La arquitectura romana y sus aspectos más importantes

Inspirándose en el modelo arquitectónico griego clásico, los romanos crearon un nuevo estilo arquitectónico el cual puede ser contemplado a través de los grandes y hermosos vestigios que se mantienen aún en estos tiempos. En relación a esto, este artículo te trae información interesante e importante sobre la Arquitectura Romana y más.

ARQUITECTURA ROMANA

La arquitectura romana

Desde la instauración de la República Romana en 509 a.C. hasta aproximadamente el siglo IV d.C. se hizo muy presente la concepción de la arquitectura en esta civilización que se manifestaron a través de la construcciones de grandes obras. Siendo las últimas un reflejo de lo que sería la arquitectura bizantina antigua o tardía. Sin embargo, ningún modelo trascendental se mantuvo hasta el año 653 a.C., aunque ya cerca del año 100 d.C. donde regía el Último Imperio, en su totalidad se conservaron significativos modelos de la arquitectura romana.

Así que a pesar de que el Imperio Romano cayera en decadencia, se mantuvo la influencia de su diseño arquitectónico por muchos siglos más, siendo este uno de los más representativos en toda Europa Occidental a partir del año 1000 d.C. siendo esta extensión y reseña del modelo arquitectónico romano básico denominada arquitectura románica.

La arquitectura romana más que el resto del arte romano, manifestó la practicidad, el ingenio dinámico y el pensamiento planificador de sus autores. Así que cuando el Imperio Romano consiguió extenderse por el Mediterráneo y vastas regiones de Europa Occidental, se les encargó la tarea a los arquitectos romanos representar a través de magnas obras arquitectónicas la grandeza y el poder de Roma, además de que estas mejoraran la calidad de vida de sus ciudadanos.

Con el propósito de demostrar la magnificencia de este Imperio, los romanos sobresalieron mediante la aplicación de un conjunto de metodologías arquitectónicas bastante significativas como:

  • El arco.
  • La bóveda.
  • La cúpula.
  • El empleo del hormigón.

Fueron a través del empleo de estos procesos que los arquitectos romanos esbozaron y cimentaron varias de las obras públicas más trascendentales de la historia de la arquitectura, entre los que se hayan templos, monumentos, baños públicos, basílicas, arcos del triunfo y anfiteatros.

Como forma de fortalecer aún más los principios del tiempo de solidez y tranquilidad en el que se mantuvo el Imperio denominado Paz Romana, los arquitectos planificaron la ejecución y montaje de un sinnúmero de acueductos, así como un conjunto de drenajes, puentes y una desarrollada serie de vías, a su vez que los urbanistas planearon a través de planos la construcción con base a campamentos militares con la finalidad de fundar nuevas metrópolis desde cero.

ARQUITECTURA ROMANA

En gran parte el arte y el diseño arquitectónico que sirvieron de inspiración para los arquitectos romanos, fue tomado de los etrusco y los griegos, es decir, tomaron elementos de la denominada arquitectura clásica. De igual forma, se instruyeron sobre la arquitectura piramidal egipcia y la mampostería. Así que la arquitectura, es el aporte único de la antigua Roma al arte y la historia cultural de Europa. Por lo que esta es mucho más prominente que las numerosas formas de la escultura romana, que casi en su totalidad provienen de los griegos.

Es importante destacar, que sus construcciones estaban conformadas por paredes macizas interceptadas por arcos y cúpulas. Esto fue realmente un cambio bastante significativo, en comparación a las columnas y dinteles empleadas habitualmente en la arquitectura clásica. Sin embargo, como un desenvolvimiento artístico o estético, se adicionaron los órdenes clásicos de forma ornamental como el toscano (variante simplificada del orden dórico) y compuestos (orden alzado con decoración floral del corintio y las volutas del jónico).

La mayores ejecuciones arquitectónicas del Imperio se dieron aproximadamente entre el año 40 a.C y el 230 d.C. mucho antes de las dificultades del siglo III y las contrariedades siguientes que mermaron las riquezas y el poderío planificador del Estado. Entre las construcciones y obras cimentadas más importantes de los romanos, se están:

  • El templo Maison Carrée y el acueducto del puente Pont Du Gard ubicados en Nimes – Francia, ambos datan de 19 a.C.
  • El Coliseo de Roma – Italia cuyo tiempo de ejecución se encuentra entre 72-80 a.C.
  • El Arco de Tito en Roma – Italia construido en 81 d.C.
  • El acueducto romano en Segovia – España en 100 d.C.
  • Las Termas (104-109 d.C.)  y el puente de Trajano (105 d.C) en Alcántara – España.
  • La biblioteca roman de Celso en Éfeso – Turquía en 120 d.C.
  • El muro de Adriano en el Norte de Inglaterra en 121 d.C.
  • El Panteón en Roma – Italia en 128 d.C.
  • El palacio de Diocleciano en Split – Croacia en 300 d.C.
  • Los Baños de Diocleciano en Roma – Italia en 306 d.C.
  • El Arco de Constantino en Roma – Italia en 312 d.C.
  • La cloaca máxima en Roma – Italia entre 600-200 a.C. Este fue uno de los sistemas de aguas residuales más antiguos de la historia del mundo, en sí buscaba drenar las aguas locales y transitar los desechos de la ciudad al río Tíber.

La totalidad de los aspectos del diseño arquitectónico romano fue evaluado por el arquitecto Marcus Vitruvius, siendo este muy participativo en este campo desde finales del siglo I a.C hasta su tratado arquitectónico alrededor del 27 a.C, aunque este se presenció antes de la etapa más creativa de las edificaciones romanas.

Historia 

Ahora para conocer un poco sobre el cómo se dio el desarrollo del modelo arquitectónico romano, es necesario conocer a través de su historia a través de sus orígenes, el empleo de nuevas técnicas, las renovaciones realizadas por los arquitectos romanos, el auge arquitectónico y su posterior decadencia. A continuación:

Orígenes

La proyección de la arquitectura romana inició específicamente a través de los etruscos, donde en tiempo posterior se tomaron aspectos de la griega, en sí las características de estas influencias se exhiben en las obras romanas en un tiempo consiguiente de las beligerancias púnicas. En la actualidad, los comienzos de la arquitectura romana datan desde que se ejecutaron la iniciales obras como la primera carretera y el primer acueducto.

En los tiempos en que el Imperio Romano se glorificaban de sus triunfos y dominios sobre los territorios de Sicilia y la misma Grecia, era frecuente que los oficiales romanos poseyeran un cúmulo de objetos con gran valor artístico como trofeos, esto como parte de su recompensa por el triunfo. Además que por la grandeza, poderío y economía de Roma empezó a atraer a los artistas etruscos y griegos, por lo que estos comenzaron a inculcar a los romanos sobre la belleza del arte y la admiración sobre el mismo.

Pero la manifestación propia de los romanos sobre la arquitectura, no se presentó sino hasta la finalización de la etapa helenística. Sus construcciones se basaban generalmente en macizas plataformas que estaban caracterizadas por el uso de inmensos bloques de piedras trabajadas o rústica, esta ejecución en sus construcciones era muy similar a los etruscos.

La totalidad de las obras arquitectónicas romanas cimentadas en sus inicios cumplian con un objetivo más práctico que estilístico especialmente durante el tiempo monárquico, por lo que era muy notable la ausencia de todos sus diseños de adornos ya sean escultóricos o pictóricos. Pero luego de el acecho de Siracusa entre los años 212-214 a.C. los romanos empezaron a obtener una afición y apreciación por las bellas artes, haciéndose costumbre en toda la sociedad romana.

Para cuando Grecia se transformó en una provincia romana para el año de 144 a.C. un sinnúmero de artistas griegos esclavizados fueron llevados a laborar en Roma. Otra de las acciones que favoreció el interés por lo artístico en Roma, fueron los numerosos objetos obtenidos en la victoria de Lucio Emilio Paulo Macedónico durante la contienda de Pidna.

De igual forma, lo obtenido de los templos griegos de Delfos, Olimpia y Epidauro por parte de Lucio Cornelio Sila Félix, los objetos valiosos conseguido por Octavio de Alejandría y la irrupción a diversos templos de Asia por Publio Cornelio Dolabela. El destino final de estos objetos fue Roma, y en sí esto de cierta forma estimuló aún más el encanto refinado por lo que hasta su momento era una forma artística desconocida para ellos.

ARQUITECTURA ROMANA

Ahora la primera ejecución arquitectónica romana de mármol que fue en templo, fue cimentada por los arquitectos de Laconia-Grecia Sauro y Batraco por mandato del cónsul Quinto Cecilio Metelo Pío.

Innovaciones técnicas

Entre las innovaciones técnicas ejecutadas por los romanos en su arquitectura se hallan la construcción de bóvedas y arcos, esto de cierto modo contribuyó a suprimir las columnas y arquitrabes algo muy característico de la arquitectura griega clásica que se empleaban como medio de soporte para los techos y pesadas vigas, por lo que usualmente estos no eran más que ornamentales a funcionales. Para los romanos los cuidados estilísticos de los griegos no eran limitantes para ellos, por lo que emplearon los órdenes clásicos con considerable autonomía.

Así, que en su período de glorificación los romanos estuvieron bien inspirado con ideas arquitectónicas hasta el punto de de gestar planes novedosos, ideas enormes sobre el espacio y una evidente noción sobre enormes cantidades. La novedosa innovación en la arquitectura romana se comenzó a manifestar durante el siglo II y III a.C. a través del empleo del hormigón como sustitución del ladrillo y la piedra en sus construcciones. Además, en sus obras para esos tiempos podían visualizarse como soporte a los arcos y cúpulas, inmensas columnas.

Adicionalmente, se comenzaron a usar un conjunto de columnas meramente ornamentales que resisten a un muro de carga, estas fueron llamadas arcadas o columnatas y su desarrollo de cierto modo fue fundamentada a través del empleo del hormigón en las construcciones romanas. En relación a la ejecución de la arquitectura de menor envergadura, el aguante del hormigón romano redimió la planta rectangular de la celda a un entorno de flujo libre.

Otra de las predicciones en la arquitectura romana, fue el vasto empleo de los arcos y las bóvedas. En sí, eran una masa de cenizas volcánicas (puzolana) y gravas, algo muy diferente a las dovelas de piedras a juego como se veían en las bóvedas etruscas, o en una que otras obras asiáticas. A su vez, las bóvedas tenían fornidos ladrillos ya paralelos pero empotrados dentro de la misma bóveda, cuya finalidad es básicamente ser un soporte temporal y un refuerzo interno. Un modelo espléndido de esta ejecución romana, puede verse en la cúpula del Panteón de Agripa en Roma.

