Rabia en Perros: Contagio, Síntomas y Tratamientos

Pese a que la rabia en perros ha sido erradicada en muchas partes del mundo, aún es indispensable saber a fondo de qué se trata, sus síntomas y tratamientos, debido a que dicha enfermedad afecta gravemente la vida de los animales que la padecen, y de igual manera, compromete la salud de los humanos que llegasen a contraerla. En este artículo te cómo se contagia la Rabia en Perros, sus síntomas y tratamiento.

rabia en perros

¿Qué es la Rabia en Perros?

La rabia es una infección viral mortal que afecta principalmente a los animales de la especie canina. Sin embargo, otros mamíferos, aves e incluso humanos, pueden ser portadores, ya que también es una enfermedad zoonótica (enfermedad que un animal puede contagiar a un ser humano). La rabia es un virus que pertenece a la familia Rhabdoviridae y se encuentra en todas partes del mundo, a excepción de Australia, la Antártida, Inglaterra, Escandinavia y Japón como consecuencia de medidas rigurosas y preventivas que se han tomado en dichas naciones para su erradicación total.

Esta enfermedad vulnera el sistema nervioso central del que la padece. Luego de la transmisión del virus a través de la mordedura, el virus avanza y se extiende por todo el cuerpo ocasionando así, un exceso de salivación que puede infectar a otros, si se está en contacto con mucosidad o heridas abiertas.  Una vez que se empieza a desarrollar los síntomas, la enfermedad puede ser incurable y causar la muerte. Por ello, es muy necesario como medida preventiva, la vacunación. Incluso después de la muerte, la enfermedad puede estar en el animal o persona infectada hasta 24 horas.

¿Cómo se contagia?

Como anteriormente se mencionó, hay dos maneras de que alguien sea contaminado con el virus de la rabia; la primera es mediante la mordida de un animal infectado, y, la otra, que es menos frecuente, a través del contacto de mucosidad o herida abierta con la saliva del animal. No obstante, se siguen investigando otras formas de contagio, como por ejemplo, la posibilidad de transmisión de persona a persona o, la transmisión por medio de la ingestión de carne cruda u otros tejidos de animales previamente infectados.

Siendo los canes los más propensos a contraer esta enfermedad hay que tomar previsiones para evitar que suceda un evento desafortunado. Una vez que hayan aparecido los síntomas de la rabia y se haya establecido la infección, el resultado puede ser fatal. Por esa razón, una vacuna previa siempre será el mayor combatiente de este mal. Otras mascotas como gatos y conejos, también requieren de la prevención necesaria que evite que contraigan este virus.

Como bien se sabe, otros animales también pueden llegar a poseer el virus, estos son: mapaches, zorrillos, zorros e incluso, murciélagos. A pesar de que en Asia y África los perros son los principales transmisores del virus de la rabia, en América del Norte, Sudamérica y Europa Occidental, los murciélagos son la principal causa de infección de este padecimiento.

rabia en perros

¿Cuáles son las fases de la rabia?

Debido a que es una infección viral, la rabia posee fases en las cuales se puede detectar si su mascota ha sido contagiada por esta patología. Al inicio, luego de que se haya presentado la mordedura el virus ingresa al cuerpo y logra alojarse en los músculos y tejidos. A partir de eso, empieza a propagarse en el sistema nervioso central del animal, pues estamos hablando de un virus neurotrópico, es decir, que tiene una alta capacidad de infectar células nerviosas.

La rabia canina está dividida en cuatro fases: incubación, prodrómica, agresividad y parálisis.

  1. Incubación: este período se trata del tiempo comprendido desde la exposición al virus hasta la manifestación de los primeros síntomas. Durante la incubación el agente patógeno que causa la rabia no demuestra indicios al animal de que se encuentra infectado, se siente bien y no presenta síntomas de dicha enfermedad.  Los períodos de incubación de la rabia pueden durar hasta seis meses en casos extremos, pero regularmente tarda entre 3 y 8 semanas.
  2. Prodrómica: una vez que el virus ya tuvo su periodo de incubación, en esta fase se empiezan a contemplar los primeros cambios notorios en el comportamiento del can, tales como; nerviosismo, ansiedad, aislamiento y cansancio. De igual manera, físicamente surgen una serie de malestares como; diarrea, vómitos, fiebres, escalofríos y falta de apetito. En los perros que suelen ser agresivos en la cotidianidad, el efecto es contrario, se vuelven más cariñosos y apacibles. La fase prodrómica suele durar de entre 2 a 10 días.
  3. Agresividad: en la fase de agresividad o fase de encefalitis aguda, es en la que los síntomas más conocidos se evidencian, luego de haber estado incómodo y evasivo, se puede notar que el perro se irrita con gran facilidad tornándose brusco, incluso llegando a morder a las personas o animales de su alrededor. No obstante, hay canes que se saltan esta etapa y pasan a la última, nunca muestran signos de agresividad. Esta fase puede durar de entre 3 a 7 días.
  4. Parálisis: la fase de parálisis o también conocida como fase de encefalitis rábica, es la última etapa de este virus. En esta, el animal presenta parálisis y espasmos en la cabeza y cuello que pueden llevarlo incluso a entrar en estado de coma, para luego fallecer por insuficiencias cardíacas y respiratorias. Pese a que es considerada la etapa final de la rabia, es muy común que los canes no la alcancen, debido a que fallecen antes.

