La imagen de la Virgen de La Merced, traída a América en los tiempos de la colonia se hizo desde entonces muy popular. La Virgen de Las Mercedes es conocida como la santa patrona de los reclusos o presos. Para recurrir a ella se utiliza la Oración a la Virgen de Las Mercedes, la cual igualmente se emplea al existir inconvenientes de difícil resolución.

Oración a la virgen de las mercedes

Oración a la Virgen de Las Mercedes

El rezarle u orarle a la Virgen María mediante la alusión mística a la Virgen de Las Mercedes y a otras vírgenes, como a los arcángeles, ángeles y a los santos, es debido a que por medio de ellos se desea lograr el nexo con el Señor Padre Todopoderoso, con su Hijo Jesucristo, y el Espíritu Santo, que es un único Dios, quien con su intención decide sobre todo lo concebido, sea visible e no.

Oración Solicitando Resguardo de los Presos

¡Oh, Gloriosa Virgen María de la Merced! Gracia de Dios para los hombres, madre de Jesucristo, soberana del mundo y Señora de todo concebido, que a nadie menosprecias ni dejas sin alivio, permite que veamos el reino de Cristo, tu Divino Hijo, que es el del amor, la sinceridad y la rectitud.

Tú, que jamás nos has fallado, y que eres nuestro permanente sostén y compañía. No nos vayas a abandonar, al tanto que realizamos nuestro transito por esta existencia. Igualmente no permitas que lleguemos a rendirnos a nuestras fuerzas tan frágiles. Puesto que, sin tu atención tan maternal y amorosa, prontamente desfalleceríamos en nuestro andar.

Oh Virgen de Las Mercedes, que prodigas los grandes milagros, comienza entonces a consolar nuestros penas. Al ser tú la gran Señora colmada de la más enorme gracia de nuestro Señor Dios, haz la mediación por nosotros, y otórganos la concesión, de lo que en este lugar y momento, con toda la creencia y una esperanza tan viva, te imploro: (Mencionar el favor que particularmente se desea lograr).

De tal manera que, Virgen de Las Mercedes, te pido que supliques por nosotros. Oh madre venerable y nuestra protectora, tú, de quien sabemos Madre gloriosa y benevolente, y que tu compasión es infinita. Además, que de tu caridad es tan sublime, con todos quienes te buscamos.

Oración a la virgen de las mercedes

Por favor empieza a abrir tu manto, y que seamos amparados bajo el mismo. Tú que confieres el más inmenso amor, y eres quien nos ha de guiar, durante cada día, concédenos la gracia de aquello que tanto  necesitamos.

Asimismo te imploramos oh María de la Merced, que nos cobijes de paz, así como igualmente de justicia y de afecto. Otórganos el alcance de estos favores, e igualmente el de la redención eterna que tuvo tu adorado hijo Jesucristo, el cual se halla con el Padre, y el Espíritu Santo, quien vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. Así sea. Gracias.

Al finalizar se han de orar siete Ave María, así como siete Padre Nuestro y 7 Gloria. Ofrendándolos por esta petición.

Oración a la Virgen de Las Mercedes por Injusticias

Oh Purísima Virgen María de Las Mercedes, te imploro piedad para los hombres, tú única progenitora de Jesús, soberana de este mundo, Señora y patrona de la creación divina, gracias por no apartar ni menospreciar a todos los desvalidos, te ruego que nos permitas ver el reino de Dios al lado de tu bendito hijo, que nos muestres como amar, la honestidad y la justicia.

Bendita madre Virgen de Las Mercedes, para ti que todo es posible, tú irradias benevolencia y manifiestas con milagros tu conmiseración, eres el soporte de los que sufren, los humildes y abandonados, eres el remedio del enfermo, soberana de la familia y defensora de los hogares, te ruego atiendas mis pedidos lo más pronto posible.

Madre de nuestro soberano Jesús, adorada y complaciente Virgen defensora de todos, te suplico oigas mis peticiones, y alumbres el camino entre el mar y el cielo, te damos gracias por todo lo que logras por nosotros.

