La epístola a los Gálatas es uno de los libros más importante del nuevo testamento de la Biblia. Esta carta junto a la también escrita por Pablo de Tarso dirigida a los romanos, representan los textos de mayor revelación y enseñanza doctrinal cristiana. Descubramos su propósito.

galatas-2

Libro de Gálatas

El libro de Gálatas es una carta que escribió el apóstol Pablo a las iglesias cristianas establecidas en la región de Galacia. El apóstol al escribir la carta ya conocía a estas iglesias, desde su tercer viaje misionero, Hechos 18:22-23

22 Habiendo arribado a Cesarea, subió para saludar a la iglesia, y luego descendió a Antioquía. 23 Y después de estar allí algún tiempo, salió, recorriendo por orden la región de Galacia y de Frigia, confirmando a todos los discípulos.

Pablo redacta la importante carta a los gálatas en un contexto histórico, de una iglesia surgida de la conversión de judíos al cristianismo, denominados judíos mesiánicos y los gentiles convertidos al evangelio de Jesús. Un evangelio que se había propagado rápidamente fuera del territorio de Jerusalén, porque su mensaje era para todas las naciones del mundo.

Cuando Pablo lleva a cabo sus viajes misioneros existían tantos judíos mesiánicos como gentiles convertidos a la causa de Cristo. Pero, entre estas dos fuentes de creyentes se había comenzado a dar un cierto roce o disputa, lo que causó gran frustración en Pablo al enterarse y decide escribir a los gálatas profundas enseñanzas doctrinales.

Como es sabido del Antiguo Testamento el pacto de Dios en los tiempos de Moisés se estableció con la civilización hebrea, la nación de Israel. Esta historia era parte de la historia de los antepasados de los judíos mesiánicos. Lo que hizo que muchos de estos, se sintieran diferentes a los gentiles convertidos y por tanto se apartaban de ellos. Ya que estos no guardaban las costumbres judías establecidas en la Torá, como la circuncisión, dieta judía, día de reposo, etc.

Los judíos cristianos entonces querían para que los gentiles convertidos fueran en realidad del pueblo de Dios, llevaran a cabo las costumbres judías.

Fecha del libro de Gálatas

De acuerdo a varios estudiosos de los textos bíblicos la carta a los Gálatas se escribió aproximadamente entre el 50 o 56 año después de Cristo. La carta deja claro que fue escrita posterior a los viajes misioneros de Pablo y Bernabé. Según el libro de los Hechos Pablo y Bernabé estuvieron en Galacia aproximadamente entre el 47 y el 48 año después de Cristo. Posteriormente Pablo volvería a estar en la región tras su regreso del concilio realizado en la ciudad de Jerusalén en el año 49 después de Cristo. A partir de esto, puede que Pablo haya escrito la carta cuando estuvo en Corintios durante los años 50 y 52, o según otros autores alrededor del año 56 después de Cristo.

Contenido del libro de Gálatas

La carta a los gálatas claramente es una enseñanza de doctrina cristiana de parte de Pablo, dirigida al movimiento judaizantes que se estaba dando en las iglesias de esta región.  Este movimiento estaba socavando la fe cristiana al exigir la circuncisión de los gentiles hombres convertidos. Incluso muchos de estos lo llegaron a hacer. La carta contiene seis capítulos en total, pero su relato se puede dividir en tres partes de dos capítulos cada una:

  • Pablo les recuerda a los Gálatas el mensaje del evangelio de Jesús. Haciendo un resumen entre los capítulos 1 y 2
  • Entre el capítulo 3 y el 4, Pablo les dice a los gálatas que a partir del evangelio de Jesús surge un pueblo de Dios universal y no exclusivo de Israel
  • Pablo en los últimos dos capítulos, dice que el  nuevo pueblo universal de Dios es transformado por la presencia y el poder del Espíritu Santo

Capítulo 1 

En el capítulo 1 de la carta, Pablo les hace ver a los gálatas su descontento y asombro por haber desviado las enseñanzas que habían recibido de él sobre el evangelio de Jesús. Dejándose influenciar por los que le hacían oposición y que exigían se llevase a cabo la circuncisión. Les hace ver que sus enseñanzas poseen la autoridad y autenticidad suficiente. Porque fue el mismo Jesús resucitado quien lo comisiono como apóstol para llevar el mensaje del evangelio al pueblo no judío. Les hace un breve resumen de la historia contenida en el libro de los hechos.

Capítulo 2

Ya en el capítulo dos Pablo les cuenta que solo llega a ir a Jerusalén luego de haber sido comisionado por Cristo. Con el fin de reunirse con los apóstoles Pedro y Jacobo. En esa oportunidad Pablo les hace ver que no era necesario la circuncisión en los varones cristianos no judíos, o que guardaran las demás costumbres judías. Los otros apóstoles coincidieron en esto con Pablo.

No obstante cuando Pedro visitó a los cristianos no judíos en Antioquia, cedió ante la presión de los judaizantes. Pendro comenzó a apartarse y a dejar de comer con los cristianos no circuncidados. Pablo sabiendo esto reprende a Pedro en Antioquía por dejar de ser fiel al evangelio; todo esto se lo hace ver a los gálatas. Les dice que exigir la circuncisión o seguir la Torá era un error, ya que primero el hombre no es justificado por obras sino a través de la fe en Cristo Jesús.