rabia en perros

¿Cuáles son los síntomas generales de la Rabia Canina?

Luego de que el virus haya completado su período de incubación, comienzan a presentarse los primeros síntomas en el can infectado. Por otro lado, en los humanos el período de incubación culmina a las 3 o 6 semanas posteriores a la mordida. Aunque el virus afecta principalmente el sistema nervioso central, no todos los pacientes presenten la misma sintomatología. Los síntomas que más destacan en la rabia canina son:

  • Malestar general
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Convulsiones
  • Salivación excesiva
  • Falta de apetito o imposibilidad de tragar
  • Parálisis
  • Hinchazón
  • Irritabilidad
  • Agresividad
  • Apatía
  • Hidrofobia (aversión al agua)
  • Fotofobia (aversión a la luz)

Uno de los síntomas que se manifiesta primero es la fiebre. Al notar varios de estos síntomas en su mascota es necesaria y obligatoria la visita a un veterinario, debido a que normalmente suele confundirse la rabia con otros padecimientos del mundo animal. La prevención y el cuidado de nuestras mascotas es nuestra responsabilidad para no comprometer nuestra salud, ni la de los demás.

Tipos de Rabia

Como consecuencia del desconocimiento de los síntomas y características del virus de la rabia, se tienen muchas creencias de que sólo hay una manera de que este virus se manifieste, sin embargo, existen dos tipos de rabia; una, que es la rabia muda y la otra, que es la rabia furiosa.

Características de la rabia muda

En contrariedad con lo que la mayoría de las personas piensan, la rabia muda es la más común entre los perros. Esta rabia se caracteriza por provocar la parálisis de los músculos del cuello, cabeza, piernas, entre otros. Cuando la parálisis afecta el diafragma, el animal muere al instante por insuficiencia respiratoria. Entre las características más resaltantes están:

  • Problemas para ingerir alimentos sólidos
  • Cansancio
  • Inmovilidad a la hora de caminar
  • Constante y excesiva salivación
  • Entorpecimiento
  • Parálisis de la mandíbula inferior que ocasiona que la boca esté constantemente abierta

Características de la rabia furiosa

Pese a que esta tipo de rabia no es tan común que se manifieste en perros, es sumamente peligroso tanto para humanos como para otros animales, ya que el perro se encuentra muy agresivo y tiende a morder a cualquiera se le cruce en su camino.  Entre los síntomas más notorios están:

  • Convulsiones
  • Irritabilidad
  • Agresividad
  • Hidrofobia (miedo al agua)
  • Hipersensibilidad a estímulos, como la luz y los ruidos
  • Insomnio
  • Desorientación
  • Salivación excesiva, especialmente alrededor del hocico
  • Agitación
  • Incomodidad

rabia en perros

¿Cómo se diagnostica este virus?

Un diagnóstico seguro y confiable de la rabia sólo se puede obtener cuando el animal haya fallecido, sin embargo, hay maneras de detectar si tu mascota posee esta enfermedad. Lo primordial, es llevar al can a un veterinario de confianza, el cual hará un diagnóstico tentativo conforme a los síntomas observados y el historial clínico previo, tales como: si el animal ya ha sido vacunado contra la rabia, esté salivando excesivamente o muestre comportamientos agresivos sin motivo alguno.

En caso de tener la certeza que tu mascota haya estado en contacto con otros animales callejeros o silvestres y sospeches que pudo haber sido mordido, mantén la calma. Ante todo, se debe buscar algún indicio de herida de mordedura, de ser así, no hay que alarmarse, si no mantenerse atento ante cualquier cambio extraño en el comportamiento del can. Es necesario recordar los síntomas anteriormente mencionados.

