¿Cómo Educar a un Gato?: Consejos, Trucos y más

¡Resulta muy emocionante llevar una nueva mascota a casa, y si es un pequeño felino mejor! Estos animales son encantadores, pero es necesario que aprendas como educar a un gato de forma asertiva, pues su independencia los hace tremendos y muy tercos.

¿Cómo educar a un gato?

En todo el mundo, el gato ha sido una de las mascotas predilectas tanto para niños como para adultos. Sin embargo, muchos son abandonados por indisciplinados, aún cuando su comportamiento depende de su familia humana.

Es por ello que debemos aprovechar dedicarle tiempo desde pequeños y orientar su comportamiento en cada espacio y actividad que desarrolle.

La mejor forma de educar a un gato, indistintamente de su edad o raza, es definitivamente a través del amor que sentimos por ellos y sobretodo un constante refuerzo positivo.

Lo primero que debemos considerar es conocer desde Cómo nacen los gatos hasta cuáles son sus gustos y preferencias para comprender su comportamiento natural (sin olvidar que cada uno cuenta con su propia personalidad), en esta medida, definir qué es lo que deseamos aprenda nuestro gato para enfocarnos y obtener resultados exitosos.

La llegada del gato a casa

Sin lugar a dudas, la llegada de un gato a casa es maravilloso, ¡Muy emocionante!, Recibir un nuevo miembro en la familia es un gran acontecimiento que atesoramos en nuestro corazón para el resto de nuestras vidas, basta con tenerlos en brazos para quedar flechados.

Como todo enamoramiento, tener un gato en casa implica compromiso y responsabilidad, debemos brindarle amor para que perciba que no le haremos daño y comience a crearse un vínculo de confianza que estimule su disposición a aprender. Debemos estar atentos a sus reacciones, pues una caricia, lamida o ronroneo son muestras de afecto que indican empatía y podemos comenzar el entrenamiento.

Al inicio, es fundamental mostrarle sus espacios, envases para comer, beber agua, juguetes, cama, arenero, entre otros; y cuando esté familiarizado con su entorno podremos comenzar a enseñarle reglas para mantener un buen comportamiento en casa.

¿Cómo educar a un gato pequeño?

Si tomaste la decisión de adoptar un gato siendo pequeño, es importante saber cómo entrenar a un gato bebé, ya que para este animalito todo es nuevo y su capacidad de aprendizaje está al máximo, lo que te permitirá adaptarlo completamente a tus requerimientos.

Una de las ventajas de esta especie de mascotas es que son sumamente inteligentes y aseados, lo que simplifica algunas tareas que con perros resultan un poco incómodas.

Adopción de un gato bebé

En este sentido, vamos a especificar cómo enseñar a un gato a desarrollar respeto por las normas de la casa sin afectar su desenvolvimiento ni limitar su calidad de vida. Cada una de las pautas definidas a continuación nos permitirá contribuir con el desarrollo de una convivencia saludable.

Para ello podemos separar la educación de los gatos en dos partes, una que va ligada a su personalidad y conductas particulares y otra dirigida a su actuación en los diversos espacios que ocupan.

Educación de los gatos dirigida a su personalidad

Aunque existen diversas Razas de gatos, todos tienen cosas en común pero también poseen una personalidad exclusiva que es lo que los define como seres vivos y especiales.

Para que no muerda ni rasguñe

Comprender que un gato muerda o rasguñe es una conducta natural es un paso importante en su educación, ya que debemos establecer metas reales en cuanto a su comportamiento. No podemos erradicar por completo sus instintos.

En las primeras semanas de nacido, los mininos suelen jugar con nuestras manos y sin intención alguna tienden a mordisquear o arañar. Sin embargo, es algo que pueden dejar de hacer si nosotros le demostramos que no debe hacerlo.

Una manera de corregir este comportamiento es detener el juego apenas comience a morder, así quedará grabado en su memoria que morder o arañar no forma parte del entretenimiento y al hacerlo termina la diversión. Le estamos enseñando límites, pues los gatos no saben moderar su fuerza y sin querer pueden hacernos daño.

Para que no maúlle

Maullar es el sonido emitido por los gatos que les permite llamar la atención. Al nacer suelen hacerlo para que la madre los reconozca mientras los está amamantando.

De esta manera, a medida que van creciendo utilizan este lenguaje con otras intenciones, las cuales pueden ser: pedir comida, pedir agua, expresar dolor o malestar y también pueden hacerlo durante el proceso de apareamiento.