Virgen de Las Mercedes, hermosura de mar, cielo y tierra, tú que exhibes tu compasión al escuchar las oraciones de los que a ti acuden a rogar tu apoyo, tú que con la siempre agradable alegría jamás nos descuidas con el propósito de que veamos como nuestros pedidos se cumplen, tú que nos contemplas y adoras como hijos tuyos sin importar los faltas cometidas.

Tú que no nos dejas de lado sin motivo, nos sustentas y acompañas, no nos apartes cuando arribe la hora de dejar este mundo, no nos desprotejas cuando fuerzas malévolas quieran conducirnos por mal camino, ya que únicamente con tu luz siempre podré conservarme en el sendero divino.

Manténlo bajo tu abrigo para que con tu amor alcance a superar el dolor y las penas. Querida Virgen purísima te imploro seas centinela de mis ruegos y no descuides los pedidos que con fe y confianza te realizo. Te suplico Venerable Virgen de Las Mercedes.

Señora mía con toda la esperanza me dirijo a ti para implorarte (aquí se menciona el favor particular que se desea conseguir). Virgen valerosa de Las Mercedes suplica por nosotros. Adorada madre y centinela de todos, tu conmiseración es infinita, tú que derramas caridad por nosotros extiende tu manto y cobija a todos con el, tú que nos amas e iluminas cada día, por favor otórganos lo que con fe y seguridad te imploramos.

Oh Purísima Virgen María de Las Mercedes, te imploro piedad para los hombres, tú única progenitora de Jesús, soberana de este mundo, Señora y patrona de la creación divina, gracias por no apartar ni menospreciar a todos los desvalidos, te ruego que nos permitas ver el reino de Dios al lado de tu bendito hijo, que nos muestres como amar, la honestidad y la justicia.

Para concluir esta Oración se han de orar siete Ave María, el Padre Nuestro y Gloria.

Oración a la Virgen de la Merced Obatalá

“Inmaculada madre Virgen de la Merced Obatalá, tú que eres omnipotente, protectora de los presos, de las causas no ganadas. Venerable Madre de Jesús Rey de Reyes, cariñosa y bondadosa madre de todos nosotros, luz celestial que ilumina el mar y los cielos, te pido oigas mis ruegos.

Tú quien con tu gracia divina amparas todas las vidas de los desprotegidos, siempre nos has ofrecido el apoyo necesario para que los que nos sentimos arrepentidos de nuestras faltas. Mediante tu palabra, te pido con modestia y arrepentimiento en el corazón afable María, concede fuerzas y redención a tus hijos que más lo requerimos.

Que a través de tu mediación divina puedas lograr que (menciona el nombre de la persona que requiere el favor) recupere pronto su sensatez, para que pueda proseguir los senderos de las sagradas palabras que nos has enseñado, ruego le quites su intranquilidad y angustia, permite que tu presencia divina le haga compañía en este tiempo penoso que está atravesando.

Ponlo bajo tu amparo para que con tu amor pueda olvidar el dolor y las aflicciones. Santa Virgen bendita, te imploro preserves mis deseos y puedas cumplir con las suplicas que con miedo y devoción te hago. Yo clamo por ti, Santísima Virgen de la Merced Obatalá. Amén”.

Al finalizar la Oración debes mencionas en tres ocasiones el nombre de la persona por la que se hace la petición de favor

Oración a la Virgen de Las Mercedes para Peticiones

Purísima Virgen de Las Mercedes, madre de Jesús y de toda la creación divina, ilusión y conmiseración de los desamparados, escucha nuestro pesar, atiende nuestra oración; así como auxiliaste en aquel tiempo a los cristianos apresados y así como a ellos los libraste de las cadenas, has de hacerlo por nosotros y perdónanos por nuestras faltas, ambición, engaños, odio, indolencia e injusticia.

