Efectiva Oración Diaria a la Divina Providencia

Este artículo contiene la Oración Diaria a la Divina Providencia, para que la dediques con fe pensando en el plan sagrado que ha sido diseñado para ti y los tuyos, ya que nada pasa por casualidad, todo es designio del Supremo y de la actuación de cada quien, por lo que puedes seguir leyendo para que sepas pedir por lo que necesites y agradecer para que sea más efectiva.

ORACIÓN DIARIA A LA DIVINA PROVIDENCIA

Oración Diaria a la Divina Providencia

A través de las siguientes plegarias a la Divina Providencia del Señor, pídele para que te apoye a cubrir todas tus necesidades diarias, según sea su voluntad para ti y tus seres queridos, por lo que te invitamos a elevarlas con mucha fe y gran emoción.

Oración a la Divina Providencia

Esta es una Oración Diaria a la Divina Providencia en la que muestras tu mejor disposición a lo que vendrá para ti, rézala con mucha fe y entrega, porque todo tiene un propósito, recítala diciendo:

Señor mío, ignoro completamente lo que sucederá hoy, solo sé que nada de lo que no has previsto sucederá. Sé que desde el cielo regulas y ordenas que se realice tu voluntad. No me opongo a lo que pides en tu nombre sagrado. Amén.

Oración para Casa, Vestido y Sustento

Para pedir por las necesidades esenciales que requiere todo hogar, como lo es la infraestructura donde viven los miembros de la familia, su alimentación, dotación de vestuario y demás bienes y servicios que se requieren, puedes invocar la ayuda de la divina providencia, orando así:

Divina Providencia, sé que eres tú quien controla el universo, agradeciendo lo que tengo, te ruego de rodillas por mis seres queridos, para que siempre tengan comida, casa y ropa, para que nunca haya escasez de todo esto y que gocemos de buena salud, hoy, mañana y hasta el último momento, para nuestro crecimiento y desarrollo. Amén.

ORACIÓN DIARIA A LA DIVINA PROVIDENCIA

Oración para Dar Gracias

Agradécele al Altísimo, por medio de esta hermosa oración, ya que lo que ha sido fruto de tu extraordinario esfuerzo personal ha sido bajo la orientación de su divina providencia, por lo reza las siguientes palabras:

Señor, el día de hoy inclinado ante ti con toda la humildad desde el fondo de mi corazón vengo a agradecerte, por todos los bienes, bendiciones y oportunidades que me has dado mediante tu divina providencia. Gracias por la salud que nos regalas. Gracias por la casa que nos das, gracias por el vestido que nos concedes y gracias por el sustento que nos provees. Amén.

Oración para el Trabajo

Con esta oración diaria a la divina providencia, solicitas el que siempre cuentes con un trabajo que te permita el sustento de tus seres queridos, el cual te proveerá de los medios para lograrlo, para ello reza lo que a continuación te presentamos:

Padre Supremo, por tu divina providencia mientras sea tu voluntad, te ruego en este día que nunca nos falte un buen trabajo, para que tengamos siempre un techo para dormir, que nunca nos falte un buen trabajo, para que tengamos el pan todos los días sobre la mesa, que nunca nos falte un buen trabajo, para que podamos vestirnos. Haz que nuestras vidas se bendigan con tu misericordia, en tu santo nombre. Amén.

Oración para el Dinero

Para sobrellevar una vida holgada se necesita tener dinero para pagar los gastos personales, del hogar y de nuestras familias, por lo que muchas veces se pide la intervención celestial para obtener ayuda, por lo que una oración diaria a la divina providencia te puede ser muy útil, expresando lo siguiente:

Divina y muy santa providencia, autor de todo lo creado y manantial infinito de bienestar. Revélame tus regalos para ser bendecidos para el éxito y tener prosperidad en todos los aspectos de mi vida. Necesito de tu presencia para que mi casa pueda prosperar, para que mis negocios florezcan, que tengamos alegrías y oportunidades económicas. Amén.

