Historia de la cultura Chincha, características y más

Una civilización precolombina que hizo vida en la región suroeste del actual Perú, alcanzando su mayor desarrollo entre el 900 y el 1450 después de Cristo, desapareciendo unas décadas después de la llegada de los europeos. ¡Conozca todo lo referente a la interesante Cultura Chincha!

CULTURA CHINCHA

La cultura Chincha

Chinchay o Chincha, es un término quechua que se traduce como ocelote, aunque hay quienes afirman que también se relaciona al jaguar. Los Chinchas son un grupo nativo de las tierras peruanas, que se ubicaban cerca del Océano Pacífico en el suroeste del país.

Esta cultura floreció en el llamado período intermedio tardío, que se extendió entre el 900 y el 1450 después de Cristo, como uno de los estados regionales del Perú precolombino, producto del fraccionamiento del poderío político del imperio Huari.

Hacia 1480 esta cultura pasa a formar parte del imperio inca, que logro extenderse por toda la región dominando más de doscientas culturas y naciones.

La cultura Chincha alcanzó relevancia como comerciantes de alta mar, aprovechando la ubicación de las tierras que ocupaban, el gran valle tierras fértiles, productivas y con una localización excelente.  Lo restos arqueológicos más relevante relacionada  a la cultura Chincha, se conoce como Centinela y se ubica muy próxima a la actual ciudad de Chincha Alta.

Esta sociedad desapareció unas pocas décadas después de la conquista del Perú por parte de los españoles, que inició hacia 1532. Esto debido en gran parte a las enfermedades traídas por los extranjeros, además del caos y la anarquía producida por la invasión, que causaron numerosos decesos hasta extinguir muchas de las culturas originarias.

Actualmente algunas zonas y especie de esta nación suramericana aún recuerdan a esta cultura nativa, por ejemplo, la región Chinchaysuyo o la tierra del jaguar, las Islas Chincha tres pequeñas islas del sudoeste del Perú, el animal conocido como la chinchilla o pequeña Chincha y por supuesto la ciudad de Chincha Alta.

CULTURA CHINCHA

Historia de la cultura Chincha

Los comienzos del pueblo chinchan fueron en el valle más grande de la actual nación peruana, que lleva su nombre. Estas tierras a unos 220 kilómetros al sur de Lima, fueron extremadamente fértiles, gracias a la presencia de las fuertes aguas del río Chincha que fluye desde los Andes a través del valle.

Sin embargo, las chinchas no fueron los primeros en hacer vida en este valle, cuyas tierras fueron habitadas desde hace unos diez mil años. Diversas culturas se asentaron allí, tales como los Paracas, los Ica-Nazca y el Imperio Wari. Entre el siglo IX y X, algunos cambios acontecieron en el valle, las culturas y sus estilos de vida cambiaron, sobre todo en las regiones de la costa, lo que se conocería como la cultura pre-Chincha.

La duración de este periodo fue bastante corta, estas culturas desaparecieron unos cien años después, dando paso a la cultura Chincha, alrededor del siglo XI.

Sus costumbres, técnicas y forma de vida eran mucho más avanzada y sofisticada que los anteriores considerados pre-chincha, además se consideraron más belicosos, pues dominaron el valle en su totalidad, el mismo que en la actualidad aún tiene su nombre.

El Chincha es uno de los valles de mayor tamaño en la costa del Océano Pacífico de la nación peruana, rodeado por un desierto donde la lluvia es prácticamente inexistente, la fertilidad del lugar se debe a la presencia del río Chincha, que fluye desde los Andes,

Este territorio mide aproximadamente unos veinticinco kilómetros de norte a sur a lo largo de la costa, extendiéndose unos veinte kilómetros tierra adentro. Limita con el valle del río Pisco con una extensión bastante similar y ubicado a unos veinticinco kilómetros al sur.

CULTURA CHINCHA

El extenso valle en forma de triángulo posee una veintidos mil hectáreas de tierra cultivada en la actualidad y se presume que en épocas precolombinas era una cantidad semejante. A continuación le contaremos un poco más detallado sobre la historia de esta cultura nativa:

Etapa pre-Chincha

Se considera que algunos seres humanos habitaron las costas peruanas desde tiempos remotos, se presume que estas zonas han sido habitadas por unos diez mil años.

Algunos de sus primeros pobladores sobrevivían de la pesca, aprendiendo a explotar y vivir de la riqueza de las aguas marinas de la corriente de Humboldt. Posteriormente el desarrollo de la agricultura de riego en los valles fluviales sería la actividad para complementar una estancia bastante estable y cómoda.

