Especies Exóticas o Invasoras que hay en Argentina

En el mundo natural, cada animal o planta pertenece a un hábitat en particular y esto es lo que permite la sustentabilidad de la especie en el tiempo y el espacio. A continuación, descubre las principales especies exóticas invasoras en Argentina que han alterado el equilibrio de la flora y la fauna en este país gracias a la intervención del hombre.

especies exóticas en Argentina: caracol africano

Principales especies exóticas invasoras en Argentina

Con buenas intenciones o no, lamentablemente el hombre ha participado directamente en la movilización de especies a lo largo y ancho del mundo.

La llegada de estas especies lamentablemente ha ocasionado importantes desequilibrios en el hábitat de los seres vivos autóctonos, alterando su ecosistema a tal punto de poner en riesgo su existencia.

De acuerdo a publicaciones emitidas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, a través del Sistema Nacional de Información sobre este tipo de especies, existen alrededor de 700 que coexisten en este país. A continuación, citamos 12 de las principales encontradas y que se han proliferado en toda la extensión del territorio argentino.

Liebre europea (lepus europaeus)

Provenientes de Europa, esta especie de mamífero lagomorfo se reproduce rápidamente, llegando a tener entre 3 y 4 partos al año de hasta 4 crías, lo que contribuyó a su esparcimiento acelerado por toda América del Sur.

Los avistamientos de estos animales en Argentina comenzaron a principios del siglo XX. El incremento desorbitante de su población junto a su inagotable apetito por el heno y otras yerbas, ha traído como consecuencia graves daños al sector agrícola y colateralmente ha disminuido los recursos alimenticios de otras especies nativas.

Ciervo colorado (cervus elaphus)

El ciervo colorado es una de las especies invasoras en Argentina traídas desde Europa cuando apenas comenzaba el siglo XX con la finalidad de aumentar las proporciones de caza mayor y potenciar la diversidad biológica local.

Sin embargo, los criadores no pudieron controlar la reproducción de la especie y logró su expansión en todo el territorio nacional, afectando profundamente comunidades de bosques. Los investigadores aseguran que de los animales considerados como invasores, los mamíferos terrestres representan menos del 3% pero el grupo taxonómico con mayor impacto destructivo es el ciervo colorado con 29%.

Su presencia inhibe el desarrollo de especies arbóreas predominantes, facilita la incursión de plantas exóticas y, en este sentido son una amenaza latente para el ganado y los mamíferos herbívoros en general, nativos de las tierras argentinas.

Especies exóticas en Argentina: ciervo colorado

Jabalí (sus scrofa)

Al igual que los ciervos colorados, alrededor del año 1905, estos mamíferos originarios de Eurasia y África del Norte, fueron trasladados a las Pampa Argentinas con el fin de elevar el nivel de la caza deportiva.

No obstante, su expansión masiva los ha convertido en una plaga, provocando gran variedad de impactos perjudiciales para el medio ambiente. Tales como: competir por insumos con especies autóctonas, deterioro del suelo y destrucción de semillas, propiciar la incursión de plantas exóticas, depredación de aves caminadoras y sus nidos, así como crías de ganado.

De las especies exóticas de Argentina, el jabalí forma parte de la lista de animales transmisores de parásitos y enfermedades que pueden dañar tanto al hombre como a otras especies naturales.

Especies exóticas en Argentina: jabalí

Vison americano (neovison vison)

El vison americano pertenece a la familia de los mustélidos, se relaciona con los hurones y las comadrejas, esta especie fue ingresada a las tierras argentinas alrededor de la década de los años 30 proveniente de Estados Unidos de América.

Inicialmente fue movilizado con fines industriales en el mercado de la peletería (cruel práctica que utiliza su piel para la industria de la moda) pero tras el fracaso de esta iniciativa, los visones fueron abandonados sin ningún tipo de control, permitiendo su reproducción desmedida y ocasionando a su vez un terrible daño ambiental.

Estos depredadores se han convertido en la principal amenaza para la supervivencia de las aves acuáticas de las poblaciones sureñas, especialmente de una especie autóctona de la Patagonia llamada “Macá tobiano”, atacando huevos, pichones y aves adultas.

Trucha arco iris (oncorhynchus mykiss)

Con la intención de estimular la pesca como deporte en los ríos, lagunas y lagos, la trucha arco iris fue introducida al país alrededor de los años 40 como alternativa turística y una oportunidad de crecimiento financiero de las distintas provincias de la Patagonia Argentina.

Gracias a esta iniciativa, Argentina es mundialmente conocida por esta práctica, a tal punto que existen grupos ecológicos ocupados en rescatar la población de esta especie. Esto debido a que al principio la pesca fue desmedida, impactando en los beneficios comerciales de varias comunidades ya que representa un alto porcentaje en la visita de turistas nacionales e internacionales.

Hoy en día, sólo se permite la pesca con el retorno de todas las variedades de truchas existentes en la Patagonia, y de alguna forma esto ha controlado la expansión de estos ejemplares que siguen impactando la flora y fauna autóctona de Argentina, pues compiten por los recursos con especies nativas logrando incluso la desaparición de alguna de ellas, por ejemplo: la mojarra desnuda.

