En este artículo tratamos el tema sobre Cómo hacer un pacto con Dios, a la luz de las escrituras. Y es que, en estos tiempos, existen gran variedad de personas que desean enseñar sobre ello.

como-hacer-un-pacto-con-dios-2

¿Cómo hacer un pacto con Dios?

En la actualidad existen varias denominaciones de iglesias cristianas que acostumbran en sus predicas a estimular a los fieles a pactar con Dios. Bien sea por bendición, prosperidad, bienestar de hijos u hogar, familia, sanidad, etc.

Además, involucran en el pacto al factor dinero, es decir pagar para obtener el beneficio. Sin ánimo de hacer juicio, porque lo que se quiere es reflexionar a la luz de las escrituras sobre el tema: ¿Puede el hombre hacer pactos con Dios?, y no ¿Cómo hacer un pacto con Dios?

Como cristianos debemos buscar a Dios, pero también profundizar en el conocimiento de Dios. Alimentándonos con el alimento sólido que es su palabra, porque como nos dice el apóstol Pablo:

Efesios 4:14-15 (PDT): 14 Así no nos portaremos como niños, ni seremos como un barco a la deriva arrastrados por cualquier nueva enseñanza de quienes buscan engañarnos con sus trampas. 15 Por el contrario, maduraremos y seremos como Cristo en todo sentido, enseñando la verdad con amor. Cristo es la cabeza.

Por lo que la recomendación es a investigar en las escrituras para tener un fundamento bíblico y poder discernir con el Espíritu Santo lo que es correcto a los ojos de Dios.

El significado de hacer un pacto

Para saber lo que significa hacer un pacto, lo primero es saber el concepto o definición de la palabra pacto. El diccionario de la Real Academia española (RAE) lo define textualmente como:

Pacto: Concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado.

Lo que nos lleva a hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Se puede pactar unilateralmente con Dios?
  • ¿Quién es el hombre para obligar a Dios a pactar con Él?
  • ¿Podemos obligar a Dios a que lo cumpla?

Si el lugar más seguro para un cristiano es estar en el centro de la voluntad de Dios, ¿Cómo podemos pretender obligar a Dios a cumplir algo fuera de su perfecta voluntad? Pensar esto es completamente absurdo.

como-hacer-un-pacto-con-dios-3

Los pactos de Dios en la Biblia

Si buscamos respuesta sobre cómo hacer un pacto con Dios, lo más saludable es ir a la Biblia para encontrarla en ella. Allí nos percataremos que Dios estableció con el hombre pactos que intrínsecamente se relacionan con el propósito o plan divino.

Todos estos planes surgieron de Dios hacia el hombre y en ningún caso fueron establecidos por parte del hombre. Los principales pactos de Dios, para con el hombre referidos en la Biblia se pueden leer en las siguientes citas bíblicas:

  • Génesis 9:9-17: Pacto de Dios con Noé.
  • Génesis 17:17: Pacto de Dios con Abraham.
  • Números 25:10-13: El pacto del sacerdocio perpetuo, establecido por Dios.
  • 2 Samuel 23:5: Pacto de Dios con David.
  • Jeremías 32:40: El Nuevo Pacto de Dios:

40 Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. (Jeremías 32:40 RVR 1960)

Sabemos que Dios cumplió con todos ellos según su perfecto plan divino y de la misma forma cumplirá con su palabra hasta el final de los tiempos, ¡Amén!

¿Qué dice la Biblia de la forma que Dios nos concede sus bendiciones?

En el pacto de Dios con el padre Abraham, Dios juro bendecirlo y lo hizo jurando por Él mismo. Nunca vemos que Dios hiciera jurar a Abraham, ni que Abraham le solicitara el pacto a Dios.

Fue Dios mismo el que le dijo a Abraham que lo bendeciría, jurando por Él mismo como señal de que cumpliría con su palabra. Incluso no le preguntó a Abraham si aceptaba o no el pacto, solo le dio una orden y este cumplió.

La obediencia de Abraham le fue contada por justicia y lo hizo amigo de Dios. Eso es lo que debemos hacer nosotros como creyentes: Obedecer y confiar en lo que ya Dios nos prometió.

En la Biblia puedes leer sobre la obediencia, entra aquí y lee estos versículos de obediencia por amor a Dios. Porque la mejor manera de agradar a Dios, es haciendo y acatando su agradable voluntad. Porque debemos entender que somos la sal de la tierra y luz que ilumina el mundo.

Si te quieres edificar en esta enseñanza de Jesús escrita en Mateo 5: 13, solo debes entrar en este interesante artículo donde  conocerás con nosotros qué nos quiere decir el Señor con estas palabras. Finalmente te invitamos leer, Yo soy la puerta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here