¿Qué es el Dharma?

dibujo de buda con el símbolo del Dharma

El budismo es una de las principales corrientes espirituales  de la India que se fundamenta en la búsqueda de la iluminación para liberarnos del sufrimiento. En el epicentro de sus enseñanzas se halla el concepto del Dharma, un término sanscrito que engloba un amplio espectro de significados: desde las enseñanzas fundamentales del Buda hasta la naturaleza fundamental de la realidad.

Si te preguntas ¿Qué es el Dharma?, has llegado al lugar correcto. En este artículo, exploraremos su importancia central en el budismo, cómo actúa de guía en la vida de sus seguidores y cómo se manifiesta en las prácticas y enseñanzas fundamentales de esta antigua tradición espiritual. Quédate con nosotros, que hoy tienes mucho que aprender sobre esta disciplina milenaria. ¡Empezamos!

Orígenes del Dharma budista

El término «Dharma» tiene sus raíces en la lengua sánscrita y se ha utilizado a lo largo de los siglos en diversas tradiciones filosóficas y religiosas del subcontinente indio. En el contexto del budismo, el Dharma adquiere una significación única y central en las enseñanzas del Buda histórico, Siddhartha Gautama. Cuenta la historia que Gautama, después de alcanzar la iluminación debajo del árbol Bodhi, dedicó su vida a transmitir las verdades fundamentales que descubrió, formando así el núcleo del Dharma budista.

Las Cuatro Nobles Verdades

El Dharma budista se expresa principalmente en las Cuatro Nobles Verdades, una formulación fundamental que destila la esencia del sufrimiento y el camino hacia la liberación:

  1. La primera verdad, sostiene que la vida está permeada por el sufrimiento (dukkha).
  2. La segunda verdad, identifica el origen del sufrimiento en el deseo y el apego (tanha).
  3. La tercera verdad, proclama la posibilidad de cesar el sufrimiento (nirodha),
  4. La cuarta verdad, detalla el Noble Óctuple Sendero como la senda que conduce al cese del sufrimiento.

El Noble Óctuple Sendero

Estatua de buda

El Dharma budista se concreta aún más en el Noble Óctuple Sendero, una guía ética, mental y contemplativa para aquellos que buscan alcanzar la iluminación. Este sendero incluye la comprensión correcta, el pensamiento correcto, la palabra correcta, la acción correcta, el medio de vida correcto, el esfuerzo correcto, la atención plena correcta y la concentración correcta. Estos elementos trabajan juntos para proporcionar una brújula ética y práctica que orienta la vida del practicante hacia la comprensión y la liberación.

Vivir de acuerdo con el Dharma

Para los seguidores del budismo, vivir de acuerdo con el Dharma implica más que simplemente memorizar y recitar las enseñanzas. Se trata de integrar activamente las verdades profundas en la vida cotidiana. La ética budista enfatiza la no violencia (ahimsa), la honestidad, la moderación, la compasión y la atención plena. Practicar estas virtudes no es simplemente un conjunto de reglas externas, sino una transformación interna que guía cada pensamiento, palabra y acción.

La impermanencia y el Dharma

El Dharma también aborda la realidad de la impermanencia (anicca). Entender que todo en la existencia está en constante cambio, que nada es permanente, es esencial para la práctica del Dharma. Esta comprensión lleva a una apreciación más profunda de la realidad y a la disminución del apego a las cosas efímeras.

La meditación y el Dharma

Buda en posición de meditación

La meditación es una práctica intrínseca al budismo y desempeña un papel vital en la vivencia del Dharma. A través de la meditación, los practicantes cultivan la atención plena y la concentración, esenciales para la comprensión profunda de la naturaleza de la mente y la realidad. La meditación se convierte en una herramienta práctica para trascender el sufrimiento y cultivar la sabiduría.

La transmisión del Dharma

A lo largo de los siglos, el Dharma budista ha sido transmitido de maestro a discípulo en sucesivas generaciones, formando una cadena ininterrumpida de enseñanzas. Los sutras budistas son las escrituras que contienen las enseñanzas de Buda y son fuentes veneradas de conocimiento sobre el Dharma. La preservación y la transmisión rigurosa de estas enseñanzas son esenciales para mantener vigente la autenticidad de la tradición budista.

Diferencias entre Dharma y Karma

En el contexto del budismo, el Dharma y el Karma se presentan como dos conceptos intrínsecos pero distintos en su naturaleza y aplicación.

Mientras que el Dharma se refiere a las enseñanzas y principios éticos que guían el camino hacia la iluminación, el Karma está más relacionado con la ley de causa y efecto que rige las acciones individuales. Así, el Dharma establece el camino correcto para vivir éticamente, mientras que el Karma describe las consecuencias inherentes a nuestras acciones, ya sean positivas o negativas.

El karma no nos persigue: ni nos premia ni nos castiga

Símbolo del yin y el yan

El último punto mencionado en el párrafo anterior es importante, ya que comúnmente tenemos asociada la palabra “karma” a una especie de maldición que persigue a las personas que operan con el mal: “el karma te persigue o te lo hará pagar”, son  frases comunes dedicadas a los que obran sin ética ni moral. Pero como hemos visto, el karma sólo se refiere a las consecuencias que se derivan de nuestros actos, por lo que de igual modo, si obramos bien “el karma nos puede premiar” o “el bien nos será devuelto por el universo” por nuestras buenas acciones (otras expresiones muy comunes).

Pero, lejos de hablar de premios o castigos (conceptos que tienen que ver más con el cristianismo que con el budismo) es importante entender el karma de un modo más aséptico, simplemente abordándolo como lo que es: una manifestación refleja  de nuestros actos.

El Dharma en la vida cotidiana

En la era contemporánea, el Dharma budista sigue siendo relevante y aplicable. Aunque en la actualidad las circunstancias sean muy diferentes a los tiempos donde esta corriente filosófica y espiritual tuvo su origen, las verdades sobre las que se sostiene son universales e impermanentes.

Por lo tanto, dichas verdades son aplicables a la vida cotidiana de todo ser humano sea cual sea el momento de la historia. Esto quiere decir que si eres humano, las enseñanzas del budismo pueden acompañarte durante toda la vida como una guía hacia el saber y la consecución del bienestar emocional e incluso, físico.

La aplicación del Dharma en la vida cotidiana implicaría pues la habilidad para equilibrar las demandas que el mundo moderno nos reclama a través de la búsqueda de la verdad y de la iluminación de acuerdo sus enseñanzas.

El Dharma en el mundo moderno: hacer de este mundo un lugar mejor

corazón rojo pintado sobre palmas de manos unidas

¿Y cómo se manifiesta el Dharma en el mundo moderno? te preguntarás. Pues bien, en la sociedad contemporánea, la aplicación del Dharma puede manifestarse en la ética profesional, en la responsabilidad medioambiental y el cuidado del planeta, en la compasión hacia los demás y en la búsqueda del conocimiento y la verdad. La idea fundamental sería vivir de acuerdo con principios morales y contribuir positivamente al mundo que nos rodea. En pocas palabras, en hacer el bien y hacer de este mundo un lugar mejor.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.