Cómo cultivar pistachos

Cultivar pistachos no es difícil

Entre los frutos secos más populares se encuentran los deliciosos pistachos. Estos se consumen mucho tal cual, en diversas recetas culinarias o como helado. El cultivo de estos vegetales ha ido en aumento durante los últimos, cosa que no es de extrañar, ya que resulta muy rentable por las pocas exigencias que tienen. Por este mismo motivo puede que os resulte interesante averiguar cómo cultivar pistachos, si os gustan, claro.

Estos riquísimos frutos secos son realmente la semilla de una planta perteneciente al género Pistacia. Se trata de un vegetal muy longevo, pudiendo llegar a vivir más de dos siglos, y cuyo origen es el continente asiático. Suele medir entre cuatro y diez metros de alto, mientras que su anchura se encuentra generalmente alrededor de los once metros. Hay que destacar que los pistachos son unos frutos muy ricos en nutrientes. Además, gracias a su alto nivel de luteína y de polifenoles, son unos antioxidantes estupendos. Veamos pues cómo cultivar pistachos.

¿Cómo y cuándo plantar pistachos?

Para cultivar pistachos debemos podar y regar la planta

Antes de explicar cómo cultivar pistachos, primero debemos saber cuándo es la mejor época para sembrarlos. El período ideal para llevar a cabo esta tarea es en otoño o en primavera. Si bien es cierto que podemos sembrar estos vegetales con semillas, lo más recomendable es adquirir plantas jóvenes, de entre uno y dos años de edad, para cultivarlas.

Hay que destacar que la planta de pistacho se adapta muy bien y es muy rústica. Aún y así, prefiere los suelos franco-arenosos, calientes y con buen drenaje. En cuanto al pH del suelo, lo ideal es que su valor se encuentre entre seis y ocho. A pesar de tolerar muy bien las temperaturas bajas, no soporta nada bien las heladas en primavera. Esto último puede afectar a su floración y a la fructificación.

A la hora de preparar la tierra para la plantación de este vegetal, lo primero que debemos hacer es abrir un agujero de una profundidad de entre cuarenta  y cincuenta centímetros, y cubrirlo posteriormente con estiércol. Cuando vayamos a introducir la planta, debemos tener mucho cuidado de no dañar a las raíces.

Artículo relacionado:
Cómo Preparar la Tierra para un Huerto

Una vez hayamos sembrado las plantas, toca llevar a cabo la fertilización de las mismas. Esto se hace normalmente en primavera. Generalmente se suele aplicar material a base de nitrógeno en abril. En cambio, en mayo es más recomendable administrar fertilizante ternario completo. Además, es altamente aconsejable aplicar entre 300 y 400 toneladas de estiércol por cada hectárea de terreno. También se debe añadir fosfato de potasio y superfosfato 19, en cantidades adaptadas al tipo de suelo. No obstante, para parcelas pequeñas y de uso más privado, utilizar estiércol animal para la fertilización es suficiente.

Cómo cultivar pistachos: Cuidados

Una vez hayamos realizado el primer paso del cultivo de pistachos, toca mantenerlo para que nos acabe dando estos deliciosos frutos secos. Este vegetal resiste muy bien a las altas temperaturas y puede llegar a sobrevivir hasta cinco años de sequía. Al contrario de la mayoría de plantas que solemos cultivar en casa, esta tolera considerablemente mejor los riegos muy abundantes y poco frecuentes que los riegos constantes y pequeños. Para evitar encharcamientos, lo más recomendable es llevar a cabo un riego localizado. En verano será suficiente con regar este vegetal cada diez días aproximadamente.

A parte del riego, también es importante realizar una poda, pero ligera, ya que este vegetal tarda mucho en curar los cortes. Lo más recomendable es utilizar unas tijeras especiales de jardinería para podar las ramas haciendo un corte limpio. Este corte debe encontrarse siempre cerca de la base de la rama. Además, debemos tener cuidado de no cortar sin querer los retoños de la planta que se encuentran a unos cuarenta centímetros del suelo, aunque depende un poco del género del árbol de pistachos. En el caso de que se trate de una hembra, debemos dejar intactos todos los retoños que se encuentran entre uno y dos metros de altura. Por otro lado, si es un árbol macho, podemos podarlo en cuanto haya alcanzado los dos metros.

Además, es muy importante ir cortando las ramas lateral que se encuentran en el tallo, y eliminar todas aquellas que estén enfermas o viejas. Esta limpieza la debemos llevar a cabo una vez al año, a ser posible en octubre.

¿Cuánto tarde en crecer un árbol de pistacho?

El árbol de los pistachos empieza su fase de producción completa a los 15 años de edad

Ahora que ya sabemos cómo cultivar pistachos, veamos cuándo podemos cosechar los primeros frutos. Generalmente, este vegetal florece entre los meses de abril y mayo. En cuanto a la cosecha, esta se puede llevar a cabo desde finales de agosto hasta octubre, según la zona en la que nos encontremos. No resulta muy difícil cultivar esta planta, pero sí que requiere algo de paciencia, ya que es tardía. Una vez sembrado el árbol, suele tardar entre cinco y seis años en dar los primeros frutos, que suelen ser pocos. Al cabo de quince años es cuando comienza su fase de producción completa.

Por lo general, la primera cosecha se suele realizar entre los treinta meses y los siete años de edad. ¿Pero cómo sabemos cuándo podemos coger los frutos? El momento idóneo para la colecta es cuando los pistachos pasan a tener una coloración opaca, mientras que la cáscara empieza a separarse un poco de la piel. Es decir: Cuando la cáscara empieza a abrirse, los frutos están maduros. Algunas variedades de pistachos sólo dan frutos cada dos años, o pueden dar un año una cosecha muy abundante y al año siguiente una muy escasa.

Una vez hayamos adquirido los frutos, debemos limpiarlos, clasificarlos y tostarlos para poder consumirlos más adelante. A la hora de conservar los pistachos, protegiéndolos en bolsas de plástico pueden llegar a durar hasta seis semanas con refrigeración. Y si los congelamos, podemos alargar su duración hasta seis meses.

Como podéis ver, cultivar pistachos no es nada complicado. Si nos gustan estos frutos secos y disponemos de espacio para plantar un árbol, ¿por qué no hacerlo? Así podremos disfrutar de estos deliciosos manjares de nuestra propia cosecha y elaborar diferentes platos y dulces con ellos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.