Maullido del gato

Para corregir sus maullidos es indispensable descubrir la razón que lo origina y atender sus necesidades básicas. Si sólo se trata de llamar la atención, lo mejor es ignorarlo para que descubra que con esa técnica no logrará que cumplas sus caprichos.

Para que no aceche a las personas

Acechar es parte del instinto ancestral de estos felinos. Los gatos domésticos sienten el impulso de acechar a las personas ocultándose y lanzándose repentinamente sobre sus pies mientras caminan, pero, aunque lo consideren un juego es algo que dejarán de hacer en la medida que reciban patadas o pisotones por accidente.

En este particular no requieren mayor entrenamiento, debemos recordar que somos las personas quienes marcamos la pauta y si acechar lo convertimos en algo gracioso difícilmente dejen de hacerlo.

Gato al acecho

Para que no se arranque el pelo

A diferencia de las conductas mencionadas anteriormente, arrancarse el pelo no es normal y debe preocuparnos cuando lo notemos en nuestra mascota.

Los gatos que hacen esto podrían tener problemas de salud, tales como: parásitos, estrés, trastorno hormonal, alergias, afectación de su sistema inmune, entre otros. Razón suficiente para visitar a su veterinario de inmediato, indique el tratamiento y las recomendaciones para que restaure su pelaje y deje de hacerse daño.

Educación de los gatos dirigida al cumplimiento de normas en casa

Lo ideal para tener cualquier mascota en nuestras casas es que sean obedientes y cumplan las normas establecidas para mantener la armonía del hogar.

Para que use el arenero

Una de las cosas que más inquietan al momento de tener una mascota es precisamente dónde harán sus necesidades fisiológicas, y lo cierto es que quien debe ocuparse de definir el lugar somos las personas, ya que los gatos son animales pulcros y escrupulosos.

Debes adquirir o elaborar una caja de arena de un tamaño adecuado y colocarla en un espacio accesible pero íntimo porque los gatos requieren privacidad para hacer sus necesidades. No debes colocarla en lugares muy altos o complicados.

El arenero de un gato

Una vez hayas definido el arenero y su ubicación, debes mostrársela a tu gato y colocarlo allí después de comer hasta tanto aprenda la lección y se convierta en un hábito.

Si por algún motivo tu gato decide tomar otro lugar para hacer sus necesidades insistentemente (como por ejemplo el baño), deberías considerar mover la caja de arena hasta allí, la cual debes asear con frecuencia para que sea de su agrado y comodidad.

Es sumamente importante no colocar el arenero en lugares oscuros, húmedos o sin ventilación, pero sobretodo, jamás lo coloques cerca del sitio donde se alimenta.

Para que no se suba a la encimera

Tanto por el apetito como por su insaciable curiosidad, evitar que un gato explore los espacios de la cocina es uno de los retos más difíciles de superar durante su proceso de entrenamiento.

Dadas las Características de los gatos, se debe tomar en cuenta que cualquier cosa llamativa puede llamar su atención y hará maromas para conseguir atraparlo.

Atendiendo a la expresión popular “la ocasión hace al ladrón”, los gatos, aunque estén entrenados pueden fácilmente caer en la tentación e incurrir en una conducta inapropiada, razón por la cual es nuestra responsabilidad crear un ambiente justo para educarlos.

Mantener la encimera limpia, desocupada y sobretodo sin comida a su alcance, es una de las principales herramientas para que el gato no se suba. Si tu gato insiste, debes tener paciencia e indicarle de buena manera que no debe hacerlo bajándolo una y otra vez, tantas veces sea necesario para que se acostumbre a respetar el espacio.

Gatos en la encimera

En casos extremos puedes recurrir a colocar pedazos de papel aluminio sobre la mesa, ya que por lo general su brillo y sonido al tocarlo les resultan desagradables.

Para que no se suba a tu cama

Más que educar a tu gato, debes asegurarte que no deseas disfrutar de su grata compañía al acostarte ya que resulta ser una experiencia muy reconfortante, especialmente para los más pequeños de la casa.

Su calidez y ternura seducen y una vez lo aceptes es muy complicado deshacerse de su presencia en este espacio.

Si se trata de alergias a estos adorables felinos, definitivamente debemos ocuparnos en cómo enseñar a un gato a permanecer fuera de la cama.

Gato en la cama de su dueño

Por tratarse de compañía, ser consentidos, marcar territorio o simplemente la comodidad de permanecer en tus limpias y acolchadas sábanas, puedes recurrir a bajarlo y llevarlo a su propia cama cuantas veces sea necesario, pero probablemente esto nos sea suficiente, no desistirá tan fácilmente de esta preferencia.

