James Franco en 'Aullido' haciendo como que se esfuerza por escribir bien.
James Franco en 'Aullido' haciendo como que se esfuerza por escribir bien.

¿Cómo escribir bien? ¿Cómo escribir una novela? Bendita sencillez de preguntas y bendita pesadilla de respuestas. Existen cursos para escribir bien con caligrafía y gramática aceptables. Todos conocemos las normas para escribir correctamente. O deberíamos. Pero, ¿qué pasa cuando uno quiere aprender a escribir literariamente? ¿Por qué la cosa se complica tanto? Ahí reside la belleza (y el drama) de la buena literatura: en que es difícil y no hay un manual de instrucciones. No existe un mapa para escribir una novela.

Pero sí algo parecido.

👌 ¿Cómo escribir bien? ¿Se puede aprender a escribir una novela?

No se puede enseñar a escribir, pero sí se puede aprender. La frase ni es nuestra ni es nueva, pero resume bastante bien la cosa, la cosa, la Cosa. En los últimos años, durante nuestra incansable labor de investigación de las entretelas que conforman las costuras de la interné literaria, nos hemos topado con varios recursos interesantes para aquello del cómo escribir bien, cómo escribir mejor y, mil demonios nos maldigan, ¿por qué no compartirlos? ¿POR QUÉ? Más que a cómo escribir correctamente y bien, vamos a centrarnos en el ámbito literario. En hacerlo bonito.

Antes de eso, dejemos sentadas varias bases fundamentales para que nadie se lleve a engaños. Esto no es una tarea sencilla (lo hemos dicho ya, ¿verdad?)

✅ Consejos para escribir bien, correctamente, mejor y en modo next level

Lo más parecido a una guía para escribir que se nos ocurre. Es inevitable cometer errores al escribir una novela. Podemos seguir estos consejos básicos para minimizarlos:

  1. Escribir mucho: escribir y escribir. Interiorizar el proceso hasta que la construcción de oraciones una segunda naturaleza.
  2. Leer muchísimo: si no se lee no se puede escribir. Hay que leer a los mejores para copiarlos (Picasso dixit) o, al menos, para ser consciente de que estamos copiándolos; de que eso ya se le había ocurrido a alguien. Hay que leer a Nabokov, Borges, Chéjov, Marsé, Dickens, Vila-Matas, Flaubert, García Márquez, DeLillo, Mendoza, Murakami, Marías, Dostoievski, Faulkner, Steinbeck, Bukowski, Umbral, Austen, Foster Wallace, Scott Fitzgerald, Hemigway, Kafka, Vonnegut, Bolaño, Cela, Proust, Cortázar, Sábato, Chirbes, Houllebecq, Hesse, Fresán y Franzen y Follet. Y Zafón, carajo. Y gómez-Jurado. Aunque sea para saber lo que no queremos hacer. Hay que dejarse de complejos y leerlo todo.
  3. No podemos sentir vergüenza: ni de nuestros errores ni de abrir nuestro corazón. Si la escritura es un ejercicio de equívocos constante, al menos que sea honesta.
  4. Pensar antes de escribir: el que quiera aprender cómo escribir bien una novela ha de respetar una norma simple pero fundamental: tener en mente qué queremos decir y cómo. Una vez comenzamos a escribir, todo se desvirtuará y nuevos senderos se abrirán. Y es una sensación sublime a la par que desconcertante. Si amndamos al garete la plantilla para escribir una novela es una buena señal. Dicho esto, necesitamos tenerla, por mucho que Keoruac al bajarse del autobús vomitase En la carretera de una sentada.
  5. Escribir con coherencia: que lo escrito tenga sentido. Esto va más allá de las normas para escribir correctamente: no podemos decir que nuestro personaje se sentía triste esa mañana y luego ponerlo a silbar de camino a la oficina.
  6. Escribir con cohesión: que el modo de exponer lo escrito tenga sentido (en lo gramatical, en el ritmo, en los recursos léxicos, etc).
  7. Releer y releer: volver a leer nuestro texto y volver a leer y corregir y corregir y corregir y borrar todo lo sobrante/aburrido/innecesario para la historia y que responda a caprichos personales. Hemos de ponernos en la mente del lector constantemente.
  8. Pedir que otra persona lea nuestro texto es obligatorio. Mejor si esa persona no tiene vínculo de amistad alguno con nosotros o, difícil empresa, es una persona dispuesta a ser 100% sincera.
  9. Consultar un diccionario: tener conocimiento completo y exacto de lo que quiere decir cada una de las palabras que usamos.
  10. Preguntar a Fundéu: no existe mejor recurso gratuito hoy día para descifrar el sentido exacto de una palabra o expresión, así como su uso correcto.
trumbo_peliculas_de_escritores
Ah, la romántica idea del genio escritor con la máquina de escribir, el cigarro y la soledad… cuanto daño ha hecho.

