¿Sabes qué es el sermón del monte o la montaña? Entérate sobre los pasajes de mateo y las bienaventuranzas en la Santa Biblia.

sermón-del-monte 2

Sermón del Monte

El sermón del monte es el primer discurso de cinco que Jesucristo da al iniciar su Ministerio. Se le conoce como el sermón del monte, pues el Señor se dispuso a subir a un lugar alto y amplio para comenzar a predicar el evangelio (Mateo 5:1; Lucas 6:17-19).

El sermón del monte es considerado la Constitución, las normas, leyes que rigen la vida de un cristiano. También será implementada en el mileno, así que todo cristiano debe conocer sobre este mensaje y aplicarlo a su vida.

Mateo 5:1

Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos

Lucas 6:17

17 Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades;

sermón-del-monte 3

Se presume que este monte queda cerca de Capernaúm donde generalmente se quedaba el Señor. En las Santas Escrituras nos describen que Jesús ya había seleccionado sus doce discípulos y venía de orar toda la noche. Podemos suponer que en su humanidad estaba muy cansado.

Sin embargo, la gente se agolpaba para escuchar el mensaje de Jesús y ser sanados de sus dolencias y enfermedades. Jesús por amor atiende a la muchedumbre y comienza con este discurso.

Este sermón tuvo como tema central enseñar sobre la armonía que existe entre la Ley y el Nuevo Pacto en Cristo. Es decir, sobre la vida consagrada que debe llevar un cristiano. Esta vida debe estar apegada a la voluntad de Dios, sin falsedad, con amor, conocimiento, sabiduría y discernimiento.

La importancia del sermón del monte son las leyes, normas que deben regir la vida de un cristiano para agradar a Dios. El sermón del monte no está dirigido para el hombre no converso. Está dirigido al creyente que hace parte del cuerpo de cristo.

En las Sagradas Escrituras podemos apreciar este sermón en los Capítulos 5, 6 y 7 Mateo y un resumen en Lucas 6:20-49. Como sabemos, Mateo es uno de los doce discípulos de Jesús, por lo tanto es testigo presencial de este discurso.

Por su parte, Lucas se dedicó a investigar con profundidad y recoger datos de los testigos que estuvieron durante el ministerio de Jesús. Por lo tanto, ambos nos aportan datos muy importantes.

sermón-del-monte 4

Temas del sermón del monte

Durante el sermón del monte el Señor Jesucristo habló de los siguientes temas:

  • Las Bienaventuranzas (Mateo 5:3-13)
  • Sal y luz (Mateo 5:13-16)
  • Jesús cumple la Ley (Mateo 5: 17-20)
  • La ira y el asesinato (Mateo 5: 21-26)
  • La lujuria y el adulterio (Mateo 5: 27-30)
  • Divorcio y Segundo Matrimonio (Mateo 5: 31-32)
  • Juramentos (Mateo 5: 33-37)
  • Ojo por ojo (Mateo 5: 38-42)
  • Ama a tus enemigos (Mateo 5: 43-48)
  • Dar a los necesitados (Mateo 6: 1-4)
  • Cómo debemos orar (Mateo 6:5-15)
  • El ayuno (Mateo 6: 16-18)
  • Tesoros en el cielo (Mateo 6:19-24)
  • El afán (Mateo 6:25-34)
  • Juzgar a los demás (Mateo 7:1-6)
  • Pedir, buscar, llamar (Mateo 7:7-12)
  • La puerta estrecha (Mateo 7:13-14)
  • Falsos profetas (Mateo 7:15-23)
  • El constructor sabio (Mateo 7:24-27)

Para efecto de este artículo, haremos mayor énfasis en mateo, pues describe con mayor detalle este acontecimiento y centraremos el tema en el primer punto: las bienaventuranzas.

sermón-del-monte 5

Las bienaventuranzas

La palabra bienaventuranza proviene del hebreo ashe y del griego makarios que significa feliz, afortunado, dichoso, feliz, bendecido. También significa “dichos benditos”. Entonces, Jesús nos dice que los hijos creyentes que cumplen sus ordenanzas seremos benditos (Juan 14:21).