Especies exóticas en Argentina: trucha arco iris

Castor canadiense (castor canadensis)

En los años 40, la antártica argentina fue testigo de la llegada del castor canadiense. Justamente en la región de Tierra del Fuego, este espectacular roedor fue ingresado al país con la expectativa de impulsar el crecimiento de la zona a través de la explotación del cuero y pieles.

Estos hermosos y peculiares mamíferos son también anfibios y como medio de protección y morada suelen construir pequeños diques en los ríos, lagos o lagunas con troncos de árboles que impactan negativamente en la preservación de los bosques propios de Tierra del Fuego, así como en el bloqueo de la circulación del agua.

Del mismo modo, los castores representan una gran amenaza de la fauna acuática nativa, generando una gran inestabilidad en su hábitat.A diferencia de otras especies invasoras en Argentina, los castores han permanecido únicamente en esta región del sur.

Especies exóticas en Argentina: castor canadiense

Ardilla de vientre rojo (callosciurus erythraeus)

Originaria de Asia, esta especie de ardilla es traída en la década de los años 70 a Buenos Aires por motivos ornamentales. A la fecha se desconoce quién es el responsable, pero se han esparcido por todo el país de manera desmedida, adecuándose a diversos hábitats (tanto naturales como civilizados)

El impacto ambiental de estas ardillas no se limita a luchar con las especies locales por alimentos y espacio, sino que han causado pérdidas económicas por deterioro de árboles frutales, daño en mangueras de riego, roturas en forros de cables de servicios públicos (teléfono, electricidad, televisión, entre otros)

Estornino pinto (sturnus vulgaris)

Finalizando los 80’s, se observó por primera vez el estornino pinto en Argentina y se extendió velozmente en todo el territorio nacional. Esta ave proviene de Asia y Europa, pero se ha adaptado perfectamente a los diversos microclimas del país.

El impacto en el ecosistema argentino va aunado básicamente a su alimentación, generando pérdidas cuantiosas en el sector agrícola, debido a que es gran consumidor de semillas y frutas.

Como resultado de la competencia por comida y territorio con las aves autóctonas, ha logrado desplazar especies tan importantes como los horneros, que son el ave nacional de Argentina. Lo cual afecta el sentir patriótico de los argentinos y evidencia gran una amenaza a la supervivencia de un símbolo de la historia nacional.

Rana toro (lithobates catesbeinaus)

La rana toro fue llevada a Argentina en la década de los años 80, nativa de Norteamérica fue movilizada a Suramérica con intenciones de explotación gastronómica.

Sin embargo, su carne no resultó ser muy rentable y el Ministerio de Salud no recomendó su consumo debido que son portadores de un virus que produce derrames sanguíneos en los intestinos. Razón por la cual la especie fue liberada.

Su esparcimiento fue rápido gracias a su capacidad de adaptación a los cambios de hábitat, son ejemplares que se reproducen fácilmente y tienen gran tolerancia a las temperaturas bajo cero.

Constituyen un devastador impacto en la biodiversidad del territorio argentino, pues se alimentan de pequeños mamíferos, reptiles, aves, insectos e incluso ranas y otros anfibios, sin depredadores naturales que puedan controlar su población.

Especies exóticas en Argentina: rana toro

Tortugas de orejas rojas (trachemys scripta elegans)

Las tortugas de orejas rojas son originarias de Norteamérica y es uno de los animales exóticos más populares adquiridos como mascota en el continente americano. Aunque no se tiene la certeza de cuánto tiempo llevan en Argentina, fue evidente su crecimiento poblacional en la década de los 80´s.

La adopción irresponsable de esta especie ha propiciado su abandono en lugares que han permitido su reproducción desmedida, afectando notablemente a la biodiversidad nativa, ya que son depredadoras de flora y fauna acuática.

Caracol africano gigante (achatina fúlica)

Se desconoce cómo y cuándo exactamente llegó esta especie a suelo argentino, sin embargo, son conocidos porque han causado un gran impacto en la agricultura, afectando a pequeños productores que dependen de ello para subsistir.

Cabe destacar que en el año 2016, estos cetáceos invadieron los territorios de Corrientes y Misiones generando un alerta de salud pública en Argentina, debido a que muchos de ellos son transmisores de un parásito denominado Strongyloides stercoralis, que está ligado a la evolución de patologías tales como la estrongiloidiasis y meningitis.

También forma parte de la lista de especies invasoras en México, siendo considerado como una trágica plaga en la región caribeña de América del Sur. Es considerable el impacto que generan estas especies al ecosistema, hábitat y sobre todo a las especies nativas.

Tamarisco (tamarix)

Aunque es una planta, es una de las especies exóticas en Argentina proveniente del Mar Mediterráneo, ha causado mucho daño en el hábitat de Mendoza pues se ubican cerca de cursos fluviales absorviendo gran cantidad de agua para desarrollarse, lo que causa la salinización del suelo y desvía los riegos de las plantaciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.