Ayúdanos adorada madre a conseguir una solución a nuestras preocupaciones (realizar la petición), te ruego que tal como lo has logrado hasta ahora ampáranos de los peligros.

Te rogamos madre de conmiseración, que nos muestres como ser pacientes y a aguardar confiados para poder oír al Señor y seguir con sus mandatos. Y como nuestro adorado salvador nos dejo a tu cuidado y amparo cuando era conducido a la cruz, es una dicha pronunciar tu nombre y elogiarte con esta plegaria, Virgen de Las Mercedes, patrona y señora, Amén.

Al concluir la Oración se ha de orar La Salve y el Ave María.

Oración Pidiendo Amparo a la Virgen de Las Mercedes

¡Oh! Virgen de Las Mercedes, madre de Jesús te imploramos por nuestros hijos, por los hijos de todos los otros, te clamamos madre mía para que hagas crecer nuestra confianza y fe, gran señora de Las Mercedes tú que eres omnipotente, rogaré al Señor por los desamparados y que siempre gocemos de su protección y concédenos cada día lo que merezcamos ante Dios nuestro Señor, Amén.

Madre de Jesucristo, hoy intercedo ante ti no únicamente para rogar por mí, mi familia, mis hijos y esposo(a), sino asimismo por quien necesite de tu protección, y por los familiares de otras personas.

Has que se abran, madre mía, sus corazones, te pido Señora Nuestra que sus almas siempre se conduzcan por el camino del bien, tú que eres bendita entre todas las mujeres te agradezco por tus sacrificios, por protegernos y bendecirnos siempre, Madre de Jesucristo suplica por nosotros los pecadores, hasta que finalicen nuestras existencias, Amén.

Novena a la Virgen de Las Mercedes

Por la señal de la Santa Cruz de aquellos que nos adversan, libéranos Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de Contrición

“Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre auténtico, Creador, Padre y Salvador mío, por ser tu quién eres y puesto que te adoro antes que cualquier cosa, me duele mucho de todo corazón haberte ofendido; prometo con firmeza jamás faltar nuevamente, alejarme de todas las oportunidades de ofenderte, confesarme  y cumplir la pena que me fuese aplicada.

Brindo, Señor, mi existencia, obras y realizaciones, en reparación de todos mis pecados, y así como lo ruego, así creo en tu benevolencia y conmiseración infinita, que los perdonarás, por las virtudes de tu valiosísima sangre, pasión y muerte, y me darás gracia para corregirme, y empeñarme en tu santo amor y servicio, hasta que culmine mi existencia. Amén.

Oración Inicial para Todos los Días

¡Oh! Virgen Purísima de Las Mercedes, salvadora de cautivos y Soberana de los Cielos y Tierra: delante de tu altar estamos arrodillados, aquí para rogar tu ayuda e implorar tu bendición de Madre. No nos dejes solos. Suplica al Señor por nosotros y sigue ejerciendo tu obra de Patrona y Abogada nuestra.

Todo lo aguardamos de Jesucristo en el que nos encomendamos y de tu benévolo y amoroso amparo, que en tantas oportunidades nos ha apartado del mal. Escucha nuestra plegaria y atiende la necesidad que en esta novena te hacemos llegar. Amén.

A continuación se muestran las oraciones correspondientes a cada día de la novena, y al finalizar cada una de ellas se han de rezar las Salutaciones y la Oración Final de Todos los Días que se indican luego de estas oraciones diarias.

Primer Día

Señor, Dios Todopoderoso y Compasivo, que así como liberaste a tu pueblo elegido de la esclavitud de Egipto así te dirigiste a Moisés en el monte Horeb, desde una zarza ardiente que no se consumía, así mismo te dirigiste en Barcelona al Patriarca San Pedro Nolasco para que redimiese a los cristianos apresados.

Siendo la emisaria tu Santísima Madre, la Virgen María, que descendió del cielo y desde el primer momento de su vida fue como zarza portentosa, pues nunca fue tocada por el fuego de la culpa, ni perdió la belleza de la gracia, ni su virginidad original.

