Dios en la voz de sus profetas a lo largo del Antiguo Testamento de la Biblia proclamó varias profecías mesiánicas, anunciando al Salvador el Señor Jesús. A través de este artículo te las presentamos detalladamente, ¡No dejes de entrar!.

profecías-mesiánicas-2

Profecías mesiánicas

Las profecías mesiánicas que Dios proclamó a lo largo del antiguo pacto tenían el objeto de anunciar el cumplimiento de su plan divino en la persona de un Mesías. El calificativo de Mesías tiene su origen en la palabra hebrea mashíaj, para definir a una persona que está ungida por Dios.

De manera, que las profecías mesiánicas hacían referencia a la esperanza de la llegada de un rey con unción divina, que descendería del linaje de David. Este Mesías anunciado por Dios vendría para liberar al pueblo judío de las esclavitudes extranjeras y restablecería el reino de Israel por toda la eternidad.

El cumplimiento de muchas de las profecías mesiánicas para la doctrina cristiana se establecería en el nuevo pacto de la gracia. A través del nacimiento, vida y obra, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, el Mesías, el Hijo de Dios.

En este sentido te invitamos a entrar en el artículo, Consumado es: ¿Cuál es su verdadero significado?, de las últimas palabras que exclamó Jesús en agonía justo antes de entregar su espíritu. ¿Qué fue lo que Jesús terminó de ejecutar en la cruz del calvario?

En el nuevo testamento bíblico se puede ver como los apóstoles y discípulos de Jesús establecen y enseñan sobre la naturaleza mesiánica del Señor Jesucristo. Basando su mensaje en la resurrección de Jesús y el cumplimientos de las profecías sobre el Mesías.

Las profecías Mesiánicas que están por cumplirse son las que se refieren a la segunda venida del Mesías, el establecimiento de su reinado eterno y el gran juicio de Dios.

profecías-mesiánicas-3

La creencia mesiánica en otras doctrinas

Tres de las doctrinas monoteístas en el mundo tienen en su fundamento la creencia en un Mesías, estas son: El cristianismo, el judaísmo y el islam. En primer lugar la doctrina cristiana reconoce como el Mesías enviado y ungido por Dios a Jesucristo el cual es el fundamento de su fe.

El término ungido derivado de la palabra hebrea mashíaj o mesías es equivalente en la lengua griega a khristós. Este vocablo griego estuvo ampliamente utilizado en la versión Septuaginta de la Biblia y el Nuevo testamento, latinizado posteriormente al vocablo Cristo.

En el judaísmo

Para los cristianos Jesús es ungido, de manera que Jesús es el Cristo y el Mesías definitivo de Dios es entonces Jesucristo. Pero, por la parte de la doctrina del judaísmo y a pesar que Jesús es un descendiente judío, no lo reconocen como el tan esperado Mesías.

Por lo tanto, los judíos consideran que las profecías mesiánicas no se han cumplido aún. Según el estudio escatológico judío la venida del Mesías acontecerá junto al cumplimiento de diferentes eventos concretos que no han acontecido aún.

Para los judíos eventos como el retorno a la Tierra Prometida, la restauración del Templo, el tiempo de paz y el tiempo en que el conocimiento de Dios se expanda por toda la tierra. No se han cumplido aún o nadie ha sido capaz de cumplirlos, es así que los judíos ven a Jesús de Nazaret como un falso mesías y el que más daño ha causado a su doctrina.

profecías-mesiánicas-4

En el islam

Por su parte el islam señala a Jesús o Isa como es nombrado en el Corán como el mayor santo profeta y siervo de Dios, pero sin naturaleza divina. De manera que a pesar de su creencia en un Mesías, este mismo no es Jesús.

No obstante para el Islam, Jesús es un profeta que anuncia o indica la hora de la llegada de una era de Justicia. En la actualidad existen algunos importantes Shaykhs del islam que aseveran que se están viviendo los últimos tiempos de la venida del Mesías o Mahdi.