Se calcula que los primeros asentamientos humanos de los que se tienen conocimiento en el valle de Chincha, se remontan al año ochocientos antes de Cristo y se le conoce como cultura Paracas.

Hacia el año cien antes de Cristo hasta el ochocientos después de Cristo, hay una mayor influencia en el valle de Chincha de la cultura Ica-Nazca que se desarrolló principalmente del ahora departamento de Ica, pero que abarcó hasta Chincha por el norte, Arequipa por el sur y las tierras altas de Ayacucho. Se afirma que entre el año quinientos y mil después de Cristo, el valle de Chincha fue controlado por el imperio Wari, civilización que floreció en la zona andina y conquistó muchos imperios y señoríos de su época.

Entre los siglos IX y X, posterior al declive de los waris, las diferentes sociedades del área presentaron notorios cambios en sus estilos y modelos culturales, reorientaron su estilo de vida hacia técnicas y estilos que aparecieron en esta región de costa caribeña.

CULTURA CHINCHA

Todo apunta a que ese nuevo estilo y los cambios ocurridos son el resultado de una ola de migraciones de las que no se tiene claro su procedencia, a las que se denominó cultura Pre-Chincha. Considerada bastante rudimentaria, la cultura pre-chincha tenía entre sus características fundamentales depender de en gran medida de la actividad pesquera y la recolección de diferentes productos del mar, como las conchas.

Etapa Chincha

Algunas investigaciones afirman que estos asentamientos pre-chinchas provenían de la cultura chavín, una sociedad que floreció en las faldas de la cordillera andina.

Hacía el periodo Intermedio Tardío, se establece en el valle de Chincha, un grupo organizado al que las crónicas españolas denominan El reino de Chincha. Una cultura más compleja, estructurada y conflictiva que las anteriores, que se atribuye a la influencia de diferentes oleadas de migraciones llegadas de tierras altas.

Fue una cultura que logró el dominio de la totalidad del valle, sobre todo por sus tendencias a los constantes conflictos, la invasión y el dominio de otras sociedades. Se consideran descendientes del jaguar, siendo esto una de las razones de su inclinación por la guerra y la conquista.

Desarrollaron importantes obras de arquitectura y sistemas de riego que favorecieron la agricultura. Además, se acostumbraron a fertilizar las tierras para el cultivo con animales muertos, especialmente aves y guano, conocimientos y técnicas que heredaron las culturas posteriores.

Su habilidad para el comercio también fue relevante, manteniendo rutas comerciales por tierra y agua. Recorrían los caminos con manadas de bestias de carga, hasta las zonas del Altiplano y Cusco.

CULTURA CHINCHA

Sus habilidades de navegación fueron mejorando y modernizando, construyeron balsas con troncos de grandes dimensiones que podían transportar grandes cargas y más de una docena de personas. Implementaron el uso de las velas que les permitió navegar grandes distancias, por lo que sus destinos comerciales pudieron extenderse hasta Centroamérica.

La gente de mar Chincha, veneraban una estrella a la que dieron el nombre de Chungui y que era presuntamente una referencia para la navegación.

La Centinela o Chinchaycamac, actualmente en ruinas, fue una construcción de gran envergadura que se extendía unas 75 hectáreas y que exhibe dos pirámides de grandes dimensiones a las que se conocen como La Centinela y Tambo de Mora.

Estas colosales estructuras se construyeron en adobe, una especie de ladrillo elaborado con una masa de barro y paja, que luego se seca al sol. Estas piezas se fijan entre sí con barro, permitiendo levantar muros, fachadas, viviendas y en este caso pirámides.

Las pirámides fueron residencias de los gobernantes del pueblo Chincha y en torno a ellas se extendía la zona donde habitaban los diferentes artesanos, encargados de las piezas de plata, madera, cerámica y los diferentes textiles. Sin embargo, se presume que como en la mayoría de las culturas precolombinas, la Centinela tuviera más un fin ceremonial y religioso, que residencial.

Existió toda una red de caminos y carreteras, que partía desde La Centinela, hacia el sur y el este en línea recta. Estos permitían acceder a otros centros ceremoniales y además transportar mercadería hacia el valle de Paracas y las tierras altas de los Andes, esto quiere decir que muchos de estos caminos aún visibles, se adentran unos veinte kilómetros desde su punto de origen.

Algunas de las crónicas españolas recogen que la población de Chincha excede las cien mil personas, que se repartían entre jefes de hogar, de los que se calcula unos doce mil eran agricultores, unos diez mil dedicados a la pesca y más de seis mil comerciantes, entre otras profesiones u oficios.