ARQUITECTURA ROMANA

En la arquitectura romana no únicamente empleó en sus obras las bóvedas de cañón y cúpulas, también se le sumaron las básicas arista y crucerías. Aunque las finales nombradas fueron rara  vez utilizadas fuera del Imperio de Oriente ya que de las obras arquitectónicas que realizaron solo se puede visualizar un procedimiento de contramedidas internas usadas en las bóvedas en las Termas de Caracalla y en la Basílica de Majencio.

Asimismo, se hicieron presente en la arquitectura romana los capiteles historiados que fueron tan representativos en la Edad Media, algo que se presenció en algunos lugares antiguos vinculados con los romanos como ejemplo la antigua Pompeya. Como ya hemos recalcado, las obras de la arquitectura romana fueron representadas de acuerdo a su utilidad, como:

  • Los edificios podían ser desde muy modestos hasta muy ostentosos.
  • Los acueductos y puentes, eran obras bastantes modestos pero eficaces de acuerdo a su funcionalidad.
  • Los palacios y templos en cambio eran otra cosa, estos tenían que ser excepcionales obviamente manifestando lo que representaban.
  • Los edificios o las obras más sencillas, solían estar cubiertos por piedras formando órdenes que no exhiben el espacio interior.

Es importante destacar, en la totalidad de los edificios o obras más suntuosas solían ser embellecidas a través del uso de pinturas y azulejos.

La renovación urbana de Augusto

Debido al alto movimiento monetario de la época y el considerable aumento de la población en las metrópolis romanas, el Imperio Romano se vio en la necesidad de explorar y aplicar nuevas técnicas que fueran capaces de aportar soluciones a todos sus desarrollos arquitectónicos de esos tiempos. Así que a través de un extenso conocimiento de los materiales de construcción, así como las diversas técnicas como las creaciones de bóvedas y arcos, el Imperio Romano logró conseguir exitosamente la creación de una mega infraestructura de uso público.

El establecimiento del Imperio Romano en Grecia conlleva a que muchos griegos se desplazaran hacia Italia, entre ellos artistas. En parte, la Paz Romana (Pax Romana) incentivada por Augusto produjo un importante crecimiento económico que permitió el desenvolvimiento de diversas manifestaciones artísticas, donde entre ellas se encuentra la arquitectura.

ARQUITECTURA ROMANA

Así que los planes de urbanismos de Roma para reformar y dar una nueva imagen a la ciudad,  como parte de las ideas de Augusto se cumplieron finalmente tras la consolidación de la paz en todos los territorios subyugados por los romanos, luego de conseguir el triunfo de este en la contienda de Acción contra Marco Antonio. De cierto modo, Augusto no solo consiguió el cumplimiento del deseo de su padre adoptivo Julio César de agraciar la apariencia de Roma siendo esta su nueva visión de capital Imperial, sino que también incentivó la construcción y las artes.

Para ese mismo tiempo ya Roma tenía alrededor de 1 millón de habitantes entre romanos y inmigrantes, esto produjo la creación de zonas populares como los barrios de Argileto, Velabro y Suburra. Así que ante tal crecimiento poblacional, el Estado se vio en la necesidad de implementar un esquema vinculado a la planificación urbana donde incluían la creación de un puerto y almacenes con el fin de garantizar el abastecimiento de la población. De igual manera en este mismo tiempo, se ejecutaron las siguientes construcciones:

  • Ensanchamiento del canal del río Tíber con el propósito de proteger la ciudad y sus ciudadanos de posibles inundaciones.
  • Nuevos acueductos.
  • Las primeras termas públicas.
  • Un anfiteatro.
  • Dos teatros.
  • Una biblioteca disponible al público en general.
  • El Foro de Augusto (Forum de Augusti).
  • El Altar de la Paz (Ara Pacis).
  • Los templos: Panteón de Agripa y Marte Vengador (Mars Ultor).
  • Un sinnúmero de jardines, pórticos y diversos edificios públicos.

Uno de las obras a reformar dentro del esquema de Augusto para embellecer la metrópoli de Roma, fue trabajar en el Campo de Marte (Campus Martius), que sin duda llevó a ser uno de los complejos monumentales más asombrosos de la antigua Roma. Asimismo, Augusto plasmó dentro de su esquema de urbanismo la creación de su propio Mausoleo, que una vez que partiera físicamente resguardaba los restos de él, su familia y la Casa de Augusto (Domus Augusti) en el monte Palatino. Este sería el edificio principal de lo que complejo del Palacio Imperial (Palatium).

Una de las opiniones favorecedoras en cuanto al impulso y acciones de Augusto en cuanto a dar una presentación más hermosa de la ciudad de Roma, la destaca el historiador Seutonio en el Libro II sobre la vida de los doces ceésares, donde expresa lo siguiente:

«Augusto llevó a Roma a tal belleza, en un punto donde su diseño estilístico no iba a la par con la grandeza del Imperio, que además como ciudad se hallaba expuesta a un sinnúmero de riesgos como inundaciones e incendios, que con razón podía presumir de dejarla de mármol, habiéndola recibido de ladrillo».

ARQUITECTURA ROMANA

Auge arquitectónico

En los tiempos comprendidos entre los gobiernos de Nerón y Constantino entre los años 54 y 337 a.C, es donde se hace presente en el Imperio Romano la mayor manifestación arquitectónica siendo las obras más destacas las construidas durante los gobiernos de Trajano, Tito y Adriano. Algunos ejemplos a nombrar de estas obras son:

  • Los numerosos acueductos de la ciudad de Roma.
  • Las Termas de Diocleciano y Caracalla.
  • Las basílicas.
  • El Coliseo de Roma.

Por ser tan fantásticas estas obras arquitectónicas posteriormente fueron construidas en otros lugares bajo el dominio del Imperio Romano cercanos, pero a una menor escala. Algunas de estas edificaciones hoy en día todavía permanecen de pie casi completas, como por ejemplo: las murallas de  la ciudad Lugo en Hispania Tarraconensis en lo que es ahora el norte de España.

La capacidad administrativa y monetaria en manos del Imperio Romano permitió a este construir grandes obras, aún en sitios bastante apartados de las principales ciudades, así como también la contratación de mano de obra calificada y no calificada necesaria para la ejecución de las construcciones.

El propósito de la arquitectura romana en sí estaba atada a una acción política, a traves de ella se lograba demostrar el poderío del Imperio Romano en general y también el de ciertos personajes encargados de su construcción. De cierto modo, este propósito político sobre la arquitectura permitió magnificar al Estado, como también a la imagen que querían los romanos presentar sobre su gran Imperio. Así que para conseguir esto, no desperdiciaron ninguno de sus recursos para enaltecer su marca de grandeza en todas sus creaciones arquitectónicas.

La cumbre más alta de la arquitectura romana quizás fue tocada durante el gobierno de Adriano, es en este tiempo donde este emperador ordenó la construcción y reconstrucción de  numerosas obras, siendo los más destacados hoy en día:

  • La reconstrucción del Panteón de Agripa en Roma.
  • La construcción del Muro de Adriano, una marca romana dejada en los paisajes del norte en Gran Bretaña.

Decadencia

El arte romano vivió su tiempo de magnificencia entre los dos primeros siglos del Imperio Romano, pero ya a inicios del del siglo II se comenzó a gestar un pausado declive por el estilo elegante y distinguido, y esto fue aún más notorio durante la crisis del siglo III que posteriormente se hizo determinante ya para los siglos IV y V,  donde el arte barroco y pesadez se comenzaron a manifestar en sus diseños, muy a pesar de que la envergadura y opulencia de sus obras arquitectónicas aumentan.

No obstante, la arquitectura romana como arte siguió manifestándose a través de numerosas obras, hasta que varias de las principales ciudades romanas fueran tomadas por los bárbaros. Algunos de estos ejemplos son las colosales basílicas de Roma que fueron cimentadas durante el siglo IV, que no únicamente las había para rendir culto a lo cristiano sino que también las civiles. Entre ellas podemos mencionar:

  • Los vestigios de la basílica colosal civil de Constantino (o Majencio), esta se encuentra situada en Roma y era antiguamente utilizada como fuente de inspiración para los arquitectos renacentistas del siglo XVI.

Hoy en día se tiene la concepción que la arquitectura romana tuvo su total declive durante el gobierno de Constantino, en sí este utilizó como material diversas piezas como columnas, esculturas y varios restos todos antiguos en gran parte de lo esparcido por el vasto territorio de dominio romano para construir nuevas obras arquitectónicas, como lo hizo con Constantinopla.

De igual forma trabajo en cuanto a la construcción del Arco de Constantino en Roma, donde utilizó material reciclado de obras anteriores cimentadas en los gobiernos de Adriano, Trajano y Marco Aurelio, así que ante la ausencia de escultores capacitados se usaron específicamente los altos relieves de obras anteriores.

ARQUITECTURA ROMANA

Con exactitud el declive del arte romano se hizo más notable dentro de la escultura, de por sí la arquitectura continuó desarrollándose por un buen tiempo esto motivado a que era más sencillo para los arquitectos imitar algunas obras que existían en ese tiempo, en comparación a la falta de escultores con esa capacidad.

Los tres principios de Vitruvio

Estos principios antiguos que aún hoy en día sigue muy presente en la arquitectura, fueron creados por el arquitecto y especialista en cuanto a obras civiles, además de ser autor de numerosos escritos vinculados a estas artes, Marcos Vitruvio Pollio. Vivió durante el siglo I a.C. y se le recuerda principalmente por sus contribuciones sobre arquitectura a través de su obra, «De architectura».

Como parte de su cercanía profesional con el entonces emperador romano Augusto, Vitruvio decide plasmar en papel sus memorias y concepciones sobre la teoría, la historia y los métodos de la arquitectura como parte de la manifestación de su conocimiento al emperador y el Estado Romano. De architectura es el único tratado sobre la arquitectura que ha sobrevivido desde la antigüedad, siendo una piedra de toque del diseño hasta en este tiempo presente.

Es más, los arquitectos modernos recopilaron muchas ideas importantes de los diez libros «De architectura de Vitruvio». Y el que quizás mejor ha resistido la prueba del tiempo son sus tres principios, las cuales se conoce como la Tríada de Vitruvio: Firmitas, Utilitas y Venustas.

Firmitas – Durabilidad, solidez o resistencia

En principio firmitas se reduce a la idea de que las cosas deben construirse para durar, aún bajo la exposición de elementos naturales. Una estructura fantásticamente útil que se derrumba después de un par de años sería considerada un fracaso. Un edificio bien hecho puede durar siglos, incluso milenios. Irónicamente, ninguno de los edificios del propio Vitruvio sobrevive, pero este principio sigue en pie.