Te imploro que por la mediación de la misma Santísima Madre tuya, no se queme mi cuerpo en el fuego de la impureza, ni se mancille mi alma con el pecado de la concupiscencia, para que, imitando a esta celestial Señora, despida mi corazón aromas de pureza.

Se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Segundo Día

Rey Magnífico, Padre de Compasión y Dios de todo alivio, que con el mérito de la vara de Moisés hiciste que el Faraón conociese la efectividad de tu Divino Poder, ya que con ella fue rota la firmeza de aquel malévolo corazón y logró la libertad tu pueblo elegido.

Con humildad te imploramos, por la mediación de la Virgen Santísima de la Merced, reprimas mis pasiones y suavices la firmeza de mi pobre corazón, para que, alcanzando con tu favor romper las cadenas de mis faltas, me vea librado de la esclavitud del pecado; y confiriéndome la merced de tu piedad y justicia, me otorgues asimismo el don de la insistencia final, para ser merecedor y conseguir la gloria eterna. Amén.

Se oran tres Ave Marías y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Tercer Día

Potentísimo Dios y Padre compasivo que tras liberarnos del confinamiento, concediste a los israelitas una señal de esperanza y alivio, ya que en el día, al mostrarte como nube los protegiste de los rayos y ardores solares, y al anochecer, al mostrarte como fuego, les alumbraste para liberarlos de cualquier riesgo y peligro.

De manera humilde te ruego por intercesión de María Santísima de la Merced, que logremos librarnos de la inclemencia de tu justicia y seamos merecedores, por tu compasión, del fuego del divino amor que encienda eternamente nuestros corazones y sea la luz que aparte las sombras de nuestro desconocimiento para que no abandonemos jamás el camino del cielo. Amén.

Rezar tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Cuarto Día

¡Bondadoso Jesús, Dios infinito, hijo Único de María!; pues exprésale a los hombres que te es grato el título de la Merced con que adoramos a tu Santísima Madre: permite Señor, que apreciemos el Poder de este divino nombre y peculiar devoción, y que la Soberana del cielo y tierra nos ampare del enemigo infernal y de todas sus trampas y tentaciones, para que atinemos a servirte en esta existencia y luego podamos entonarte himnos de loas por toda la eternidad. Amén.

Al finalizar se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Quinto Día

Misericordioso Señor, Padre amoroso y benevolente quien nos creó a todos, somos pecadores y por ello merecemos ser castigados en este mundo y en el otro, más por tu infinita compasión, nos otorgas un albergue seguro en el amparo de tu Santísima Madre.

Prosigue esparciendo sobre todos aquellos que la reverenciamos como Madre de Merced y Conmiseración tus santas bendiciones, para que, nos liberes de los riesgos de este mundo, y arribemos con su amparo, al puerto seguro del cielo. Amén.

Se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Sexto Día

Señor, Dios de la Conmiseración, que mediante la reina Esther liberaste a los israelitas de la condena a muerte decretada por Asuero; te imploramos, compasivo dueño de nuestras almas, que por la mediación de la Venerable Virgen María de la Merced, nos liberes de la muerte del pecado, confiriéndonos la libertad de los Hijos de Dios y existir en gracia hasta que podamos regocijarnos eternamente en la gloria. Amén.

Al finalizar la oración del día se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Séptimo Día

Eterno y Todopoderoso Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que entronizaste a la Venerable Virgen María de estrellas y la ataviaste de Gloria y Majestad, otorgándole poder contra todos nuestros adversarios.

Te rogamos con la mayor seguridad, nos concedas el favor de estimarnos como piadosos y esclavos de tan ilustre Señora, pues la evocamos como Madre de la Merced y Misericordia, para que así nos sintamos libres de las trampas del enemigo endemoniado ahora y en la hora de nuestra muerte y así logremos alcanzar la Gloria eterna. Amén.

Se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Octavo Día

Adoradísimo Dios y compasivo Señor, que para liberar del castigo de morir a tu siervo Nabal, arreglaste que descendiera del monte la sensata Abigail, para arrodillarse ante el Rey David.

