Uno de los personajes bíblicos más valiente y poderoso fue Gedeón quién liberó al pueblo de Israel, este hombre demuestra que si creemos en Dios podremos vencer cualquier obstáculo, y en este artículo se detallarán los sucesos ocurridos en esta batalla contra los madianitas.

Gedeón 1

¿Quién fue Gedeón?

Según la biblia Gedeón es un juez de la tribu de Israel, un guerrero valiente y fiel a Dios, y por ello nos surge la pregunta ¿Quién fue Gedeón?, este hombre pertenecía a una familia muy humilde y era el menor de sus hermanos.

Su familia formaba parte de la tribu de Manasés, la cual era azotada por los madianitas, quienes siempre robaban las cosechas de trigo y el ganado al pueblo de Israel.

Dios permitía este sufrimiento debido a que después de la muerte de Moisés, los Israelitas se habían vuelto muy desobedientes y adoraban a los dioses paganos de otros pueblos que convivían con ellos.

Este joven y su familia al perder sus tierras prósperas, decidieron refugiarse en las cuevas y cavernas, a fin de no ser presa fácil de sus enemigos.

El padre tenía ganado y otros animales, así como sembradíos de trigo, por lo que su hijo menor llamado Gedeón le ayudaba con el poco trigo que les quedaba de cada cosecha, producto del saqueo de los madianitas, de esta manera el joven lo trabajaba escondido en una higuera y no como lo hacían sus ancestros en campo abierto.

Gedeón era un hombre humilde de corazón, en el cual habitaba el agradecimiento a Dios por todas las cosas simples de la vida y el amor al prójimo, es por ello que Dios lo eligió a él para liderar su ejército y liberar al pueblo israelita.

En el siguiente video podrás conocer la historia de Gedeón y de su fe en Dios:

Dios le manda un mensaje a Gedeón

Un ángel enviado por Dios le pide a Gedeón que lidere la guerra en contra los madianitas ya que esa era su voluntad, a lo que Gedeón responde que él es nadie en la tribu de Israel, es el menor de los hijos de su padre y no tenía fortalezas para enfrentar y guiar a un ejército contra los enemigos que los azotaban desde hace siete años.

Entonces el ángel le respondió que era mandato de Dios, a lo que Gedeón respondió que necesitaba pruebas para saber si efectivamente Dios estaría con él y le ayudaría a derrotar a sus enemigos, ya que su miedo y dudas eran grandes.

Si deseas comprender la vida de los hombres fieles a Dios te invitamos a leer el siguiente artículo: La historia de Job.

Las dudas de Gedeón ponen a prueba a Dios

Este hombre sencillo y humilde que gustaba de limpiar el trigo para ayudar a su padre era bastante incrédulo y no tenía confianza en lo que Dios le pedía que hiciera, es por ello que decide poner a prueba a Dios y le pide que un vellosino de lana amanezca húmedo, mientras la tierra a su alrededor deberá estar totalmente seca y Dios lo cumplió.

La segunda prueba que pidió fue lo inverso, que el vellosino amaneciera totalmente seco y la tierra a su alrededor estuviese húmeda a causa del rocío de las mañanas.  Esto también Dios se lo concedió para demostrar a Gedeón que era cierto lo que le demandaba.

Las solicitudes de Dios a Gedeón

Gedeón buscó una ofrenda para Dios y colocó en un pequeño altar improvisado un poco de carne de cabra y pan sin levadura, a lo que este ardió y el hombre estuvo feliz de que su ofrenda haya sido aceptada.

Entre las solicitudes que Dios le pidió a este noble guerrero fue que destruyera las estatuas de los dioses falsos a los que la mayoría de los israelitas adoraban y que en ese lugar construyera un altar para ofrecerle un sacrificio, el cual consistía en tomar el buey de 7 años que era propiedad de su padre, a lo que este obedeció.

Gedeón 2

Esa misma noche tomó a unos cuantos criados de la casa de su padre y Gedeón destruyó los ídolos de Baal y Asera y con estos restos de madera y piedra, construyó el altar para Dios y realizó su ofrenda.

