Alguna vez te has preguntado ¿Quién es el autor de la biblia? ¿Cómo se escribió? En este artículo descubrirás todos los maravillosos detalles.

quién-es-el autor-de-la-biblia 2

¿Quién es el autor de la Biblia?

El vocablo Biblia se deriva del término Biblios y se refieren a los libros (39) que componen el Antiguo Testamento y los libros (27) que contiene el Nuevo Testamento, dando una totalidad de sesenta y seis (66) libros. Todos ellos son el canon de Dios. Es decir, la Biblia representa las reglas o patrón de medida para las vidas de los cristianos.

La biblia es una unidad, escrita en un lapso aproximado de mil quinientos (1500) años. Fueron escritos por más de cuarenta personas, pertenecientes a distintos grupos sociales. Algunos fueron reyes, otros poetas, campesinos, médicos, granjeros, oficiales de gobierno. El último libro que se escribió, luego de Jesucristo, fue en el siglo I y fue el Apocalipsis por el Apóstol Juan.

Ahora, bien cada uno de estos libros fue escrito por distintos autores humanos. Sin embargo, realmente ¿Quién es el autor de la Biblia?.

La particularidad que tienen estos (66) sesenta y seis libros, la armonía, la consistencia que mantienen entre ellos es de carácter sobrenatural. Es decir, todos estos autores coincidieron en un mismo pensamiento y en un mismo mensaje.

A pesar de que  fueron escritos en distintos tiempos, lugares, contextos mantienen como tema central: la vida del Hijo de Dios. Desde Génesis hasta el Apocalipsis el tema central es Jesucristo. Podemos encontrar luz y sombras sobre la vida del Hijo de Dios.

Al escudriñar en las sagradas escrituras, nos encontramos las respuesta a la interrogante sobre ¿Quién es el autor de la Biblia? En el siguiente pasaje Bíblico podemos darnos cuenta que la mente maestra de este libros es Dios. Él es quien va dictando las Palabras que se habían de escribir.

quién-es-el autor-de-la-biblia 3

Éxodo 34:27

27 Y Jehová dijo a Moisés: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel.

En otras palabras, estos escritores cumplieron funciones de secretarios de Dios. Que honor servirle a Dios escribiendo su Palabra. Ahora bien, ¿Cómo Dios transmitía o les hacía llegar sus pensamientos? A continuación la respuesta a este interrogante.

Para entender cómo estudiar la Biblia debemos saber cómo está estructurada. Para ello, te invitamos a leer el siguiente enlace titulado Partes de la Biblia.

Asimismo, los cristianos tenemos un conjunto de promesas contenidas en la Biblia. Si deseas descubrirlas te invitamos a leer ¿Cuáles son las 3573 promesas de la Biblia

quién-es-el autor-de-la-biblia 3
Reyes, pescadores, profetas fueron secretarios de Dios

El autor de la Biblia y sus escritores

Al escudriñar las Santas Escrituras podemos hallar distintos pasajes bíblicos o versículos donde sus escritores han develado estar guiados e inspirados por Dios para escribir sus mensajes.

En el Antiguo Testamento profetas mayores y menores así lo dejaron plasmado (Zacarías 1:7-9; Amós 1:3; Miqueas 2:3; Nahúm 1:12; Oseas 1:1; Jonás 1:1). Por ejemplo, la Palabra que el profeta Zacarías escribió fue dada por Palabra dada de Dios.

Zacarías 1:7-9

A los veinticuatro días del mes undécimo, que es el mes de Sebat, en el año segundo de Darío, vino palabra de Jehová al profeta Zacarías hijo de Berequías, hijo de Iddo, diciendo:

Vi de noche, y he aquí un varón que cabalgaba sobre un caballo alazán, el cual estaba entre los mirtos que había en la hondura; y detrás de él había caballos alazanes, overos y blancos.

Entonces dije: ¿Qué son éstos, señor mío? Y me dijo el ángel que hablaba conmigo: Yo te enseñaré lo que son éstos.