Más el no reconocimiento de Jesucristo como el Mesías enviado por Dios, también estaba profetizado en las escrituras:

Isaías 19:13 (NVI): Los jefes de Zoán se han vuelto necios; los jefes de Menfis se dejaron engañar. Las piedras angulares de sus pueblos han hecho que Egipto pierda el rumbo.

Pero, la palabra de Dios nos dice que:

Salmos 118:22 (LBLA): La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo.

1 Pedro 2:7-8 1 (NVI): 7 Para ustedes los creyentes, esta piedra es preciosa; pero para los incrédulos, -la piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular-, 8 y también: «una piedra de tropiezo y una roca que hace caer». Tropiezan al desobedecer la palabra, para lo cual estaban destinados.

Más los predestinados a creer en la palabra de Dios y en lo profetizado por Él, debemos construir nuestra fe sobre cimientos sólidos. Siendo cristo Jesús la piedra principal de esa construcción:

Efesios 2:20-22 (NVI): 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular.

profecías-mesiánicas-5

Definición de profecía 

Antes de entrar a conocer el propósito de las profecías mesiánicas y habiendo ya hablado sobre lo que significa la figura del Mesías y la creencia mesiánica. Es necesario discernir sobre la definición de lo que es una profecía, en este sentido se pueden mencionar los siguientes conceptos:

  • Es un don o talento de naturaleza sobrenatural que permite por medio de inspiración divina transmitir o dar a conocer acontecimientos por venir.
  • Corresponde a la acción de proclamar o pronunciar predicciones por inspiración de Dios.
  • Consiste en hacer una predicción futura en virtud de señales y el cumplimiento de eventos.

En relación a estas definiciones te invitamos a conocer a los hombres que Dios usaba para transmitir el mensaje profético a su pueblo. A través del artículo,  Los Profetas: ¿Quiénes eran?, menores, mayores y más.

En la Biblia el término profeta se refiere al vocablo griego profētēs como traducción de la palabra hebrea nāḇîʾ o nabí, que hace referencia a un mensajero o portavoz de Dios. Pero, en las escrituras sagradas también encontramos la advertencia de la existencia de hombres que portan un mensaje que no proviene de Dios.

A estos hombres la Biblia los define como pseudo-profētēs o pseudo-profeta, es decir falsos profetas. De manera que es conveniente que puedas leer el artículo sobre los falsos profetas: ¿Cómo cuidarnos de ellos?

El propósito de las profecías mesiánicas

Las profecías mesiánicas forman parte de la categoría bíblica que establece específicamente el carácter predictivo de la palabra de Dios. Y de acuerdo a los testimonios que encontramos en la Biblia, el propósito de las profecías se puede vislumbrar desde cuatro orientaciones principales:

Demuestran el carácter de Dios

Las profecías demuestran la naturaleza y el carácter de Dios, que es único, genuino, de sabiduría infinita y de palabra inalterable.

Números 23:19 (DHH): Dios no es como los mortales: no miente ni cambia de opinión. Cuando él dice una cosa, la realiza. Cuando hace una promesa, la cumple.

Señalan que todo se sujeta a la voluntad de Dios

Las profecías tienen el propósito de establecer y demostrar que todo se sujeta a la voluntad de Dios.

Isaías 46:9-10 (DHH): 9 Recuerden lo que ha pasado desde tiempos antiguos. Yo soy Dios, y no hay otro; soy Dios, y no hay nadie igual a mí. 10 Yo anuncio el fin desde el principio; anuncio el futuro desde mucho antes. Yo digo: Mis planes se realizarán; yo haré todo lo que me propongo.

Dios es el único autor de los hechos en la historia

Dios anuncia sus profecías para que al cumplirse quede demostrado a lo largo de la historia, que Él es el único autor:

Isaías 48:3-5 (TLA): 3 Sin embargo, Dios declara: -Yo di a conocer los hechos del pasado antes de que sucedieran; y tal como lo había anunciado estos hechos se cumplieron. 4 Como yo sabía que ustedes tienen la cabeza más dura que el hierro y el bronce, 5 les anuncié todo esto desde mucho antes; así no podrían decir que eso lo hizo un falso dios.

