santuario y vio que había muchos votos en los retablos que estaban en las paredes, siendo una señal de como los fieles agradecían los favores que habían recibido, así que ordenó que se hiciera una nueva construcción de un Salón de Retablos.

El culto del Señor de Plateros seguía en crecimiento y en julio de 1883 el sacerdote Dámaso Martínez ordena que se levante un nuevo camarín en forma semiochavada para colocarlo detrás del altar mayor, así que también debía hacerse una nueva sacristía. En 1892 se comienza a llevar una documentación con detalles de la devoción al Santo Niño de Santa maría de Atocha.

Fue el Marqués de San Miguel de Aguayo hace la donación del Santuario del siglo XVIII, con una virgen de la Santi Virgen Madre de Dios como la que se veneraba en la ciudad de Atocha en Madrid, aunque no se encuentra ningún parecido entre ellas. Para la fiesta del 25 de diciembre se comenzó a llevar el Cristo clavado en la cruz al niño Jesús, se besaba la imagen con amor en la noche buena y se quitaba de los brazos de la madre.

Los Primeros Testimonios

De los muchos testimonios, todos ellos fueron documentados y se encuentran archivados, en buen resguardo, sobre los milagros del Santo Niño de atocha tenemos a la mano los siguientes:

Un hacendado manifestó que en una ocasión no consiguió trabajadores del campo para que le hicieran el sesgado del trigo, hasta que misteriosamente se presentó un joven que dijo llamarse Manuel de Atocha, quien le ayudo a hacer el sesgado. De manera milagrosa toda la cosecha se recogió, y posteriormente este hacendado mando hacer unas espigas de trigo en oro, las cuales mandó colocar en las manos del niño Santo que se encontraba en la Iglesia.

Una mujer de nombre Maximina Esparza, fue liberada de la cárcel de Durango, se le acusaba de conducta indecente y prostitución, indicó que había un joven muy formal, que llegó delante del juez para llevar su caso, dijo ser el Hijo de María de Atocha que vivía en Fresnillo. La mujer fue liberada ya que la acusación no tenía pruebas contundentes.

En el año 1831 en un rancho de Nuevo México llamado Potrero de Chimayó, vivía Don Severiano Medina, quien tenía parálisis debido a una severa artritis, al conocer la noticia de la devoción en Fresnillo de un Niño Manuel de Atocha, se encomendó a él y comenzó a sanar de manera milagrosa, hizo un viaje en burro hasta Plateros para darle gracias, se llevó una imagen del Niño y construyo una capilla en su potrero, en donde aún se le puede encontrar.

En 1841 en la ciudad de Guanajuato se encontraba Don Calixto Aguirre quien tenía cáncer incurable, esta enfermedad le había ocasionado deformaciones, tenía fuertes dolores y malestares, su médico ya tenía miedo de todo lo que sufría el hombre. Ante sus dolores, le pidió al Santo Niño de Atocha y puso su corazón en manos, y le prometió que de llegar a sanar haría una novena compuesta por él mismo para llevarla hasta su santuario. Se Curó de una manera milagros y escribió lo que había prometido al niño. Esta novena y oraciones son las que se usan hoy día.

Muchas personas llegaron a manifestar que el niño había sido visto en muchos lugares, algunos de ellos muy lejanos, por eso se le puso ropa de peregrino, con sombrero de fieltro emplumado, un báculo con una taza para provisionarse de agua, sandalias en sus pies, un canasto con uvas y en la izquierda las espigas doradas, se mandaron hacer litografías en ciudad de México y los grabadores inventaron una imagen que no se parecía en nada al retrato del niño que estaba en los brazos de la Santa María de Atocha, por ello fue bajado de los brazos de María.

El 6 de noviembre de 1837 a María Eleuteria García, que se encontraba en la puerta de su hogar, la agreden a puñaladas, nadie sabe quién fue, sus heridas eran causa de muerte, ya que están en el pecho y en la cara. Su amiga Catalina Rivera invoco al Santo Niño de Atocha pidiéndole que no la dejara morir sin que recibiera la ayuda espiritual y la extremaunción, esta no se murió sino que sano y vivió por muchos años más.

Como otros datos interesantes te podemos comentar que el mismo fue usado como amuleto por el narcotraficante fallecido Pablo Escobar Gaviria, de acuerdo a muchas publicaciones de la época este era un católico practicante y devoto del Santo Niño de Atocha, en honor a él cuando construyó el barrio que lleva su nombre mando poner un gran altar en honor al niño, en donde hoy día se rinde culto no solo al niño santo sino también a Pablo Escobar. Esta devoción de Escobar la hereda de su madre Doña Hermilda, una católica creyente y devota del niño y de la virgen.

De la misma manera cuando fue detenido el hijo del Joaquín “El Chapo” Guzmán, Ovidio Guzmán este llevaba en su cuello un amuleto del Santo Niño de Atocha al momento de la detención. Este santo es muy venerado no solo en Zacatecas, sino también en Chiapas, Aguascalientes y San Luis de Potosí, en donde se encuentran hermosas iglesias en su honor, y en todas se ve al niño con el mismo estilo de ropa peregrina, con su sombrero, capa, bastón, y los recipientes de agua y de pan.

¿Qué significan los Símbolos del Santo Niño de Atocha?