Este principio abarca más aspectos de la arquitectura de los que se nos ocurren de inmediato. Como cuando se establece que la durabilidad estará asegurada cuando los cimientos se trasladen al suelo sólido y los materiales se seleccionan con prudencia y libertad. En otras palabras, elija su destino con cuidado, eche cimientos profundos y utilice materiales adecuados y duraderos, es por ello que en la arquitectura romana generalmente utilizaban el mármol, el hormigón y el ladrillo.

ARQUITECTURA ROMANA

Todos entendemos instintivamente que la longevidad es una marca de buen diseño. Esta refleja materiales de calidad, una planificación meticulosa y un mantenimiento cuidadoso. El Panteón de Agripa de Roma es un buen ejemplo de ello, este es testimonio de un diseño duradero, famoso tanto por su longevidad como por su majestuosidad.

El principio también se refiere a los factores ambientales, así que en sí durante la construcción de un edificio u obra no se toma en cuenta de manera preventiva la presión del clima, los terremotos, la erosión, entre otros factores. Puede que no sea un edificio por mucho tiempo.

Es reconfortante saber que puede contar con una estructura que no se derrumbó durante un tiempo y, a la larga, generalmente termina siendo más barata. Un edificio duradero se asienta sobre cimientos sólidos y utiliza materiales apropiados para su propósito y su entorno. Los edificios que no están diseñados para durar suelen ser escenarios de películas glorificados, ya que en poco tiempo, son escombros.

Utilitas – Utilidad 

Los edificios están diseñados y construidos por una razón. Cualquiera que sea ese propósito, siempre debe ser la mente de un arquitecto. Si la estructura no cumple con su propósito, es probable que no sea muy útil. Ejemplo un teatro sin escenario, está totalmente descartado en cuanto a su utilidad.  Así que de acuerdo a Vitruvio, la utilidad estará asegurada:

“cuando la disposición de los apartamentos sea impecable y no presente impedimentos para su uso, y cuando cada clase de edificio esté asignada a su exposición adecuada y apropiada”.

Vitruvio es el veterano que exhortó a través de sus conocimientos en cómo la forma debe acompañar a la función. Este concepto fue tan significativo que  Louis Sullivan, el «padre de los rascacielos», lo tomó y valoró en 1896. Este último supuestamente atribuyó la idea a Vitruvio, aunque la documentación de esto es dudosa. En cualquier caso, a eso se reduce la utilitas. Los diferentes tipos de edificios tienen diferentes requisitos.

ARQUITECTURA ROMANA

Un edificio diseñado con estos requisitos como una ocurrencia tardía probablemente decepcionará. Esto también significa que las partes individuales de una estructura deben estar enlazadas lógicamente. En otras palabras, deben ser fáciles de acceder y navegar. Si un edificio es útil y fácil de usar, es un buen comienzo.

Venustas – Belleza

Como dice Vitruvio, «el ojo siempre está en busca de la belleza». Es una cualidad perfectamente legítima a la que aspirar. Según De architectura, la belleza se da “cuando la apariencia de la obra es agradable y de buen gusto, y cuando sus miembros están en la proporción debida según los principios correctos de simetría”. Además de ser útiles y bien construidos, los edificios también deben ser agradables a la vista.

Algunos incluso pueden tocar el corazón. Vitruvio enfatiza diversas condiciones que contribuye en el realce y esplendor de los edificios, entre ellas destaca la simetría y la proporción. Estas eran de particular atención para él (de ahí el Hombre de Vitruvian de Da Vinci). La incorporación obsesiva de formas en todo es anterior al diseño gráfico por algunos milenios.

En cada elemento de una estructura debe considerarse en relación con otros cercanos a ella, así como con el entorno en el que se está construyendo. Vitruvio resume esta interacción con una palabra: euritmia, un término griego para ritmo armonioso. Vitruvio lo define en un contexto arquitectónico de la siguiente manera:

«La euritmia es belleza y adecuación en los ajustes de los miembros. Se encuentra cuando los miembros de una obra tienen una altura adecuada a su ancho, un ancho adecuado a su largo y, en una palabra, cuando todos se conciernen simétricamente».

Como la música, los edificios tienen una melodía; así que las distintas partes que la conforman deben básicamente crear armonía y no distorsión ni ruido. Además de estar bien proporcionadas y simétricas, las piezas individuales pueden realzar la belleza de otras formas. La buena artesanía es hermosa, al igual que la atención al detalle.

ARQUITECTURA ROMANA

Los materiales apropiados para la estructura también son hermosos, lo que refleja el buen juicio y el buen gusto del diseñador. La ornamentación es aceptable, pero debe complementar el diseño central de la estructura: piense en grabados de columnas, patrones de pavimentación, entre otros. Todos estos pequeños detalles y consideraciones corresponden al edificio en su conjunto. Cuando todos caen juntos, es impresionante.

Materiales

La Roma republicana e imperial fue y sigue siendo una ciudad impresionante. Esta ha sido examinada extensamente a través de los siglos, por lo que el observador casual es consciente de Roma y de la influencia que aún ejerce en el mundo moderno. La Roma de la época de Cristo, que es coincidentemente la época de la transición de la Roma republicana a la imperial, fue un escenario de mercados ajetreados, actividades gubernamentales, transporte y otros aspectos del comercio, pero más importante aún,del negocio del imperio.

Con el fin de producir y mantener el imperio, se necesitaban instalaciones para realizar estas actividades. La construcción de instalaciones requiere materiales y formas de construirlas. Las características de la arquitectura romana empleadas y combinadas con los materiales usados produjeron una declaración de Imperio que es su esencia. Así que para una ciudad de un millón de habitantes habría sido necesaria una variedad de edificios.

Los arquitectos romanos empleaban como materia prima elementos naturales, siendo los primordiales la piedra, madera y mármol. Los materiales manufacturados consistían en el ladrillo y vidrio, y los materiales compuestos consistían en hormigón. Estos materiales estaban disponibles muy cerca de la ciudad de Roma y, en general, en toda la zona europea del Imperio.

La innovación relacionada con este uso de materiales fue más una cuestión de aprovechar la oportunidad porque los materiales utilizados por los romanos habían sido utilizados por culturas anteriores. El uso de piedra y madera es básico para un nivel de construcción primitivo. Los romanos utilizaron estos materiales básicos, pero también utilizaron materiales producidos en masa como el ladrillo y el hormigón, lo que permitió una rápida expansión y un amplio alcance del Imperio.

Piedra y mármol

Los romanos emplearon de diversas formas variedades de piedra, cada una valiosa por ciertas cualidades: resistencia, durabilidad y estética. El suministro de piedra se recolectaba localmente y parte de la extracción según la disponibilidad. La piedra sirvió al Imperio como material de construcción básico.

El ladrillo y el hormigón se emplean cuando la velocidad y la repetibilidad de la construcción eran críticas. Así que en un nivel básico, la piedra es el material de construcción más común y lógicamente utilizado. Incluso se esperaría que la cultura más primitiva reuniera y acomodará piedras en algún tipo de refugio. Asimismo, era de esperar que los romanos hicieran uso de piedras para la construcción.

Según el nivel de avance de la cultura, sus habilidades en mampostería de piedra exhibieron un alto nivel de complejidad y acabado. Esto se logró mediante el uso de una variedad de herramientas de corte de piedra, como: el martillo cortador (de hoja), martillo escareador (puntiagudo), martillo de albañil (hacha), mazo, punzón, cincel, sierra y escuadra. Este conjunto de herramientas sigue siendo el mismo para los canteros del siglo XXI. La geología clasifica las piedras/rocas en tres categorías:

  • Sedimentarias
  • Ígneas
  • Metamórficas

Los romanos usaron sin saberlo todas las categorías de piedra contenidas en los estratos geológicos: travertino, una piedra sedimentaria; toba y granito, ígneo; y mármol, metamórfico. Los romanos naturalmente hicieron uso de estos materiales debido a su distribución geográfica cercana y la relativa facilidad para obtener un suministro. Vitruvio brindó orientación para su uso en función de las cualidades y atributos percibidos.

Entre los tipos de piedra, uno de los más populares fue el travertino. Vitruvio recomendó el travertino como una piedra que «soportaría cualquier esfuerzo, ya sea por estrés o por las lesiones causadas por el clima severo». El travertino, una piedra caliza sedimentaria, es muy dura y tiene la capacidad de soportar cargas pesadas debido a su resistencia a la compresión inherente. Tiene una textura cremosa con una superficie ligeramente picada y se usó estructuralmente, y también decorativamente para fachadas de edificios como teatros y anfiteatros.

La popularidad del travertino disminuyó cuando Augusto prefirió el mármol al travertino como material para adornar los exteriores de los edificios. Mientras que la toba es un lodo volcánico solidificado y poroso, que resulta en una piedra algo débil. Se utilizó principalmente para la construcción de interiores, como plataformas para templos. Debido a que no era una piedra dura, la toba se cortaba fácilmente y era buena cuando se usaba en lugares cubiertos, pero no era adecuada para usos exteriores, ya que se erosionan rápidamente por las heladas y la lluvia.

ARQUITECTURA ROMANA

El uso extensivo del mármol se introdujo durante el reinado de Augusto. El mármol se extraía localmente y también se transportaba a distancias considerables, algunas tan lejos como Túnez. Fue muy valorado y se utilizó principalmente para elementos decorativos (como los “capiteles” de una columna) o para paramentos. Entre los mármoles utilizados se encuentran los siguientes:

  • Chemtou
  • Chios
  • Flia
  • Lesbian
  • Parian
  • Pentelic
  • Porta Santa
  • Proconnesus
  • Pyrenean
  • Rosso Antico
  • Thesian

Los nombres de estas canicas están asociados con la ubicación particular de la que se obtuvieron. Cada variedad de mármol tenía su color característico. Varían de amarillo veteado, gris-azul, blanco-amarillo veteado, blanco, blanco brillante, rojo-azul, violeta, rojo y verde. La vista de Roma con fachadas de estos colores hubiera sido sorprendente. La aplicación de este material de construcción, era el resultado del gusto y deseo de Augusto por lo que proporciona un ejemplo sorprendente de cómo se utilizaron los materiales para expresar el Imperio.

Aunque el uso de la piedra por los constructores romanos fue extenso, Vitruvio dedicó poco espacio a la piedra en sus diez libros, escribiendo solo un capítulo sobre piedra. Vitruvio recomendó piedra de canteras cercanas a la ciudad y de Saxa Rubra y Fidenae porque estas canteras producían piedra blanda (toba) y dura (caliza), y porque ambas estaban cerca de la ciudad.

La toba se podía cortar con una sierra, por lo que se formaba fácilmente durante la construcción. Debido a esto, la toba se recomienda para áreas cubiertas, en las que funcionaría bien, pero cuando se exponía a la acción de congelación/descongelación, calor o agua por lo que se desmoronaba.