Te rogamos sumisamente que por los rezos de la bellísima y discreta Virgen María de la Merced, tu Madre, que descendió del monte de los cielos a la ciudad de Barcelona para conceder alivio a todos los afligidos y libertad a los confinados cristianos, nos liberes de todo riesgo de cuerpo y alma y nos confieras acceso seguro en la gloria celestial. Amén.

Se oran tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Noveno Día

Dios y Señor de todo el Cosmos, que acongojado de nuestras desdichas te dignaste descender a salvarnos de la esclavitud del pecado al hacerte hombre en las inmaculadas entrañas de María.

Te suplicamos por ese ilimitado amor tuyo, que pues escogiste a la Virgen Madre tan casta y tan piadosa, permitas que ella esparza sobre todos tus prosélitos la lluvia de sus benevolencias, para que al ser merecedores de ascender por el sendero de las virtudes, alcancemos, por la mediación de la virgen María de la Merced, regocijarnos de la Bienaventuranza Eterna, venerándote en tus moradas celestiales, en las cuales vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, y eres Señor por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Ave María y se solicita la gracia que se desea conseguir.

Salutaciones de la Virgen de Las Mercedes

Yo te reverencio con todo mi corazón, Virgen Santísima de Las Mercedes, por encima de todos los Ángeles y Santos del Paraíso, como Hija del Eterno Señor y te encomiendo mi alma con todas sus fortalezas. Dios te salve, María…

Yo te reverencio con todo mi corazón, Virgen Santísima de la Merced, por encima de todos los Ángeles y Santos del Paraíso, como Madre de Dios Hijo y te encomiendo mi cuerpo con todo lo que siente. Dios te salve, María…

Yo te reverencio con todo mi corazón, Virgen Santísima de la Merced, por encima de todos los Ángeles y Santos del Paraíso, como Esposa del Espíritu Santo y te encomiendo mi corazón con todos sus cariños, rogándote que me consigas de la santísima trinidad todos los recursos y favores que requiero para mi redención eterna. Dios te salve, María…

Oración Final para Todos los Días

Hemos acudido a ti, venerable madre de compasión, para rogar una vez más tu ayuda, solicitando la conversión de los pecadores, la firmeza cristiana de la familia, la armonía de tus hijos y el reposo eterno de nuestros adorados difuntos. Implora por todos, Virgen bendita de Las Mercedes. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Conozca cómo realizar la Oración a la Virgen de Las Mercedes

A la figura de la Virgen de Las Mercedes o de La Merced se le conoce como una referencia mística a la Virgen María, muy venerada en España y aquellas naciones de habla hispana, en las cuales se realizan ofrendas para pedir favores o su mediación ante Dios y dar gracias por las gracias conferidas. Es figura sagrada en países como España, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, México, Panamá, Nicaragua, Costa Rica, Salvador y los Estados Unidos.

La Virgen de Las Mercedes se ha caracterizado por contar con variados símbolos que le diferenciar por transmitir una singular generosidad y entrega. Se le trajea con un manto blanco y un escapulario con la insignia de la orden de la merced en su pecho, y lleva puesta una corona y porta un cetro, y en ciertas oportunidades lleva consigo al niño Jesús.

A la Virgen de Las Mercedes o Merced se le ofrendan plegarias para darle gracias o solicitarle favores por su altruismo y conmiseración. Se considera a este medio como una forma para desahogar las intranquilidades y alegrías cuando se ha suplicado a ese ser divino que es Dios Omnipotente y se ha podido llegar a Él por intercesión de la Virgen de Las Mercedes.

Las oraciones y plegarias de los cristianos es su forma de expresar su amor y fe, son parte fundamental de la religión y posibilita a los feligreses mantener una conversación con Dios, de manera directa o indirecta por mediación de la Virgen María, de sus advocaciones marianas u otros consejeros espirituales como los santos y arcángeles y ángeles. Todo ello siempre con la pretensión de que el Señor Padre Celestial los oriente y ayude, realizando su santa voluntad tanto en la tierra como en el cielo.