Por otra parte, el Apóstol Pedro nos revela la forma en que Dios guiaba a los escritores que utilizó para escribir la Palabra de Dios.

2 Pedro 1:19-21

19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Inspiración divina

Del pasaje bíblico podemos entender que hubo inspiración divina. Al seguir escudriñando sobre quién es el autor de la Biblia, podemos encontrar un pasaje bíblico que nos devela de dónde proviene esta inspiración divina  de la escritura. Vamos a la Palabra de Dios y leamos:

2 Timoteo 3:16

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia

Esto significa que Dios actuaba en sus mentes para que estas personas escribieran bajo el Espíritu Santo. Otro ejemplo de intervención divina de Dios, es cómo fueron escritos los Diez Mandamientos; estas tablas fueron escritas directamente por la mano de Dios. Ahora, bien podemos ver en ocasiones que el Señor  dictándoles directamente a estos escritores y éstos funcionando como secretarios (Éxodo 31:18;  34:27)

Éxodo 31:18

18 Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

Otro de los medios de inspiración que Dios implementó para que se escribiera su Palabra, fue dándole visiones a sus profetas. Estos escritores luego debían transcribir lo que vieron (Daniel 7:1: Apocalipsis 1:10-11).

Ezequiel 1:1

Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.

quién-es-el autor-de-la-biblia 2

Intervención humana

Ahora bien, al saber quién es el autor de la biblia, podemos preguntarnos ¿Los escritores de alguna manera intervinieron en las Sagradas Escrituras?

Antiguo Testamento

Dios tomó en cuenta  las cualidades humanas de cada uno de estos hombres. La labor de escribir la Palabra de Dios supone un esfuerzo extraordinario y personal. Algunos de ellos, por ejemplo, Salomón nos deja identificar que él se esforzaba para utilizar las palabras adecuadas (Eclesiastés 12:10).

Por su parte, Esdras, tuvo que recurrir a catorce fuentes para poder escribir las crónicas del pueblo de Dios (2 Crónicas 16:11; 1 Crónica 27:24). Otros recurrieron a diversas fuentes para obtener datos. Dios no esconde qué esfuerzos humanos debieron realizar estas personas para escribir la Palabra de Dios.

Nuevo Testamento

Por su parte, el Apóstol Lucas para escribir el evangelio con su mismo nombre nos dice que tuvo que hacer algunas investigaciones para poder elaborar el libro (Lucas 1:3)

Otras de las cosas maravillosas que podemos apreciar en la Biblia es que cada uno dejó plasmada sus facetas. Por ejemplo, Mateo nos deja saber, como recaudador de impuesto que en algún momento fue, que a Jesús lo vendieron por treinta monedas de plata.

En el caso del evangelista Lucas, ejerciendo la profesión de la medicina, en algunos versos bíblico nos dejaba ver sus conocimientos referido a esta ciencia cuando nos describe episodio de fiebres alta, personas que padecían lepra (Lucas 1:1-3; 4:38; 5:12; Colosenses 4.14).

quién-es-el autor-de-la-biblia

1 Corintios 2:10-13

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido

De esto se puede concluir, que Dios utilizó las cualidades de cada una de estas personas para que pudieran escribir el mensaje que Dios quería dejar como su Palabra escrita a través de una intervención directa del Espíritu Santo.

La Palabra de Dios 

Como hemos podido contrastar, la Palabra de Dios nos devela verdaderamente quien es el autor de la Biblia. Destaca como autor a Dios, quien mostró su gran poder logrando que cuarenta (40) personas escribieran, de manera armoniosa, un mismo mensaje, a través de miles de años sin perder la coherencia.

Como podemos darnos cuenta, Dios no necesita de hombres para escribir su propia Palabra, ni para hacer su obra, al demostrar que pudo escribir los Diez Mandamientos. No obstante, por medio de estas personas Dios permitió que cada uno de ellos, dejaran plasmadas sus propias emociones. Esto con el fin de que cada uno de ellos pudiera describir las emociones que produce el pecado, así como la reconciliación con Dios. También cuando estaban bajo prueba como cuando Pablo estaba en prisión (Salmos 51:2-4, 13,17).