Ante la más mínima duda de sospecha de que un animal callejero cerca de tu entorno esté infectado con rabia, se debe mantener la calma y llamar a las autoridades pertinentes de tu país para que se encarguen de esto. Como último, si te llegase a morder un animal silvestre o bien, uno doméstico, es indispensable lavar la herida con abundante agua y jabón para luego acudir inmediatamente a una consulta médica. Allí se determinará si es necesario o no, que recibas un tratamiento antirrábico.

En la antigüedad, la rabia en perros se diagnosticaba mediante pruebas de inmunofluorescencia, las cuales servían  para demostrar la presencia del virus en los tejidos cerebrales pero, para llevarla a cabo se requería del uso de la eutanasia en el animal. Hoy en día, el virus de la rabia no se puede diagnosticar antes de que se presenten síntomas clínicos, sin embargo, el veterinario tiene la potestad ante cualquier sospecha de poner al animal en cuarentena de ser necesario. Posterior a ello, se procede a realizar un conjunto de análisis serológicos  que permite comprobar la presencia del virus en el perro.

Cuarentena por rabia

Ante la presencia de una mordedura de animal, existe un protocolo para llevar a cabo una cuarentena por rabia, con la finalidad de mitigar el riesgo de contagio de esta enfermedad a otros animales o personas. Primero, se debe de realizar una evaluación inicial del caso y mantenerlo en observación constante durante un período de 14 días, para así asegurar que el animal no esté infectado del virus incluso si este no ha presentado los síntomas. De ser positivo el caso, se realiza un período de investigación epidemiológica de 20 días.

¿Cuál es el tratamiento?

En la actualidad, la rabia canina aún no tiene cura ni tratamiento, debido a que al ser una enfermedad silenciosa durante los primeros meses de contagio cuando llegan a aparecer se manifiestan los síntomas del virus en su etapa 2 o 3, normalmente ya es muy tarde. En algunos países es incluso ilegal tratar a un perro con rabia ya que, hay un alto riesgo de contagio entre las personas que lo llegasen a atender. Por consecuente, es muy común que los veterinarios recomienden la eutanasia de animales que se encuentren infectados con la finalidad de evitar la propagación del virus y el sufrimiento del animal.

Sin embargo, en el dado caso de que un humano se viese infectado de este virus a través de una mordida, lo primordial que se debe de hacer es un lavado minucioso en el área infectada por al menos 15 minutos con agua y jabón o povidona yodada. Posterior a esto, es necesario a acudir a un centro médico para proceder a la aplicación de vacuna antirrábica. A pesar de que el pronóstico en humanos tampoco es el más idóneo, con una buena atención médica se puede impedir que el virus entre en el sistema nervioso central.

Profilaxis postexposición

Según la Organización Mundial Salud, la profilaxis postexposición es el tratamiento requerido tras la mordedura de un animal infectado. Su principal fin es combatir la infección, evitando así, que ingrese en el sistema nervioso provocando la muerte inmediata. La profilaxis post exposición consiste en tres pasos:

  1. Limpieza profunda en conjunto con tratamiento local en la herida lo más pronto posible luego de que se haya sido expuesto al virus.
  2. Aplicación de la vacuna antirrábica conforme a las normas establecidas por la OMS.
  3. Si es indicada por el personal médico, administración de inmunoglobulina antirrábica.

Un tratamiento eficaz y seguro, previene la aparición de los primeros síntomas y, posteriormente, la muerte. Conforme al nivel de exposición con el animal presuntamente infectado, se recomiendan tres medidas profilácticas postexposición:

  1. Tipo I: si sólo se ha tocado o alimentado animales presuntamente rabiosos e incluso, si el animal sólo te ha lamido sobre piel intacta no es necesario tomar ninguna medida sanitaria pertinente.
  2. Tipo II: en el caso de que haya habido un mordisco, arañazo o una erosión leve en piel expuesta es necesario la vacunación y tratamiento local de la herida inmediatamente.
  3. Tipo III: si hubo una o varias mordeduras y arañazos que lograron traspasar la dermis, además de, lameduras en piel lesionada; contaminación de mucosas y, contacto con murciélagos la medida requerida es la rápida vacunación, administración de inmunoglobulina antirrábica y tratamiento local de la herida.

Efectos secundarios de la vacuna contra la rabia

La vacuna de la rabia consiste en introducir en el can una pequeña cantidad del virus causante de la enfermedad. Esta pequeña dosis se encarga de activar a los anticuerpos de nuestra mascota para que se mantengan alerta ante un posible riesgo de contagio del virus de la rabia. Sin embargo, es muy común que el ingresar el virus al can ocasione efectos secundarios, tales como; fiebre y vómito, si este fuese el caso se recomienda la asistencia inmediata ante un personal médico veterinario.