Establecen criterios específicos en la identificación del Mesías

Las profecías mesiánicas tienen el propósito de establecer los criterios específicos para la identificación del Mesías con veracidad. Es decir descendiente del linaje de David conforme a la carne, pero declarado Hijo de Dios conforme al Espíritu de santidad:

Romanos 1:2-4 (RVC): 2 que él ya había prometido por medio de sus profetas en las santas Escrituras, 3 les escribo acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que conforme a los hombres descendía de David, 4 pero que conforme al Espíritu de santidad fue declarado Hijo de Dios con poder, por su resurrección de entre los muertos.

Las señales del cumplimiento del tiempo mesiánico

Algunas de las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento anunciaban señales que indicarían el tiempo de la llegada del Mesías. El cumplimiento de estas profecías específicamente son quizás las más determinantes en el reconocimiento de Jesucristo como el verdadero Mesías anunciado.

Veamos a continuación, cuáles fueron estas señales anunciadas en el Antiguo testamento. Así como el testimonio bíblico de su cumplimiento en el Nuevo testamento.

Profecía mesiánica de la remoción del cetro

Por tradición judía transmitida de generación en generación el tiempo de la llegada del Mesías estaría indicado por dos señales que habrían de cumplirse primero. Estas dos señales están definidas en el antiguo testamento y son:

  • La remoción del cetro que identifica a la tribu de Judá: Este cetro se refiera a la vara tribal ordenada por Dios, indicada en el versículo bíblico Números 17:2.
  • Y también sería quitado el bastón de mando: Este bastón representa el símbolo de poder o dominio de gobierno.

Génesis 49:10 (RVC): No se te quitará el cetro, Judá; Ni el símbolo de poder de entre tus pies, hasta que venga Siloh y en torno a él se congreguen los pueblos.

En esta cita bíblica que indica las dos señales por cumplirse primero, usa la palabra Siloh como identificación del Mesías. Este vocablo puede derivarse de las palabras hebreas Shîlôh o Shîlô que indican reposo, tranquilidad o paz.

Intérpretes judíos y cristianos desde siglos pasados designan a Siloh como el Mesías, el pacificador, el verdadero rey, el dueño del cetro, el que trae reposo y el que trae la paz. En cuanto al cetro o la vara tribal era el símbolo del poder judicial o legislativo en el pueblo judío.

Siempre que el cetro permaneciera en su sitio, el pueblo judío podría aun estando en condición de cautividad, ejercer un gobierno dentro de su comunidad. Es decir podían aplicar sus leyes e incluso imponer la pena corporal y capital.

Estando los judíos bajo el dominio del imperio romano, el emperador instituyó la figura de procuradores en las regiones a su cargo. Con este decreto romano se les quitaba el derecho a los judíos de legislar sobre su pueblo y de administrar la pena capital.

Cumplimiento de la profecía mesiánica

De manera que se estaba removiendo el cetro de Judá cumpliéndose la profecía mesiánica de Génesis 49:10. A partir de este decreto romano el Sanedrín judío se privaba del derecho de decidir sobre la vida o la muerte.

Por lo que llegado el momento del juicio contra Jesús, el sanedrín no podía sentenciarlo a muerte, como querían. Entonces los líderes judíos lo llevan hasta el procurador Pilatos, quien a pesar de no encontrar delito en Jesús que mereciera la muerte, decide:

Lucas 23:24 (RVC): La sentencia de Pilato fue que se hiciera lo que ellos pedían;

Tan evidente fue el cumplimiento de la palabra de dios que hasta judíos de los primeros siglos de la era cristiana, reconocieron que el cetro había sido quitado. En cuanto a esto existe una cita textual de uno de los rabinos principales que vivieron aproximadamente en el siglo XI, con la siguiente exclamación:

