En este artículo valioso descubrirás en detalle ¿Cuál es la parábola del hijo pródigo en la Biblia cristiana? ¡Conoce esta fantástica historia!

La parábola del hijo pródigo

Cuando Jesús estuvo en la Tierra entre nosotros nos dejo muchas enseñanzas y un ejemplo de vida. Nosotros cuando leemos, estudiamos y escudriñamos la Palabra del Señor así como Él manda, nos damos cuenta que las parábolas fueron una de los ejemplos de enseñanza que el Padre nos dejo de manera clara y sencilla.

Recordemos que las parábolas son una composición real por donde Jesucristo nos revelo verdades morales y espirituales para poder transitar este mundo de lobos. Cristo nos dejo cada una de estas para poder conseguir y saber transitar el camino del Señor.

Como cristianos sabemos que el Señor nos revela información que esta oculta cuando entramos en comunión con Él por medio de las Santas Escrituras. Por eso cuando dispongamos nuestro corazón para conocer de Su Palabra, te invitamos a que inicies orando y pidiéndole sabiduría y entendimiento por medio del Espíritu Santo. Si deseas saber que otros dones te puede dar Dios dar por medio de Él te invitamos a que ingreses en el siguiente enlace dones del Espíritu Santo

Ahora bien si leemos las Santas Escrituras de manera correcta y con el corazón dispuesto a conocer la voluntad del Padre nos conseguimos que nos dejo muchas y que cada una conlleva un significado. El día de hoy estudiaremos y comprenderemos la parábola del hijo pródigo.

Cuando leemos la parábola del hijo pródigo nos encontramos con una historia donde el amor y el perdón son los protagonistas. De igual manera la parábola nos relata una historia que esta llena de entendimiento, misericordia y gracia.

la-parábola-del-hijo-prodigo 2

La parábola versículo por versículo

Cuando el Señor Jesucristo comienza la parábola del hijo prodigo debemos entender que el ámbito donde se desenvolvió este discurso fue con una multitud que iba desde los recaudadores de impuestos, pecadores, no creyentes y hasta los que seguían sus pasos.

Los personajes principales de la parábola del hijo prodigo  son tres el padre, el hijo mayor y el hijo menor. Cuando leemos estos versículos nos encontramos con que la posición del padre era importante ya que tenía trabajadores, ganado y tierras. Era tan grande que cuando el hijo le pide a su padre lo que le correspondía por herencia no queda sin dinero.

Lucas 15:12

12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

Al continuar leyendo esta la parábola del hijo prodigo nos encontramos con que los hijos fueron educados con valores morales y principios celestiales. Esto gracias a que el hijo menor logra sentir pena y vergüenza por cada una de sus malas decisiones y el hijo mayor sigue en casa honrando a su padre.

Ahora bien si estudiamos detalladamente cada uno de los aspectos que rodean las decisiones del hijo menor podemos encontrar varios puntos muy intereses para nosotros los cristianos.

En primer lugar el padre del joven en ningún momento se opone al deseo de su hijo lo respeta. Esto es de suma importancia ya que el padre de la historia hacer  referencia a que nuestro Señor Jesucristo nos permite y nos bendijo con el libre albedrio, el cual se refiere a que Dios aún siendo Dios nos respeta las decisiones porque es una decisión querer parecernos a Él.

Por otro lado encontramos la mención del que el hijo menor que se nombra en la parábola del hijo prodigo, buscaría trabajo más humilde que se podría que era cuidar a los cerdos. Debemos recordar que la mayoría de las personas que estaban escuchando al Cristo hablar eran judíos y en esta religión el cerdo es un animal que no se toca por considerarse impuro, según la ley mosaica. Esto nos demuestra al grado de decadencia que había caído y de la razón por la cual decide volver a casa.

Para entender un poco más sobre esto te dejamos el siguiente enlace

Es de sabios pedir perdón y arrepentirse por cada uno de nuestros pecados. Y de esto trata esta maravillosa la parábola del hijo prodigo. Cuando leemos el siguiente versículo podemos entender un poco más la vida de cada uno de nosotros los cristianos.

Lucas 15:18

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

Cuando Cristo hace referencia a que el hijo menor volverá a la casa de su padre, nos esta hablando a cada uno de nosotros. Jesús sabe que una de las cosas más difíciles de este mundo es ser cristiano, no consta nada más de confesarlo y creer en Él. Cuando somos cristianos tomamos la decisión de cambiar nuestras vidas y ahí es donde comienzan los problemas.

Al momento en que decidimos que vamos a seguir a Cristo, Satanás comienza con la cacería de nuestra alma, por eso es que cuando nos volvemos a buscar el rostro del Señor sentimos que es tan difícil. Pero las buenas nuevas es que Dios nos dejo su eterno amor y su gracia para poder conseguirlo. Por eso cuando en el versículo leemos volveré a casa Jesús hace referencia a que reconocemos nuestros pecados y vamos al trono del Padre arrepentidos y en busca de perdón.

Si continuamos leyendo nos encontramos con la alegría inmensa que sintió el padre de los dos hijos al ver que su hijo menor estaba de regreso a casa. Aunque nosotros no veamos al Señor debemos entender que su amor es tan grande y tan maravilloso que cuando nos hemos descarrilado y volvemos a su sendero su corazón se llena de alegría porque una de sus ovejas ha regresado. Dios nos acepta como somos tanto que sacrifico a su único Hijo para que nosotros pudiéramos conseguir gracia en su presencia.

Lucas 11:20

20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

la-parábola-del-hijo-prodigo 3

Por último pero no menos importante nos encontramos con el hijo mayor reclamándole al padre por cada uno de los actos que había mandado hacer, ropa nueva, calzado y hasta un anillo pidió para darle la bienvenida para el hijo que se había ido.

Sin embargo, el padre con amor le explica que su hijo estaba muerto y que ha renacido. Este es uno de los pasajes más profundo y completos que nos puede regalar el Señor con la parábola del hijo prodigo.

Cuando vivimos en pecado, así como lo hacia el hijo menor al momento de irse, hemos muerto en espíritu y hemos sido condenados. Pero cuando decidimos levantarnos sacudir nuestros pies y buscar el amor de Dios renacemos y por está razón el Padre se regocija

Por eso no importa el pecado que hayamos cometido, lo importante es que lo reconozcamos y hagamos como en la parábola del hijo prodigo volvamos a la casa de nuestro Padre para poder gozar cada uno de las bendiciones que el Señor nos ha dado.

 

Historieta de la parábola del hijo pródigo para niños

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here