Curiosidades de las Meninas

Curiosidades de las meninas

Sin duda una de las obras de arte más conocidas por todos, aunque hay curiosidades de las Meninas que la mayoría desconocen. Por ello hoy os acercamos esas curiosidades que quizá no conocías del famoso cuadro de Velázquez.

Un cuadro grande en fama y grande en dimensiones, ya que mide 3,18 metros de altura y 2,18 metros de ancho por los que se esconden multitud de detalles y curiosidades.

Curiosidades de las Meninas

Las Meninas es una obra pitada por Diego Velázquez en 1656. El afamado pintor español, hacia final de su carrera era el pintor de la corte y el rey Felipe IV le encargó esta obra. A día de hoy podemos observar la obra en el Museo Nacional del Prado (Madrid).

La obra está estructurada de manera que se abre una cuarta pared, la del espectador que observa la obra y su contenido. Puede verse a la infanta Margarita junto a su séquito colocados de frente para que el espectador lo vea sin problema. A la izquierda el propio Velázquez se autorretrató realizando el cuadro. Al fondo una puerta abierta con un personaje vestido de negro y un espejo con el reflejo de los reyes.

Un cuadro que esconde muchos secretos, algunos de los cuales el propio pintor se llevaría a la tumba. Hoy vamos a descubrir 7 de los secretos o curiosidades que alberga esta gran pintura española.

Las Meninas

7 Curiosidades de Las Meninas

1.Los reyes

Con esta puesta en escena llega la primera cosa curiosa. La infanta y su séquito no están posando para que Velázquez las retrate, sino que al darse cuenta de la llegada de los reyes (que se pueden ver al final del cuadro en el espejo) se han movido. El propio Velázquez asoma la cabeza por el mismo motivo y es que los monarcas irían a ver cómo iba de avanzado el cuadro. Los reyes no están realmente en la escena sino que estarían en junto al espectador y lo del final del cuadro es un espejo que refleja la imagen de los monarcas.

Esta fue la forma de representar a los reyes que escoge Velázquez, una presencia real en el cuadro, no posada y que da a entender la confianza que sobre él tienen puesta.

2.El retrato de Velázquez

El pintor se autorretrata con sus mejores galas y la llave de aposentador del rey. Una forma de mostrar la distinción y, de nuevo, la confianza hacia él. Velázquez deseaba ser nombrado caballero, algo que no conseguía por la falta de «limpieza de sangre», se decía tener parte de sangre judía y ello era motivo suficiente en la época. Otro motivo es que debía dejar de realizar actividades con las manos, algo que obviamente no quería hacer. En desacuerdo con ambas prohibiciones se autorretrató en su mejor versión. Y, finalmente consiguió ser caballero.

3.El hombre de la puerta del fondo, una de las curiosidades de las meninas más peculiares

El personaje de la puerta es José Nieto, quien buscando el servicio entro por error en la estancia donde Velázquez estaba realizando el cuadro y el pintor decidió inmortalizarlo. José Nieto tuvo que estar tres días en la puerta hasta que Velázquez decidió que ya no necesitaba más para dejarlo plasmado en el lienzo.

Detalle

4.Su nombre original no era Las Meninas

El verdadero nombre del lienzo fue La Familia. Aunque con posteridad cambiaría su nombre al de las Meninas en referencia a las jóvenes damas que acompañan a la infanta. El título por el que conocemos la obra a día de hoy se le otorgó en el siglo XIX.

5.Los cuadros del fondo

En la obra se representan dos cuadros al fondo, que los historiadores han relacionado con Rubens a pesar de estar muy difusos. Serían representaciones mitológicas: Apolo y Pan por un lado, y Aracne y Palas por otro.

6.Un día en la corte, la monarquía o los pintores

El retrato de Velázquez lo que querían era hacer una escena cotidiana en la que la infanta es acompañada por su séquito al taller del pintor. María Sarmiento le da agua a la infanta y en ese momento aparecen los monarcas, lo que paraliza la acción de los personajes e incluso que alguno de ellos salude a los reyes. Otros como el niño, que no se da cuenta, sigue actuando.

Hay quien, por otro lado, asegura que Velázquez trataba de hacer una pintura sobre la continuidad monástica. También hay quién dice que es un retrato sobre cómo trabaja el propio artista en aquella etapa de pintor de la corte, así como destacar la importancia de los pintores. En esta última opción Velázquez estaría retratando su propio oficio. 

Aunque, a decir verdad, porqué no podría querer hacer toda estas cosas al mismo tiempo. Si nos fijamos en la obra, claramente podemos distinguirlas.

7.El rey Felipe IV pintó una pequeña parte del cuadro

La cruz que lleva pintada Velázquez es la cruz de Santiago, pero hasta 1660 no sería nombrado como tal y fue un título póstumo. Esto implica que alguien pintó después aquella cruz. Se cree que el pintor de la cruz sería el propio rey quién decidió pintarle el título merecido que había ganado.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.