Pasos para realizar la Oración a la Virgen de Las Mercedes

  • Se recomienda antes de comenzar a efectuar las plegarias contar con un sitio donde pueda hallarse en paz y sin que sea interrumpido.
  • El acto de suplicar, rogar o rezar es la formas en que nos conectamos con nuestra esencia espiritual
  • Si antes del inicio del rezo se considera bajo estrés se sugiere que se calme un rato para así emprender el acto de rogar y conversar con el Señor y la Virgen de Las Mercedes.
  • Mediante las plegarias dedicadas a la Virgen de Las Mercedes santa patrona de los reos y convictos, se puede implorar por un familiar o ser querido que se encuentre preso.
  • El rezo posibilita meditar acerca de la situación en la que se encuentra la persona por la que se ruega y busca aleccionarnos con las reflexiones que acudan a nosotros en ese momento de elevación.

Los católicos dejan evidencia de su fe al Señor por medio de plegarias, invocaciones y peticiones, efectuándose de forma particular o a través del oficio de celebraciones como es el caso de la Virgen de Las Mercedes que se conmemora el día 24 de septiembre. En estas festividades sus devotos seguidores le rezan en acción de gracia por favores conferidos y asimismo, para solicitar algún favor por un ser amado.

Es habitual que las peticiones a esta Virgen se realicen para personas que estén convictas, enfermas, escasas de alimentos u otras penurias por las que estén atravesando, para que los auxilie en nombre de Dios Omnipotente a emerger lo más pronto posible de esa situación y evaluar la lección vivida. Del mismo modo le imploran por fortaleza espiritual con el propósito de poder soportar el momento que está viviendo.

Conoce la Gran Historia de la Virgen de Las Mercedes

Fue al señor Pedro Nolasco a quien se le apareció por primera vez esta Virgen, el día 1 de agosto de 1218, y se pudo reconocer como la Virgen de la Merced. En esta visión la virgen le pidió a Pedro Nolasco que en su respeto fuese creada una orden religiosa con la finalidad de ayudar a los presos inocentes a causa de las distintas guerras acontecidas entonces.

La Virgen de la Mercedes se dejo ver en el tiempo en que España se hallaba en una desgastante lucha contra los musulmanes y los piratas Sarracenos, en enfrentamientos donde estos últimos asolaban las costas mediterráneas y a quienes se capturaba se les llevaba al norte de África. Esto condujo a que Pedro Nolasco le pidiera apoyo al Rey Jaime I El Conquistador para crear la Orden Celeste, Real y Militar orden de la Merced.

 

La finalidad de esta Orden era prestar ayuda a los presos mediante la oración y petición de ayuda divina para que los mismos fuesen liberados. De acuerdo a la leyenda se señala que aquellos hombres que los musulmanes no se llevaban eran entregados a la orden, a cambio de que se liberara a los inocentes apresados y, estos se marchaban con la fe de que la Virgen de Las Mercedes los ampararía y velaría por ellos en su aflicción, además fortaleza para soportar los avatares adonde fuesen a parar.

En virtud de esta aparición y de la creación de la Orden Celeste, Real y Militar Orden de la Merced, los católicos la reverencian por el auxilio que presta a los presos y personas que padecen humillaciones y que son menos beneficiados. Particularmente todos aquellos hombres que han caído en desdicha por los actos de otros hombres y que son inocentes, por lo que merecen amor y amparo de Dios.

A través la conquista de América, los mercedarios se responsabilizaron de dar a conocer la doctrina cristiana y extender la Orden Celeste, Real y Militar Orden de la Merced. En el año 1536, se fundó en Santiago de Cali, Colombia, el convento mercedario inicial en honor a la Virgen de Las Mercedes. Igualmente, en diversos países esta virgen es santa patrona como lo es en Perú, Bolivia, Ecuador, República Dominicana y Cuba.