La ropa que lleva el Santo Niño de Atocha, sale de una tradición española, cuando los moros invaden una parte de España, específicamente la ciudad de Atocha, y se toman muchos cristianos como prisioneros, esto no recibían visitas de ninguna persona, ni siquiera un sacerdote que les diera consuelo, y además tampoco tenían aprovisionamiento de agua o comida. De acuerdo a lo que dice la leyenda un niño comenzó a llevarles agua y pan a los prisioneros, les bendijo y ellos pudieron comer hasta quedar llenos, pero cuando ven la canasta que el niño llevaba esta aún estaba llena de panes.

De allí surge la tradición peregrina española de ir a los santuarios del santo Niño de Atocha, y llevarle al niño un par de zapatitos, ya que se le desgastaban los zapatos cuando hacia las visitas en las noches a llevarles comida a los prisioneros, en otra  leyenda dice que el desgaste de sus zapatitos es porque todas las noches sale de su silla para salir a curar a los enfermos.

Su ropa es el símbolo de los peregrinos, que buscaban hacer el llamado Camino de Santiago, la cesta es para representar la comida, el báculo con la taza es para que nunca falte el agua. Sus milagros son muchos, de hecho hay salón especial para los exvotos, la cual se encuentra llena de muchos bastones, aparatos de ortopedia y muchas muletas que han sido dejadas por sus dueños ya que han logrado volver a caminar gracias al santo Niño de Atocha.

Una de las oraciones que tiene esta advocación del niño Jesús, y que es la más popular ya que ha mostrado ser milagrosa, el Santo Niño de Atocha sabe de todos los misterios y es muy hábil a la hora de conceder los milagros que se le solicitan, también puede ayudarnos a encontrar caminos seguros por donde podamos ir tranquilamente llenos de mucha confianza y seguridad. Esta oración puedes hacerla para que tus caminos se abran, que aumenten tus finanzas, ayudarte en los estudios, con tu familia o para que te ayude a conseguir lo que más deseas en este mundo.

¡Misericordioso y Santo Niño de Atocha!, hoy estoy ante ti para expresarte lo inmenso de mi amor por ti y lo mucho que te necesito, deseo que puedas volver tu mirada hacia donde me encuentro para que puedas ver que estoy en un estado de desespero y aflicciones que inundan mi alma, que me han enfermado y desmoralizado, he tratado de hacer todo lo que he podido, pero los problemas y dificultades que tengo son delicados y no logrado encontrarles una solución a través de mis medios.

Sé que tú eres muy milagroso y bueno por eso te pido que nunca me abandones, que puedas darme tu ayuda y asistencia, hoy te pido con urgencia que me consueles y me ayudes a seguir adelante, ya que tú eres el Sapientísimo y Santo Niño de Atocha, quien puede proteger a todos los hombres y amparar a los más necesitados, y ser el sanador de cualquier enfermedad.

Santo Niño de Atocha Poderoso hoy te saludo, te doy alabanzas, te glorifico y por eso te voy a realizar tres rezos de Padrenuestro, Avemaría y Gloria, en honor a esta labor que has realizado desde que fuiste encarnado en la pureza del vientre de la dulce y amable Virgen María, y en su duro viaje desde Jerusalén hasta Belén, hasta nuestros días en donde sigues prestando tu ayuda y dando tus bendiciones.

Por la inmensa fe y el amor que tengo en ti, te pido escuches mis plegarias y mis suplicas, te tengo mucha confianza, la cual coloco en tus manos y te pido me concedas lo que con mucha humildad te estoy solicitando: (haga aquí su petición). Mi amor por ti está por encima de todas las cosas materiales que tengo, y por eso quiero alabarte todo el tiempo, así como lo hacen la corte de Querubines y Serafines, los cuales fueron los adornos perfectos que ha realizado nuestro Dios Creador, para que vean su rostro y a quienes ha dedicado el cuidado de los niños.

Hoy espero mi hermoso Santo Niño de Atocha que me puedas dar una buena respuesta a lo que solicito y suplico, sé que a tu lado nunca seré desconsolado y que tu sabrás darme una muerte tranquila, y así ser tu más fiel compañía cuando estés en la gloria de Belén. Amén.

Si lo que deseas es pedirle protección puedes realizar esta otra oración que también es muy milagrosa, ya que lo ha hecho con muchas personas, tal vez no se aparezca como un niño pero el milagro lo realizara ya que siempre acude cuando es llamado, sobre todo cuando se hace con fe y devoción.

¡Sabio Niño Jesús de Atocha!, tu que eres el protector general de todos los seres humanos, bajo tu amparo nos cobijamos y colocamos a todas aquellas personas que están en momentos de necesitad y peligro, ya que tú eres quien cuida de todas ellas, Poderoso Niño de Atocha hoy te saludo, y te lleno de alabanzas,  hoy a través de estas oraciones, por toda la labor que realizaste, desde el vientre de tu madre, en este día te pido me concedas lo que hoy necesito (haga su petición de protección).

Sé que en estos momentos tengo  la certeza que tu serás quien ayude y proteja a (diga el nombre de la persona) para que pueda salir adelante, que nada le lastime, y que pueda encontrar el camino hacia la salud, la protección y el bienestar, y sé que llegado el momento la muerte será buena, ya que lo llevara a tu lado para que siempre se hagan compañía. Amén.

Haga nuevamente su petición y termine realizando el rezo de tres Padre nuestro, tres Ave María y tres Glorias.

Recuerde que todo lo que usted pida con fe y devoción a los santos, estos les responderán favorablemente, el poder de la oración es muy grande, si tenemos fe en ella, si la hace sin ninguna motivación la misma no tendrá el efecto que usted desea, crea en Dios, en Jesús, en la Virgen María y no deje de creer en el Santo Niño de Atocha.

También te pueden interesar algunos de estos artículos que te sugerimos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here