Hay circunstancias de la vida que nos roban la paz y el gozo. ¿Cuántas veces ha exclamado Dios mío ayúdame estoy desesperada? Entre y conozca cómo puede ser escuchada y socorrida, aquí.

Dios-mío-ayúdame-estoy-desesperada2

Dios mío ayúdame estoy desesperada

Todos los seres humanos estamos creados con un cuerpo, un espíritu y un alma. Esta última es donde se engloban todos los sentimientos que podemos experimentar según sea la circunstancia.

Nosotras como mujeres, adicionalmente a los sentimientos que se manifiestan a lo largo de nuestra vida, también sufrimos de cambios hormonales, donde se manifiestan algunos sentimientos que no podemos controlar.

Desde la creación, el Señor sabía que nuestro rol como mujeres era único y por eso nos creó, para ser la ayuda idónea para nuestra pareja, familia o trabajo. La palabra de Dios, describe a una mujer en los caminos del Señor, como una mujer virtuosa.

Proverbios 31:10-11

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

11 El corazón de su marido está en ella confiado,
Y no carecerá de ganancias.

Ahora bien, como cristianas sabemos que en el momento en el que le abrimos nuestro corazón al Señor Jesús, él nos transformó y a partir de ese momento somos llamadas hijas de Dios.

Dios-ayúdame-estoy-desesperada3

Es natural sentir felicidad, sentir tristeza, sentir enojo e incluso miedo ante la vida. Sin embargo no podemos permitir, que la rabia, el miedo o la tristeza se apoderen de nuestro ser. Robándonos la paz que nuestro Padre Celestial nos desea dar todos los días de nuestra vida.

Debemos vivir confiadamente en las promesas que Cristo nos dejó a lo largo de su palabra y ante estos sentimientos, recordar que eres más que victoriosa.

Te invito a que me acompañes a realizar esta oración, abriendo nuestro corazón y diciéndole Dios mío ayúdame estoy desesperada para que a través de su Espíritu Santo, Su paz llene cada rincón de tu ser.

Dios ayúdame estoy desesperada

Dios ayúdame estoy desesperada

 Realmente ya no puedo más.

Lo he intentado todo y nada me da la paz que mi alma necesita

Busque en las cosas que este mundo me ofrecía

Pensando que saciarían mi alma

Y cuan equivocada estaba

Mis días no son los mismos,

El miedo, la ira y el temor son ahora mis compañeros, todos los días de mi vida.

No te puedo engañar, porque Tú sabes que me aparte de Ti

Pensando que en mis propias fuerzas lo lograría y que pronto podría solventar lo que hoy me sucede

Pero sin Ti nada soy

Padre ayúdame y sálvame del pozo de oscuridad

En el que hoy me encuentro

No puedo seguir sin Ti, mi alma no tiene reposo y la confusión gobierna mi vida

Te ruego hoy, que me laves con la sangre poderosa de Cristo Jesús

Perdóname porque he pecado contra Ti, Dios de Israel

Te abro mi corazón, mi alma, mi ser, todo lo que soy y te pido que me renueves, en el nombre de Jesús

Habita en mi vida, como aquel día que decidí aceptarte como mi Señor y Salvador

Tú apartarás todo pensamiento de inseguridad, de angustia y de ira de mi vida, en el nombre de Cristo Jesús.

Guardarás mi alma y me levantarás victoriosa en todos los aspectos de mi vida.

Seré un testimonio vivo de Tú amor en mí y sé que desde este momento las bendiciones que tienes reservadas para mi vida, llegarán como lluvia

Me creaste con un propósito y ese propósito comienza a cumplirse hoy, porque ya las cadenas del temor, de la ira y de la tristeza no me dominan más, sino la Luz de Cristo es quien me guía

Y que a partir de este mismo momento soy una criatura nueva en Cristo Jesús.

Amén.

¿Cómo te sientes? ¿Mucho Mejor? Gloria a Dios. Quiero que sepas que no eres la única que ha experimentado soledad, miedo o enojo, no te condenes por eso. Lo importante, aferrarnos a las promesas de Cristo y a su obra en la Cruz, para mantenernos fuertes ante las situaciones de la vida.

El temor, la ira y la tristeza en la Palabra de Dios

El temor y la ira son sentimientos que como ya hemos dicho se manifiestan en los seres humanos. Sin embargo, vamos hablar de ellos desde el ámbito espiritual y entender como estos sentimientos, si no llegan hacer controlados, pueden alejarnos eternamente del plan de Dios.

El temor

En la palabra de Dios, se nos revela que nosotros los cristianos manifestamos cuatro temores en la vida. De estos cuatro temores, solo uno es el que debemos tener presente diariamente y en todos los aspectos de nuestra vida.

Este es el temor a Jehová de los ejércitos y no significa sentir miedo ante la presencia del gran Yo Soy, sino amarlo tanto, que hacer su voluntad y cumplir sus mandamientos, se vuelven un gozo para nuestra vida.

2 Corintios 7:1

1  Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

El segundo temor que sentimos, es el temor a una tercera persona. El mundo que nos rodea es muy hostil y sentir que alguien nos pueda lastimar, no es algo irreal que realmente pueda llegar a suceder.

