El personaje de Zaqueo biblia: en el evangelio de Lucas 19:1-10, era un recaudador de impuestos, nacido judío y odiado por su propio pueblo. Debido a su oficio, el cual lo colocaba como un publicano pecador en Jericó, una ciudad muy fructífera por localizarse en un oasis. Entra aquí a conocer una historia que habla sobre el verdadero encuentro del hombre con Jesús:

zaqueo-biblia-2

El personaje de Zaqueo Biblia

La historia del personaje de Zaqueo de la Biblia se puede leer en el evangelio de Lucas 19: 1-10. Este hombre era un publicano muy rico, debido a que ocupaba el cargo de recaudador jefe de impuestos en una tierra productiva muy importante como la Ciudad de Jericó. Una ciudad que se puede localizar en la región de Judea en el mapa de Palestina en tiempos de Jesús. Entra en este artículo que te llevará a conocer los sitios que recorrió el Señor durante su ministerio terrenal, siendo una buena forma de comprender lo valioso de su mensaje.

Zaqueo además era un judío odiado por su propio pueblo, ya que la labor que ejercía lo hacía para los romanos, quienes tenían el dominio y control de todo el territorio de la Palestina de esos tiempos. Los recaudadores como Zaqueo se encargaban de recoger en el pueblo los impuestos o las rentas públicas demandadas por Roma, e incluso llegaban a exigir más dinero de la cuenta. De esta forma los publicanos lograban enriquecer las propias arcas personales y ser mal vistos por la población.

El origen etimológico del nombre de Zaqueo se deriva de un término hebreo cuyo significado es puro o inocente. Si lo comparamos con lo que era el hombre de la historia, se puede decir que representa un antagonismo a la etimología de su nombre personal. Más, sin embargo, en la Biblia se pueden encontrar casos como este, en donde cualquier término de un relato lleva intrínseco un mensaje o contribuye a reforzar el mensaje del relato.

Jesús y Zaqueo Biblia – Lucas 19:1-10

Como se comentó anteriormente en la Biblia se pueden encontrar varios relatos o historia que cada uno de ellos tienen un mensaje para el pueblo de Dios. Porque Dios mismo ha sido su inspirador a través del Espíritu Santo. El relato que se trata en esta ocasión es sobre el encuentro de Jesús con un hombre llamado Zaqueo, el cual se muestra a continuación y se invita a leerlo en el nombre de Jesús, pidiendo la revelación de su Espíritu Santo al hacerlo:

Lucas 19:1-10: 19 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, 3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. 4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicomoro para verle; porque había de pasar por allí.

5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. 9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

El relato de Zaqueo Biblia solo se puede ubicar en el evangelio de Lucas, y este evangelista lo escribe justamente después de otro relato:

Jesús y el joven rico – Lucas 18:18-30

En el capítulo del evangelio de Lucas anterior a donde se encuentra la historia de Zaqueo Biblia, se puede ubicar otro relato sobre un personaje que guarda una condición similar a la del publicano. Y es que ambos personajes poseían grandes riquezas, con los dos Jesús tuvo un encuentro personal, he aquí esta segunda historia que ayudara a comprender mejor la de Zaqueo:

Lucas 18:18-30: 18 Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? 19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios. 20 Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; ni hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre. 21 Él dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.

22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. 23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. 24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!

Porque será que Lucas intencionalmente ubica cercanas estas dos historias en su evangelio. Pareciera que quisiera establecer una comparación entre ambos personajes. A ambos los muestra de gran riqueza, uno al parecer bueno y aceptado por el pueblo judío, el joven rico. Mientras que el otro considerado por el pueblo judío como malo y pecador, a Zaqueo.

El joven rico era guardador de la Ley, la Torá judía, por otro lado Zaqueo incumplía según el pueblo, los mandamientos. Conoce aquí los Mandamientos de la ley de Dios que debes cumplir y saber, los mismos que Jesús le pregunta al joven rico, que debe saber.

¿Cuál es la diferencia que ve Jesús entre el joven rico y Zaqueo Biblia?

En los textos bíblicos anteriores, se subrayaron algunas palabras o expresiones a manera de recalcar y sacar parte de lo que quiere Lucas que se le revele al lector en el espíritu. Una de ellas es Jesús iba pasando por la ciudad. El relato hace ver que Jesús no iba precisamente a Jericó, solo pasaba. Pero allí había un hombre que sabía que Jesús iba a pasar y sentía en su corazón el verdadero deseo de conocer al Señor. Este deseo fue lo que hizo que Jesús hiciese una parada en Jericó para conocer al hombre que anhelaba no solo verlo sino también conocerlo. Ese hombre era Zaqueo, quizás la persona menos indicada para que Jesús quisiera llegar hasta él y menos aún sentarse en su mesa y cenar con él.

zaqueo-biblia-3

La actitud de Zaqueo

Pero, Zaqueo salió corriendo y subió a un árbol sicomoro para verle, esta acción denota la intensidad y el deseo de este hombre por conocer a Jesús. Además de separarse de la muchedumbre, para poder verle. El mundo muchas veces hace lo mismo que la muchedumbre, impide ver y conocer verdaderamente a Jesús, medita en esto. A Jesús no le pasa esta acción de Zaqueo desapercibida, lo siente en su Espíritu, lo busca con la mirada y le dice: desciende, es necesario que pose yo en tu casa.

Zaque obedece el llamado del Señor y le recibió gozoso. Al recibir a Jesús con gozo en su corazón se produce el arrepentimiento, el cambio y la transformación, mis bienes doy a los pobres y en arrepentimiento recompenso el daño, esta fue la actitud de Zaqueo. En respuesta Jesús le dice: Hoy ha venido la salvación a esta casa, el Señor le promete no solo la salvación de su alma sino la de toda su familia.