Como hemos advertido, el sermón del monte es las normas, leyes para entrar al Reino de Dios, de allí la importancia de conocer el contenido de este discurso. Un cristiano debe cumplir estas normas. Como cristianos, tenemos leyes del cielo, de nuestra nueva ciudadanía (Filipenses 3:20-21)

Los pobres de espíritu

Mateo 5:3

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Esta bienaventuranza no se refiere a las posesiones materiales. Se refiere a la pobreza espiritual. Es decir, aquel cristiano que reconoce su impotencia para resolver sus situaciones. Reconoce que necesita de Dios a diario. Tiene hambre espiritual, come de la Palabra de Dios, busca a Dios en oración diariamente (Lucas 18:9-14; Mateo 23:12).

Es la persona humilde o pobre de espíritu reconoce su pecado ante Dios. Una persona orgullosa cree que puede resolver sus cosas y considera que no tiene que confesar sus pecados. Considera que puede entrar al Reino de los Cielo por sus propios méritos (Romanos 3: 10-18; Apocalipsis 3:17; Salmos 51:17; 34-18; Isaías 66:2-1; 57:15)

Los que lloran

El cristiano que no conoce el sermón del monte, no puede ser un  buen cristiano porque no sabe cómo vivir. Por ello, es muy importante que el cristiano conozca las reglas que regulan la vida del creyente.

Mateo 5:4

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Para muchos, llorar no puede significar ser feliz. De acuerdo al sermón del monte los que lloran serán felices. Ahora bien, Jesucristo se refiere al pecador arrepentido que llora por su pecado y lo confiesa (Marcos 1:14-15: 2 Corintios 7:10; Lucas 19:41-42).

Una persona arrepentida llora del dolor por lo que ha hecho con su vida. Una persona que llora por el arrepentimiento lo está llevando a la salvación de su alma. El arrepentimiento verdadero lleva a la persona a padecer de un dolor espiritual, se siente miserable. Ese lloro es bendito porque lo lleva a la vida eterna.

Se refiere también a los creyentes que llora por el pecado que le rodea. Cuando una persona llora por el maltrato al ambiente, a los animales. Llorar por el maltrato a los niños, por aquellos que están enfermos, los asesinatos, crímenes; en general por el pecado del mundo.

Así como Cristo lloró por los pecados de Israel y su rechazo a la Verdad, el verdadero creyente llora, pues tenemos la misma naturaleza de Dios. Su Espíritu está en nosotros (Juan 16:33; Lucas 12:44; Isaías 53:3-7)

El creyente llora por una enfermedad, las dificultades de la vida, pruebas económicas, pero Dios promete que reiremos y seremos consolados. Algún día seremos consolados y entenderemos los propósitos de Dios (Salmos 126:5-6; Isaías 53:10-12: Apocalipsis 21:4)

Los mansos

La mansedumbre es la capacidad que tiene el cristiano de someter el carácter y comportarse suave, dócil y benigno.

Mateo 5:5

Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

El hombre manso se caracteriza por vivir una vida en el Espíritu Santo, pues parte de los frutos que se manifiestan cuando vivimos de esta manera (Gálatas 5:22; Proverbios 16:32: Números 12:13; Juan 4:34; 6:38; Mateo 11:28-29).

El Señor nos deja en su Palabra un mensaje claro sobre la mansedumbre en contraste con la ira. El cristiano manso se caracteriza por obedecer y someterse a la Palabra de Dios.

Salmos 37:8-10

Deja la ira, y desecha el enojo;
No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Porque los malignos serán destruidos,
Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

10 Pues de aquí a poco no existirá el malo;
Observarás su lugar, y no estará allí.

Los que tienen hambre y sed de justicia

El hombre que tiene hambre y sed de justicia está buscando a Dios. Son las personas que tienen hambre de las cosas espirituales, en este caso Dios les da alimento a través de la Palabra de Dios. Le da sabiduría y conocimientos a quienes hambre y sed de justicia (Salmos 42:1-2; Juan 6:35; Salmos 63: 1; Juan 7:37-39; Juan 4:3-4: Isaías 55:1-2; Apocalipsis 21: 5-6; Apocalipsis 22:17).

Una persona con hambre consume alimentos para la carne y se sacia, persona cuando usted empieza a leer la Biblia, se da cuenta que el hambre espiritual no se sacia. Uno quiere comer más y más porque tiene hambre.

Mateo 5:6

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Los misericordiosos

La misericordia se refiere a la bondad, la benevolencia,  bondad y caridad que sentimos y mostramos hacia el prójimo. Abarcar algunos frutos del Espíritu Santo. Por ejemplo, la caridad se define como el amor que le tenemos al prójimo. Como cristianos sabemos que este es uno de los mandamientos que nos dejó Dios que debemos cumplir.

