¿Qué es el Sacramento del Matrimonio y la Iglesia?

El Sacramento del Matrimonio es una de las instituciones del Señor y en la que más bendiciones ha derramado, para fortalecer la virtud de su gran amor por sus hijos. En este artículo describimos que es este sacramento según lo estipulado por la Iglesia, que además muestra los elementos divinos legados por el Todopoderoso, por lo que te invitamos a leerlo.

SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

¿Qué es el Sacramento del Matrimonio?

Según las santas escrituras ya desde la creación del hombre a la imagen y semejanza de Dios, necesitó también una mujer como parte del mismo hombre, configurando los orígenes del matrimonio en la presencia misma de Dios, para que estos estuvieran en compañía y comunicación. De allí que son tan importantes las siguientes expresiones bíblicas:

«No es justo que el hombre esté solo, hagamos de él una compañera como él».

(Gn. 2, 18).

«Dios creó al hombre y a la mujer a imagen suya, varón y hembra, los creó y los bendijo diciendo: procreen, multiplíquense, llenen la tierra y domínenla» (Gn. 1, 27- 28).

El sacramento del matrimonio fue instituido por Dios como una de las muchas formas de mostrar amor a la humanidad. Consiste en la alianza que se establece por amor entre un hombre y una mujer para: coexistir, apoyarse, procrear hijos fruto de este amor, y educarlos para el bien de la humanidad, pero sobre todo para la Gloria del Señor.

Gracias a la unión matrimonial, los cónyuges se complementan como seres humanos, perfeccionan sus cualidades y crecen para cooperar con la creación de Dios y engendrar nuevos seres para sus bendiciones. El sacramento conyugal, entonces, es la unión de naturaleza eterna bendecida por Dios y la Iglesia, y en él se representa todo el verdadero amor, tanto humano como divino, y la fidelidad de Jesucristo a la humanidad.

La unión conyugal proviene del mismo Dios, ya que es él quien, al crear al hombre, lo define como un ser de amor, abierto al prójimo, con necesidad de comunicarse y de tener la compañía. Así nos lo reveló en Génesis 2,18: «No es justo que el hombre esté solo, hagamos un compañero como él».

SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Asimismo, Mateo en el capítulo 19, versículos 4 y 5, habla del sacramento del matrimonio, señalando que Dios había creado al hombre y a la mujer para que estuvieran unidos, y al hacerlo, dejarían a su padre y a su madre para formar una carne por amor.  A partir de ahí comenzó este vínculo matrimonial indisoluble, que define el matrimonio, formando lo que se ha llamado un contrato con todos los elementos que esto implica, a saber:

Los socios: las partes contratantes, hombre y mujer. El objeto de la empresa: donación mutua de la pareja para vivir una vida matrimonial. El consentimiento expresado por ambas partes. Productos: ayuda mutua y bienestar familiar, reproducción y educación de los niños. Cada uno mostrado en la doctrina, que tiene en cuenta que los sacramentos del matrimonio incluyen aspectos de santificación, en virtud de la unción proporcionada por la Iglesia, que santifica y prepara a los contrayentes para encontrar a Dios.

Cuando dos creyentes cristianos se comprometen con este sacramento, están: Aceptando una larga vida de fidelidad, reciben el don de la fuerza y ​​la gracia para lograr caminar juntos, ante la buena fortuna y la adversidad. Estás ungido con la capacidad de pedir perdón y perdonar. Respecto a este compromiso matrimonial, el establecimiento eclesial ha establecido que este sacramento solo puede ser destruido por la muerte de uno de los cónyuges.

Institución

Ya se ha mencionado que Dios fundó el matrimonio. El Mesías lo elevó al valor de un sacramento a este establecimiento natural que el Creador desea. No se sabe en qué momento exacto lo eleva al puesto de sacramento, pero lo menciona más adelante en su sermón.

El Mesías enseña a sus discípulos el origen divino del matrimonio. “¿No habéis leído cómo el que hizo al hombre al principio lo hizo hombre y mujer? Y él dijo: Por eso abandonará a su padre y a su madre, y los dos serán una sola carne. (Mateo 19, 4-5). Al comienzo de su vida pública, realizó su primer milagro cuando su madre estaba en las bodas de Caná.