El travertino (piedra caliza) es mucho más duradero pero, según Vitruvio, se agrieta y se desmorona cuando se expone al fuego. Vitruvio describió una piedra extraída en el territorio de Tarquini que poseía «virtudes infinitas». Podría soportar heladas, incendios y tormentas, y podría durar indefinidamente. Por ello Vitruvio recomendó mucho esta piedra, pero la cantera estaba a una distancia considerable, por lo que era difícil de obtener.

ARQUITECTURA ROMANA

No identificó la piedra, pero por las características que describió, que es de larga duración y no se ve afectada por el congelamiento o el fuego, especulamos que la piedra que mencionó era granito. Si no se podía obtener esta piedra, el granito, la piedra caliza y la toba requirieron una exposición de dos años a la intemperie después de la extracción. Si resisten esta prueba, serían adecuados para su uso en la construcción.

Una característica especial de la piedra como material de construcción es que tiene una gran resistencia cuando se aprieta o comprime como en la construcción de un muro, pero es débil cuando se estira o se tensa (tensión) como en un dintel horizontal. Debido a esto, cuando se usa piedra para abarcar un espacio horizontal, generalmente se emplea el uso de un arco.

El arco comprime la piedra y el tramo horizontal puede ser mucho más ancho. En consecuencia, el arco puede proporcionar una resistencia superior sobre el dintel (sin refuerzo) en cualquier tramo. La importancia del arco no se puede minimizar. Sigue siendo un elemento arquitectónico y constructivo esencial  aún en la actualidad.

Madera

La madera es un material de construcción común y esencial. El uso de la madera por los romanos se extendió sobre el de los griegos mediante una aplicación más amplia del uso de la armadura. Esto permitió a los romanos abarcar espacios más grandes y construir edificios con espacios interiores más grandes. La basílica es un ejemplo de edificio que contiene este gran salón interior. La armadura, un ejemplo de construcción de madera, proporcionó una declaración adicional de imperio debido al tipo de edificio que produjo.

El empleo de madera como material de construcción es algo más difícil de verificar ya que no se dispone de ejemplos existentes. Para verificar el uso de la madera es necesario invocar un concepto de geólogo, rastro fósil o mejor descrito en este escenario como rastro de evidencia.

Como un rastro de fósil proporciona evidencia de la actividad de un organismo, ya sea caminando, deslizándose o algo así, la evidencia de rastro puede ayudar a demostrar dónde se utilizó el material consumible. Las fotografías de varias estructuras romanas muestran, por ejemplo, una pared con una hendidura donde habría estado un contrahuella y una pisada de escalera.

ARQUITECTURA ROMANA

Se puede especular que estas contrahuellas y peldaños estarían hechos de madera ya que se han deteriorado desde su lugar de fijación. En estos ejemplos, la estructura circundante es sólida, lo que tiende a demostrar que las escaleras estaban hechas de un material menos robusto.

Plinio proporcionó evidencia adicional del uso de la madera al identificar al inventor romano de la carpintería, Dédalo. Le atribuyó a Dédalo la invención de varias herramientas para trabajar la madera: la sierra, el hacha, la plomada y el pegamento. Esto pondría estos inventos en algún lugar antes del siglo I d.C., ya que el nacimiento de Plinio fue a principios del siglo I.

Vitruvio proporcionó una explicación útil de varias maderas disponibles para la construcción. Su consejo comenzó con la época del año en que los árboles deberían cosecharse, que es otoño. Explicó que los árboles están «preñados» en primavera y no son aptos para la cosecha. Las variedades de madera disponibles fueron:

  • Roble
  • Olmo
  • Álamo
  • Ciprés
  • Abeto
  • Aliso.

De la misma manera, Vitruvio proporcionó instrucciones sobre el uso de las distintas maderas. El abeto se describe como una madera clara resistente a la flexión, por lo que sería deseable para su uso como viguetas (vigas paralelas que sostienen un piso).

El roble que tiene una estructura compacta, era deseable para su uso donde la madera debía enterrarse en el suelo o posiblemente usarse como pilares, aunque muchos la describen como útil en la construcción general. El pino y el ciprés son reconocidos por sus resinas y el cedro y el enebro por sus aceites.

El conocimiento de las maderas, cuándo deben cortarse, cuánto tiempo deben curar antes de su uso y el uso más eficaz de las variedades se habría obtenido mediante una prueba y error exhaustivos o se habría transmitido a Vitruvio (y sus asociados) de generaciones anteriores. No es evidente a través de sus escritos qué método proporcionó la información.

Cabe señalar que Vitruvio se refirió a las cualidades de la madera y la piedra con la cantidad que cada uno contiene de los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire. El roble por ejemplo, está saturado de «primeros elementos terrosos», lo que proporciona su estructura compacta y resistencia a la humedad. Ésta fue la ciencia de la época, que se originó con los griegos y pitagóricos.

Vidrio

El vidrio era un material de construcción auxiliar para los romanos, no absolutamente necesario para construir la estructura. El uso del vidrio hasta finales del siglo I d.C. fue principalmente para vasijas y arte. La introducción del vidrio para el acristalamiento de ventanas supuso un cambio fundamental en el concepto de ventana. Proporcionó a los romanos un material de construcción adicional y una característica de la arquitectura romana como una declaración estética del imperio.

Las estructuras existentes tienen aberturas que se reconocen claramente como ventanas. Las representaciones también muestran aberturas reconocibles como ventanas, muchas de ellas representadas con parteluces. Además, Plinio identificó el vidrio más preciado como transparente.

Ladrillo 

El ladrillo puede ser bien visualizado en numerosas obras de la arquitectura romana. Esas construcciones de ladrillos también presenta una gran complejidad y un trabajo intrincado que se muestra en arcos y paredes. Este material formado a partir de arcilla fue originalmente, y sigue siendo, un material de construcción principal en partes del mundo donde la vegetación es escasa, y particularmente en las regiones del Mediterráneo.

La utilización del ladrillo es mundial y su uso continúa hasta la actualidad. El ladrillo secado al sol era adecuado para su uso en la mayoría de las áreas, pero por descubrimiento accidental se supo que el ladrillo cocido era impermeable al agua.

El uso inicial de la arcilla cocida, hasta el siglo I a.C. en Roma, fue para tejas para proteger la madera y el trabajo de mampostería. En otras regiones mediterráneas, los ladrillos cocidos se usaban solo para construcciones estancas o para las partes más expuestas de los edificios. Vitruvio refuerza esta línea de tiempo con su referencia al ladrillo de barro, limitado en la Ciudad debido a las restricciones impuestas por el espacio limitado.

También proporciona instrucciones sobre la aplicación de tejas sobre la construcción de mampostería de ladrillo, y les indica que las tejas deben sobresalir sobre la mampostería, como una cornisa. El saliente de la cornisa arrojará agua que gotea más allá del plano de la mampostería de ladrillo, protegiéndola. Con el tiempo se hará evidente si las baldosas han protegido el ladrillo.

A través de estas instrucciones, Vitruvio confirmó que los ladrillos de barro todavía eran de uso general en Roma en el siglo I a.C. También confirmó que en ese momento se fabricaban tejas al horno. Los fabricantes romanos hacían tres tamaños estándar de ladrillos:

  • Lidio, 11.65 ”x 5.8”
  • Tetradoron, 11.65 ”x 11.65” (cuatro manos)
  • Pentadoron, 14.5 ”x 14.5” (cinco manos).

Esto contrasta con el tamaño de un ladrillo residencial moderno que es de 8 «x 3,5». El ladrillo del tamaño de un pentadoron fue más útil en la construcción de grandes edificios y muros de la ciudad donde se podían completar grandes secciones rápidamente. El impacto visual de la construcción con el ladrillo romano más ancho es impresionante. La construcción de dos mil años tiene un aspecto extrañamente moderno.

Exactamente cuando los romanos comenzaron a utilizar el ladrillo cocido sigue sin resolverse. Ahora Vitruvio se refirió solo a los ladrillos de barro, pero sí se refirió a los azulejos horneados, que sirvieron de refuerzo para la introducción del ladrillo horneado durante el siglo I d.C. Cabe señalar la distinción que los ejemplos restantes son de ladrillo cocido. Las instrucciones de Vitruvio hacían referencia a lo que la tecnología de su tiempo hacía disponible, que era ladrillo sin cocer.

Como expresión y declaración del imperio, el ladrillo fue un contribuyente principal. El ladrillo permitió una rápida expansión de la ciudad de Roma y la construcción de otras ciudades, fortificaciones y acueductos. Esto fue posible gracias a la fabricación de ladrillos, que se podía suministrar a la mano de obra disponible.

Cuando se introdujo el uso de ladrillo cocido, el Imperio ahora poseía un material de construcción que no solo proporcionaba un medio rápido de construcción, sino también uno que duraría. Los ladrillos de barro se deteriorarían con el paso de las estaciones y el tiempo, pero el ladrillo cocido podría durar siglos. La consideración principal para la expresión del imperio es la naturaleza repetible de la construcción debido a su tamaño uniforme, lo que resulta en un montaje rápido y ayuda a la expansión.

Hormigón

El hormigón proporcionó a los romanos un medio para producir una variedad de estructuras con resistencia, flexibilidad de diseño y, en ciertas fórmulas, proporcionó capacidades únicas. El hormigón se puede formular repetida y uniformemente. Empleando trabajadores calificados, el concreto proporcionó a los romanos un material práctico y versátil para expandir el imperio.

Vitruvio inició sus instrucciones sobre la mezcla de hormigón aconsejando los tipos de arenas adecuadas, ingrediente esencial en su producción. Se recomendaron el negro, el blanco, el rojo claro y el rojo oscuro y no deben contener tierra mezclada. Se podría determinar si está libre de material terroso si crujió entre las manos al frotarlo o si no dejó residuos al frotarlo arrojado en un paño blanco.

Además Vitruvio recomendó arenas excavadas de lechos recién abiertos. Las camas que habían estado abiertas durante un período de tiempo daban como resultado arena contaminada con tierra. No se recomendó arena de la orilla del mar porque era difícil de secar y las paredes resultantes no soportarían una carga sin ser reforzadas. El mortero de cal es el componente inicial del hormigón. Los romanos habían desarrollado un mortero fuerte a finales del siglo III.

El tipo de hormigón más eficaz y útil producido por los romanos fue el hecho con un material de sílice volcánica llamado puzolana, llamado así porque provenía de la ciudad de Pozzuoli cerca de Nápoles. Se recogió del efluente de volcanes cercanos.

El aspecto más desconcertante de la construcción romana de hormigón no es que los romanos hicieran un excelente uso de este material, sino que fue olvidado durante la Edad Media hasta que fue redescubierto en 1756 cuando un ingeniero británico recibió el encargo de reconstruir el faro de Eddystone en Cornualles. El ingeniero, que necesitaba un material que se asentara y permaneciera estable bajo el agua, descubrió la fórmula en un antiguo documento latino.