✍ Cómo escribir correctamente vs cómo escribir bien

Escribir ficción
  • Gotham Writers' Workshop (Author)

¿Has leído algo de James Joyce? ¿Qué crees que pensaba el irlandés de las normas de escritura y, sobre todo, de la norma de no hacer frases largas? ¿Qué opinaría Marcel Proust sobre la recomendación de ir al grano sin mancharlo todo con demasiadas digresiones? El cómo escribir bien tiene mucho de rotura de reglas y premisas fundamentales. Y, para ello, debemos primero conocerlas y asimilarlas como el respirar o el caminar.

Trucos para escribir mejor, consejos, claves…llámalo X. Hablamos de textos, vídeos, y algún que otro libro, centrados en aspectos muy concretos del juntaletrismo: redactar cuentos, novelas o guiones de cine, y construir personajes vivos y diálogos realistas.

Herramientas que, a pesar de estar orientadas a ámbitos distintos de la creación (cine, televisión, novela, cuento), hablan el mismo idioma. Sea en el soporte que sea, al fin y al cabo escribir ficción literaria siempre consistirá en juntar palabras y dotar al conjunto de belleza, sentido, atractivo, consistencia, originalidad, sustancia y, ante todo, ______ (sustantivo a elegir).

Ni que decir tiene (pues no lo digas ¿no?) que nadie debería soñar con soñar con escribir como los ángeles tras leer este artículo, que no es nada más que una lista somera, escueta y, por supuesto, ni excluyente ni definitiva, de contenidos que me nos han llamado la atención. Todos podemos escribir bien e incluso mejor que bien pero, ah, afortunados aquellos que, además, son capaces de hacerlo como lo hacía Nabokov.

 

1. Curso de Literatura Europea | Vladimir Nabokov.

El Curso de Literatura Europea es el montón de páginas más útil, interesante y revelador en el que puede sumergirse un aspirante a escritor. Merece la pena comprarlo. Lo ponemos aquí porque lleva años colgado en el portal Scribd (bastante escrupuloso con temas de copyright, derechos de autor, etc), lo que nos lleva a pensar que alguna trinchera legal habrán encontrado para que nadie lo haya denunciado/retirado.

Curso de literatura europea
  • Nabokov, Vladimir (Author)

La compra del libro (unos 15 euros en Amazon) es más que recomendable para todo interesado en cómo escribir bien. Extenso manual potencialmente subrayable, citable, fotocopiable.

Novelas analizadas en el Curso de literatura europea de Nabokov

El ruso analiza hasta el nivel del desbroce (no deja ni las miguitas) el estilo de clásicos eternos:

  • Mansfield Park de Jane Austen
  • Casa desolada de Charles Dickens
  • Madame Bovary de Gustave Flaubert
  • El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson
  • Por el camino de Swann de Marcel Proust
  • La metamorfosis de Franz Kafka
  • Ulises de James Joyce.

A nuestro humilde entender, lo más valioso de este libro de cabecera-biblia es la manera en que Nabokov (responsable del imprescindible Ada o el ardor) explica las intenciones que hay detrás de cada recoveco estilístico; qué es lo que pretende transmitir cada escritor con tal personaje, escena, ambientación o diálogo.

Impactante.

 

2. Anatomy of story: The complete film courage series, John Truby

Cerca de hora y media de certeros consejos dirigidos a todo aspirante a guionista y, reiteramos, a todo aquel que pretenda escribir ficción correctamente. Interesantes reflexiones de John Truby, experimentado guionista y profesor de guión, en las que detalla qué es lo que hace a una historia diferente, fresca y atractiva. Estructura de actos, problemas del protagonista, good news/bad news, generar interés en el lector…

El único aspecto negativo de este vídeo es que quizás está demasiado enfocado al mainstream cinematográfico y a la consecución de una fórmula que garantice también la viabilidad económica de la propuesta. Como todos somos mayorcitos, podemos desechar los consejos orientados al starbiz de Hollywood y quedarnos sólo con lo que nos interese.

 

3. Robert McKee: el abuelo que todo escritor soñó con tener

De acuerdo, otro guionista de Hollywood, pero, de verdad, si le dedicamos un punto es porque el hombre lo merece. No hemos visto a nadie pontificar con tanta claridad y rotundidad acerca del oficio de escritor y de cómo escribir bien. Tiene consejos que son oro y perfectamente aplicables más allá del cine. Ejemplo de ello son los magníficos Ten traits of faulty dialogue (Diez características de un diálogo fallido) o Bad writers have nothing to say (los malos escritores no tienen nada que decir).