Pide que les proporciones vino. Esta presencia de Él en un matrimonio es muy considerada por la Iglesia, ya que da la impresión que la presencia de Cristo será operativa en el matrimonio a partir de este momento. Durante su sermón mostró el significado original del establecimiento de este sacramento. «Lo que Dios ha unido, el hombre no debe separarlo». (Mateo 19, 6).

Para un cristiano, la unión entre el matrimonio como institución natural y el sacramento es total. Por lo tanto, las leyes de matrimonio de los hombres no pueden cambiarse arbitrariamente.

Fines del Matrimonio

Estos deben ser específicamente el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y su educación. Hombres y mujeres se sienten atraídos entre sí, intentan complementarse. Cada uno requiere que el otro llegue a su pleno desarrollo como personas que manifiestan y viven profunda y plenamente su necesidad de amor y entrega total. Esta necesidad los lleva a casarse, construyendo una nueva comunidad de amor fecundo, que implica un compromiso para ayudar a los demás a crecer y alcanzar la salvación.

Esta ayuda entre los dos debe hacerse dando lo que cada uno tiene y apoyándose mutuamente. Esto quiere decir que el criterio o la forma de ser no se deben imponer al otro, que no ceden ante los conflictos porque no tienen los mismos objetivos en un momento dado. Cada uno debe aceptar al otro como es y asumir las responsabilidades de cada uno.

Cuando nos referimos al matrimonio como una institución natural, es cuando nos damos cuenta de que el hombre o la mujer son seres que tienen órganos sexuales para reproducirse, lo que conlleva un atractivo para unir el cuerpo y el alma. Esta unión es lo que se llama «acto conyugal». Este acto es lo que hace posible la continuación de la especie humana.

SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Entonces, podemos deducir que el hombre y la mujer están llamados a dar vida a nuevos seres humanos, que deben desarrollarse dentro de una familia que tiene su origen en el matrimonio. Esto es algo que la pareja debe aceptar desde el momento en que deciden casarse. Cuando eliges un trabajo, sin tener que hacerlo, tienes el compromiso de hacerlo. Lo mismo ocurre en el matrimonio, cuando la pareja, en total libertad, decide casarse, se compromete a cumplir con todas las obligaciones que esto implica. Esto no se logra solo teniendo hijos, sino que debes educarlos responsablemente.

Responsabilidad Maternal y Paternal en el Sacramento del Matrimonio

La maternidad y la paternidad son un derecho exclusivo de los cónyuges, solo ellos pueden decidir el número de hijos que procrearán. No podemos olvidar que la paternidad y la maternidad son un don de Dios concedido para contribuir con él a la obra de creación y redención.

Por eso, antes de tomar la decisión sobre la cantidad de hijos a tener, debes colocarte en la presencia de Dios, decir una oración, con actitud de disponibilidad y con toda honestidad tomar la decisión sobre la cantidad de hijos a tener y cómo educarlos. La procreación es un don superior en la vida de una persona, no aceptarlo implica cerrarse al amor, al bien. Cada niño es una bendición, por eso hay que aceptarlo con amor.

El Signo: la Materia y la Forma

Podemos señalar que el sacramento del matrimonio es real porque contiene los componentes requeridos. Esto es el signo sensible, sustentando el acuerdo, la gracia que permite a la pareja santificarse y hacerse sacramental y también porque fue establecido como base por el Mesías. La Iglesia es la única que puede emitir juicios y determinar todo lo relacionado con el enlace. Esto se debe a que es exactamente un sacramento del que estamos hablando. La autoridad civil solo puede actuar en asuntos de matrimonio que sean puramente de derecho civil. Sin poder informar más sobre otras cuestiones morales del catolicismo.

El signo exterior del sacramento del matrimonio es el contrato matrimonial, que es tanto materia como forma. La materia puede ser lejana y cercana: las lejanas son las propias partes contratantes, mientras que la siguiente se refiere a la donación mutua de los cónyuges, ya que la persona entera, todo su ser se entregan el uno al otro. La forma: Es el sí que significa aceptación mutua de este don personal y completo.

SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Efectos del Sacramento del Matrimonio

Un matrimonio válido es un vínculo permanente entre los cónyuges y es inherentemente único. Además, en el matrimonio cristiano, los cónyuges se fortalecen y quedan consagrados a los deberes y al honor de su estado a través de un sacramento característico.