Es conclusión, el hormigón y el ladrillo comparten la misma importancia en la expresión del imperio. El hormigón permitió a los romanos flexibilidad, variación y durabilidad en la construcción de 18 bóvedas, arcos y muros. El hormigón hecho con cemento de pozzolana ​​con su capacidad de curar bajo el agua, fue el más significativo, permitiendo puertos artificiales, cimientos de puentes y otras estructuras que requieren cimientos en el agua. Este tipo de estructuras eran componentes esenciales del Imperio Romano.

Refinamiento

Vitruvio proporcionó una breve discusión sobre los materiales de acabado: yeso para paredes y techos, y pinturas para cualquier uso aplicable. También se discutieron las pinturas producidas a partir de minerales y vida marina, siendo dos los colores que son de especial interés:

  • El pigmento azul se obtuvo mediante un proceso complicado que involucraba arena, nitrato de potasio y cobre en polvo. Esta mezcla se puso en un horno y el proceso químico produjo el pigmento azul.
  • El púrpura fue descrito como «la belleza de apariencia más preciada y destacada». El morado, explicó Vitruvio, se obtuvo del molusco marino, y solo los de la isla de Rodas debido a su ubicación relativa al sol.

Vitruvio no proporcionó el origen de estas fórmulas o procedimientos para la obtención de varios pigmentos. Esta breve discusión sobre yesos y pinturas es importante como reconocimiento de que se utilizaron estos materiales. Su importancia para el imperio era mínima, pero desde una perspectiva estética añadida a la persona imperial, especialmente el púrpura, que significa realeza.

Órdenes de la arquitectura romana

Los «órdenes» clásicos describen un tipo de gramática arquitectónica que se desarrolló por primera vez en la arquitectura griega y luego fue adaptada y ampliada por los romanos. Esencialmente, los órdenes determinan la forma, las proporciones y la decoración de los elementos arquitectónicos básicos: la columna de soporte vertical (con base, fuste y capitel) y el entablamento apoyado horizontalmente (dividido en tres registros de abajo hacia arriba: el arquitrabe, friso y cornisa).

De una manera satisfactoriamente simétrica, las órdenes fueron redescubiertas y codificadas al revés, con un redescubrimiento de las órdenes romanas en el Renacimiento, solo para ser rechazadas más tarde en el siglo XVIII por puristas que cavaron más profundamente y desenterraron lo que consideraron órdenes griego más puro.

Las órdenes romanas, tal como las concibieron los teóricos del Alto Renacimiento desde Leon Battista Alberti hasta Sebastiano Serlio, incluían las órdenes griegas revisadas (dórico, jónico y corintio), así como sus propias adiciones (toscano y compuesto). Basaron sus definiciones en los escritos del arquitecto romano Vitruvio y en observaciones de primera mano de los edificios que este último describió en su tratado fundacional del siglo I a.C., De Architectura (Diez libros de arquitectura).

Cada generación posterior llegó a las órdenes con nuevos ojos y las redefinió, como el arquitecto, teórico y arqueólogo italiano del siglo XVI Andrea Palladio quien fue el más influyente cuando su I Quattro Libri dell ‘Architettura (Cuatro libros de arquitectura, 1570) fue publicado y traducido en toda Europa.

Orden toscano

Es una forma primitiva que se cree que es más antigua incluso que los órdenes griegos, pero las fuentes romanas no hacen énfasis de ello, solo los escritos del Renacimiento se refieren a él. Es el más simple de todos los comandos, con una columna suave y uniforme y una mayúscula simple.

Orden dórico

Se caracteriza por columnas achaparradas con capiteles redondos y un friso decorado con triglifos alternados (tres bandas verticales separadas por ranuras) y metopas lisas o talladas (bloques rectangulares). Junto con el toscano, este es el comando más simple y a menudo se asocia con la fuerza.

Orden jónico

Es más elegante y matronal, con columnas a menudo sin rayas, capiteles enrollados, frisos a veces decorados con bajorrelieves y dentículos meticulosamente tallados con una fila de pequeños bloques, debajo del cornisas.

Orden corintia

También es de naturaleza muy femenina como el jónico, este caracterizada principalmente por sus capiteles ornamentados que presentan dos filas de hojas de acanto talladas con pequeñas volutas (volutas en espiral) en las esquinas.

Orden compuesto

Es el más sofisticado, en sí es una combinación de grecia jónica y ornamentación corintia, un hermafrodita de patas largas. Sus columnas son altas y esbeltas, sus capiteles tienen abundantes hojas de acanto con grandes volutas, y su entablamento lleva un ostentoso friso tallado y cornisa.

La lectura renacentista de esta gramática clásica diseñó una jerarquía para el uso de órdenes en un edificio, comenzando en los pisos inferiores y avanzando hacia arriba: dórico, jónico, corintio y compuesto. No todos los controles debían usarse y el dórico se usaba necesariamente para el piso más bajo, pero cualquier cosa que comenzara se movía en el orden correcto.

Diseño urbano

La ciudad de la Antigua Roma, en su apogeo, una gran metrópoli de casi un millón de personas, consistía en un laberinto de calles estrechas. Después del incendio del 64 d.C., el emperador Nerón anunció un programa de reconstrucción racional, con poco éxito: la arquitectura de la ciudad siguió siendo caótica y no planificada. Fuera de Roma, sin embargo, los arquitectos y urbanistas pudieron lograr mucho más. Las ciudades se desarrollaron utilizando planes de cuadrícula originalmente diseñados para asentamientos militares.

Las características típicas incluyen dos calles de eje ancho: una calle norte-sur, conocida como cardo, y una calle adicional este-oeste bajo la identificación de decumanus, con el centro de la ciudad ubicado en su intersección. La mayoría de las ciudades romanas tenían un foro, templos y teatros, además de baños públicos, pero las casas ordinarias eran a menudo simples viviendas de adobe.

En términos muy sencillos, había dos tipos básicos de casa en la arquitectura romana: la domus y la ínsula. La domus, ejemplificada por las descubiertas en Pompeya y Herculano, generalmente comprendía una colección de habitaciones dispuestas alrededor de una sala central o atrio. Pocas ventanas tienen vista a la calle, la luz provenía en cambio del atrio. En la propia Roma, sin embargo, han sobrevivido muy pocos restos de este tipo de casa. Un ejemplo es la Casa de las Vestales en el Foro y la Casa de Livia en el Monte Palatino.

En general, solo los ciudadanos ricos podían permitirse casas con patios, atrios techados, calefacción por suelo radiante o jardines. Incluso entonces, las limitaciones de espacio en muchas ciudades provinciales significaron que incluso las casas acomodadas eran relativamente compactas. Las ciudades ricas fueron la excepción.

El puerto judío de Cesarea (25-13 a. C.), ampliado por Herodes el Grande para complacer a su jefe Augusto César, y hogar de Poncio Pilato, el prefecto romano regional, poseía una amplia red de calles cuadriculadas, un hipódromo, baños públicos, palacios y un acueducto. El rico puerto italiano de Ostia tenía bloques de apartamentos construidos con ladrillos (llamados insulae, después de ínsula el italiano para construir) que se elevaban cinco pisos.

Tipos de construcciones

Los materiales, los métodos y la arquitectura se expresan en última instancia en estructuras. Es por ello que exploraremos los diversos tipos de estructuras producidas en la arquitectura romana, a continuación:

Foros

El foro era una área central abierta utilizada como lugar de encuentro, mercado o lugar de reunión para discusiones políticas o manifestaciones, un lugar central de la ciudad fundamental para comunicar ideas y noticias. Este estaba compuesto por varios edificios públicos que incluían mercados, tribunales, cárceles e instalaciones gubernamentales. Los foros no solo se encuentran en Roma, sino también en pequeñas ciudades. Muchos de estos no fueron construidos en el estilo simétrico deseado en Roma.

La recomendación de Vitruvio fue que el foro se construyera a la medida de la población, de modo que no estuviera abarrotado, o no pareciera desierto si se construyera demasiado grande. El Forum Romanum, el más importante de la ciudad de Roma, estaba en el valle entre las “colinas” de Roma. En sí este era un foro de usos múltiples, no construido perfectamente rectangular.

Como foro de uso múltiple, este espacio originalmente contenía tiendas, exhibiciones e incluso algunos en el se realizaban algunos concursos deportivos que luego fueron eliminados y relegados al teatro y al circo. El Foro, con sus pórticos y columnatas rodeados de templos y basílicas, habría presentado una vista impresionante.

A medida que el imperio crecía los sucesivos emperadores construyeron foros, no solo para la mayor necesidad de espacio cívico adicional, sino también como monumentos a ellos mismos, como: Julio César (antes del Imperio) agregó el primero, luego los gobernantes Augusto, Vespasiano, Nerva y Trajano. El foro de Trajano fue el más grande de ellos, y consistió en un espacio con: una columnata con tiendas, un área de marketing con más tiendas, una basílica, dos bibliotecas y el Templo de Trajano.

Los foros de Roma proporcionaron un tipo temprano de planificación urbana, ya que había foros en otras partes del Imperio Romano como en Palmira, Samaria, Damasco, Antioquía, Baalbek y Bosra en Siria; Pérgamo en Asia Menor; Timgad y Tebessa en África del Norte; y Silchester en Inglaterra. Todos estos fueron construidos con calles con columnas para brindar protección contra el clima.

El foro en sí proporcionó una expresión de imperio de una manera desprevenida. Este era el equivalente al centro de la ciudad actual. Que el foro fue emulado en toda la región refleja la influencia de Roma e indica cómo el imperio estandarizó su planificación urbana y que Roma era lo suficientemente poderosa para ejercer esta influencia.

Basílicas

La basílica era una gran sala rectangular de acuerdo a la arquitectura romana, por lo general dos veces más larga que ancha. Las basílicas eran salas de justicia y mercados comerciales y eran un lugar de gran importancia en Roma. El gran salón interior estaba flanqueado por pasillos con galerías sobre los pasillos. A los efectos de la ley, los funcionarios de la corte se sentaron en un estrado elevado en un ábside semicircular (una extensión circular de la sala rectangular).

El techo de la basílica estaba entramado en lugar de una cúpula, pero aún cubría la gran extensión de la sala debido al conocimiento romano de la construcción de truss. Los griegos habían comenzado a emplear tímidamente el concepto de celosía, pero los romanos pudieron utilizarlo con mayor eficacia. Abarcar el gran salón de la basílica sin el uso de vigas de soporte requirió algo de valor al principio. El exterior era simple y sin adornos, en comparación con la arquitectura romana tradicional.

Un ejemplo importante es la Basílica de Trajano, Roma 98-112 d. C. Construida por Apolodoro de Damasco, se adjuntó al Foro de Trajano y se ingresó desde él, y contó con bibliotecas griegas y latinas. La altura interna era de 120 pies y el techo era de vigas de madera, una construcción típica de las basílicas.

