Cómo perdonarse a uno mismo

Puedes perdonarte a ti mismo

Perdonarse a sí mismo es un proceso de meditación a través del cual tomamos conciencia de nuestras acciones, las consecuencias y el dolor resultante, pedimos perdón y emprendemos los cambios de comportamiento necesarios para no repetirlos. A veces, algunas personas son incapaces de hacerlo, lo que conduce a una disminución de su funcionamiento diario y, a la larga, afecta negativamente a su salud mental.

Aquí te vamos a explicar las razones por las que hay personas que no se sienten capaces de perdonarse a sí mismas, la importancia de transitar con éxito el proceso y compartiremos algunos consejos para lograrlo. A continuación veremos cómo perdonarse a uno mismo.

¿Por qué no puedo perdonarme a mí mismo?

Es posible perdonarse a uno mismo

Perdonarnos a nosotros mismos es el proceso mediante el cual logramos asumir la responsabilidad de lastimar a una persona, expresar nuestro malestar con ella y emprender acciones reparadoras para corregir o no repetir la situación resultante, alcanzando así un mayor nivel de conciencia moral.

Sin embargo, a veces una persona no puede perdonarse a sí misma. Esto puede deberse a diferentes motivos:

  • Errores cometidos que han provocado (o no evitado) la ruptura o pérdida de situaciones concretas de tu vida: crisis emocionales, amistades rotas, muerte de personas, finalización de determinados acontecimientos, etc.
  • El ego de esta persona es muy punitivo, no le permite cometer errores y lo castiga por cada error que comete. En este artículo explicamos qué es el ego y cómo funciona.
  • Los agentes externos nos recuerdan constantemente nuestra responsabilidad por los errores: por ejemplo, cuando familiares, amigos o conocidos siguen culpándonos de lo sucedido.

En todos estos casos, la persona es incapaz de iniciar el proceso de autoperdonarse, lo que puede causar un enorme daño psicológico por culpa y vergüenza.

Perdonarse a uno mismo, ¿por qué es tan importante?

A veces cuesta personarse a uno mismo

Cuando cometemos errores, debemos perdonarnos a nosotros mismos para seguir adelante de una manera positiva y saludable. Perdonarte a ti mismo no significa ignorar u olvidar los errores que has cometido. Para que el perdón a uno mismo sea real, es necesario asumir la responsabilidad de lo sucedido y realizar un proceso de introspección que nos lleve a corregir los errores reparando nuestro comportamiento (externo o interno), por lo que el paso anterior es un paso necesario para perdonarnos a nosotros mismos…

Ser capaz de perdonarse a sí mismo a menudo depende de algún aspecto de la personalidad:

  • Las personas que pueden perdonarse a sí mismas son aquellas que tienen y mantienen una alta autoestima, satisfacción con la vida y salud mental; son personas prosociales, amables y muy buenas para perdonar a los demás.
  • Las personas que no se permiten perdonarse tienden a tener baja autoestima, altos niveles de culpa, ansiedad y depresión, y baja satisfacción personal con su vida. Según el budismo, perdonar el dolor que otros nos han causado, y pedir perdón por nuestras acciones hirientes, son acciones necesarias para purificar nuestras partes negativas y acercarnos a nuestra verdadera naturaleza.

Sugerencias de cómo perdonarse a uno mismo

Cómo perdonarse a uno mismo en la naturaleza

En esta sección, analizaremos las técnicas para perdonarse a sí mismo, la terapia del perdón y cómo perdonarse a sí mismo por la infidelidad. Las diferentes técnicas o formas de perdonarte a ti mismo son las siguientes:

  • Analiza las razones. Por ejemplo, analizar qué le provocó mantener la supuesta infidelidad (insatisfacción con la pareja, venganza, comportamiento impulsivo e indiscreto, etc.).
  • Comprende las necesidades. ¿Qué acción vamos a tomar? ¿Qué estamos buscando? Detrás de cada movimiento debe haber cobertura. Pregunta e infórmate de lo que necesitas.
  • Conecta con las emociones. Reflexionar sobre cómo nos sentimos cuando realizamos el comportamiento. En el caso de la infidelidad, reflexiona sobre lo que significa para ti la experiencia y cómo quieres actuar (es puntual y temporal, te lleva emocionalmente más allá de las relaciones físicas, etc.)
  • Asume la responsabilidad de las acciones. No inventes excusas ni te escondas. Asumir la responsabilidad de tus acciones te hace valiente. Reconocerlo es el primer paso para aceptarlo y poder cambiarlo. «Me siento como un paso esencial en el camino hacia el perdón».
  • Acepta las consecuencias. En este punto, es importante aceptar y respetar las consecuencias de nuestros actos. En el caso de la infidelidad, por ejemplo: el dolor causado a nuestra pareja y las decisiones que tomó, la ruptura o alejamiento de la pareja, etc.
  • Identifica las barreras. Crear una lista de cosas que te impiden perdonarte a tí mismo versus cosas que puedes hacer para perdonarte a tí mismo es una forma muy obvia y práctica de tomar esas acciones que beneficiarán el proceso del perdón.
  • Medita. Meditar o imaginarnos pidiendo perdón a la persona herida nos ayudará a sentir el dolor que nos provocó ese dolor y aliviará nuestra culpa. Aquí puedes leer un poco más sobre la meditación.
  • Visualiza. Medita o imagina la liberación de la culpa parasitaria que nos hace sentir mal pero que nos impide actuar para enmendarnos. Esto nos permitirá responsabilizarnos de lo ocurrido y tener la fuerza necesaria para resarcir los daños causados. En este artículo, explicamos las técnicas de visualización.
  • Pide disculpas. Como paso final, es necesario disculparte por los errores cometidos, perdonarte a ti mismo y corregirlos en la dirección que elijas de manera respetuosa y consciente. En el caso de la infidelidad, si decidimos iniciar una nueva relación con la otra persona, ésta quedará expuesta de forma cordial y emocional. Si sigues amando a la persona, actuarás en consecuencia para restablecer el equilibrio y la felicidad en la relación. Si no existe esta posibilidad, la situación terminará, acepta el dolor que trae, pero sigue con tu vida.
  • Compensa. Dirige tus acciones para corregir tus malas acciones hará que te sea más fácil perdonarte a ti mismo por estar dispuesto a cambiar.
  • «Hoponopono». Una filosofía de origen polinesio que busca resolver conflictos y sanar espiritualmente a través del perdón y el amor. El perdón se logra a través de la confesión, la reparación, el arrepentimiento y la comprensión sincera.
  • Terapia del perdón. Es una disciplina psicológica a través de la cual se trabaja con las personas afectadas para perdonar o pedir perdón a quienes te han hecho daño y liberarte de la culpa por los errores que has cometido. Los pasos a seguir en el segundo caso son:
    • Reconocer el daño causado por nuestras acciones.
    • Sentir el dolor que traemos.
    • Analizar nuestro comportamiento y por qué lo hacemos.
    • Encuentra alternativas receptivas para que no vuelva a suceder.
    • Pedir disculpas a la persona lesionada.
    • Compensación por daños causados por cambios en nuestro comportamiento.

Espero que este artículo te haya sido de ayuda. No obstante si te encuentras ahora mismo en un bache de tu vida no dudes en pedir ayuda a un especialista, son quienes mejor nos ayudan a lidiar con los problemas que llevamos en la mochila o los que nos surgen en el presente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.