Flor de Jericó: Qué es y cuáles son sus cuidados

La flor de Jericó es muy sencilla de cuidar

La flor de Jericó, más conocida como Rosa de Jericó, es una planta extraordinaria y muy llamativa que podemos cultivar en casa sin mucho problema. Se trata de un helecho que posee una capacidad increíble para hacerle frente a sequías extremas, motivo por el cual resulta muy fácil cuidarlo. De hecho, tras haberse secado por completo, ¡es capaz de volver a la vida!

Sin lugar a dudas, se trata de una planta muy peculiar. Si os pica la curiosidad, os recomiendo que sigáis leyendo. En este artículo explicaremos qué es la flor de Jericó y cuáles son sus cuidados básicos para cultivarla en casa.

¿Qué es la flor de Jericó?

A la flor de Jericó se la conoce también como Rosa de Jericó o planta de la resurrección

La flor de Jericó tiene el nombre científico Anastatica hierochuntica, pero comúnmente se la llama también Rosa de Jericó, doradilla o planta de la resurrección. Se caracteriza principalmente por su fácil cultivo y su increíble adaptación a sequías extremas. Por este motivo resulta tan sencilla de cuidar, así que los más novatos no deben dejarse impresionar por su aspecto tan exótico. Pero una rosa no es tan exótica, ¿verdad? Se llama Rosa de Jericó porque posee cierta semejanza física con esta flor, al menos antes de abrirse.

La doradilla es un helecho perteneciente a la familia Brassicaceae y proviene de regiones desérticas de Arabia, Egipto y Palestina. En estos lugares se la ha considerado tradicionalmente como una planta sagrada y con propiedades mágicas. Por este motivo no es de extrañar que se utilizara frecuentemente en rituales de adivinación o de purificación. Cabe decir que es una especie bastante pequeña que no suele alcanzar una altura por encima de los quince centímetros.

Ya hemos mencionado anteriormente que la característica que hace tan especial a la flor de Jericó es su resistencia a la sequía, pero es que resulta que utiliza una estrategia muy particular para hacerle frente. Cuando el clima es extremadamente seco, esta planta retrae no sólo su parte aérea, si no también sus raíces, hasta convertirse en una especie de bola seca y con aspecto muerto.

Gracias a su forma redonda y su bajo peso en este estado, el viento es capaz de transportarla. Así consigue llegar rodando a zonas más húmedas, donde el vegetal revivirá (de ahí que también se conozca como la planta de la resurrección). En un tiempo bastante corto vuelve a echar raíces y recupera vitalidad y color. La flor de Jericó puede llegar a hacer estos cambios incluso tras varios años en estado seco.

¿Cómo se cuida la planta de Rosa de Jericó?

La flor de Jericó es muy resistente a las sequías

Ahora que ya sabemos qué es la flor de Jericó, veamos cuáles son los cuidados que requiere. Realmente es una planta muy fácil de mantener, lo que la convierte en una especie ideal para personas novatas en el mundo de la jardinería. A pesar de que el cultivo de este vegetal sea bastante sencillo, sí que deberemos brindarle unos cuidados mínimos para que pueda sobrevivir y desarrollarse correctamente.

Empecemos por un aspecto muy importante a la hora de cuidar plantas: El clima y la ubicación. En cuanto a las temperaturas, la flor de Jericó no es muy exigente. Si bien es cierto que se adapta a casi cualquier clima, los extremos no le van nada bien para su desarrollo. Por este motivo es tan importante la ubicación del vegetal.

Lo más recomendable es colocar esta planta en alguna zona protegida del viento, de las lluvias y de temperaturas extremas, ya sean cálidas o frías, al menos durante sus primeras etapas de crecimiento. También hay que tener en cuenta que una exposición prolongada a los rayos solares puede acabar secando a la flor de Jericó. Para que mantenga el color verde, debemos proporcionarle suficiente humedad.

Con esto llegamos al siguiente punto: La luz. Puesto que la Rosa de Jericó es originaria de los desiertos árabes, puede sobrevivir a pleno sol sin que este hecho llegue a afectar a su desarrollo. No obstante, aquí entran en juego nuestras preferencias. Si lo que queremos es que nuestra planta luzca un aspecto verde y saludable, lo más recomendable es no dejarla tan expuesta a la luz solar para que no pierda tanta humedad. Sin embargo, hay muchas personas a las que les gusta que la flor de Jericó tenga un aspecto más desértico y seco.

Flor de Jericó: Riego, suelo y abonado

Como ya hemos mencionado anteriormente, para conseguir que luzca un bonito color verde, debemos mantener la flor de Jericó húmeda. Por lo tanto, los riegos deben adecuarse a este aspecto. Pero cuidado: Un exceso de agua puede acarrear consecuencias muy graves para la planta, llegando incluso a secarla. Lo más recomendable es regarla cuando la tierra esté completamente seca.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta para un correcto cultivo de la flor de Jericó es el suelo, es decir, el tipo de sustrato. Este vegetal tiene la capacidad de poder crecer en terrenos ácidos, arenosos, arcillosos e incluso con un nivel de pH bastante bajo. Como podéis ver, se adapta a casi cualquier tipo de sustrato, facilitándonos así la tarea. Sin embargo, al igual que pasa con todas las plantas, existe un tipo de tierra que le va mejor que otros. Para ayudarle a crecer con más vigor, lo más recomendable es cultivar la Rosa de Jericó en sustratos ricos en nutrientes y que contengan abono natural.

Artículo relacionado:
Conoce los Diferentes Sustratos para Plantas

Con esto llegamos ya al último aspecto que debemos tener en cuenta para un correcto cultivo de esta planta: El abonado. Cuando debemos fertilizar la tierra sí o sí es en primavera, pero podemos hacerlo incluso una vez al mes. Si bien es cierto que esto no es estrictamente necesario, sí que ayudará a estimular el crecimiento y desarrollo de la flor de Jericó. Lo más recomendable es utilizar abonos orgánicos, como por ejemplo el compost.

Ya tenéis toda la información necesaria para poder cuidar de una flor de Jericó. No dudéis en intentarlo, seguro que conseguiréis una planta preciosa para decorar vuestro hogar. Y si se os acaba secando, no os preocupéis, pues probablemente podáis recuperarla (por algo es la planta de la resurrección).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.