Luka Magnotta en una de sus primeras imágenes conocidas (izq) y en 2015 ya en prisión. / TORONTO SUN
Luka Magnotta en una de sus primeras imágenes conocidas (izq) y en 2015 ya en prisión. / TORONTO SUN

Luka Magnotta en la actualidad

«La comida aquí es maravillosa. Y sirven mucha cantidad. La italiana es la mejor. Me encanta el helado. […] Por suerte, también tenemos chocolate caliente»

Luka Magnotta -- Carta enviada desde prisión y recogida por el Toronto Sun en 2015

 

Luka Magnotta, el protagonista del documental de Netflix Don’t fuck with cats, parece no estar pasándolo del todo mal en la cárcel en el 2020. Condenado en 2014 a una pena de cadena perpetua por el asesinato y despedazamiento del estudiante chino de intercambio Jun Lin, la ahora estrella mediática tiene todo el tiempo del mundo para practicar sus numerosos hobbies (entre ellos, hacer muñecos de nieve), cuenta con cientos de fans (algunos hasta van a visitarle a la cárcel) e incluso se ha casado con otro recluso. Luka Magnotta en la actualidad goza de una vida casi más intensa de la que tenía cuando era un hombre libre.

Hace dos años años, el periódico canadiense Toronto Sun elaboró una serie de exhaustivos reportajes centrados en la figura de Luka Magnotta en la actualidad. El estreno en 2020 del documental en Netflix ha reflotado y llenado de valor estos artículos en los que leemos acerca de la nueva vida del ahora protagonista de Don’t fuck with cats tras protagonizar una persecución internacional y uno de los escándalos mediáticos  y judiciales más rocambolescos que se recuerdan en Canadá.

Luka Magnotta en el 2020 tiene que hacer frente a un futuro difícil. El joven, que llegó a enviar por correo a destacados políticos canadienses miembros arrancados del cuerpo de su víctima, pasará en la cárcel lo que le queda de vida. Joe Warmington, la primera persona que entrevistó a Luka Magnotta hace más de una década, asegura que el joven «no está teniendo precisamente una vida muy dura entre rejas».

Luka Magnotta, protagonista del documental de Netflix Don't fuck with cats, en una imagen tomada en prisión y publicada por el Toronto Sun en 2015

 

Así es la vida de Luka Magnotta en la actualidad en la cárcel

Luka Magnotta actualmente está como si estuviese estudiando una carrera. «Tenemos las puertas abiertas el 90% del tiempo, así que me siento como si estuviese en una vida de universitario», llegó a contarle Luka Magnotta a un amigo por carta acerca de su vida en prisión. Gracias a varias de estas cartas obtenidas por el Toronto Sun podemos saber que Luka cuenta (o contaba en 2015) con una quincena de fans que iban a visitarle a la cárcel.

Luka trabajaba siete días a la semana en la cocina de la prisión, y dedicaba su tiempo libre a la escritura constante de cartas, así como a relajarse con la lectura, música, arte y deportes. Ni que decir tiene que, como aprendimos en No te metas con los gatos, la veracidad de las palabras de Luka debe de ser tomada con pinzas. No debemos olvidar que Luka habitaba una realidad alternativa que nada tenía que ver con la realidad. Estas revelaciones provienen de cartas que él mismo escribió a varios de sus amigos.

«Acabo de comprarme un disco de Celine Dion. Tengo un equipo estéreo para cuando quiero escuchar música fuera mientras tomo el sol»

Lo que sí parece cierto es que Luka llegó a registrarse en una web de citas online para presos llamada Canadian Inmates Connect, y que la abandonó cuando contrajo matrimonio con otro preso, de nombre Anthony Jolin, también condenado por homicidio. Luka Magnotta actualmente está casado y muy feliz.

Entre el resto de perlas reveladas por el periódico canadiense está la existencia de ocasionales Pizza party nights y el desarrollo de cierta obsesión pornográfica por la familia real británica y, más en concreto, con los príncipes Harry y Will.

Luka Magnotta, protagonista del documental de Netflix Don't fuck with cats, en una imagen tomada en prisión y publicada por el Toronto Sun en 2015

La importancia del Toronto Sun en el caso Luka Magnotta

El Toronto Sun fue el primer medio de comunicación que nombró a Luka Magnotta. Por entonces, éste no era más que otro modelo aspirante a actor. Corría el año 2007 y Luka Magnotta se presentó en la redacción del Toronto Sun para poner de manifiesto que unas supuestas amenazas de muerte anónimas recibidas online estaban arruinándole la vida. Todo era mentira.

Con voz grave y afectada, Magnotta aseguró que numerosos internautas le confundían con un conocido asesino en serie. El reportero Joe Warmington en ningún momento consideró creíble el testimonio del joven (tal y como quedó reflejado en la crónica original con sobradas dosis de sarcasmo). Como descubriríamos más tarde en el documental, ésta primera y única intervención (que también contó con vídeo para la página web del periódico) del joven modelo sirvió para poner de manifiesto desde muy temprano su peculiar idiosincrasia.

Éste vídeo sería el mismo con el que, cinco años despues, los investigadores amateurs de Don’t fuck with cats al fin podrían ponerle cara al villano que llevaban persiguiendo desde la publicación del infame vídeo de los gatitos asfixiados.

Puedes leer el resto de revelaciones de Magnotta haciendo clic en el siguiente enlace.