Ahora bien, a través de la historia, los cristianos deben confiar plenamente que esta Palabra proviene de Dios y no de los hombres.

1 Tesalonicenses 2:13

13 Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.

Revelación de la Biblia

La Biblia por ser inspiración de Dios es un texto que se revela, por lo tanto no se puede interpretar desde nuestra condición humana. En otras palabras, nuestra mente tiene limitaciones que nos impiden entender la Biblia. Sólo podemos comprender el mensaje que se encierra por la revelación del Espíritu Santo.

1 Corintios 2:14

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

La sabiduría que necesitamos para leer y comprender la Biblia, nos las da sólo Cristo por medio del Espíritu Santo o el Espíritu de Verdad. Luego de recibir a Jesucristo en nuestras vidas como nuestro Dios, nuestro Salvador, recibimos la unción del Espíritu Santo y éste a su vez nos corre las cortinas del entendimiento (Efesios 2:10)

1 Corintios 2:10

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Para poder entender la Biblia te recomendamos hacer como nos exhortó Pablo a pedirle a Dios que nos dé espíritu de sabiduría para entender su mensaje. En este sentido, todos los libros de la Palabra de Dios se relacionan entre sí, por eso hay que escudriñarlos y estudiar palabra por palabra. Cada palabra, pasaje, hecho encierra un mensaje a través de símbolos y significados.

Todas las cosas que los judíos no entendieron en el Antiguo Testamento, el Señor las revela en el Nuevo. Y en el Nuevo Testamento encontramos profecías que se cumplirían en estos libros (Efesios 1:15-18).

La Biblia y su poder

Como ya hemos aprendido la Biblia es un texto maravilloso, que contiene características únicas. Sin embargo, las Santas Escrituras no sólo nos muestran o nos enseña las cosas de Dios. La Biblia gracias a la unción que tiene por medio del Espíritu Santo nos transforma la vida. Es decir tiene un poder sobrenatural que nos llena del poder divino de Dios.

2 Corintios 3:18

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Nosotros como cristianos y seres humanos sabemos que mientras estemos en la Tierra, transitaremos pruebas por medio de diversas circunstancias. No obstante,  sabemos que tenemos de nuestro lado al Señor Jesucristo quien nos sostendrá como roca para no caer o desfallecer.

El Espíritu Santo en nuestras vidas

Jesús sabía que a la hora de su muerte los apóstoles sentirían un vacío y sus espíritus estarían acongojados por todas las cosas que verían. Por eso, antes de ser traicionado por Judas Iscariote, Cristo les prometió que Él intercedería con el Padre para que fuera enviado el Espíritu que llenaría su lugar mientras se prepara su segunda venida.

El Espíritu Santo es el que nos enseña y nos recuerda todas las cosas que nos enseñó Jesús mientras estuvo en la Tierra. Cristo nos prometió que no estaríamos solos y lo cumplió (Mateo 28:20), ya que todos los días como cristianos tenemos con nosotros al Espíritu de la Verdad, con la única condición de mantenernos en el sendero de Dios Padre.

Por medio del Espíritu Santo, podremos descubrir los tesoros de Dios y esa es nuestra gloria.

Proverbios 25:2

Gloria de Dios es encubrir un asunto; Pero honra del rey es escudriñarlo.

Proponte estudiar la Palabra una hora diaria y entra en comunión con Dios. No lo veas como una obligación, sino como algo necesario para alimentar tu espíritu diariamente.

Hazlo como una disciplina que se convierta en un hábito. Y como última recomendación cuando decidas estudiar la Biblia, entra en oración y pídele a Jehová sabiduría y entendimiento para que sea Él quien guíe tus pasos mediante el estudio y sistemático de su Palabra.

Ahora bien, si tiene algunas dudas sobre quién escribió la Biblia, aquí te dejamos un material audiovisual que te ofrecen cinco razones para entender por qué fue quién inspiró la escritura de la Biblia:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here