fbpx
Netflix va a tener un gasto récord en 2020 de más de 17.000 millones de dólares con los que plantar cara a sus nuevos y viejos competidores.
Se estimaq ue Netflix tendrá un gasto récord en 2020 de más de 17.000 millones de dólares.

Se estimaq ue Netflix tendrá un gasto récord en 2020 de más de 17.000 millones de dólares.

Mucha gente no lo sabe, pero el todopoderoso servicio de streaming Netflix empezó siendo una compañía de alquiler de películas en DVDs. La idea era simple. Como ahora, tenías que elegir qué ver en un ordenador conectado a Internet. La diferencia viene en lo que pasaba después: la película te la traían a casa, vía postal y con los portes de la devolución ya pagado. Corría el año 1998 y poco podría imaginarse su CEO, Reed Hastings, que dos décadas después esa empresa que empezó con 30 empleados estaría desembolsando miles de millones de dólares en la producción de series, películas y documentales. A pesar de su abultadísima deuda y de la aparición de más competidores, para este 2020 Netflix planea un gasto récord. Una lluvia de dinero Netflix en toda regla.

Netflix va a gastarse mucho dinero. En concreto, unos 17.300 millones de dólares este año sólo en creación de contenido propio, según leemos en Deadline en base a las predicciones de Dan Salmon, de BMO Capital Markets. Es importante destacar que sus análisis de años anteriores no fueron nada desacertados.

Netflix, a la que parece nunca acabársele el dinero, encadena ya cinco años consecutivos de dispendio frenético y nosotros que lo celebramos. La compañía invirtió poco más de 15.000 millones en 2019, 12.000 millones en 2018 y 8.900 millones en 2017. Recordemos, y todo empezó con un videoclub con un catálogo de 925 DVDs.

Fotograma de El irlandés (2019), por Martin Scorsese
El irlandés: la PEOR y MEJOR escena, analizadas al detalle

Una frase bien vale para resumir todo el asunto. Netflix hoy es una compañía que, además de tener la ¿mejor? oferta de series, películas y documentales, se permite fundirse 160 millones de euros en la última travesura de Martin Scorsese, El irlandés.

¿La época dorada de Don Dinero Netflix?

Además de por los números, el catálogo reciente de Netflix grita por sí solo que algo está cambiando. Sólo en el último trimestre de 2019 hemos podido disfrutar de Los dos papas, El irlandés, Historia de un matrimonio o la sorprendente Don’t fuck with cats. Por no hablar de joyitas, algo menos recientes, como Bird box: A ciegas, La balada de Buster Scruggs, Roma. Si incluimos a las series en la ecuación, el asunto se nos desmadra: Mindhunter, The Witcher, The Crown, House of Cards, Stranger Things, Narcos… Tendríamos títulos para hacer scroll un buen rato. Y tampoco es plan.

Al Pacino encabeza Hunters, estreno en Amazon Prime Video el 21 de febrero de 2020
Al Pacino encabeza Hunters, estreno en Amazon Prime Video el 21 de febrero de 2020

Dicho esto, no nos volvamos locos tan pronto. A la deuda de más de 13.000 millones de dólares que tiene Netflix hay que sumar la llamada streaming wars que, ahora sí que sí, va a implosionar a lo largo de este 2020. Aquellos que piensen que en este ecosistema de vídeo bajo demanda ya no hay sitio para nadie más (HBO, Amazon Prime, Disney Plus en marzo) que se aten los machos. En Estados Unidos, donde también opera la popular Hulu, están a punto de darle la bienvenida a HBO Max, Peacock (de la NBC, el nombre alude al pavo real de su logo) y Quibi. Se comenta, además, que por ahí circula algo llamado Sky.

¿Cuántas plataformas de streaming caben en el mercado?

Techradar lo resume muy bien: In 2020 we’ll learn how many streaming services are too many.

“La televisión por streaming solía ser mucho más simple. Aunque poder elegir suele ser bueno para el consumidor, aquí está por ver si ese es el caso, incluso si se traduce en tener más contenido grandioso del que podamos ver. La dominación de gigantes como Netflix, Amazon Prime Video y Hulu pone tus programas favoritos en un número finito de lugares. En 2020, si quieres verlo todo en EE UU, simplemente te va a costar más dinero”.

TechRadar

Hace veinte años, en Estados Unidos, estirar al límite el statu quo significaba poder pedirle El gran Lebowski al cartero. Si jamás hubieramos creído posible tener semejante repertorio de empresas desesperadas por que las elijamos a ellas para darle al play, quizás hoy tampoco estemos en condiciones de proyectar el panorama que nos espera. Hace unos días Vox publicó un artículo que quizás sirva de pista: Un 25% de los espectadores de Netflix en iPhone también ven Disney +.

¿Y si la respuesta a esta guerra es que no tiene por qué haber guerra? ¿De verdad hay tarta para todos? ¿De verdad hay tiempo para verlo todo?

Consume, devoralo todo. ¿Por qué capítulo vas? Un nuevo estreno cada día. Sin tiempo para asimilar. Pantallas mires donde mires. Consume y no mires atrás.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Cerrar menú