Estos números reflejan la importancia de la producción de la tierra y el mar, además del comercio, para su economía. Muchos habitantes subsistían gracias a estas actividades, manteniendo a su vez un imperio en ese momento floreciente. Esta cultura, al igual que otras sociedades de la zona andina hacían uso del dinero para las actividades comerciales.

La influencia de los Incas

Mucha de la información reflejada en las crónicas españolas, fueron recogidas de nativos de la zona, siendo algunas veces un poco contradictorias. Sin embargo, permitieron conocer en líneas generales la historia y un poco el desarrollo de la cultura chincha.

Describen a los Chinchas como una «gran provincia, estimada en la antigüedad … espléndida y grandiosa … tan famosa en todo el Perú, que muchos nativos la temen».

Entre el siglo XIV y XV cuando esta cultura comenzó a expandirse por las costas peruanas y hacia los Andes, los Incas estaban estableciendo su poderoso imperio también.

Los Chincha dominaron el comercio marítimo, cubriendo largas y productivas rutas, negociando piezas lujosas de gran valor elaboradas en oro y plata, generalmente.  Viajes que cubrían la costa del Pacífico desde la zona sur de Colombia hasta la parte norte de Chile, existiendo la posibilidad de que llegaran a México. La primera expedición de la que se tienen registros, de los representantes Incas al imperio Chincha, fue encabezada por el líder militar Cápac Yupanqui, hermano del emperador Pachacuti que gobernó entre 1438 y 1471.

La expedición tenía la intención de establecer un contacto pacífico y amistoso, no una invasión o conquista, entregaron valiosos presentes de parte de su monarca e informaron a sus vecinos que solo debían aceptar la superioridad y el poderío Inca, para mantener su vida pacífica intacta.

Los Chinchas no dudaron en aceptar las peticiones y pudieron continuar su existencia tal y como la tenían, sin problemas con sus vecinos. No obstante, hacia el año 1471, época donde comenzó a gobernar el monarca inca Topa Inca Yupanqui, el imperio Chincha fue prácticamente anexado al Reino Inca.

Sin embargo, los líderes Chinchas mantuvieron cierta autonomía política, económica y el liderazgo sobre su gente.  Debido a estas disposiciones el monarca de la cultura Chincha pasó varios meses al año en las cortes del emperador vecino, donde se le trataba como a los nobles incas.

El gobernante de Chincha, tuvo privilegios que muchos en el séquito del Jefe Inca no tenían, fue considerado amigo del emperador y señor de las tierras bajas, exhibía grandes riquezas, tanto que se le confundió con el emperador Inca Atahualpa en la reunión con Francisco Pizarro y los conquistadores. En la Batalla de Cajamarca fue asesinado y Atahualpa capturado por los europeos.

La relación Incas-Chinchas fue estrecha, estos últimos fueron aliados de la facción de los Atahualpa durante la guerra civil de esta importante cultura.

Por otro lado, los incas favorecieron el control de los Chinchas sobre sus tierras, manteniendo el manejo e influencia del comercio marítimo. Los incas invadieron, desmantelaron y dominaron la cultura y economía de los Chimú, asentados en el norte de las tierras peruanas hacia 1470, dando el control de esta área comercial a los Chinchas. Estas tierras muy cercanas a los territorios incas en las zonas altas, permitió un paso muy conveniente, para acceder a otras rutas comerciales y por lo tanto un mayor alcance de sus actividades.

Conquista española

El Valle de Chincha, fértil y próspero fue descubierto por los conquistadores en el año 1534, fundándose la primera misión católica romana dominicana en esas tierras hacia 1542.

Como en la mayoría de los territorios indígenas la llegada de los españoles a Chincha representó muerte y extinción. Los habitantes de este poderoso imperio se vieron afectados por el caos y la anarquía que representó este poder extranjero que llegó para imponerse y que trajo consigo además de la ambición desmedida, muchas enfermedades que diezmaron a los nativos.

Los investigadores estiman que el noventa y nueve por ciento de los indígenas pertenecientes a esta cultura desaparecieron en los primeros ochenta años de la colonización y dominio español, por lo que este poderoso reino jamás se recuperó.

Organización social

La sociedad Chincha era jerárquica y se presume que con tendencias militaristas. Estaba dividida en clase sociales que eran gobernadas por un señor o Chinchaycamac.  Sus sistema de gobierno por lo tanto se le  conoce como señorío, donde el Chinchaycamac, organiza, dirige y decide el destino de los ciudadanos de sus sociedades.

