Diferencia entre ateo y agnóstico

Diferencia entre ateo y agnóstico

Habitualmente, muchas personas piensan que los términos ateo y agnóstico es lo mismo. Pero, son conceptos totalmente distintos que no hay que confundir. En resumen, una persona atea es aquella que niega la existencia de Dios. Por otro lado, la persona agnóstica es aquella que no niega la existencia de Dios, pero no necesita de pruebas.

Si quieres saber más, aquí te vamos a explicar más a fondo la diferencia entre ateo y agnóstico y su origen.

Hay muchos tipos de irreligiones

Tanto el ateísmo como el agnosticismo se engloban en el concepto de la Irreligión. La Irreligión se basa en el hecho de no practicar, o seguir, una religión organizada como, por ejemplo el cristianismo . Dentro de la irreligión se encuentra el ateísmo, el agnosticismo, los no creyentes, el deísmo, el escepticismo religioso, y el libre pensamiento. Encontrarse dentro de este grupo no significa que propiamente no se crea en una divinidad como un Dios único o varios dioses.

Como dato, los cinco países con más alto porcentaje de personas irreligiosas, por orden de mayor a menor, son: República Checa, Países Bajos, Estonia, Japón y Suecia.

¿Qué es el ateísmo?

El ateo niega la existencia de Dios

El ateísmo en el sentido más amplio es la incredulidad en la existencia de Dios. En el sentido más severo, es un rechazo de toda creencia en la existencia de un dios o dioses.
La persona atea sostiene específicamente que no existe ninguna divinidad como un dios o dioses, se opone al teísmo. El teísmo es la forma más común de la creencia de que al menos hay un Dios.

Según la RAE ateo se define como:

Del lat. athĕus, y este del gr. ἄθεος átheos.
1. adj. Que no cree en la existencia de Dios o la niega. Apl. a pers., u. t. c. s.
2. adj. Que implica o conlleva ateísmo. Un racionalismo ateo.

Ese término de ateísmo se utilizó en el sentido despectivo para referirse a quienes rechazaban las deidades adoradas por la sociedad. Con el advenimiento y la difusión del pensamiento libre el escepticismo científico y la posterior crítica de la religión redujeron el alcance del término.
La ilustración, en el siglo XVII, trajo consigo una gran revolución. Surgieron las primeras personas que se identificaron con el término ateo. De hecho la Revolución Francesa fue conocida por su ateísmo sin precedentes, digamos que fue el primer gran movimiento político de la historia que abogó por la supremacía de la razón humana.

Los argumentos a favor del ateísmo van desde aspectos filosóficos hasta perspectivas sociales e históricas. Las razones para no creer en un dios o dioses incluyen, principalmente, los siguientes argumentos:

  • Falta de evidencia empírica. Si no se puede probar científicamente, estas personas no creen.
  • Problemas con el mal. también conocido como la Paradoja de Epicuro, de una forma simplificada se refiere a que si existe Dios porque existe el mal, por ende, no existe.
  • Argumentos por revelación inconsistente. se conoce también como el problema para reconocer una religión verdadera. Se basa en que no hay una figura real asignada a un dios o dioses, y en la contradicción entre unas religiones y otras.
  • Rechazo de la noción de infalsabilidad. Es el fundamento de cualquier tesis científica. Según el falsacionismo, toda proposición científica válida debe poder ser falsificada o refutada. Una de sus principales implicaciones es que la confirmación experimental de una teoría científicamente «probada», incluso la más básica de ellas, siempre está sujeta a escrutinio.
  • Argumentos por incredulidad. Este es un argumento filosófico contra la existencia de Dios, especialmente el dios de los teístas. La premisa del argumento es que si Dios existiera (y quisiera que los humanos lo supieran), crearía una situación en la que cualquier persona racional creería en él. Sin embargo, también hay personas racionales que no creen en Dios, lo cual es contrario a la existencia de Dios. Es similar al problema del mal.
  • Otros.

¿Cuántos ateos hay en el Mundo?

Estimar con precisión cuántos ateos hay en el mundo es una tarea compleja porque el concepto de ateísmo varía. En 2007, se estimó que un 2.7% de la población total eran ateos. Si bien algunos ateos han adoptado filosofías laicas (como el humanismo y el escepticismo), no existe una única ideología o código de conducta al que se adhieran todos los ateos. Muchos de ellos creen que el ateísmo es una cosmovisión más mezquina que el teísmo, por lo que la carga de la prueba no recae en aquellos que no creen en la existencia de Dios, sino en los creyentes que deben defender su teísmo.

¿Qué es el agnosticismo?

Agnóstico, y la existencia de Dios

Un agnóstico es aquella persona que que no cree ni descree en la existencia de Dios, mientras que los teístas y los ateos creen y no creen, respectivamente. Este término lo acuñó el famoso biólogo Thomas Henry Huxley, en 1869. Esta posición sostiene que la verdad de ciertas afirmaciones, en concreto aquellas que se refieren a la existencia o inexistencia de Dios, así como otras afirmaciones religiosas y metafísicas, es:

  • Desconocida. A esta corriente se denomina como agnosticismo moderado.
  • Inherentemente incognoscible. Y esta como agnosticismo radical.

Según la RAE agnóstico se define como:

Del gr. ἄγνωστος ágnōstos ‘ignoto’ e ‒́ico.

1. adj. Fil. Perteneciente o relativo al agnosticismo.

2. adj. Fil. Que profesa el agnosticismo. Apl. a pers., u. t. c. s.

Un agnóstico afirma que no tiene una opinión sobre la existencia de Dios porque cree que no hay pruebas claras a favor o en contra. Sin embargo, hay distintos tipos de agnósticos:

  • Ateísmo agnóstico. No cree en la existencia de ningún dios, pero no afirma saber que existen dioses o no.
  • Teísmo agnóstico. No pretende conocer la existencia de Dios, pero todavía cree en ella.
  • Agnóstico apático o pragmático. No hay evidencia de la existencia o inexistencia de ningún dios, pero dado que cualquier dios que pueda existir parece ser indiferente al bienestar del universo o de sus habitantes. Su existencia tiene poco o ningún impacto en los asuntos humanos y debería tener la misma importancia teológica.
  • Agnóstico estricto. Como por nuestra naturaleza no somos intrínsecamente capaces de verificar la existencia de un dios o dioses, excepto con una experiencia subjetiva, dudan de su existencia porque nadie lo puede probar.
  • Agnóstico abierto. Opinan que todavía no se puede probar la existencia de un dios o dioses, pero no descartan que más adelante se pudiera probar.

Si quieres saber más sobre el agnosticismo te dejamos este enlace.

Espero que si tenías alguna duda respecto a la diferencia entre ateo y agnóstico se te haya resuelto con este texto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.