A continuación, te presentamos otra Oración Diaria a la Divina Providencia para pedir por el dinero, para que puedas costear todos tus gastos de vivienda, ropa y demás sustento, al evocarla de seguro mejoraran tus finanzas personales y por tanto familiares, la cual dice así:

Bendita providencia, hermosa luz para las peticiones de tus fieles, me inclino ante ti para que no ignores la oración. Alabada y santa providencia, espero tu compasión y tu misericordiosa ayuda en lo que vengo a implorarte hoy. Mi suerte se ha vuelto desfavorable y mi dinero se está agotando constantemente. Vengo a rezar para decirte, Oh divina providencia, sigue mis palabras incontroladas, porque el pan escasea en mi mesa. Las finanzas están críticas y mi desesperación ya no puede hacer frente.

Te lo ruego, tócame con tu buena suerte y concédeme un milagro, debo decirte que la providencia y tu gran poder celestial me salvarán en esta tormenta. Nada será más tranquilizante que tener mis bolsillos con dinero disponible, que tú como intermedio y el Supremo, pueden contribuir a este triste momento, cuando todo es angustia y también soledad.

Quita de mi alma esta desgracia que quema mi esperanza. Tengo que cubrir los gastos de mi casa y mis hijos. Oh Dios del universo, fruto de mi bienestar. Dedico mis lágrimas y mi gran dolor, arrodillado ante ti, en tu hermoso pedestal. Sublime eres, controlas los diseños del mundo. Autoridad y soberano, eres el Altísimo con una divina providencia, puedes concederme este milagro, salir de esta ruina que me duele. Rezaré día y noche, con palabras fervientes que he venido a ofrecer a tu santa imagen. Tú, con tu doctrina inmaculada, puedes ayudarme.

ORACIÓN DIARIA A LA DIVINA PROVIDENCIA

No me dejes, dame un mensaje de tu protección sagrada y bendita. Necesito mis finanzas esbeltas y que no me falte más el dinero. Oh, santa providencia, bendita y maravillosa, escucha mi pedido, escúchalo ahora. Amén.

Oración Diaria 

Que mejor que orar diariamente a la Divina Providencia para pedirle que te conceda las bendiciones para que puedas cubrir todas tus necesidades y la de los tuyos, cumpliéndose siempre la voluntad del Supremo.

Glorioso Señor con tu divina providencia, derrama tus dones en mí, en mi hogar y en mi familia, para que no nos falten bienes espirituales o materiales, protégenos y guíanos. Concédeme las demandas que te pido y que con el día que pasó se acaben nuestras penas y desgracias. Amén.

Oración para el Día Primero de Cada Mes

Esta es una oración para hacerla mensualmente, pidiendo la protección de la divina providencia ante los problemas de la vida y fenómenos meteorológicos, puedes recitarla de la siguiente manera:

Padre Omnipotente, en tu nombre y en de la divina providencia, hoy digo que la calamidad no envenena mi ánimo, el hambre, la miseria y la desnudez no tocarán mi puerta. No habrá rayos, ni huracanes, ni temblores, ni destellos, ni fuego que me afecten y mis enemigos temblarán en mi presencia porque verán en mí la ayuda divina, estaré calmado y en mi corazón habrá paz, tu nombre será mi escudo. Amén.

ORACIÓN DIARIA A LA DIVINA PROVIDENCIA

Oración para Iniciar el Mes

Si necesitas realizar una Oración a la Divina Providencia para comenzar el mes alabando al Señor por su grandeza y todo lo que te permite hacer y lograr, puedes pedirle que te regale muchas bendiciones en toda situación que enfrentes, por lo que deberás decir:

Muy santo, glorioso y Supremo, lo repetiré tantas veces como sea necesario, ten piedad de mí, acéptame y concédeme que la alabanza siempre está en mis labios y que si hoy me llamas al juicio tenga a mi favor el haberte invocado 1000 veces. Santo, santo, santo, santo es el Señor Dios de los ejércitos, la tierra y el cielo glorificado están, que tu divina providencia se extienda en todo momento. Amén.

