¿Qué es el año litúrgico?

liturgia

El origen del año litúrgico es incierto. Sin embargo, se dio a lo largo de los siglos cuando nació la fiesta cristiana. Nacen del deseo de la Iglesia católica de profundizar en los momentos de la vida de Cristo. Comienza con la celebración del domingo y la Pascua, luego Pentecostés, y continúa con el resto en el tiempo.

Dado que muchas personas no saben qué es el año litúrgico, vamos a centrarnos en explicarlo. Así que si quieres saber la respuesta a esa pregunta, además de sus características aquí te lo contamos.

¿Cuáles son las características del año litúrgico? ¿Qué es el año litúrgico?

Se le llama el calendario o tiempo específico de cada celebración de la Iglesia Católica, y también se le llama Año Cristiano porque es la encarnación de Jesucristo y sus misterios en el corazón de la iglesia y seguidores. La liturgia es la forma en que se realiza cada ritual en la religión. El calendario se basa en especificar tiempos y ceremonias basadas en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. De este modo, la Iglesia revive cada año el nacimiento del Hijo de Dios a través del pesebre.

En sus orígenes, la Iglesia cristiana consideró necesario profundizar en todos los pasos que dio Jesús mientras estuvo en la tierra, pudiendo así conmemorar cada momento relevante de su vida. Este año litúrgico se inició con la celebración del domingo como “el Día del Señor”, seguido de la Pascua, en la que se celebraba la resurrección de Jesús, considerada también una celebración central del cristianismo, y posteriormente se decidió celebrar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno, y de esta manera se fueron introduciendo las diferentes fechas y ceremonias que ahora componen el calendario del Señor. Y que ofrecen a sus fieles seguidores diferentes formas de conmemorar la vida de Jesucristo, al tiempo que reflexionan sobre sus propias obras.

Celebraciones del año litúrgico Semana Santa

Según el año litúrgico de la Iglesia Católica Romana, éste se celebra con las siguientes celebraciones: Adviento, Navidad, Cuaresma, Semana Santa y tiempos normales.

  • Adviento: Preparación para la llegada o nacimiento del niño Jesús unas cuatro semanas antes de Navidad. Durante este tiempo, esperando la venida del Señor, los cristianos celebran con cánticos y oraciones alegres.
  • Navidad: Festiva el 25 de diciembre, pero las fiestas comienzan la víspera del nacimiento de Jesucristo el día 24, cuando también se celebra solemnemente a la Virgen María, San José y los Reyes Magos.
  • Cuaresma: Comienza el Miércoles de Ceniza y termina 40 días después, porque fue cuando Jesús luchó contra la tentación en el desierto. Culmina el Domingo de Ramos, al día siguiente es el inicio de la Semana Santa, celebrando la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, y culmina el Domingo de Resurrección.
  • Semana Santa: Conmemoración del paso de la muerte a la vida, a partir del Domingo de Resurrección.
  • Tiempo Ordinario: No se centra en la vida de Cristo, sino en otras celebraciones religiosas de los santos y los diferentes nombres que se dan a las vírgenes. Este período ocupa la mayor parte del año.

Características principales Navidad

La participación plena, consciente y activa de las personas nos permite saber verdaderamente que es Cristo en la celebración litúrgica. Cada celebración litúrgica es una declaración profética de la esperanza de establecer el reino de Cristo en la tierra y llegar un día al cielo. A lo largo del año celebramos los santos que nos propone Cristo y la Iglesia.

Así podemos ver que el amor divino nos llevará a la salvación a través de la iglesia y su invitación a reflexionar y vivir según la vida de Cristo. Se celebra el camino de la fe y nos adentra en el camino que nos lleva a la salvación. Cuatro domingos después de Adviento, comienza la Navidad, y se celebra la Navidad el 25 de diciembre, recordándonos que Dios vino a este mundo para salvarnos.

La Epifanía tiene lugar cada año el 6 de enero y nos recuerda la aparición pública de Dios a todos. La Navidad termina aquí. El primer tiempo común es el día de la Epifanía a la Cuaresma. Ni el primero ni el segundo celebran ningún aspecto particular del misterio de Cristo. Sin embargo, en estos dos momentos históricos diferentes, la vida de Cristo se profundiza. La Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y dura 40 días antes del Trío de Pascua.

Este es un momento de transformación espiritual. Comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección. El Domingo de Pascua es la fiesta más grandiosa de la Iglesia, donde celebramos la resurrección de Jesús, la victoria del Señor sobre la muerte y la premisa de nuestra resurrección.

Hay 50 días desde el Domingo de Pascua hasta Pentecostés, los días en que se celebra el Espíritu Santo sobre los apóstoles. Continúa el segundo tiempo regular. El año litúrgico se determina a partir del ciclo lunar y no se adhiere estrictamente al año del calendario.

La importancia de la Navidad en el año litúrgico

La Navidad se celebra el 25 de diciembre de cada año. La palabra “Navidad” proviene del latín Nativitas, que significa “nacimiento” en español. Es una de las celebraciones más importantes de la cristiandad, junto con la Semana Santa, la Resurrección y Pentecostés. La Navidad es una fiesta cristiana. Este es el aniversario del nacimiento de Jesucristo en Belén, el Hijo de Dios, el creador del universo. La Iglesia católica, la Iglesia anglicana, algunas comunidades protestantes y la mayoría de las iglesias ortodoxas han aceptado y adoptado esta fecha como la fecha de nacimiento legal de Jesús de Nazaret. Aunque no esté registrado en las sagradas escrituras, ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento.

La Navidad se celebra el 25 de diciembre de cada año. Esta fecha fue fijada por los obispos de la Iglesia Romana en el siglo IV d.C. En este punto, la creencia o adoración del único Dios verdadero como el creador del universo ha terminado. Como resultado, muchas culturas del Imperio Romano adoptaron el culto al sol.

Alrededor del solsticio de invierno en diciembre, se llevaban a cabo muchas celebraciones. En él se encendía una hoguera para dotar de poder al dios sol, sustentarlo y devolverle la vida. Porque estos días son más cortos de lo habitual, es regocijo cuando son más largos. Más tarde, los líderes de la iglesia en Roma designaron este día como el nacimiento de Jesucristo según este solsticio de invierno.

Espero que esta información te haya sido útil, y hayas podido aprender un poco más sobre el año litúrgico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.