Lengua 

Existen algunas teorías que indican que el idioma quechua proviene de la cultura Chincha, que se asentó en los Andes y la zona costera de Perú y Ecuador.

Otros por el contrario afirman que nació en las zonas del centro de Perú, extendiéndose gracias a la actividad comercial y siendo adoptado por otras culturas, entre ella la cultura Chincha. Estos a su vez lo extendieron a muchas otras zonas que estaban dentro de su ruta comercial. Es posible que los chinchas hablaban un dialecto del quechua, conocido como el quechua Iy Yunkai.

Religión

La cultura Chincha como casi todas las culturas precolombinas, fueron politeístas y sentían respeto y veneración por las fuerzas de la naturaleza. Su deidad principal fue Chinchaycámac, sin embargo no se observa ninguna representación del mismo.

Economía

La economía Chincha está centrada en las actividades agrícolas, pesqueras y comerciales.  Cubrieron rutas comerciales extensas, gracias a una red de caminos que cubrían el valle y se extendieron más allá de sus límites. Sin embargo, mucho más sorprendente aún fue el comercio marítimo, las rutas comerciales eran mucho más importante que las terrestres.

Sus técnicas y métodos de navegación, aunados a la tecnología que desarrollaron, les permitió cubrir largas rutas hacia el norte y el sur, llegando a Centroamérica, donde se encontraron en algunas excavaciones las conchas de Spondylus, un molusco originario de Ecuador y Perú, cuya concha se empleaba para joyería, accesorios, ornamentos funerarios, etc.

Esto indica la posibilidad de una ruta para la comercialización de Spondylus a través del Pacífico y que abarcaba ciudades desde Michoacán (México), Centroamérica, Colombia y Ecuador, llegando a las tierras peruanas.

También le adjudican el llamado triángulo comercial que incluye la meseta del Collao, costa central del territorio peruano y zona norte de la nación ecuatoriana. Los productos comercializados incluyen carne seca, lana. metales, etc. Su influencia comercial se extendió hasta territorios incas, mucho antes de ser aliados.

En cuanto a la agricultura desarrollaron muchas habilidades y tecnologías, innovadores sistemas de cultivo y riego. Preparaban la tierra para la siembra, abonandola con guano, un sustrato que se origina de la acumulación de excrementos de murciélagos, aves y focas, también con una mezcla de tierra y animales muertos.

Expresiones artísticas y tecnología

Cuando se establecieron en el valle, las chinchas desarrollaron muchas técnicas y habilidades ricas y variadas, tal es el caso de sus trabajos de arquitectura, cerámica, navegación, etc.

Relacionado a la navegación

Se caracterizaron por ser grandes navegantes y desarrollar muchas técnicas que hicieran más segura la misma. Además diseñaron y elaboraron embarcaciones de grandes dimensiones, con velas. Cada bote transportaba unas veinte personas, además de carga.  Se afirma que esta gente de mar llegó a zonas de América Central como parte de sus rutas comerciales.

Cerámica

Las muestras de cerámica de la cultura Chincha mantienen su influencia de la cultura nazca, especialmente en el uso de colores para decorar y las formas geométricas, muy similares a la de los textiles.Tienen además cierta influencia Wari e Inca, lo que demuestra la constante relación de las comunidades de la costa con aquella que habitan en la sierra central peruana y zonas aledañas.

Las piezas suelen estar pintadas frecuentemente con tonos negro y rojo carmín, luciendo diseños geométricos, rombos, zig-zag, círculos, organizados en franjas. Algunas fueron decoradas con dibujos de animales, generalmente felinos o aves, pero esto no era muy común.

Las vasijas, especialmente las de uso ceremonial eran gruesas, un poco toscas y de boca ancha extendida hacia afuera.

Algunas piezas también eran decoradas con algunas siluetas y formas de animales extraños con cuatro patas con alguna semejanza a un perro o gato y otros parecidos a la forma de un ave con el pico curvo.

El estilo de la cerámica Chincha influenció a las culturas vecinas, por ejemplo, en la cerámica Cañete es muy frecuente observar algo del estilo. Según las colecciones encontradas en las excavaciones realizadas en diferentes áreas del valle, por ejemplo, en Tambo de Mora, separan en dos etapas la cerámica Chincha:

  • I Chincha-posterior, donde no existe relación o influencia con el estilo de los Incas.
  • II Chincha-posterior, asociada o influenciada de cierta forma con las formas de los Incas.