Novena a la Divina Providencia

Sabiendo que Dios nuestro Señor nos cuida y orienta en la ruta de nuestros propósitos, la siguiente novena la puedes comenzar en cada uno de los días, comenzando con la señal de la Santa Cruz, después se dice la oración a la Virgen de la Providencia; luego se continúa con las oraciones del día correspondientes y las letanías, para culminar se debe rezar un Padre Nuestro, un Credo y un Gloria.

Oración a la Virgen de la Divina Providencia

Santa Virgen, menciona que quieres bendecirme con tu glorioso altar. Menciona que soy tu sirviente y tu creyente y que me ayudarás a prosperar. Sin tu compasión, no soy nada, santísima providencia inmaculada alabada por el Señor.

Mi oración dirá lo que siento en mi alma. Eres bendecida mi oportunidad y luz. Si me mantienes solo en tu visión clara, seré para ti, el más ferviente de tus creyentes. Oh señora de la providencia infinita y misericordiosa, como tu creador.

ORACIÓN DIARIA A LA DIVINA PROVIDENCIA

Confío en tu gracia, santa providencia, en que puedes hacer cualquier cosa y creemos en ti, tus amados creyentes. Oh generosa Virgen, dame tu esperanza. Divina pastora de este cielo cargado de estrellas que iluminan tu ser. Te veo a la derecha de nuestro Señor, acusado de interceder por tantos favores. Tus seguidores te aclaman por ser la madre más querida, incondicional y brillante que proporciona y no toma nada de su pedestal.

Prosperidad te pido en el trabajo y en casa. Mi salud y la de mis hijos, todas mis solicitudes están contenidas allí. Querida Virgen, no me abandones. Eres la fuente donde bebo el agua de tu misericordia, con la que sanas. Dame tu paz para mi desgracia, llena mi espíritu con tu bendición. Reina soñada celestial, escucha mi súplica que te traigo, espero tu gracia y tu abundancia. Oh santa providencia, virgen de este altar. Amén.

Día Primero

Señor, tú que quieres que nuestra relación contigo madure a través de la obediencia. Así como María, que sin comprenderlo fue dócil a tu voz por medio del ángel, pongo mi vida en tus manos, que tu palabra este hecha para mí y abierto mi entendimiento para entenderlo. Amén.

Día Segundo

Divina Madre de la Providencia, permíteme no parecerme a tu prima Isabel que no creía, si me desespero, permíteme creer en la misericordia del padre que creció en tu vientre. Te doy gracias Señor por acompañarnos junto con la presencia de la madre santa. Amén.

Día Tercero

Santa Virgen, cada día me llega una noticia que me pone muy triste, triste e incluso temerosa, permíteme como tú, no temer de lo que me depara el futuro. Con Jesús permite que mi corazón sea gentil pero firme. Amén.

Día Cuarto

Santa María, tal como te viste obligada a huir de tu tierra con José para proteger a tu hijo Jesús, que mi familia pueda estar cubierta con tu manto, que aprenda la responsabilidad incluso si no son decisiones que me gusten, que permanezca fiel a lo que dicta mi padre Supremo. Amén.

Día Quinto

Santa María Madre de Dios, preséntate en la obra de la iglesia, ellos te necesitan con tu inspiración para que sean verdaderos, solo apóstoles y que ofrezcan todo el bien y la bondad que inspiras. Amén.

Día Sexto

Madre de la Divina Providencia, hoy quieren debilitar mi fe, amenazan con hacer desaparecer a la Iglesia de este mundo, nos permiten unirnos bajo tu sagrado mandato y ser uno en el nombre del Todopoderoso. Amén.

Día Séptimo

Permite Madre, que sepamos y comprendamos la forma en que has sido guiada a pesar del misterio, permítenos orar y meditar para conocer lo que nuestro Señor quiera, guíanos en esta ruta. Amén.