Los hombres del pueblo al ver lo que había hecho Gedeón decidieron ajusticiarlo y su padre lo impidió llamando a la reflexión a los hombres, ya que si los dioses violentados no castigaban a su hijo era una señal de que no eran tan fuertes como se pensaban.

Producto de esta acción de rebeldía de Gedeón causó admiración entre el pueblo de Israel y lo designaron como líder para ir a la batalla contra los madianitas, a los cuales Dios había condenado.

Conoce como Dios eligió a su ejército

A través del estudio bíblico Gedeón  representa la fuerza militar del pueblo de Israel que estaba compuesta por 32.000 hombres quienes seguían a Gedeón, sin embargo, Dios no estaba complacido con ellos, ya que dudaba de que el triunfo sería atribuido a su grandeza y los israelitas no le darían la verdadera importancia a la hazaña de su nuevo líder quién era el instrumento de Dios.

Entonces Dios mandó a su ángel para que le dijera a Gedeón que dejara ir esa noche a todos los soldados que sintieran miedo en su corazón de ir a la batalla, por lo que a la mañana siguiente sólo quedaban 10.000 soldados, debido a que el resto se había marchado.

Gedeón 3

El ángel volvió y le dijo a su líder que todavía eran muchos, así que Dios le ordenaba que los llevara a un lago a beber y que identificara y separará a los que bebían agua lamiéndola como los perros y acostados en el suelo de los que se arrodillaban y tomaban el agua con las manos.

A la final, se quedaron tan sólo 300 hombres para la lucha, lo que preocupó enormemente a Gedeón y sembró miedo y duda en su corazón, pero antes de atacar el campamento madianitas Dios le pidió que se infiltrara en el campamento en compañía de su criado y expiaran a los soldados enemigos.

Una revelacion para una batalla increíble

Dos soldados se encontraban hablando de un sueño y uno le decía al otro que había soñado con un pan de cebada que bajaba por la ladera y de manera inevitable destruía el campamento madianita, a lo que Gedeón interpretó esto como un buen augurio para el ejército israelita quién pronto atacaría.

Llegó el momento decisivo y Gedeón se fue a luchar junto a sus 300 hombres en contra de los enemigos que habían causado tanto daño a su pueblo. En una mano llevaban una trompeta y en la otra una antorcha encendida y el grito de batalla era “Por la espada de Dios y de Gedeón”, lo que causó miedo y confusión en las tropas enemigas.

Una parte del ejército salió huyendo y otros enfrentaron al pequeño ejército de 300 hombres.  Los reyes de Madián huyeron pero fueron atrapados y cortadas sus cabezas, para llevarlas ante Gedeón, quién reconoció el poder divino de Dios ante magnífica victoria militar.  Al fin se habían liberado de sus opresores y serían libres nuevamente.

La obediencia de Gedeón a pesar del miedo que sentía al ir a una guerra fue lo que lo mantuvo en pie y de esta manera pudo agradar a Dios, quien confiaba en él y le permitió ser un instrumento de justicia divina en la tierra en contra de los enemigos de Israel.

Israel un pueblo desobediente y falto de fe

El pueblo de Israel carecía de mucha fe y constancia en su religión, por lo que siempre que cambiaban de líder también lo hacía su fe y comenzaban a adorar dioses paganos.  Esta práctica era habitual, ya que convivían con otros pueblos que adoraban una cantidad de dioses falsos y ellos tan sólo adoptaban el que más les agradara.

Esto generaba ira en Dios quien decidía castigarles permitiendo que otros pueblos los invadieran y las plagas los azotaran, ya que su desobediencia era persistente.  No todos los hombres eran pecadores, pero cuando Dios mandaba un castigo y después lo levantaba como en el relato de Gedeón, se incluía a los creyentes y a los que no le rendían culto.

Hemos llegado al final del artículo y esperamos que haya sido de tu agrado, a fin de que puedas conocer un poco más sobre la historia de Gedeón el valiente guerrero que liberó al pueblo de Israel de los madianitas con tan solo 300 soldados por obedecer a Dios.

Si deseas saber más sobre personajes bíblicos fieles a Dios te invitamos a leer el siguiente artículo: David y Goliat.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here