Todas las piezas anteriores a estas etapas, se le conoce como Proto-Chincha, es decir primero que los Chinchas o previo a las chinchas.

Arquitectura

La cultura Chincha, tal como algunas otras a lo largo de la zona costera peruana, emplearon el adobe para sus estructuras arquitectónicas, que se ubican principalmente hacia los valles de Chincha, Tambo de Mora, Lurincincha y San Pedro, áreas que alojaban a los centros administrativos y ceremoniales más importantes.

Su principal centro y muestra arquitectónica fue la llamada Huaca La Centinela, asentamiento donde residían miles de nativos y de donde partían la red de caminos y carreteras que se extendían por todo el valle y más allá, entre los años 900 y 1450 después de Cristo.

Elaborada en adobe sobre una imponente plataforma, la gran pirámide llamada la Centinela era el lugar donde hacían vida los líderes chinchas, además de ser un centro ceremonial, rodeada de otras pirámides más pequeñas, pero igual de imponentes separadas por murallas y pasadizos angostos.

Estas estructuras eran los palacios de los nobles chinchanos y las conformaban plataformas superpuestas, siendo las superiores las habitaciones y los patios importantes. A sus pies se extendía una amplia zona residencial donde nativos de diferentes oficios: agricultores, artesanos, pescadores, etc., transcurrían sus días.

Escultura

Es muy común la elaboración de figuras en madera a las que se decoraban con diferentes ornamentos, generalmente para timones de barcos, remos o herramientas para el trabajo de la tierra.

Existe piezas que aún conservan los colores, tonos rojos, verdes, azules, amarillos, morados, entre otros. Por ejemplo algunos remos, muy elaborados que miden entre uno y dos metros. La talla se realiza en una sola pieza de madera dejando ver claramente tres partes.

  • Pala: con forma rectangular, plana y lisa, raramente presentan tallados o relieves.
  • Mango y remate: son tallados o calados, con figuras delicadas y minuciosas de personas, animales como aves y peces y formas geométricas. Existe algunos remos que presentan algunas conchas y otros ornamentos incrustados.

Además se encuentra figuras humanas de pequeño tamaño y cabezas desproporcionadas, parecidas a las tallas de los remos, estas generalmente son planas, no presentan mayor volumen.

Algunas  piezas, que se presumen son postes empleados para algunas construcciones destinadas a ceremonias religiosa, presenta una figura tallada en la punta de la barra, un ser con características humanas, igualmente los horcones, troncos o palos en forma de Y que sirven para sostener ramas, listones, etc. y  que también estaban tallados con rostros.

Textileria

Trabajaron principalmente con algodón, con cierta influencia Nazca y Paraca, realizaron piezas finas, delicadas y complejas. Destacan los diseños y colores similares a los empleados en la cerámica, generalmente geométricos, humanos y zoomorfos.

Descubrimiento y estudio de la cultura Chincha 

Durante el proceso de conquista y colonización española de las tierras peruanas, los cronistas europeos dejaron información sobre algunas culturas, entre ellas la chincha. Algunos de los escritos nombran un imperio en la zona del valle y un monarca que estaba presente en Cajamarca, lugar donde fue capturado y ejecutado el emperador Inca, Atahualpa.

Sin embargo, el interés por el estudio de esta sociedad que los cronistas mencionaron, aparece cuando el arqueólogo de alemán Max Uhle, quien organizó varias expediciones por América llevó a cabo algunas excavaciones en esa área y encontró muestras que despertaron el interés en estudiar esa cultura precolombina.

Inicialmente considerada como proto-arqueología, fueron los primeros estudios de las culturas nativas en el Perú que fueron puestas en acción por diferentes grupos de individuos que tenían especial interés por las antigüedades de las culturas originarias, entre los siglos XVI y XIX.

Los grupos expedicionarios en muchos casos lo conformaban civiles, religiosos y militares, que procuraron indagar y acercarse a estas culturas, con la intención de conocerlas y estudiarlas, considerándose los pioneros de la arqueología en Perú.

Las piezas encontradas gracias a las excavaciones, se observaban y se realizaba una representación gráfica, ilustraciones y dibujos a mano alzada, complementados con descripciones.

Hacia el siglo XVIII, la mayoría fueron lideradas por ilustrados del viejo continente, interesados no solo en la botánica y la geografía, también en las antigüedades y otros tipos de temas más universales.

Tal interés los llevó a adentrarse en zonas remotos, como la cordillera andina, zonas desérticas, valles y mesetas del territorio peruano.

Le sugerimos algunos enlaces de nuestro blog, que pueden ser de su interés: 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.