Día Octavo

Gloriosa Virgen, al ser tú quien nos da salud a través de tu hijo, queremos aprender para proclamar salud a todos, a aquellos que sufren física, moral y espiritualmente, que sanen sus almas del pecado. Amén.

Día Noveno

Madre de nuestra salvación, alcanza el perdón del Omnipresente por nosotros, por las cosas de las cuales somos culpables, por la perseverancia de la gracia. Sé que el Altísimo ha convertido el orden que ha sido distorsionado por los seres humanos. Amén.

Letanías a la Divina Providencia

Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos. Dios, padre celestial, escúchanos. Dios, hijo redentor del mundo, escúchanos. Dios, espíritu santo, escúchanos. Trinidad santa, un solo Dios, escúchanos. Dios, en quien vivimos, nos movemos y somos, escúchanos. Tú, que creaste el cielo, la tierra y el mar, escúchanos. Tú, que creaste las cosas según tu medida, número y peso, escúchanos.

Tú, que equilibraste los cielos con tu mano y señalaste sus límites al mar. Tú, que lo diriges todo según el designio de tu voluntad, escúchanos. Tú, Omnipotente y sapientísimo, escúchanos. Tú, que abres tu mano y colmas de bendiciones a todos los vivientes. Tú, que haces salir el sol sobre los justos y pecadores, escúchanos. Tú, que alimentas las aves del cielo y vistes los lirios del campo. Tú, que llenas de bondad y de misericordia, escúchanos.

Tú, que diriges todo al bien de los que te aman, escúchanos. Tú, que envías la tribulación para probarnos y perfeccionarnos, escúchanos. Tú, que sanas a los heridos y levantas a los abatidos del corazón. Tú, que premias con alegría eterna la paciencia cristiana, escúchanos. Padre bondadoso y Dios de todo consuelo, Ten piedad de nosotros. De todo mal, líbranos Jesús. De todo pecado, líbranos Jesús. De tu ira, líbranos Jesús.

De la peste, el hambre y la guerra, líbranos Jesús. Del rayo y de la tempestad, líbranos Jesús. Del granizo, de la lluvia y de la sequía destructores, líbranos Jesús. De la pérdida de las cosechas y de la carestía, líbranos Jesús. De toda desconfianza en tu divina providencia, líbranos Jesús. De la murmuración y quejas contra tus santas disposiciones, líbranos Jesús. Del desánimo y la impaciencia, líbranos Jesús.

De la excesiva preocupación de las cosas temporales, líbranos Jesús. De la insensibilidad para con el prójimo, líbranos Jesús. En el día del juicio, líbranos Jesús. Nosotros, pecadores, que siempre confiemos en tu divina providencia. Que no seamos arrogantes en la buena fortuna, ni desalentados en la calamidad. Que nos sometamos filialmente a todas tus disposiciones. Que alabemos tu nombre cuando quieras darnos algo. Que nos des lo necesario para la conservación de nuestra vida.

Que te dignes bendecir nuestros esfuerzos y trabajos. Que te dignes darnos fortaleza y paciencia en todas las adversidades. Que te dignes conducirnos por la tribulación a la enmienda. Que te dignes concedernos la alegría eterna por los padecimientos temporales. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Óyenos Señor. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

Aspectos sobre la Oración Diaria a la Divina Providencia

Gracias a la divina providencia Dios todopoderoso proporciona lo que es necesario para todos sus hijos, es su manera de mantener su creación de acuerdo con su voluntad y conforme a los planes que tiene previsto para cada quien. Lo cual rige la manera adecuada que debemos obrar material y espiritualmente, de allí la importancia de dedicar momentos especiales para hacer peticiones y agradecerle con una oración a su divina providencia, para que siempre tengamos el sustento diario y podamos tener una vida guiada por su infinito amor misericordioso.

Esperamos te haya gustado este artículo de la Efectiva Oración Diaria a la Divina Providencia. Te recomendamos los siguientes temas:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.