Quiere decir entonces, afirma Pablo que cuando las personas creen en Jesús, lo que es cierto para él es una verdad también para el creyente. La vida, muerte y resurrección de Cristo se hacen vivas también para aquel el que cree:

Gálatas 2:20

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí

De esta manera que, si alguien dice que es del pueblo de Dios o que pertenece a la familia universal del nuevo pacto de Jesús no es por obedecer la ley de la Torá. Sino por el sacrificio de Jesús crucificado. Nunca alguien por sí mismo puede lograr la justificación ante Dios.

Este profundo entendimiento o revelación de lo que Jesús consiguió en la cruz, pasa a ser de gran relevancia para quien es incluido en la familia del nuevo pacto de dios y de lo que significa vivir en Cristo.

galatas-3

Gálatas 3 

Pablo en una forma de hacer llegar su mensaje con mayor profundidad a los judaizantes y enseñarles a la vez a los cristianos no judíos. Se remonta en la historia de Abraham y sobre cómo fue justificado por Dios, al serle contada su fe por justicia, por permanecer confiado en la promesa que Dios le había hecho, Gálatas 3:6-9

6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.

Posteriormente Pablo les habla sobre el propósito de los mandamientos de la ley de Dios. Y de que el señor dentro de esta ley guardaba el propósito de poseer un pueblo que abarcara todas las naciones. Logrado a partir de la fe y no por el cumplimiento de las leyes de la Torá judía. Pero si esto es así ¿porque se establecen para Israel los mandamientos de la ley?

En esta carta Pablo da una explicación muy corta sobre el propósito de la ley. Pero lo llega a explicar de forma más amplia y con gran enseñanza doctrinal en su carta a los romanos. Te invito a entrar a este enlace a conocer más sobre la carta a los romanos.

Pablo indica que los mandamientos de la ley Dios los dio a Israel en el monte Sinaí. Mucho tiempo después de la promesa dada a Abraham sobre su gran descendencia. Por esto dice Pablo que la ley tenía un carácter temporal y que solo sería cumplida muchos años después, veer Gálatas 3:21-22

21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. 22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

Conoce aquí cuáles son los Mandamientos de la ley de Dios, que son los estatutos que contienen la Ley dada por el Señor a través de Moisés, primero para el pueblo de Israel y luego para toda su iglesia.

Gálatas 4

En el capítulo 4, Pablo desarrolla algo muy interesante y explica que la ley contiene una parte positiva pero también otra negativa. La que dejaba ver el pecado era la negativa, la que exponía a Israel en una humanidad con iniquidades. Un pueblo que constantemente se apartaba de la ley de Dios, Pero como la ley es buena declaro culpable a Israel y fijo sentencia sobre la humanidad. La ley entonces, según las palabras de Pablo encerraba todo bajo pecado. Gálatas 4:1

Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;

Por otra parte la ley posee su parte positiva al actuar como un ayo o institutriz rígida. Ese papel lo ejerció la ley para poder mantener bajo el orden a Israel hasta el cumplimiento de la promesa del descendiente de Abraham, el Mesías. Cumpliéndose entonces el propósito final de la ley en favor de Israel.

El mesías descendiente de Israel es Jesús, quien fue fiel en hacer lo que su padre hacía, que amo a Dios y a al prójimo. Que además siendo rey de Israel y morir en la cruz trajo la redención del pecado. Por tanto solo a través de Jesús el descendiente de Abraham la Bendición de Dios se extiende a toda persona judía o no judía.

Pablo dice entonces, que los creyentes no judíos no tienen por qué guardar las costumbres judías. Porque vendría a ser como si en la persona de Jesús no se hubiera cumplido la promesa de Dios. Y todavía se estuviera en la condición de esclavo del pecado. Gálatas 4:3

31 De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre

Gálatas 5 y 6

Pablo en los capítulos 5 y 6 se dedica a desarrollar la enseñanza de que es a través de Jesús y su Espíritu Santo que se produce la verdadera transformación del creyente. El cual lo guía a vivir según la voluntad de Dios. Afirma que los mandamientos de la ley son buenos y sabios, y que se pueden resumir en la forma como Jesús cumplió el amar a tu prójimo como a ti mismo. Porque Jesús cumplió la ley colocándose en nuestro lugar y que además ahora vive en nosotros por medio de su espíritu.

Pablo prosigue diferenciando lo que es la vieja y la nueva naturaleza del hombre. Y que los hábitos que se tenían con la vieja naturaleza les quitan la moral a las personas, pudiendo destruir relaciones e incluso naciones. Y que a pesar de que la ley prohibía estos hábitos, Jesús los clavó en la cruz. Por tanto si un creyente deposita su confianza en Jesús y vive sujeto al espíritu, la vida de Jesús se convierte en la vida de la persona. Manifestándose en los fruto del espíritu

Gálatas 5:22-23

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:24

24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos

Es así como Jesús quiere que el creyente viva para que sea transformado.

Gálatas 6:7

7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Pero los frutos del espíritu no son de un día para otro es necesario que se cultiven igual como sucede con los frutos de los árboles. Se requiere entonces de tener la disposición de que se reconozca y se poden los viejos hábitos para poder cultivar y que se produzcan los nuevos. Al hacerlo se le permite al Espíritu Santo realice la transformación conforme a la mente y corazón de Jesús. Es así como el pueblo de Dios formado a través de Jesús llega a cumplir la ley de Cristo.

Una de las enseñanzas más grande que nos dejó nuestro Señor Jesús es el amor y el perdón al prójimo. Los  versículos sobre el perdón al prójimo, le ayudan a sanar su corazón, y a propiciar una reconciliación con su hermano. No deje de leerlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here