Otro ejemplo de la basílica fue la Basílica de Constantino, Roma. Junto al Foro Romano, esta era inusualmente grande con 80 pies de largo por 83 pies de ancho. Pero más notable es el momento de la construcción, 310-313 d.C., que lo ubica en los últimos días del Imperio. Debido a esto, comienzan a surgir algunos cambios en los métodos de construcción y la arquitectura romana.

El elemento de diseño de bóvedas que se cruzan sostenidas por un muelle receptor, un precursor de la estructura gótica, se incorpora a la construcción de la Basílica de Constantino. Este concepto de diseño también se utiliza más tarde en Constantinopla.

La basílica expresó imperio de una manera similar al foro. Como centro comercial, habilitó y ayudó a la economía romana; y como centro legal permitió el cumplimiento y la aplicación de la ley y alentó una sociedad civil. Esta fue una expresión más discreta de imperio, como lo indica el diseño simple de la estructura.

El gran salón característico de la basílica, fue posible gracias a los riesgos asumidos por los romanos en su construcción. Los griegos habían utilizado el concepto de celosía, pero los romanos emplearon su uso de forma más atrevida, produciendo la imponente sala sin apoyo de la basílica.

Templos

El templo era un lugar para votos personales, ceremonias rituales, publicidad de actos estatales, escrituras y documentos. Este espacio proporcionó un medio para informar al público de lo que estaba sucediendo en el gobierno, el ejército y otras organizaciones oficiales. Además, y lo más importante por su papel en el imperio, el templo era un símbolo de autoridad y, como lo describió Livio:

«Digno de reyes y hombres, y del poder de Roma».

Los templos romanos eran rectangulares y circulares algo muy característico de la arquitectura romana. Se construyeron templos rectangulares al estilo de los griegos con un podio y un pórtico. Los templos griegos eran normalmente dos veces más largos que anchos, pero los templos romanos eran más cortos en proporción.

La mayoría de los templos romanos rectangulares eran estructuras simples en comparación con los teatros, anfiteatros y baños, pero los templos son una buena evidencia de cómo la arquitectura romana podía cubrir grandes espacios sin la ayuda de soportes (50 a 60 pies).

Vitruvio dedicó dos de sus Diez libros al diseño y construcción de templos. Su primera advertencia se refiere a la simetría. La composición de un templo se basa en la simetría, cuyos principios los arquitectos deben tener el mayor cuidado en dominar. La simetría se deriva de la proporción, que se llama analogía en griego.

La proporción es la calibración mutua de cada elemento de la obra y del todo, a partir del cual se logra el sistema proporcional. Ningún templo puede tener un sistema compositivo sin simetría y proporción, a menos que, por así decirlo, tenga un sistema exacto de correspondencia con la semejanza de un ser humano bien formado.

Además Vitruvio se basó en gran medida en la precedencia griega en sus instrucciones sobre los templos, citando el conocimiento griego en diez casos específicos y la mitad de un capítulo para explicar la base griega para el uso de números. Esto refuerza la influencia griega en la arquitectura romana.

Los templos romanos se diferenciaban de los etruscos y griegos en que estaban dispuestos a enfrentarse a su foro asociado con énfasis en los escalones y el pórtico. Los templos griegos solían estar orientados al este y los templos etruscos al sur. Ejemplos de templos rectangulares romanos incluyen:

  • Templo de Fortuna Virilis, Roma de 40 a. C.
  • Templo de Marte, Roma entre 14-2 a. C.
  • Templo de la Concordia en Roma entre 7 a. C. y el 10 d. C.
  • Templo de Cástor y Pólux, Roma del 7 a.C.
  • Templo Maison Carrée, Nîmes – Francia de 16 a. C.

Otros templos rectangulares notables son: el Templo de Diana, Nimes; el Templo de Venus, Roma; el Templo de Antonino y Faustina, Roma; el Templo de Saturno, Roma; el Templo de Júpiter, Baalbek; y el Templo de Baco, Baalbek. Todos estos templos reflejan el podio, el pórtico y el diseño de la columnata delos otros templos rectangulares.

Los romanos también edificaron diversas obras arquitectónicas templos circulares, entre los que se destacan los siguientes:

El Templo de Vesta, Roma, 205 dC. Este se encontraba custodiado por las Vírgenes Vestales que guardaban el fuego sagrado, que significaba el centro y fuente de la vida y el poder romanos. Curiosamente, Vesta fue destruida por el fuego y reconstruida varias veces. Vesta fue construido con un podio y columnata y era similar a los templos rectangulares, pero obviamente diferente por ser circular.

El edificio mejor conservado de la antigüedad es el Panteón. Este se construyó en dos períodos diferentes. El primero como un espacio abierto por Agripa, el yerno de Augusto, y se completó en el 25 a. C. La famosa rotonda fue agregada por Adriano entre el 118 y el 125 d. C. El Panteón emplea el uso de la cúpula, otra de las características más destacadas de la arquitectura romana.

El Panteón, sin embargo, es una estructura única en varios sentidos. La construcción de la cúpula del Panteón con un diámetro de 143,5 pies es un logro que nunca ha sido igualado. El pórtico de este edificio está sostenido por columnas de granito sin estrías con capiteles corintios. El frontón contenía originalmente un relieve de bronce. Los cimientos del edificio tienen 14 pies 9 pulgadas de profundidad y las paredes debajo de la cúpula están construidas con hormigón revestido de ladrillo (opus testaceum).

El interior de la cúpula se apoya en una superficie artesonada para reducir el peso del hormigón manteniendo su resistencia. La iluminación para el interior es proporcionada por una única abertura no acristalada en la corona de la cúpula. El Panteón ha sobrevivido 1800 años intacto. Se han eliminado varios elementos para su uso en otros lugares, y generalmente se reemplazaron con materiales inferiores (por ejemplo, placas de bronce en la cúpula inferior reemplazadas con plomo), pero sigue siendo un ejemplo sobresaliente del esplendor de Roma.

Los templos de Roma proporcionan, de hecho, una expresión de imperio especialmente poderosa. Los templos eran monumentos a dioses religiosos y también monumentos a los mismos emperadores, que deseaban cada uno su propio templo. La mayoría de los templos se construyeron entre el siglo I a. C. y la última parte del siglo II d. C. en lo que fue el período más influyente de Roma.

Además, los templos sirvieron como medio de comunicación, como depósito de documentos cívicos y como lugar para registrar eventos públicos. El templo fue entonces un componente vital para proporcionar organización al imperio, una necesidad en su expansión y mantenimiento. El más impresionante de estos templos es el Panteón, que todavía se conserva hoy dieciocho siglos después de su finalización, como expresión del poder de Roma.

Termas o Baños

Vitruvio recomendó que el sitio para la construcción de baños sea lo más cálido posible, alejado de los vientos del norte y noroeste, de modo que la caldera (habitación caliente) y la tepidarium (habitación cálida) tengan luz del oeste en invierno. Instruyó que se debe tener cuidado de que las calderas de hombres y mujeres estén conectadas y en la misma área para que se pueda compartir un horno común.

Una característica especial de la construcción de los baños romanos era el piso suspendido, que permitía que el calor circulara por debajo para regular la temperatura del piso. La introducción de esta característica coincide con la introducción del vidrio de ventana que ocurrió en algún momento a fines del siglo I d.C. Los baños construidos antes de esto se construyeron con ventanas muy pequeñas, lo que provocó que el interior del baño fuera bastante oscuro.

Los baños romanos muestran las costumbres y el estilo de vida de un pueblo amante del placer. No solo fueron construidos para un baño lujoso, sino que eran un lugar para la vida social, noticias, chismes, conferencias y juegos (juegos de mesa, ejercicio, juegos con pelotas). Estos espacios eran parte integral de la vida romana.

Tradicionalmente se cobraba una pequeña tarifa por entrar a los baños, pero algunos emperadores los abrían al público de forma gratuita. Los baños se organizaron con un salón central con la sala de caldaria, sala de tepidarium y frigidarium adjuntos. Varios otros servicios estaban disponibles en los baños que iban desde barberos, manicuristas, champúes y untadores de aceite.

Por lo general, había un jardín abierto junto al baño y una pista de atletismo y asientos para los espectadores. Otras estructuras contiguas contenían salas de conferencias, tiendas y viviendas para los muchos esclavos que atendían el baño. La ciudad contenía la mayoría de los baños, pero también se construyeron baños en Pompeya, África del Norte, Alemania e Inglaterra.

Estas obras de la arquitectura romana proporcionó una expresión práctica del imperio porque los baños eran un componente esencial de la vida cotidiana de los ciudadanos romanos y, además, parte de los medios de comunicación informal del imperio. Asimismo estos espacios se exportaron a los confines del Imperio Romano y, como resultado, su lujo quedó expuesto a todo el Imperio.

Teatros

De naturaleza similar a los baños, los teatros eran un medio de entretenimiento más que de placer, pero también eran un lujo experimentado por los romanos debido al Imperio. Una vez satisfechas las necesidades básicas, se permitió a la población centrar su atención en actividades no esenciales. El teatro fue una de las varias instalaciones de entretenimiento producidas en la arquitectura romana, además del anfiteatro y el circo.

La recomendación para el sitio y la construcción de teatros de Vitruvio es bastante interesante. El teatro debe construirse en el foro, lo cual es comprensible, ya que este era el principal centro de actividad. Su preocupación inicial no es el diseño o los materiales, sino la ubicación.

Los teatros romanos fueron adoptados de los griegos y se limitaron a un semicírculo. Por lo general, estaban en la ladera de una colina para permitir que los asientos escalonados se arreglaran y construyeran con cierta facilidad. Cuando no se disponía de una ladera adecuada, el teatro se construyó con bóvedas de hormigón que soportaban las gradas de los asientos. En el caso de la construcción abovedada, un refugio para las inclemencias del tiempo fue una ventaja. Hay numerosos ejemplos de estas estructuras, como:

  • Teatro Orange en Orange, Francia, fue construido en el año 50 d. C., tiene capacidad para 7.000 espectadores y fue construido utilizando una combinación de hormigón y el uso de una ladera. El semicírculo tiene 340 pies de diámetro, el escenario 203 pies de ancho y 45 pies de profundidad. Una parte de la pared del escenario permanece con agujeros para mástiles que sostienen un toldo sobre el escenario.
  • Teatro de Marcelo en Roma, construido en la última década del siglo I a.C., fue construido en un solar plano por lo que la construcción es de paredes radiantes de hormigón abovedado.