Mateo 5:7

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

La benignidad es la amabilidad es uno de las virtudes que más relacionada está relacionada con la conducta de cada uno de los cristianos. Por su parte, la bondad es la que hace que nuestro corazón sienta arrepentimientos cuando hagamos algo que desagrade al Señor. Como cristianos que somos nuestro sendero debe estar lleno de luz, buenas acciones y justicia.

Un cristiano misericordioso tiene estos frutos en su diario vivir (Éxodo 33: 18-19; 2 Crónicas 6: 40-41; Colosenses 3: 12-13; Romanos 2:4-5; 1 Corintios 13:4-8; Mateo 22: 37-40; Lucas 6:36)

 Limpio de corazón

Cuando el Señor se refiere a los limpios de corazón, está hablando de lo que mana del corazón. La Palabra de Dios asocia el corazón con la mente humana. La capacidad de pensar, tomar decisiones y razonar.

De acuerdo a la Palabra de Dios los pensamientos del hombre, lo que su boca habla proviene del corazón. Una persona limpia de corazón no habla con palabras groseras, no planifica nada contra el prójimo (Proverbios 4:23; Jeremías 17:9; Mateo 12:33-37; 1 Corintios 2:16; 2 Corintios 3:18; Hebreos 12:15; Mateo 15:11-20; Mateo 6:22-23; Génesis 6:5-7).

Mateo 5:8

Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Una persona limpia de corazón no es grosero, no es vulgar. Habla con sabiduría. Una persona que busca diariamente a Dios y se esfuerza por desprenderse de las cosas del mundo habla de las cosas de Dios. El Espíritu Santo lo va transformando de gloria en gloria. Con la mente de Cristo.

Una persona limpia de corazón tiene un carácter amable, benévolo, pues en su corazón no hay rencor. Por el contrario, toda la maldad del mundo es concebida primero en los pensamientos y luego se ejecuta (Salmos 51:9-12; 24: 3-5; 15:1-2).

Lucas 6:45

45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Pacificadores

Los pacificadores son aquellas personas que buscan la paz porque saben que han sido justificados por Dios (Romanos 5:1; Gálatas 5:22; 2 Corintios 3:11-12; Hebreos 13:20-21; Romanos 12:18) Son los creyentes que están lavados por la Sangre de Jesucristo y evitan las contiendas, las peleas, conflictos.

Una persona que es justificada por la Sangre del Cordero de Dios, está lleno del Espíritu Santo. Se caracteriza por estar contento, satisfecho, lleno de la presencia de Dios, alaba y canta a Dios.

Mateo 5:9

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

La paz, la paz espiritual y mental que buscamos es una sensación de tranquilidad, de felicidad, de bienestar, de descanso que nos llena de un profundo descanso.

Abandonamos los miedos, las preocupaciones, dejamos atrás los sufrimientos porque estamos descansados. En este sentido, las perturbaciones del mundo, la economía, la política, los disturbios, la crisis social, dejan de tener el poder de arrebatarnos esa paz interior.

Cuando nos referimos a la paz interior nos referimos al descanso que Dios nos otorga. Es la sensación que nos regala Jesús por fe en Él. Jesús nos promete que aquellos que nos hayamos reconciliado con Él encontraremos una paz que sobrepasa todo lo que nuestra mente no se puede imaginar.

Filipenses 4:7

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Incluso, Jesús va más allá. Nos advierte que no hallaremos la paz que Él nos da en ninguna secta, dogma o religión que encontramos en Él. Recordemos que Dios estableció el camino y ese es en Jesús.

Juan 14:27

27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Si por fe crees que Jesús te dará esa paz interior que prometió, entonces descansarás en su promesa. Te esforzará por pacificar tu casa, el trabajo, relaciones interpersonales, entre otros (Romanos 16:20).

Perseguidos

El Señor quiere decir que son felices, dichosos los que son perseguidos por vivir una vida recta, obediente a Dios, ser un verdadero cristiano (1 Pedro 4:1-5: Hechos 5:40-42; 16:23).

Mateo 5:10-12

10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Sin olvidarnos de los más pequeños aquí te dejamos este video que relata la historia del Sermón del Monte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here