Yo soy la puerta, dice el Señor, entra aquí y aprende junto a nosotros todo sobre esta maravillosa enseñanza de salvación. De ella, la Biblia nos ofrece dos ejemplos significativos para reflexionar y seguir la instrucción de Dios.

yo-soy-la-puerta-2

El Señor dice: yo soy la puerta

En esta ocasión estaremos haciendo una reflexión meditando en la palabra escrita en Juan 10:9, donde el Señor Jesucristo nos dice: Yo soy la puerta, entra a mí, y serás salvo, como está escrito en el verso bíblico:

Juan 10:9 (TLA): Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento.

En este versículo encontramos dos términos que son claves, el primero es el que hace referencia a la salvación y el segundo es el modo de acceso a ella.

Por lo que el significado de esta enseñanza de Jesús es que el simboliza el acceso y la reconciliación del hombre con Dios. Solo por medio de Jesús es que el hombre puede obtener la salvación, bajo la gracia de Dios.

Conoce más del mensaje de salvación leyendo estos: Versículos de vida eterna y salvación en Cristo Jesús, todos estos versos contienen la principal promesa de Dios de salvación a través de su Hijo Jesucristo.  Por eso es que te invitamos a entrar en este artículo y meditar en ellos.

Reflexión bíblica

Para poder comprender este significado de Yo Soy la Puerta, es conveniente hacer una reflexión desde el estudio bíblico. Porque Jesús el Gran Yo Soy ya era manifiesto en sentido figurado o simbólico desde el Antiguo testamento de la Biblia; como acceso de salvación.

Cristo estaba representado en lo que era la puerta del arca construida por Noé y en la entrada o puerta del Tabernáculo de Dios.

La puerta en los tiempos de Noé

En los tiempos de Noé la puerta del arca significaba la única entrada para estar a salvo del juicio de Dios contra el hombre, debido a su maldad:

Génesis 6:5-6 (DHH): 5 El Señor vio que era demasiada la maldad del hombre en la tierra y que éste siempre estaba pensando en hacer lo malo, 6 y le pesó haber hecho al hombre.

Génesis 6: 12b-13 (DHH): 12b Al ver Dios que había tanta maldad en la tierra, 13 le dijo a Noé: «He decidido terminar con toda la gente. Por su culpa hay mucha violencia en el mundo, así que voy a destruirlos a ellos y al mundo entero.

A partir de esta revelación de Dios a Noé, este hombre lleno de compasión se dio a la tarea de predicar a la gente que se aproximaba Juicio de Dios inundando toda la tierra. Pero nadie le creyó, solo Noé y su familia, junto con los animales atravesaron la puerta del arca y fueron salvos del gran diluvio.

Reflexionando en esto, hoy en día pasa los mismo con los incrédulos, cuando los discípulos de Jesús les anuncian el evangelio de salvación:

Marcos 16:15 (PDT): Jesús les dijo: -Vayan por todo el mundo y anuncien la buena noticia de salvación a toda la gente-.

Romanos 2:5 (NTV): Pero eres terco y te niegas a arrepentirte y abandonar tu pecado, por eso vas acumulando un castigo terrible para ti mismo. Pues se acerca el día de la ira, en el cual se manifestará el justo juicio de Dios.

Cuando el arca de Noé, la puerta de ella era el único acceso para ser salvo. De igual forma hoy el único acceso para ser salvo es Cristo, por eso Él dice: Yo Soy la Puerta.

Romanos 5:8-10 (NTV): 8 pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. 9 Entonces, ya que hemos sido hechos justos a los ojos de Dios por la sangre de Cristo, con toda seguridad él nos salvará de la condenación de Dios.

yo-soy-la-puerta-3

La Puerta del Tabernáculo

El Tabernáculo contenía el arca de la alianza o la presencia de Dios en el lugar Santísimo y el pueblo de Israel pasaba una vez al año por la puerta del tabernáculo hasta el altar de bronce. Luego tras un sacrificio de purificación de un cordero sin mancha, eran perdonados sus pecados.

Hoy el cordero puro y sin macha como la puerta del tabernáculo es Cristo, el cordero inmolado para la salvación del mundo:

1 Timoteo 2:5 (TLA): Sólo hay un Dios, y sólo hay uno que puede ponernos en paz con Dios: Jesucristo, el hombre.

Te invitamos a reflexionar también sobre la palabra de Jesús escrita en Juan 14:6 Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Así como leer el artículo: Somos la sal de la tierra y luz que ilumina el mundo.yo-soy-la-puerta-4

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here