“Ay de nosotros, ya que el cetro se ha quitado de Judá, y el Mesías no ha llegado”

Es por ello que Esteban, primer mártir del cristianismo les dice a la junta suprema judía cuando fue perseguido por creer en Jesús como el Cristo, el Mesías:

Hechos 7:51 (NTV): -¡Pueblo terco! Ustedes son paganos de corazón y sordos a la verdad. ¿Resistirán para siempre al Espíritu Santo? Eso es lo que hicieron sus antepasados, ¡y ustedes también!-

Esto es porque en verdad el Mesías ya había llegado, el cetro había sido quitado de Judá, pero los judíos ignoraron el mensaje de Dios. Y por el contrario exigieron al procurador romano la sentencia de muerte para el Hijo de Dios, el Mesías, su enviado.

Aprendamos la lección y no seamos duros de cerviz ignorando las profecías mesiánicas. Las cuales Dios en su infinita sabiduría proveo como testimonio de la deidad de Jesucristo.

Profecía mesiánica de la destrucción del templo

Una de las señales dadas por Dios para el cumplimiento del tiempo mesiánico es que su enviado, el Mesías entraría al templo de Jerusalén. Sobre esta señal se puede citar una de las profecías mesiánicas en el siguiente versículo de la escritura hebrea del antiguo Testamento:

Malaquías 3:1 (DHH): El Señor todopoderoso dice: – Voy a enviar mi mensajero para que me prepare el camino. El Señor, a quien ustedes están buscando, va a entrar de pronto en su templo. ¡Ya llega el mensajero de la alianza que ustedes desean!-

Cumplimiento de la profecía mesiánica

En cuanto al cumplimiento de esta señal profética, uno de los testimonios bíblicos neo testamentarios, es la visita de Jesús al templo de Jerusalén:

Mateo 24 (DHH): 24 Jesús salió del templo, y ya se iba, cuando sus discípulos se acercaron y comenzaron a atraer su atención a los edificios del templo. 2 Jesús les dijo: -¿Ven ustedes todo esto? Pues les aseguro que aquí no va a quedar ni una piedra sobre otra. Todo será destruido-.

Recordemos que el templo fue destruido en el año 70 de esta era, tal como lo profetizó Jesús. Desde ese año y hasta la fecha el templo no se ha vuelto a edificar, de manera que la llegada del Mesías ya aconteció, y es nuestro Señor Jesucristo.

Profecía mesiánica de Daniel, las sesenta y nueve semanas

La Biblia nos dice que el profeta Daniel en una ocasión mientras oraba suplicando a Dios el perdón de sus pecados y el del pueblo de Israel, experimentó una visión con el ángel Gabriel. El ángel le anuncia que Dios ha escuchado su ruego y que desde el cielo ha salido el decreto que pondrá el fin al pecado para dar paso a la justicia eterna.

El tiempo del cumplimiento de esta profecía mesiánica revelada a Daniel y dicho por el mismo ángel era de 79 o 72 semanas:

Daniel 9:24-25 (LBLA): 24 Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, para terminar con el pecado, para expiar la iniquidad, para traer justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. 25 Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia.

Posterior a las 72 semanas dice la misma profecía el Mesías será llevado a la muerte y que posteriormente un príncipe destruiría a Jerusalén y el templo de Dios, Daniel 9:26.

Según el estudio bibliológico, la teología cristiana ha llegado a determinar que estas semanas de la visión de Daniel están constituidas por años. Y que cada semana tiene un equivalente a siete años, así como que cada año está constituido por 360 días.

Cumplimiento de la profecía mesiánica

De acuerdo a estos cálculos las 79 semanas vendrían a ser alrededor de 483 años. Los cuales contextualizan a Jesús como el Mesías de esta profecía, veamos lo siguiente:

  • Tiempo del decreto: Durante el reinado del rey persa Artajerjes aproximadamente en el año 445 a.C. (Nehemías 2:1-8).
  • Luego de siete semanas, es decir 49 años se coloca la profecía en el año 396 a.C., coincidiendo con la restauración de la ciudad de Jerusalén.
  • Sesenta y dos semanas posterior a las siete, acontece algo muy determinante en cuanto a la profecía mesiánica en la visión de Daniel.