Se construyeron teatros en todo el Imperio: Herodes Atticus en Atenas, Pequeño Teatro y Teatro Osita en Pompeya, con otros en Sicilia, Florencia, África del Norte e Inglaterra. Estos espacios elaborados de acuerdo a la arquitectura romana en todo el imperio brindaban oportunidades de entretenimiento para los ciudadanos. El entretenimiento no habría sido contemplado ni posible si no hubiera sido por el poder del Imperio Romano.

Anfiteatros

El otro lugar de entretenimiento para los romanos fue el anfiteatro. La interpretación moderna del anfiteatro, es la de una instalación semicircular al aire libre, era conocida por los romanos como el «teatro», que acabamos de describir. El anfiteatro romano era lo que ahora llamamos estadio o arena (palabra latina que significa arena, que absorbe la sangre de los combatientes).

Esta construcción fue una invención exclusivamente de la arquitectura romana para la que aparentemente no se basaron en la influencia o el diseño griego. De forma elíptica, el anfiteatro fue construido con gradas de asientos ascendentes que formaban un auditorio continuo alrededor de una arena central. Se encontraron anfiteatros en todos los asentamientos importantes del Imperio y formaban parte de la vida romana, siendo el más famoso de todos los anfiteatros romanos, y posiblemente de todos los edificios romanos el Coliseo de Roma.

Este fue terminado en el 82 d. C. después de doce años de construcción. El Coliseo se construyó en un valle llano entre las colinas Esquilina y Celia. Las paredes exteriores de la elipse tienen una medida de 620 pies por 513 pies y el piso de la arena 287 pies por 180 pies. Un podio al nivel del piso proporcionó asientos para el emperador, los senadores y otros funcionarios del estado. Detrás y alrededor del podio había asientos para 50.000 espectadores. Debajo de los asientos había pasillos y escaleras para acceder a los niveles superiores.

En el exterior hay alfileres para asegurar las cuerdas cuando la ocasión requiera que se despliegue un toldo de tela grande para dar sombra a los espectadores. La construcción del Coliseo empleó la mayoría de los materiales de construcción estructurales disponibles para el Imperio. Los cimientos eran de hormigón y los muros de apoyo estaban hechos de piedra toba y ladrillo. Bloques de travertino asegurados entre sí con abrazaderas metálicas componen la fachada y se utilizó mármol para los asientos y adornos.

El diseño estructural del edificio con pilares en forma de cuña que irradian hacia el interior bóvedas de hormigón de soporte produjo una estructura extremadamente fuerte que se ha mantenido durante casi dos milenios. Si no fuera por la búsqueda de materiales para otras estructuras posteriores, el Coliseo aparecería hoy como lo hizo en el siglo II d.C.

El exterior del Coliseo tiene cuatro pisos de altura, los primeros tres pisos de arcos, arcos, arcos: un uso simple pero complejo de este elemento arquitectónico que produce una apariencia magnífica que sigue siendo impresionante incluso en comparación con las estructuras modernas. Aunque el anfiteatro fue original de los romanos, empleó muchos elementos clásicos de la arquitectura. Los órdenes corintio, jónico y dórico se utilizaron en varios lugares del diseño.

Circos

El circo romano fue construido para dar cabida a carreras de caballos y carros, y las construidas eran estructuras grandiosas y magníficas de la arquitectura romana, que excedían la grandeza del anfiteatro. Debido a su imponente tamaño, un carril del Circo Máximo (Circus Maximus) alcanzaba casi un kilómetro.

El diseño del circo fue simple, ya que los bancos de asientos alrededor de la pista se construyeron con hormigón abovedado, necesario debido al nivel del sitio. El Circo Máximo, Roma, 46 a. C., era el más grande de los circos y medía 2.000 pies de largo, 650 pies de ancho y se estima que había sentado 250.000 espectadores. Un largo carril recto a cada lado de un divisor llamado espina, proporcionaba el circuito de carreras. Al igual que el Coliseo, el exterior del Circo Máximo estaba adornado con cientos de arcos.

Viviendas

Había cuatro tipos de viviendas romanas: la domus o casa particular, la villa o casa de campo, el palacio imperial y la ínsula o casa de vecindad de muchos pisos.

Domus o casa particular

Era una construcción de la arquitectura romana combinaba características de los etruscos y griegos. Un atrio (salón principal de una casa romana tradicional con o sin techo, que generalmente contiene un tanque de agua en el piso de abajo) formaba la parte pública del edificio con un patio, rodeado de apartamentos. Según Vitruvio, los griegos no usaban atrios. La casa particular romana está fechada antes que los edificios más públicos con ejemplos conservados que se remontan a los siglos III y IV a. C.

Las casas privadas tenían suministro de agua a través de tuberías y, aunque había baños públicos disponibles, la mayoría de las casas más grandes tenían sus propios baños.

Villa o casa de Campo

Un ejemplo de esta construcción de la arquitectura romana es la Villa de Adriano que fue terminada en el 124 d. C., es esencialmente un gran parque con edificios esparcidos por la propiedad de siete millas cuadradas. Esta contiene patios, apartamentos y pasillos con columnas. Además del apartamento imperial había terrazas, columnatas, teatros y baños. Todo esto combinado para una exhibición opulenta de diseño y construcción en el apogeo del Imperio.

Palacio Imperial

El palacio imperial era impresionante e imponente. Varios palacios fueron construidos en la Colina Palatina, sobre el Foro Romano, por una sucesión de emperadores comenzando con Augusto. El palacio contenía pasillos públicos, una sala del trono, baños, patios y jardines con columnas. También se incluyó un salón de banquetes, salones sociales privados con sofás para reclinarse, fuentes, pisos con mosaicos pictóricos y paredes pintadas de vivos colores. Esta construcción de la arquitectura romana era sumamente grandiosa incluso para los estándares romanos.

Ínsula o casa de vecindad

En Roma donde la población era numerosa y el espacio disponible era limitado se ejecutaron este tipo de construcciones de la arquitectura romana. Esta fue también la situación en Ostia, el puerto de Roma, donde un gran número de trabajadores tuvo que alojarse cerca de los muelles. Se construyeron edificios de apartamentos de cuatro, cinco y, a veces, más pisos de altura.

La construcción fue de hormigón revestido de ladrillo (opus testaceum), con molduras en un color más oscuro. Esto produjo una estructura bastante moderna en apariencia (como se ve en las representaciones de las reconstrucciones). Muchos tenían balcones de hormigón o madera. Los edificios tenían numerosas ventanas que daban a callejones y calles, y estaban construidos con patios interiores con jardín.

El primer piso de la vivienda se utilizó para varias tiendas, como panaderías y tiendas de artesanía. Aunque se suministró agua corriente, no llegaba a los pisos superiores de algunas viviendas, por lo que algunos habitantes tuvieron que usar fuentes de la calle.

De todos los tipos de viviendas de Roma, la casa de vecindad y el palacio brindan la mayor oportunidad para la expresión del imperio. La domus y la villa, aunque impresionantes, eran raras y la villa estaba tan alejada de la población que resultaba prácticamente invisible. El palacio imperial y la casa de vecindad, sin embargo, proporcionaron expresión del imperio, aunque de formas muy diferentes.

El palacio era la esencia misma de la Roma imperial: opulento, grandioso, extravagante y excesivo, todas las cosas asociadas con la riqueza y el poder. Una ubicación física, en lo alto de la colina Palatina en el centro de la ciudad, reforzó la importancia, la riqueza y el poder del emperador, un perfecto representante del Imperio.

La casa de vecindad, una vivienda para aquellos en el extremo opuesto de los estratos sociales, seguía siendo una expresión efectiva del imperio porque la casa de vecindad habría sido un motivo de orgullo de que el imperio pudiera proporcionar vivienda a sus ciudadanos y con una estructura visualmente agradable. y capaz de albergar a varias familias en una estructura.

Estructuras decorativas

Hasta ahora hemos podido ver a Roma como una ciudad en funcionamiento, explorando la forma en que sus edificios funcionaban para brindar refugio, entretenimiento, comida, agua y más a sus habitantes. Pero también sabemos que Roma contenía estructuras costosas y elaboradas sin una función práctica inmediata.

Simplemente eran estructuras decorativas, que sirvieron para actuar como marcadores visuales de una persona, lugar, evento o concepto que sus constructores sintieron que merecían un lugar permanente en la concurrida ciudad. A continuación describiremos algunas de ellas:

Arcos triunfales

Los arcos de triunfo, eran un tipo de arquitectura romana de culto ingeniada por su frenesí por la manifestación del poder, para solemnizar un acontecimiento significativo o campaña militar. Apenas consiguen más miramiento que otro tipo de monumento decorativo y propagandístico, aunque preexiste una enorme simetría y capacidad académica en las composiciones.

Típicamente erigidos lejos de las vías principales, generalmente estaban decorados con esculturas en relieve que ilustraban los eventos que se conmemoraron. Entre los ejemplos más famosos se encuentran:

  • El Arco de Tito, que celebra la captura de Jerusalén.
  • El Arco de Constantino (c. 315), que celebra la victoria de Constantino sobre Majencio en el Puente Milvio.

Los populares arcos de triunfo alzados en territorio italiano incluyeron los de Tiberio en Orange, de Augusto en Susa, de Trajano en Benevento y Ancona, y Caracalla en Tebessa. Todos han sido muestra de ejemplo a cincuenta generaciones posteriores de militaristas triunfantes que volvieron de sus conquistas, incluido Napoleón Bonaparte, quien encargó el famoso Arco de Triunfo (1806-36) en París, una obra maestra de la arquitectura del siglo XIX.

Los arcos triunfales expresan perfectamente el lado espectacular-ceremonial del carácter romano. Una rama fue el monumento de una sola columna, ejemplificado por la Columna de Trajano (c.1123 CE). La antítesis estilística del arco triunfal probablemente esté mejor ejemplificada por el Ara Pacis Augustae, Roma (c.13-9 a. C.), un santuario erigido por el Senado romano para marcar el regreso triunfal del emperador Augusto de los campos de batalla de la Galia y España.

Obeliscos

En el 241 a. C. los romanos conquistaron Sicilia en el curso de su primera guerra contra Cartago. La posesión de esta isla en el centro del mar Mediterráneo dio lugar a los primeros contactos con el Imperio egipcio, que fue gobernado por una dinastía griega, los Lagides, después de Lago, general de Alejandro Magno. Los Lagides se conocen más a menudo como los Ptolomeos, siendo Ptolomeo el nombre recurrente de sus faraones.

El surgimiento de Roma en el Mediterráneo no condujo al enfrentamiento con Egipto, aunque las disputas internas entre los miembros de la dinastía egipcia le dieron a Roma algo de voz en los asuntos internos de Egipto. En el 49 a. C. Pompeyo, después de su derrota en Farsalia buscó refugio en Alejandría, entonces la capital de Egipto, pero el faraón Ptolomeo XIII lo asesinó para congraciarse con César. Sin embargo, César no estaba satisfecho con la muerte de su rival y se puso del lado de Cleopatra, hermana y esposa de Ptolomeo en una disputa dinástica entre los dos.