Prevención

Como se mencionó anteriormente, hasta ahora no se ha encontrado cura ni tratamiento para la rabia una vez que empiecen a presentarse los síntomas de la enfermedad. Por consiguiente, lo más responsable que se puede hacer, es colocarle la vacuna antirrábica a nuestra mascota para protegerla y, de igual manera, proteger nuestro entorno. La mejor prevención contra la rabia es el cuidado de tu mascota.

Esta vacuna se le coloca al perro después de los primeros 3 meses de vida, luego se debe reforzar anualmente o como indique el calendario de vacunación del can para que el organismo se mantenga protegido contra la rabia. No obstante, si  se observa que nuestra mascota ha sido mordida por otro perro, se debe acudir inmediatamente a un personal calificado para que lo atienda, ya que la vacuna no siempre es 100% efectiva.

Concientización sobre la rabia

Si se desea disminuir el contagio de la rabia en el ser humano, es sumamente necesario educar a la población, tanto a niños como adultos, sobre la conducta de los perros y cómo prevenir las mordeduras. Es indispensable concientizar a las comunidades más vulnerables con respecto la responsabilidad que conlleva tener una mascota y el cuidado oportuno que se le debe dar, tales como; vacunación, evitar que tenga contacto sin supervisión con otros animales callejeros o silvestres  y tener el conocimiento de que se debe hacer si llegaran a morderlo.

¿Cuál es la expectativa de vida de un perro con rabia?

Debido a que la fase de incubación de este virus varía, es diferente en cada organismo dependiendo de la gravedad de la mordedura y su localización, es sumamente inexacto determinar cuánto tiempo puede vivir un perro con rabia. Sin embargo, se sabe aproximadamente que su expectativa de vida es relativamente corta, entre 15 a 90 días. De igual manera, una vez que se manifieste los sistemas de la rabia y se haya infectado el sistema nervioso central, el perro puede fallecer entre los 7 o 10 días posteriores.

Datos y cifras según la Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud encabeza el proyecto llamado «Unidos contra la rabia». Dicho proyecto tiene como meta principal lograr que no haya ninguna muerte humana por rabia para 2030. Una de las recomendaciones más resaltantes de la OMS es el lavado profundo e inmediato de la herida con agua y jabón si se ha tenido contacto con algún animal que posiblemente tenga el virus de la rabia, debido a que a causa de la rabia se registran anualmente miles de muerte en todo el mundo, principalmente en países de África y Asia.

La posibilidad de erradicar esta enfermedad está en la vacunación preventiva de perros domésticos y callejeros. El 99% de los casos de transmisión de rabia a seres humanos son ocasionados por perros, estos animales son la principal fuente de contagio. A pesar de que es una enfermedad prevenible mediante vacunación, esta afecta a más de 150 países en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud tiene como finalidad bajar el índice de infectados en el mundo por este virus, ya que el 40% de los casos de humanos infectados por rabia son niños menores de 15 años.

Conclusión

Una vez que se hayan evidenciado los primeros síntomas del virus de la rabia no hay cura ni tratamiento para combatirla, la consecuencia es mortal e irreversible. Debemos tener en cuenta que este padecimiento sólo se transmite a través del contacto con la saliva del animal infectado. Aunque los síntomas generales de la rabia incluyen agresividad, un perro rabioso no siempre se comporta agresivo y con una salivación excesiva. A veces, los síntomas pueden presentarse como aislamiento, temor, cansancio y sumisión. La vacunación preventiva de tu perro según el calendario de vacunaciones siempre reducirá el riesgo de infección por este virus.

Además, la visita periódica de tu mascota al veterinario es imprescindible para asegurar la salud de ella, la tuya y la de los que quieres. Ante cualquier mordida de un animal, lo primero que debes hacer es desinfectar la herida de tu perro minuciosamente para luego acudir lo más pronto posible al personal cualificado que lo auxilie. No olvides que a pesar de que tu perro haya sido vacunado contra la rabia, será puesto en cuarentena durante 14 a 20 días para observar si presenta alguna sintomatología de este virus. De no ser el caso, pese a que suene cruel, lo más recomendable es sacrificarlo, debido a que significa un riesgo de contagio para otros animales y personas.

Los siguientes artículos también podrían ser de tu interés:

Animales Mamíferos

Razas de Perros Peludos

Maltrato Animal


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.