Como ya se dijo con las 79 semanas en total transcurrían unos 483 años, coincidiendo con el año 32. Año en que aconteció la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén:

Lucas 19:30 (NVI): «Vayan a la aldea que está enfrente y, al entrar en ella, encontrarán atado un burrito en el que nadie se ha montado. Desátenlo y tráiganlo acá.

19:35: Se lo llevaron, pues, a Jesús. Luego pusieron sus mantos encima del burrito y ayudaron a Jesús a montarse. 36 A medida que avanzaba, la gente tendía sus mantos sobre el camino.

Confirmando de igual modo la profecía del profeta Zacarías sobre la llegada a Jerusalén del Mesías:

Zacarías 9:9 (DHH): ¡Alégrate mucho, ciudad de Sion! ¡Canta de alegría, ciudad de Jerusalén! Tu rey viene a ti, justo y victorioso, pero humilde, montado en un burro, en un burrito, cría de una burra.

Cumplimiento de las profecías mesiánicas en el Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento representa en una gran variedad de sus textos un testimonio bíblico del cumplimiento de las profecías proclamadas en el Antiguo Testamento. En esta oportunidad traemos a reseña el cumplimiento de las profecías mesiánicas.

Indicando la cita bíblica de la proclamación de la profecía mesiánica en el Antiguo testamento y su cumplimiento relatado en el Nuevo Testamento, reseñando el pasaje.

Profecías cumplidas sobre el nacimiento del Mesías

A continuación, se presentan la proclamación y el cumplimiento de algunas profecías mesiánicas en cuanto al nacimiento de Jesús:

Proclamación:

Génesis 3:15 (TLA): -Haré que tú y la mujer, sean enemigas; pondré enemistad entre sus descendientes y los tuyos. Un hijo suyo te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón-.

Cumplimiento:

Gálatas 4:4 (TLA): Pero, cuando llegó el día señalado por Dios, él envió a su Hijo, que nació de una mujer y se sometió a la ley de los judíos.

Proclamación:

Isaías 7:14 (LBLA): Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

Cumplimiento:

Mateo 1:18 b (NTV): Pero antes de que la boda se realizara, mientras todavía era virgen, quedó embarazada mediante el poder del Espíritu Santo.

Lucas 1:31-35 (NTV): 31 Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

1:34-35: -¿Pero cómo podrá suceder esto? -Le preguntó María al ángel-. Soy virgen. 35 El ángel le contestó: – El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por lo tanto, el bebé que nacerá será santo y será llamado Hijo de Dios.

Proclamación:

Salmo 2:7 (NVI): Yo proclamaré el decreto del Señor: – Tú eres mi hijo-, me ha dicho; – hoy mismo te he engendrado-.

Cumplimiento:

Mateo 3:17 (RVR 1960): Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia

Hechos 13:33 (DHH): Nos la ha cumplido a nosotros, que somos los descendientes. Esto lo ha hecho al resucitar a Jesús, como está escrito en el salmo segundo: “Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy.”

Profecías cumplidas sobre la divinidad del Mesías

A continuación, se presentan la proclamación y el cumplimiento de algunas profecías mesiánicas en cuanto a la naturaleza divina de Jesús:

Proclamación:

Miqueas 5:2 (NTV): Pero tú, oh Belén Efrata, eres solo una pequeña aldea entre todo el pueblo de Judá. No obstante, en mi nombre, saldrá de ti un gobernante para Israel, cuyos orígenes vienen desde la eternidad.

Cumplimiento:

Juan 17:5 (DHH): Ahora, pues, Padre, dame en tu presencia la misma gloria que yo tenía contigo desde antes que existiera el mundo.