“Independientemente de la complejidad de la psicología de tu personaje y de lo emocionalmente persuasivo y profundamente significativo que sea el diseño de tu historia, si tus personajes no son capaces de hablar de un modo que sea fiel a su naturaleza, fiel a los conflictos que están viviendo, fiel y creíble a los oídos de los espectadores o el lector, en otras palabras, si tus diálogos son basura, toda tu maravillosa narración y toda la complejidad de tus personajes serán enterrados bajo la banalidad de los diálogos.”

A diferencia de su colega de oficio John Truby del punto anterior, el bueno de Robert detesta todas las producciones palomiteras tipo Transformers o Ford V Ferrari (nosotros también)Aquí tenéis una entrevista de una hora muy entretenida, y, en total, casi 50 vídeos con más de diez horas de Robert McKee. En serio, uno no se cansa de Robert McKee. Robert McKee por un tubo, lo queremos de abuelo postizo. Probablemente lo mejor será que el lector introduzca el nombre del guionista en Google/Youtube y que sea él el que escoja con lo que quiere quedarse. Si os gusta su estilo, también os recomiendo a Richard Walter.

4. Guía express para escribir mejor, de Carlos Salas.

Puedes encontrarla haciendo clic aquí. No es amigo ni nada. Ni le conocemos.

No es más que un enlace a una página que a su vez recopila nueve breves consejos a modo de anticipo publicitario de un libro que, es justo remarcar, sólo cuesta 99 céntimos en Amazon. El título Trucos para escribir mejor (“trucos”…como si esto fuese un videojuego) echa para atrás tanto como su subtítulo (“Consejos que no aparecen en Google”), pero al César lo que es, etc: es un libro que aporta y que encaja en este post.

Como escribir bien caligrafía, gramaticalmente y literariamente.
Muy útil libro por apenas 1 euro en Amazon.

Está enfocado a todo tipo de plumíferos (periodistas, publicistas, presidentes de comunidad de vecinos…) y aporta claves esenciales para soltar morralla mental y lastre textual para ir al grano y sin aburrir (otra cosa es que este blog a veces se los salte). Ejemplo: “Trata de quitar palabras que tengan más de tres sílabas” (…) no recurras siempre a usar los adjetivos de dos en dos…

5. Libros

Vale, no es una herramienta gratuita para aprender cómo escribir bien. Pero casi. Y no nos referimos a la descarga de libros pirateados ni pedefes o epubs guarros. Basta con insertar en Google el título del libro junto a la palabra “citas”, “frases” “quotes” o “quotations” y paladear algo de miel. Y si os gusta, pues a correr a Amazon.

Perdón, también podéis correr a la librería más cercana.

Libros de esta índole para aprender a escribir bien, éstos son algunos de los que hemos leído en los últimos años que más nos han llenado de ideas y letras el alma, y de los que hay alguna cosita disponible en Google. Insistimos en que esta lista no aspira a nada más que informar, no categorizar o resumir.

  • Mistery and manners: Occasional prose, de Flannery O’Connor. Difícil de encontrar en castellano, Naturaleza y finalidad de la narrativa (The nature and aim of ficition). Una famosa charla donde la autora le dedicó a Gustave Flaubert unos ingeniosos y elogiosos comentarios sobre su prosa que descubrimos gracias al blog el mono lector y cuyo contenido enlazo.
«Cuando el escritor de narrativa se mete esta idea en la cabeza y adquiere estos hábitos, se empieza a dar cuenta de qué duro trabajo es escribir una obra narrativa. Una escritora a la que yo admiro mucho me dijo en una carta que había aprendido de Flaubert que hacen falta por lo menos tres percepciones sensitivas para hacer un objeto real, y cree que esto está relacionado con el hecho de que tenemos cinco sentidos. Si estás privado de alguno de ellos, tienes disminuidas tus facultades; pero si estás privado de más de dos al mismo tiempo, casi no estás presente.
  • París era una fiestaErnest HemingwayDice Enrique Vila-Matas que no se habría convertido en escritor de no ser por este libro. Y lo cierto es que a uno le entran ganas de hacer lo propio cada vez que lee al bueno de Papa sentado en su cafecito del café Saint Michel con su buen ron, su buena mirada seductora perdona mujeres, con papel en la mesa y lápiz en ristre. ¡Cuánto daño han hecho algunas películas de escritores! Es un libro de memorias pero también un libro muy inspirador gracias al relato íntimo de Hemingway acerca de como se sentía (y cómo trabajaba) aquellos días pobres pero felices en los que comenzó a dedicarse de lleno a la escritura de ficción.
  • Cómo no escribir una novela, de Howard Mittelmark y Sandra Newman. Sabemos que la inclusión de este libro chirría un poco entre tanta pluma magna, pero el caso es que lo descubrimos hace unos años enterrado entre tomos de biblioteca y le tenemos especial cariño. Los autores (de profesión editores) simplemente juegan, con cierto humor, a poner ejemplos de calamidades que deben hacerse si se pretende escribir no ya un texto atractivo, sino algo digno del aprobado raspado. Los mínimos puros y duros del arte de cómo escribir bien.
  • El guión, Robert McKee. Ya le hemos dedicado demasiados elogios a este buen hombre en el tercer punto. Digamos que este es su gran Libro (en mayúsculas).
  • Escribir ficción, Gotham Writers Workshop. Compendio de técnicas y consejos de la que, dicen, es la mejor escuela de escritura creativa de Estados Unidos. Es un libro excelente que nos hemos leído varias veces de principio a fin.