Una excelente opción es moverlo constantemente para que se inquiete y decida bajarse por su propia cuenta.

También puedes optar por generar un ruido que lo incomode y no sepa de dónde proviene porque si lo nota, su inteligencia lo hará entender que no debe tener miedo.

Para que no arañe tus muebles

Para los gatos arañar es una necesidad, ya que esta práctica le permite mantener sus uñas afiladas (condición atávica de los felinos para cazar), por ende no podemos suprimir esta conducta sino canalizarla para que no dañe los muebles.

Gatos que aruñan los muebles

Lo más común al ver nuestro mobiliario en peligro, es cambiarlos de lugar, pero eso no será suficiente para nuestros intrépidos amigos.

Lo recomendable para estos casos es adquirir un rascador que pueda saciar su sed de arañar, estará a su alcance y además de usarlo como ejercicio también puede ser un juguete.

Refuerzo Positivo: la mejor opción

Amparados en la idea de que por las buenas se aprende más y mejor, el refuerzo positivo contribuye grandemente en el logro exitoso y permanente de lo todo lo que le enseñes a tu gato.

Premiarlo oportunamente por portarse bien y obedecer, es sin lugar a dudas la mejor técnica de entrenamiento que se haya practicado con las mascotas.

El reconocimiento por hacer las cosas bien puede ser verbal (con palabras amables y colmadas de auténtico amor), a través de contacto físico (mimos y caricias) o utilizando golosinas aptas para su consumo (galletas, un trozo de fruta o atún en lata preferiblemente conservado en agua)

Las golosinas a utilizar deben ser un complemento nutritivo, adicional a su dieta regular.

Juguetes, juegos y estimulación mental para un gato

La diversión siempre será un aliado para mantener la buena salud de un gato y tanto los juguetes como los juegos proporcionan un espacio diario en el que puedan estar contentos.

Entre los juguetes más populares podemos conseguir: ratones de tela, peluches, bolas de lana, pelotas, juguetes de inteligencia y juguetes con cuerdas.

Todos estos contribuyen al bienestar de tu mascota y duplican su efectividad si durante su uso son acompañados por alguno de sus familiares humanos, fortaleciendo su vínculo de confianza.

El entretenimiento siempre evitará que la curiosidad típica de estos animales los lleve a salirse de las normas de convivencia del hogar y, del mismo modo los juegos forman parte de la estimulación requerida para mantener la agudeza cognitiva hasta el final de sus vidas.

Lugares peligrosos para un gato

Habitualmente la cocina es el lugar con mayor riesgo para un gato, merodear en la encimera e incluso andar en el piso puede ocasionar accidentes (como quemaduras o cortes) que lamentar.

De ser posible y para el bienestar de todos, es recomendable que este espacio de la casa sea inaccesible para tu gato, a fin de evitar que por hurtar algún alimento o husmear el espacio pueda resultar gravemente herido.

Adicionalmente debes estar atento a los posibles escondites que pueda utilizar tu gato en búsqueda de cubrir alguna necesidad (calor, frío, seguridad, oscuridad, etc), tales como: lavadoras, secadoras, autos, instrumentos musicales, chimeneas, entre otros, ya que lejos de vivir una aventura se puede convertir en tragedia.

Relación de un gato con otras mascotas

Por lo general, esperamos que haya conflictos entre animales de distinta especie, especialmente si no llegan a casa al mismo tiempo, porque nos convencemos de que el primero puede sentir celos y temor de compartir su espacio físico y afectivo. Sin embargo, gran parte del éxito depende de la forma en que manejemos el encuentro.

La convivencia entre mascotas más emblemática del mundo es sin lugar a dudas la que sucede entre Perros y Gatos, donde siempre ha existido el mito de que se no se toleran y se persiguen para agredirse.

La realidad ha evidenciado que luego de conocerse se han convertido en los mejores amigos, hasta el punto de compartir juguetes, cama, comida e incluso la leche materna directa de su fuente (perras que amamantan gatos)

Sin embargo, debemos respetar las diferencias y no confiarnos por completo. La relación entre gatos y aves o pequeños mamíferos puede ser fatal para estos últimos si no tomamos precauciones debido a la tendencia de cazarlos como presa.

La naturaleza no deja de sorprendernos con la demostración de fuertes lazos amistosos entre animales de distinta especie.

Se han conocido muchos casos que van en contra de los instintos más básicos y arraigados tanto de mascotas como de animales salvajes. Por ejemplo: oveja-gato, leopardo-venado, delfín-perro, pato-conejo, gato-loro, león-perro, entre otros.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.