Un ejército romano derrotó a Ptolomeo en el 47 a. C. y Cleopatra ascendió al trono de Egipto. El general romano se enamoró a primera vista de la reina egipcia y en cierto modo fue lo mismo para los dos países. Con la excepción de Grecia, ningún otro país tuvo mayor influencia sobre los romanos y los dioses egipcios se convirtieron en miembros clave del panteón romano.

La iconografía oficial del Emperador Romano que fue establecida por el Emperador Augusto, admitió solo una excepción para que el Emperador pudiera ser retratado como un faraón egipcio para subrayar la continuidad entre los faraones y los emperadores. En este contexto, Augusto después de haber derrotado a Antonio y Cleopatra y conquistado Egipto en el 30 a. C. trajo de Heliópolis a Roma los obeliscos dedicados a los faraones Ramsés II y Psammetichus II.

Otros obeliscos vinieron de Egipto o se hicieron en Roma en los siguientes tres siglos, entre los que se destacan se encuentran los siguientes:

  • Lateranense en la Piazza de San Juan de Letrán, Roma – Italia.
  • Vaticano en la Piazza di San Pietro, Roma – Italia.
  • Flaminio en la Piazza del Popolo, Roma – Italia

Infraestructura

Como parte de la urbanización de Roma y el resto de las provincias del Imperio Romano, se ejecutaron diversas obras empleando las diversas técnicas de la arquitectura romana, que contribuían no únicamente con la calidad de vida de sus ciudadanos, sino también para la estructura del Imperio Romano y parte de su desarrollo politico y economico.

Calzadas

Una de las razones por la que los arquitectos romanos eran acreditados, era por su ejecución de la arquitectura romana efectuada para la construcción de sus perfectas calzadas. En total, colocaron más de 250.000 millas de carreteras, incluidas más de 50.000 millas de carreteras pavimentadas. En el apogeo del imperio romano, 29 importantes carreteras militares irradiaban desde su capital, Roma. Las carreteras romanas más famosas incluyen:

  • Via Appia que va de Roma a Apulia.
  • Via Aurelia, de Roma a Francia.
  • Via Agrippa, Vía Aquitania y Via Domitia ubicadas en Francia.
  • Vía Augusta, de Cádiz a los Pirineos situadas en España y Portugal.
  • Ermine Street, Watling Street y Fosse Way en Gran Bretaña.

Puentes

Los puentes para carreteras fueron obras de la arquitectura romana espectaculares y significativas y tuvieron su lugar tanto en el paisaje como en una ciudad. Muchos puentes construidos durante el Imperio todavía se utilizan en la actualidad. La contribución del puente a la idea de imperio fue significativa. El transporte era un elemento esencial del comercio y las necesidades militares. La capacidad de mover ejércitos y productos a través de los ríos fue fundamental para la expansión del Imperio.

Los primeros puentes fueron construidos con madera, pero solo están confirmados por la representación pictórica en la columna de Trajano y en un mosaico en Ostia. Todavía existen varios puentes de piedra, por lo que aún es posible observar el método de construcción. La tarea más difícil en la construcción de puentes fueron los cimientos y los pilares.

En áreas donde hubo estaciones secas, los cimientos y los muelles se pudieron construir durante este tiempo. En áreas donde el agua fluía continuamente, se utilizaron ataguías. El cemento Pozzolana fue fundamental para la construcción de pilares de puentes con su capacidad de “fraguar” bajo el agua. Para reducir el impacto del agua que fluye constantemente y los daños potenciales causados ​​por las inundaciones, el número de muelles se mantuvo al mínimo y los arcos se construyeron lo más grandes posible.

Se colocaron tajaderas delante de los pilares del puente para desviar los troncos de los árboles y los escombros que pudieran ser transportados durante una inundación.

No todos los puentes se construyeron para cruzar el agua. Algunos fueron construidos para atravesar valles y otras áreas irregulares. Los retrocesos en algunos acueductos también se utilizaron como puentes. Los viaductos, puentes sobre tierra, se construyeron usando arcos múltiples porque la amenaza de inundación catastrófica no era tan grande como para el cruce de río/agua.

Los puentes también tenían a menudo un carácter monumental debido a su ubicación en las entradas de la ciudad y a lo largo de los puntos de paso y, a menudo, iban acompañados de arcos triunfales.

Una actividad esencial del Imperio fue el transporte y el puente proporcionó un componente crítico de esta actividad. El arco, nuevamente, proporcionó un elemento constructivo y arquitectónico crítico en el diseño y construcción de puentes. La capacidad romana para acelerar el movimiento de ejércitos y la entrega de productos, debido en parte al puente, sirvió al Imperio como un recurso vital.

Acueductos

Los acueductos romanos han sido objeto de mucho estudio y son familiares incluso para el observador casual. Un suministro de agua adecuado era de primordial importancia para los romanos. Vitruvio dedicó el Libro Ocho de los Diez Libros de Arquitectura al agua. Comenzó instruyendo sobre cómo encontrar agua, obteniendo agua de la lluvia, de los ríos y de los manantiales. Luego explicó los diversos métodos de prueba para determinar si el agua es de una calidad adecuada.

En el capítulo seis, Vitruvio discutió el suministro de agua y proporcionó sus recomendaciones con respecto al suministro de agua:

“Hay tres tipos de cursos de agua: en canales abiertos con canales de mampostería, o tuberías de plomo o tuberías de terracota. Estos son los principios para cada uno: para los canales, la mampostería debe ser lo más sólida posible, y el piso del curso de agua debe tener una pendiente calculada que no sea menor de medio pie cada cien pies. La mampostería debe estar abovedada para que el sol toque el agua lo menos posible ”.

El resto de las recomendaciones de Vitruvio con respecto al suministro de agua están relacionadas con las tuberías y las zanjas. Parece extraño que Vitruvio dedicará tan poco espacio a los acueductos, si se puede concluir que se refería a ellos.

Aqua Appia, Aqua Anio Vetus y Aqua Tepula se construyeron desde el siglo IV hasta el primer siglo antes de Cristo, por lo que debe haber sido consciente del concepto. La mayoría de los acueductos de la arquitectura romana que se construyeron durante el Imperio, por lo que el conocimiento de Vitruvio sobre ellos podría haber sido limitado, o su percepción de su importancia podría haber sido influenciada negativamente.

Nueve de los once acueductos en la ciudad de Roma fueron construidos durante la República y parte de ellos fueron subterráneos. La gran mayoría de los acueductos, especialmente los de provincias, fueron construidos durante el Imperio. Debido a esta datación, se puede concluir y observar que la construcción es de hormigón, piedra y ladrillo.

La característica que le da al acueducto romano su identidad visual, es el arco. El uso de arcos repetidos por parte de los romanos, esencialmente un sistema de construcción modular, les permitió construir un acueducto de longitud indefinida, y esto es lo que básicamente hicieron con los vanos a través de las llanuras. El hormigón, la piedra y el ladrillo, junto con una amplia oferta de mano de obra, permitieron la expansión de este sistema de suministro de agua.

Pero es el arco el rasgo arquitectónico característico que permite que el acueducto sea la expresión más poderosa del imperio producida por los romanos. El arco, con su capacidad para soportar cargas en cantidades mucho mayores que la construcción de postes y dinteles, permitió que los acueductos sirvieran como puentes en algunos cruces de ríos. Sin embargo, esto es una consideración secundaria. El impacto visual de miles de arcos que sostienen los restos de acueductos perdura hoy.

Los acueductos entregaron a Roma la esencia de la vida, y hacer esto demostró de manera consistente y confiable el poder absoluto y las ventajas  del Imperio. Fuera de la ciudad había unas 500 millas de acueductos abovedados en prácticamente todas las provincias.

Otras construcciones

Otras de las obras igualmente de destacadas de la arquitectura romana se localizan en los sepulcros, generalmente del grupo elite de esta civilización. Por lo que Roma colecciona en sus propios admirables frisos de mausoleos fastuosos, inmensos como para considerarlos verdaderos monumentos cimentados para resguardar los restos de los emperadores que hicieron grande a Roma.

Estos mausoleos alzados bajo los principios de la arquitectura romana contenían en su interior oro verdadero y recamaras adornadas para acoger sarcófagos y ataúdes. Entre los que aún se mantienen en pie se encuentran:

  • Mausoleo de Augusto
  • Mausoleo de Adriano
  • Pirámide de Cayo Cestio
  • Mausoleo de Cecilia Metella

Arquitectos romanos

Los antiguos romanos eran bastante hábiles en diversas cosas. Descubrieron cómo hacer una república exitosa y fueron constructores prolíficos que llenaron su mundo de carreteras, acueductos, templos y edificios públicos en un tamaño y escala nunca antes vistos. Entonces, los ingenieros, agrimensores y arquitectos (que eran esencialmente uno en el mismo) eran personas bastante importantes, algunos de los que aportaron a la arquitectura romana se encuentran:

  • Marcos Vitruvio Pollio
  • Apolodoro de Damasco
  • Cayó Estadio
  • Lucio Vitruvio Cerdón
  • Cayo Julio Lacer

Influencia posterior de la arquitectura romana

La arquitectura romana ha tenido una influencia colosal en el alzamiento de edificios en Occidente. Si los arquitectos griegos establecieron las principales plantillas de diseño, los arquitectos romanos establecieron los prototipos de ingeniería básicos. Así que gracias a su dominio del arco, la bóveda y la cúpula se establecieron el estándar para la mayoría de los tipos de arquitectura monumental.

Su ejemplo fue seguido de cerca en el arte bizantino algo que puede visualizarse en la catedral Hagia Sophia en Turquía, en la arquitectura medieval rusa como las cúpulas en forma de cebolla de la Catedral de San Basilio en Moscú, en la arquitectura renacentista (Catedral de Florencia) por artistas como Fillippo Brunelleschi (1377-1446).

Ahora si se quiere obtener más información sobre la influencia de la arquitectura romana se puede también contemplar las obras ejecutadas durante el renacimiento (1420-36), la arquitectura barroca muy predominante en la Catedral de San Pablo en Roma y la Arquitectura neoclásica inspirada en todo el mundo. Es importante mencionar, que las estructuras como :

  • Panteón de París (1790)
  • Capitolio de los Estados Unidos (1792-1827) en Washington DC.

Estos son solo dos de las estructuras de fama mundial derivadas de la arquitectura romana. Además, los puentes, acueductos y carreteras romanos se convirtieron en modelos para los arquitectos e ingenieros posteriores de todo el mundo.

Si te pareció interesante este artículo sobre la arquitectura romana, te invitamos a disfrutar de estos otros:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.