6. Novel Revision: Craft a Story Readers Can’t Put Down. Writer’s Digest

No es más que un vídeo de hora y cuarto en el que se desgrana el puro A-B-C de toda narración de ficción con pretensiones. Personajes, ritmo, escenas…los ingredientes fundamentales de un texto de ficción. A pesar de la voz rancia, el powerpoint cutre, y el aroma caducado años noventa, lo ponemos porque es un ejemplo perfecto del “para romper las reglas de la escritura primero hay que conocerlas”.

Puede que resulte básico y encorsetado, pero aporta a la hora de tener claros los fundamentos de cómo escribir bien. 

DE VERDAD. No nos mires así, que es gratis.

 

7. Cursos y talleres literarios de escritura creativa

A favor de los talleres de escritura

Les hemos dedicado un artículo propio y no hemos visto un duro. De verdad. Tampoco era ése nuestro objetivo. Los talleres literarios enseñan cómo escribir bien.

Si en Postposmo hemos publicado la Guía 2020 de cursos de escritura creativa y talleres literarios es porque sinceramente creemos que valen la pena. Para adquirir una base, aprender los fundamentos y, con suerte, ser capaces de construir esa milla extra requerida en toda obra literaria de calidad.

El problema de los talleres literarios es (como casi todo en la vida) el enfoque: quien piense publicar un libro y hacerse millonario tras soltar un fajo de billetes va listo. Quien piense publicar un libro de calidad tras soltar un fajo, va listo. Quien piense publicar tras soltar un fajo, va listo. Pensar siempre trae problemas.

Los cursos de escritura narrativa enseñan con talleres cómo escribir un libro, cuento o guión, entre muchos otros géneros.
Los cursos de escritura narrativa enseñan con talleres cómo escribir un libro, cuento o guión, entre muchos otros géneros.

En contra de los talleres de escritura

Existe la opinión bastante generalizada de que los cursos de escritura creativa y demás talleres literarios son un fraude, estafa, engañifa, timo, etc. Es un tema que cíclicamente vuelve a ponerse de actualidad. Recordemos las polvareda de hace unos años a cuenta de las declaraciones en el Festival de Literatura Independiente de Bath del novelista británico Hanif Kureishi, que dijo que dichos talleres “son una pérdida de tiempo” en la persecución del cómo escribir bien.

¿Ah sí?

La cosa tiene miga porque el propio Kureishi fue (¿es?) profesor de escritura creativa en la Kingston University. Marujeos a un lado, si hemos incluido este punto en esta guía para escribir bien es para recomendar el mejor texto que jamás hemos leído sobre el asunto de los talleres. Se trata de esta demoledora entrada de 2011 del blog de Félix Chacón Curso on line gratuito de escritura creativa: primera y última clase.

NO te dejará indiferente.

Giro dramático de acontecimientos: en realidad no eran siete sino 8+1 recursos gratuitos. Pillar por sorpresa al lector. En eso se resume todo el embrollo de aprender a escribir de un modo… distinto.

8. Leer

De cómo escribir bien saben mucho los periodistas. Fue Ryszard Kapuscinski quien dijo aquello de que “para producir una página, debimos haber leído cien” y nos parece que en eso se resume muy bien todo. Leer, leer, leer, leer, y volver a leer, leer, leer leer.

8+1. Escribir

Escribir y volver a escribir, escribir, escribir, escribir, y volver a escribir, escribir, escribir.

Y volver a escribir, escribir escribir, escribir, escribir….