Hemos de resaltar que es Perú el país en el cual se congrega el mayor número de feligreses que adoran a esta Virgen, y en Bolivia mantienen la tradición de conmemorarla en tres ocasiones al año y cambiar su atuendo. Se comienza el día 3 de agosto, ya que hubo una oportunidad en que fueron observadas lágrimas en la cara de la virgen de Las Mercedes; el segundo día en el cual hay cambio de vestimenta es el 24 de septiembre por celebrarse su festividad y la tercera oportunidad es en las fiestas navideñas.

Los Milagros de la Virgen de Las Mercedes

A la Virgen de Las Mercedes se le reconocen numerosos milagros, a los cuales hay que agregar aquellos de los que no hay referencia. Como el caso de aquellas personas que pasan penurias al estar presos, y le imploran su ayuda divina y conservan la esperanza viva y oran a la Virgen. Se puede decir que es un gran milagro el evitar dejarse apesadumbrar por la prisión y preservan su fe viva para con Dios Omnipotente y la Virgen de Las Mercedes.

Su milagro inicial del cual más se conoce es su aparición al señor Pedro Nolasco, quien por su creencia en ella y sus palabras, fue por la ayuda del Rey Jaime I para proceder a la fundación de la Orden pedida por la Virgen. Con ella se quería dar apoyo a los inocentes presos de los musulmanes, y a la cual le dio el nombre de Orden Celeste, Real y Militar orden de la Merced.

El Milagro de la Curación del Cáncer

El párroco Vicente Saltos de Porto Viejo, Perú, narró la historia de una señora muy devota de la Virgen de Las Mercedes, a quien se le diagnosticó cáncer y para su tratamiento su médico le solicitó hacerse la quimioterapia lo más pronto posible. Resultó que la Señora no deseaba realizarse la quimioterapia, y siendo leal creyente de la Virgen de Las Mercedes, le solicitó que intercediera ante Dios para su sanación.

Al regresar a Quito para su evaluación médica, su médico, tras examinarla, y para su asombro al estudiar los exámenes, se percató de que las células afectadas por el cáncer ya no se encontraban y, la Señora se había sanado del cáncer. De casos parecidos al de esta señora, se ha tenido conocimiento de que han sucedido a otras personas, que por su fe han logrado la sanación. En este caso fue merced al milagro de confiar en la Virgen de Las Mercedes y en el Señor que puede todo. Así es.

La Virgen Salvada del Incendio en Paitento

De acuerdo a la leyenda, en 1587 existió un corsario denominado Cavendish, quien asaltó el puerto de Paitento, y en su avance le prendió fuego al pueblo y las llamas se extendieron por todo el poblado e inclusive a la Capilla. De repente emergió un hombre que con decisión y arrojó se adentró a la capilla que se incendiaba y, rescató la figura de la Virgen de Las Mercedes.

Los pobladores contemplaron este suceso como un milagro, ya que este hombre puso en peligro su vida por la virgen y, hasta aún hoy día se ignora su nombre, no obstante sí se llego a saber de su gran fe en Dios.

Otro Milagro de la Virgen de Las Mercedes

Se cuenta que el 24 de septiembre de 1741, en un asalto a este lugar Paitento, el bucanero inglés Jorge Anson, se apropió de la figura de la Virgen de Las Mercedes, para llevarla en su navío durante la travesía. Sucede que en el mar se comenzaron a formaron olas de enorme tamaño lo que por ende incrementó el oleaje y la potencia de las olas. En vista de ello, el pirata, ya asustado, embistió contra la figura de la Virgen a la cual disparó, ocasionando que ella comenzara a sangrar.

En reacción a ello, el pirata ordenó que arrojaran a la Virgen de Las Mercedes al mar y, se relata que la Virgen, sin ser rescatada, merced a la fuerza de las olas retornó a su sitio de origen y al arribar a la orilla fue hallada por unos pescadores. En virtud de ello, conoció este pueblo que la Virgen de Las Mercedes había logrado otro prodigio al salvarse ella misma de este corsario.