Proclamación:

Salmo 110:1 (TLA): Himno de David. Mi Dios le dijo a mi señor el rey: – Siéntate a la derecha de mi trono hasta que yo derrote a tus enemigos-.

Cumplimiento:

Lucas 2:11 (DHH): Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor.

Lucas 20:44 (TLA): 44 – Si David llama Señor al Mesías, ¿cómo puede ser el Mesías descendiente de David?-

Proclamación:

Salmo 110:4 (TLA): Dios ha hecho un juramento, y lo cumplirá: «Tú eres sacerdote para siempre, como lo fue Melquisedec».

Cumplimiento:

Hebreos 5:5-6 (TLA): 5 Cristo no llegó a ser Jefe de sacerdotes porque así lo quiso, sino que Dios lo eligió y le dio ese honor. Fue Dios quien le dijo: -Tú eres mi Hijo; desde hoy soy tu padre-. 6 En otra parte de la Biblia también le dijo: -Tú eres sacerdote para siempre, como lo fue Melquisedec-.

Proclamación:

Isaías 33:22 (RVC): El Señor es nuestro juez. El Señor es nuestro legislador. ¡El Señor es nuestro Rey, y él mismo nos salvará!

Cumplimiento:

Juan 5:30 (TLA): – Mi Padre me envió, y él me dice cómo debo juzgar a las personas. Por eso yo juzgo correctamente, porque no hago lo que yo quiero, sino lo que mi Padre me ordena hacer.

Profecías cumplidas sobre el ministerio del Mesías

Sobre el ministerio del Mesías también se puede encontrar testimonio bíblico de lo proclamado por Dios en sus profecías mesiánicas. A continuación, algunas de las profecías cumplidas concernientes a su ministerio son:

Proclamación:

Isaías 40:3 (RVA-2015): Una voz proclama: “¡En el desierto preparen el camino del SEÑOR; enderecen calzada en la soledad para nuestro Dios!

Cumplimiento:

Mateo 3:1-2 (RVA 2015): 3 En aquellos días apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea 2 y diciendo: -¡Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado!-.

Juan 1:23: Juan dijo: «Yo soy la voz que clama en el desierto: “Enderecen el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías

Proclamación:

Isaías 9:1 (RVC): Pero no siempre habrá oscuridad para la que ahora está angustiada. En los primeros tiempos las regiones de Zabulón y Neftalí fueron afligidas, pero en los últimos tiempos se llenará de gloria el camino del mar, al otro lado del Jordán, en Galilea de los gentiles.

Cumplimiento:

Mateo 4:12-13: Jesús principia su ministerio 12 Cuando Jesús se enteró de que Juan estaba preso, volvió a Galilea, 13 pero se retiró de Nazaret y se estableció en Cafarnaúm, ciudad marítima en la región de Zabulón y de Neftalí,

Proclamación:

Isaías 35:5-6 (NTV): 5 Y cuando él venga, abrirá los ojos de los ciegos y destapará los oídos de los sordos. 6 El cojo saltará como un ciervo, y los que no pueden hablar ¡cantarán de alegría! Brotarán manantiales en el desierto.

Cumplimiento:

Mateo 9:35: Jesús recorrió todas las ciudades y aldeas de esa región, enseñando en las sinagogas y anunciando la Buena Noticia acerca del reino; y sanaba toda clase de enfermedades y dolencias.

Profecías mesiánicas por cumplirse

Las profecías mesiánicas por cumplirse están sujetas a eventos futuros por acontecer según lo proclamado por Dios a través de su palabra. Sobre estas profecías se esperan tres acontecimientos claves:

  • La Segunda venida del Mesías: La proclamación de esta profecía se puede leer en los textos bíblicos, Daniel 7: 13-14, Zacarías 14: 4-8.
  • El Reinado eterno del Mesías: Según la profecía mesiánica escrita en Isaías 9:6-7, 1 Crónicas 17:11-14.
  • Juicio de Dios: Según la profecía mesiánica escrita en Salmos 50:3-6

«Los cielos declararán su justicia, porque Dios es el juez.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here