¿Por qué los gatos tienen una «M» en la frente?

M en la frente de gato atigrado de ojos verdes

Los gatos atigrados o Tabby se caracterizan por su particular patrón del pelaje, similar al de sus parientes los tigres. Los hay de diversos colores, desde dorados a grisáceos, que pueden intercalarse con manchas blancas en cuello y abdomen, pero todos siguen el mismo patrón específico de su variedad.

Como consecuencia, todo parecen tener dibujada una “M” en su frente, con formas más o menos diferentes, pero al fin y al cabo, se trata de esa letra reconocible para todos. Si bien esto tiene una explicación puramente genética, han surgido varias atribuciones místicas y religiosas en torno a este hecho. Justo de eso venimos a hablarte hoy, del ¿Por qué los gatos tienen una «M» en la frente? Pon atención, que te lo explicamos todo a continuación.

La Leyenda de Muezza: una relación con el Islam

Profeta Mahoma

El Profeta Mahoma

Uno de los relatos más conocidos sobre la marca en forma de «M» en la frente de los gatos proviene de la cultura islámica y está relacionado con el Profeta Mahoma y su amado gato llamado Muezza. Según la leyenda, Muezza dormía en la manga de la túnica del Profeta mientras él realizaba sus oraciones. En lugar de interrumpir el sueño del gato al levantarse, Mahoma optó por cortar la manga de su túnica, creando así un vínculo especial entre ellos. Como muestra de agradecimiento, Alá, según la leyenda, marcó la frente de todos los gatos con una «M» en honor a Muezza.

Otra versión de la leyenda cuenta como este gato salvó al profeta de ser atacado por una serpiente y como agradecimiento le acarició la frente dejándole su propia marca, la letra M.

Como ves, la leyenda de Muezza y el gato de Mahoma, cuenta con varias versiones. Es un fenómeno común cuando se transmiten historias durante generaciones, pudiendo cambiar su contenido y narrativa. Sin embargo, no hay ninguna cierta ni falsa, únicamente son muestra del simbolismo inherente a la cultura y solo deben apreciarse por lo que son: leyendas.

La Virgen María y el toque divino

La virgen María y el niño Jesús

La Virgen María y el Niño Jesús

Otra interpretación de la marca en forma de «M» en los gatos se relaciona con la tradición cristiana y la Virgen María.

La conmovedora leyenda que asocia la marca en forma de «M» en los gatos con la Virgen María y el niño Jesús se adentra en una narrativa de gratitud y conexión espiritual arraigada en la mitología cristiana. Según esta emotiva historia, en una noche fría, un gato se acercó al pesebre  del niño Jesús para ofrecer su calor al recién nacido, gesto que conmovió profundamente a la Virgen María. En agradecimiento por la generosidad y el consuelo brindados por el felino, se dice que la Virgen marcó la frente del gato con la letra «M».

A través del patrón en el pelaje felino, esta leyenda simboliza la veneración hacia los animales y su capacidad de ser portadores de compasión divina en momentos cruciales. La «M» en la frente del gato adquiere así un significado profundo, que conecta el reino animal y lo divino en la tradición cristiana, resaltando la importancia de la empatía y la generosidad en todas las formas de vida.

La genética del pelaje felino: más allá de las leyendas

Cadena de ADN

Desde un punto de vista científico, la marca en forma de «M» en la frente de los gatos se considera principalmente un patrón de pelaje. Aunque no hay un gen específico que codifique la letra «M» en los gatos, la variabilidad genética en la pigmentación del pelaje puede dar lugar a patrones que se asemejan a letras o formas reconocibles, como una “M”.

La herencia genética, combinada con la evolución, ha dado como resultado una amplia gama de marcas y colores en el pelaje de los gatos. La coincidencia de algunas marcas con la letra «M» ha llevado a la creación de mitos y leyendas en diversas culturas para explicar este fenómeno natural, que en realidad solo tiene una explicación genética.

El gen Agoutí

el gen agoutí es uno de los responsables del patrón atigrado del pelaje de los gatos tabby

La genética que orquesta el patrón atigrado de los gatos Tabby involucra varios genes, siendo uno de los más destacados el gen Agouti. Este gen regula la distribución del pigmento en el pelo, determinando si se expresará como rayas o manchas.

Además, otros existen otros genes implicados que pueden influir en la intensidad y el diseño del patrón atigrado. La variabilidad genética en la población felina contribuye a la existencia de diversos patrones atigrados que son observables  en diferentes razas de gatos domésticos.

En todos ellos encontramos un punto de conexión común: la “M” en la frente. Como consecuencia, han surgido varias leyendas culturales en torno a este fenómeno. Pero, sin ánimo de romper la magia del misticismo, sentimos comunicarte que la razón solo reside en los genes.

El papel de la marca «M» en la identificación felina

Gato tabby rubio

Si bien la marca en forma de «M» en la frente de los gatos, tiene una carga simbólica arraigada en mitos y leyendas, también puede desempeñar un papel práctico en la identificación individual de los gatos.

La posición distintiva de esta marca entre los ojos y las orejas ofrece una especie de «firma» única para cada gato. Aunque la genética del pelaje y los patrones son diversos, la «M» proporciona un punto de referencia visual clave.

Este rasgo puede ser especialmente útil en veterinaria donde con frecuencia se trabaja en entornos donde hay varios gatos con patrones de pelaje similares. En este caso el patrón de la letra M permite a los profesionales veterinarios, dueños o cuidadores  distinguir y reconocer de manera más fácil a un gato específico, facilitando así la gestión y el cuidado individualizado de cada animal.

La letra M: un sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación confirma nuestras creencias impidiendo ver la realidad tal cual es

La pregunta sobre ¿por qué los gatos tienen una «M» en la frente? nos ha llevado a un viaje entre mitos, leyendas y explicaciones genéticas. Desde las historias de Muezza y la Virgen María hasta las explicaciones genéticas, la marca en forma de «M» en los gatos sigue siendo para algunos un hecho llamativo asociado a lo divino.

Sin perder la brújula que la ciencia nos ofrece, son válidas y respetables las diferentes interpretaciones sobre la aparente letra M en la frente de los gatos. Y citamos bien al decir “aparente”, pues no es más que un es un sesgo de nuestra mente interpretativa (sesgo de confirmación), que observa una letra M en un patrón de manchas a través de su memoria cultural.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.