Podemos llegar a ser lastimadas por una persona desconocida, un compañero de trabajo e incluso por nuestra pareja o algún familiar. Sin embrago, debemos recordar lo que nos dice la palabra de Dios, en no temer a ninguna persona, mientras nuestra alma se encuentre cerca de Él, todo va a estar bien.

Mateo 10:28

28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

El tercer temor es al diablo y podría sonar contradictorio, luego de que en el versículo que acabamos de leer, el Señor nos dice que temamos al que puede destruir el alma. Bien, es válido preguntarse eso, sin embargo, el Señor a lo que se refiere, es que no nos dejemos llevar por las tentaciones de este mundo, porque nos podrían llegar a destruir.

No debemos temerle al enemigo porque ya él fue derrotado por nuestro Señor Jesucristo en la Cruz. Porque desde que aceptamos a Cristo como nuestro Salvador, se nos dio poder de lo Alto para luchar por medio del Espíritu Santo, ante estos espíritus malignos.

Romanos 8:31

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Por último, está el temor a las circunstancias que nos rodean. Muchas veces no entendemos porque estamos atravesando una situación y realmente no sabemos que nos ha deparar el destino.

Sin embargo, los pensamientos de Dios, son tan profundos y tan perfectos, que Él mejor que nadie sabe perfectamente cómo y por qué está trabajando con nosotros de esa manera.

Debemos colocar nuestros ojos en nuestro Padre Celestial y no en lo que nos rodea y fortalecer nuestra fe en Él. Declarar que aunque no entendamos el porqué de las cosas, sabemos y estamos seguras, que luego de ese tiempo de tribulación, nos levantara y bendecirá enormemente.

Mateo 6:25

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

La ira

La ira por su parte es un sentimiento que puede llegar a ocasionar algún acto muy violento, como matar a alguien, si no se controla a tiempo. Muchas personas, que han cometido actos de violencia, manifiestan, sentir un enojo tan grande, que simplemente no recuerdan, cómo sucedieron las cosas.

¿Está mal molestarse? No, es un sentimiento normal y el mismo Jesús reprendió con gran enojo a todos los que estaban profanando la casa de su Padre.

Ahora, si vemos que nuestro enojo va en aumento y que ya comenzamos a decir cosas hirientes o sentimos la necesidad de expresarnos a través de una violencia física, es momento de parar, respirar y dar un paso atrás.

La ira no controlada son manifestaciones que vienen del infierno y es por eso que podemos llegar a cometer, actos horribles y atroces a terceros o a nosotros mismos.

Santiago 1:19-20

19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;

20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

La tristeza

Cuando perdemos un ser querido, un trabajo, tuvimos una ruptura amorosa, es normal sentir dolor y tristeza por un tiempo. Es la forma que conoce nuestro cuerpo para drenar ante ese sentimiento que apaga nuestra alma.

Vivirlo y expresarlo es lo mejor que podemos hacer para poder sacar todo lo que estamos sintiendo y así poder sentir un peso menos luego de manifestarlo. Pero tal y como con la ira y el temor, no podemos vivir tristes eternamente. No es el plan de Dios.

Dios-mío-ayúdame-estoy-desesperada

Su plan es que vivamos en paz y gozo en el espíritu, que disfrutemos de sus bendiciones y que podamos sonreír, por sus promesas y a vida eterna que nos ha dado.

La tristeza nos puede llegar a separar de los caminos de Dios e incluso a atentar contra nuestra vida, ya que no encontramos razón de vivir y nada nos puede llenar ni dar felicidad. Nos puede llegar a enfermar y debilitar, no solo nuestra alma sino nuestra vida.

Proverbios 17:22

22 El corazón alegre constituye buen remedio;
Mas el espíritu triste seca los huesos.

No te sientas mal por decir Dios mío ayúdame estoy desesperada y no te castigues por estar en la situación que hoy estás. Reconoce delante del Señor tus errores y pecados, entrégale tus cargas y recuerda que Dios es tu Pronto auxilio como lo dice la Biblia en el Salmo 121.

Mantente en oración cada vez que sientas que nuevamente la ira, el temor y la tristeza se apoderan de ti. Recuerda que eres una mujer virtuosa y que el Señor te ama.

Proverbios 14:1

14 La mujer sabia edifica su casa;
Mas la necia con sus manos la derriba.

¿Qué es ser una mujer sabia? Es una mujer que teme a Dios por sobre todas las cosas, que hace Su voluntad y cumple su palabra. Que lo reconoce en sus caminos y sabe que en Él están todas sus fuerzas.

Tiene un plan perfecto para tu vida y Él desea que le creas con todo el corazón y todas tus fuerzas. No temas y cuando vuelvas a decir Dios mío ayúdame estoy desesperada, recuerda el plan perfecto que tiene para ti.

Le pido a Dios que este artículo traiga sobre tu vida, paz, luz y restauración y que sea un antes y un después en tu situación. Para que sigas avivando tu espíritu en su Santa presencia, te invito a que abras el siguiente enlace que sé que será de gran bendición para ti Historia de José

También te comparto este material audiovisual para que el Espíritu Santo llene cada rincón de tú vida y te llene de su hermosa paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here