Una Oración cristiana por los hijos es el recurso infalible que los padres de fe poseen, para dejarlos bajo la protección del Señor durante sus estudios. Entra y conoce una de estas plegarias por tus estudiantes.

oración-cristiana-por-los-hijos-2

Oración cristiana por los hijos

Además de educarlos en el amor a Dios y el ser un buen ejemplo de obediencia a los mandamientos del Señor, los padres deben mantenerse en oración por los hijos. Sobre todo cuando están en la etapa de su educación para cubrirlos en oración y que Jesucristo sea el que tome el control de sus vidas.

Los hijos además de recibir las enseñanzas académicas en las aulas de clase, también requieren de su formación espiritual, y esta labor les corresponde a los padres. Quienes deben instruirlos en la palabra de Dios y guiarlos a tener su propia relación con él, de forma que la presencia del Señor cuide y proteja sus vidas, en Isaías 38:19 (NVI) podemos leer:

19 Los que viven, y solo los que viven, son los que te alaban, como hoy te alabo yo. Todo padre hablará a sus hijos acerca de tu fidelidad.

Tu hijo abandonó los estudios, entró en desobediencia y se fue de su hogar, te invito a conocer: cómo orar por un hijo rebelde que se alejó de casa. Porque la Palabra de Nuestro Señor y la oración son dos grandes medios que nos ha brindado para vencer al enemigo.

Así que no dejes de entrar en este artículo, y aprende cómo orar por un hijo, no hay nada más poderoso sobre la tierra, que la oración de una madre.

Una oración cristiana por los hijos que están estudiando

A continuación una oración para pedir por los hijos a Jesucristo, en su etapa de formación educativa. Padres los invito a que la eleven al Señor en fe, confiando en su voluntad y el propósito que él tiene para sus hijos.

Al terminar esta oración te invito a entrar en la oración de agradecimiento a Dios por sus bendiciones. Brindale esta preciosa oración de agradecimiento a Dios  por todas las cosas, porque a pesar de nuestras infidelidades, Él siempre permanece fiel, ¡A Dios sea la Gloria por los siglos Amén!.

Jesucristo, mi señor y salvador dirijo esta oración a ti, que durante tu tiempo en la tierra enseñaste a tus discípulos sobre los mandamientos de tu Padre. Te confió a mis hijos en su permanencia en la escuela.

¡Oh Señor!  Provoca en mis hijos el espíritu de sabiduría, despierta sus inteligencias. Para que puedan aprender y obtener el conocimiento que necesitan para su mundo secular.

Conocimiento que sé que tú los usarás para desarrollar en ellos los dones y talentos para servirte a ti como su único Señor. Aviva además en ellos las virtudes de la obediencia, el amor y la diligencia para con sus maestros.

Jesucristo vela por mis hijos para que aprecien y amen a sus compañeros, líbralos de cualquier artimaña, bullying, accidentes, agresión y de toda maldad de parte de otros compañeros. Líbralos de la violencia callejera y la que pueda existir dentro de sus escuelas, protégelos de todo peligro.

Mi señor Jesucristo intercede ante el padre celestial para que él los ayude a darle el entendimiento de su palabra. Para que cada día puedan crecer como tú lo hiciste, en edad, sabiduría y en la gracia de la fe.

La sal de la tierra y la luz del mundo

En este día señor Jesús te presento a mis hijos estudiantes para que reciban la sobreabundancia de bendiciones que solo pueden venir de ti. Señor tú que conoces sus corazones y los llamas por su nombre, te pido le concedas tu paz, dales ánimo para que estudien con alegría y gozo.

Señor Jesucristo así como te pido por mis hijos también te pido por nosotros los padres, llena nuestro espíritu con tu presencia. Para poder cumplir tu palabra de ser para ellos la sal de la tierra y la luz del mundo, por ello en este momento declaró lo que está escrito en Mateo 5:13-16:

La sal de la tierra

13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

La luz del mundo

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Padre celestial bendice a mis hijos y a nosotros sus padres, inunda nuestro ser con tu Espíritu Santo. Te lo pedimos Dios padre en el nombre de tu hijo amado Jesucristo, ¡En el nombre del Padre del hijo y del Espíritu Santo amén y amén!.

Acabas de orar por tus hijos pero también puedes clamar a Dios por tu cónyuge, por eso te invitamos a seguir orando. Entrando en el artículo: Oración para el esposo para que vuelva a ser el mismo.

oración-cristiana-por-los-hijos-3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here