La Virgen de Las Mercedes y su Sincronía con la Santería

A través de la etapa colonial, los españoles trajeron sus costumbres a América y entre ellas se encontraba la de instruir en la religión católica a los habitantes primigenios del continente americano y a los negros esclavizados traídos desde el África para que hicieran las faenas que los aborígenes desconocían como hacer o se resistieron a hacer.

Entre las regulaciones que se establecieron se hallaba el que los negros africanos ya no practicasen la religión que habían traído del África, la cual es conocida con la denominación de Santería. Los esclavos africanos con el propósito de conservar su religión resolvieron burlar a sus amos españoles y al tanto que parecían rezar a los Santos católicos, estos realmente le estaban rezando a Obatalá, como si fuese a la Virgen de Las Mercedes.

Obatalá en la religión Yoruba, simboliza a Dios y según ella, él fue quien creó la tierra, al hombre, y es dueño de los pensamientos del hombre. Es quien lleva las riendas de la paz en la tierra y simboliza la pureza, honestidad y justicia. A los devotos de la religión Yoruba los denominan Orisha.

El sincronismo del Señor, Jesucristo y la Virgen de Las Mercedes, en la religión Yoruba es con Obatalá, a quien llamaban Alá Bá. En los tiempos de la esclavitud quienes creían en Obatalá, le oraban a él, mediante la imagen de la Virgen de Las Mercedes y, a partir de esa época comenzaron a ataviarse de blanco en su honor, por su significancia de pureza.

La Virgen de Las Mercedes en América

A partir de su aparición, la Virgen de Las Mercedes, es muy reverenciada y adorada por el pueblo español por ser quien fomenta el amor de Dios a todos los hombres y particularmente a quienes inocentemente padecen de las injusticias del mismo hombre.

Los españoles se sienten orgullosos debido al hecho de que la Virgen, eligió a España para su aparición. En vista de lo cual, sus partidarios, feligreses o devotos, se congregan para rezar por sus hijos, por todo el planeta  y agradecer a Dios por cada día de existencia. Amén.

La Virgen de Las Mercedes es muy adorada en muchas naciones del continente americano. Cada 24 de septiembre, particularmente en Perú, Bolivia, Cuba, República Dominicana y Venezuela. Entre las naciones que la han proclamado como santa patrona se encuentra República Dominicana, donde la adoran, festejan y rezan con suma fe y gratitud los 24 de septiembre de cada año.

Culto a la Virgen de Las Mercedes en la República Dominicana

Cada 24 de septiembre las calles de la República Dominicana se ven adornadas, así como sus capillas, para ensalzar a la Virgen de Las Mercedes, e inclusive en las prisiones. En los recintos penitenciarios, los familiares de los allí confinados se congregan en las inmediaciones de estas instalaciones y en medio del festejo a la virgen, imploran y rezan por la inmediata liberación y amparo de sus seres queridos que se encuentran sin libertad.

Culto a la Virgen de Las Mercedes en Venezuela

A ella se le conoce como una de las santas patronas del país, y su festividad se conmemora en pueblos como Zea, Mérida, Lobatera, Río Chico, Curiepe, Las Mercedes de Caucagua, Guárico, Táchira y Anzoátegui. A ello hay que sumar que, siendo la patrona de los reclusos, la reverencian los 24 de septiembre, efectuando actos conmemorativos al interior de las prisiones, en el cual le suplican a la Virgen María y a su advocación en la Virgen de Las Mercedes.

La evangelización del pueblo de Venezuela por los misioneros católicos, se propagó por toda la nación y por ello hay es tan grande el numero de pueblos que conmemoran la festividad en honor a la Virgen. En tales estados y localidades se ensalza con mucho amor y fe a la Virgen de Las Mercedes y a la santa patrona de toda Venezuela, la Virgen de Coromoto.

Otros artículos interesantes que te recomendamos son:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here