El Vínculo Matrimonial

El consentimiento por el cual los cónyuges se confieren y se reciben está sellado por el Omnipresente mismo. A partir de su unión se forma una asociación permanente por orden divino también ante la sociedad. La unión de los esposos está incorporada en la alianza del Altísimo con los hombres, el verdadero amor conyugal se admite en el amor divino. Por tanto, el vínculo conyugal lo establece el Supremo mismo, para que el matrimonio celebrado y consumado entre los bautizados nunca pueda disolverse.

Este vínculo, que es consecuencia del libre acto humano de los esposos y de la consumación del matrimonio, es una realidad irrevocable y da lugar a una alianza garantizada por la fidelidad de Dios. La Iglesia no tiene el poder de hablar en contra de esta provisión de sabiduría divina.

La Gracia del Sacramento del Matrimonio

A su manera y estado de vida, los esposos cristianos tienen su propio carisma en el pueblo de Dios. Esta gracia característica del sacramento del matrimonio tiene como objetivo perfeccionar el amor de los esposos, fortalecer su unión. Por esta gracia, se apoyan mutuamente para santificarse en el vivir matrimonial y en la acogida y educación de los hijos. Cristo es la fuente de esta gracia.  Porque, así como Dios una vez fue al encuentro de su pueblo mediante una alianza de amor y fe, ahora el Salvador de los hombres y el Señor de la Iglesia salen a través del sacramento del matrimonio para encontrarse con los esposos cristianos.

Él permanece con ellos, les da fuerzas, para llevar su cruz y seguirle, para levantarse después de su caída, para perdonarse unos a otros, para llevar las cargas de los demás, para someterse unos a otros en el temor de Cristo y especialmente para amarse unos a otros con un espíritu sobrenatural frágil y amor fecundo. En la alegría de su amor y de su vida familiar, ya les da aquí un sabor esperado de la fiesta de las bodas del cordero.

Ante la pregunta: ¿dónde tendré la fuerza para explicar convenientemente la felicidad del matrimonio que celebra la Iglesia, que confirma la ofrenda, que sella la bendición?  Los ángeles la proclaman, el padre celestial el confirma: matrimonio el de dos cristianos, unidos por una sola esperanza, un solo deseo, una sola disciplina y el mismo servicio. Los dos hijos del mismo padre, que sirven al mismo Señor, nada los separa, ni en el espíritu ni en la carne, al contrario, en realidad son dos en una sola carne. Donde la carne es una el espíritu también es uno.

Matrimonio Civil

Este es el que se lleva a cabo en una autoridad estatal y se lleva a cabo frente a la autoridad civil, para lo cual solo es necesario haber presentado previamente la solicitud formal y contar con la presencia de dos testigos que confirmen el hecho. Cabe señalar, que este matrimonio no es válido para los católicos, ya que solo se reconoce como válido y único el sacramento del matrimonio celebrado entre los bautizados.

Dependiendo de las leyes de cada país, en ocasiones es necesario cumplir con este requisito de contratación, ya que es útil para fines procesales y legales. La Iglesia advierte a todos los católicos casados ​​que solo lo han hecho en asuntos civiles que deben casarse en la Iglesia.

La Iglesia Doméstica

Cristo quiso nacer y crecer en el seno de la familia de José y María, la Sagrada Familia. La iglesia no es más que la familia de Dios. Desde el principio, el núcleo de la Iglesia consistió generalmente en aquellos que se habían convertido en creyentes con toda su familia. Cuando se convirtieron, también querían que la salvación llegara a cada miembro de su familia, es decir, a «toda su casa». Estas familias convertidas eran islas de vida cristiana en un mundo incrédulo.

Hoy, en un mundo generalmente extraño e incluso opuesto a la fe, las familias creyentes son de gran importancia en términos de la luz de una fe viva y radiante. Por eso, el Concilio Vaticano II llama a la familia con una antigua expresión “Ecclesia doméstica”. Dentro del hogar «los padres deben ser los primeros en expresar su fe por sus hijos y los de todos y con especial cuidado justificar la vocación a la vida piadosa».

Esperamos te haya gustado este artículo sobre ¿Qué es el Sacramento del Matrimonio y la Iglesia? Te recomendamos los siguientes temas:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.