La actitud del joven rico

En este relato encontramos a un hombre principal que guarda la Ley, Todo esto lo he guardado desde mi juventud. Le responde el hombre a Jesús a la pregunta si sabe de los mandamientos de la ley de Dios. Este personaje entonces por guardar la ley y ser de buena posición social era muy bien aceptado entre la sociedad religiosa de la época. Acto seguido Jesús para terminar de decirle al principal que otra cosa era necesario para obtener la salvación exclama: Da todo lo tuyo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.

La actitud del joven ante la demanda de Jesús, es de temor, tristeza y por sobre todo esto el no querer un compromiso con el Señor: El hombre principal se puso muy triste, porque era muy rico. Esta es la diferencia que ve Jesús entre el joven rico y Zaqueo la actitud de cada uno:

-Zaqueo, por una parte asume una actitud radical de arrepentimiento y experimenta el gozo de recibir a Jesús en su vida.

-El joven rico, asume la actitud de dar la espalda a Jesús y se devuelve triste al ver que no es capaz de asumir el compromiso de dejar todo para seguir al Señor.

Reflexión

Esto es muy importante meditarlo y llevar a la reflexión de nuestras vidas. ¿Qué tan decididos estamos de seguir a Cristo? ¿Cómo llevamos la moral cristiana en nuestras vidas?

Y es que el primer mandamiento de la ley de Dios es: -¡No podrás ídolos ajenos delante de mí! Y su palabra también dice:

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

El hombre principal puso delante del Señor a un ídolo ajeno, ¡su riqueza!, sí, muchas veces sin darnos cuenta colocamos “Ídolos” por encima del Señor que impiden nuestro crecimiento espiritual en Cristo, dándole la espalda. Incluso muchas veces lo hacemos para sentirnos aceptados por los demás, olvidando que lo que más importa es que el Señor ya nos aceptó y paso a habitar en nosotros.

Dios en estos pasajes también nos enseña que debemos dejar de ser menos religiosos para ser mejores y más verdaderos cristianos. Esto nos llevara a acumular tesoros en el cielo, como dice Jesús: Si me sigues y haces mi obra ¡tendrás tesoro en el cielo!

Jesús acepta a otros que han sido rechazado

En la Biblia encontramos casos similares al de Zaqueo, donde Jesús no repara en los vicios, malos hábitos o pecados de la persona, pero si en el anhelo que dispone en su corazón para conocerlo y seguirlo. Todos estos casos son de hombres y mujeres que han sido rechazados o señalados por la sociedad en la cual vivían.

-Una mujer pecadora y el frasco de alabastro con perfume, leer Lucas 7:36-50

-La parábola del fariseo y el publicano, leer Lucas 18:9-14. Una parábola que Jesús la dirige a todos aquellos que confían en su propio juicio, atreviéndose a señalar o rechazar a los demás.

Te invitamos a entrar al artículo de las mejores parábolas de Jesús y su significado bíblico. Estas parábolas son otros breves relatos con los cuales Jesús enseñaba al pueblo y a sus discípulos. De forma que pudieran comprender el mensaje de Dios y su Reino, a través de historias comparativas, simbólicas, reflexivas y creíbles. Estas enseñanzas se encuentran en los evangelios de la biblia.

 Zaqueo Biblia como ejemplo de una vida en Cristo

Indudablemente que lo primero que se puede deducir de la historia de Zaqueo en el texto de Lucas 19:1-10, es su decisión. Esta misma decisión es la que debería experimentar un cristiano cuando recibe el llamado de Dios a formar parte de su iglesia. Además de eso, también representa un ejemplo a seguir para el desarrollo de la moral cristiana.

En la historia se puede observar que Zaqueo toma la decisión de seguir a Jesús por propia voluntad y de corazón. En ningún momento se ve a Jesús en actitud de presión o de imposición. De igual forma la decisión es de corazón porque Zaqueo experimenta el arrepentimiento, asumiendo el compromiso de reparar el daño causado por su anterior forma de vivir, considerando toda riqueza sin ningún valor con tal de conocer a Jesús, como lo expresa el apóstol Pablo en:

Filipenses 3:8 (TLA): Todo eso lo he dejado a un lado, y lo considero basura, con tal de llegar a conocer bien a Cristo, pues no hay mejor conocimiento. Y quiero que Dios me acepte, no por haber obedecido la ley, sino por confiar en Cristo, pues así es como Dios quiere aceptarnos

Todo lo contrario sucede con el joven rico que valora más sus riquezas que la excelencia que representa conocer a Jesús íntimamente.

El significado de esta decisión

Zaqueo demuestra también con su decisión la actitud que debe tener un cristiano en la disposición de servir al señor, la cual debe ser por iniciativa y espontanea voluntad. En ningún momento puede ser por imposición o quedar bien ante alguien. En bueno recordar que solo el Señor es capaz de ver los corazones. Por eso el Señor se acercó a Zaqueo y le hizo ver la necesidad que había de que él posara en su casa.

El fruto que manifestó Zaqueo al experimentar encontrarse y conocer a Jesús, es que dejo de ser el que era. Por tanto un verdadero encuentro con Jesús debe significar un cambio radical en la vida de un cristiano. Nunca jamás podrá ser igual, tanto en la forma de pensar, como en la de actuar y hablar.

Zaqueo dejo de ser un lobo astuto y mañoso en el sentido figurado, pasando a ser una oveja de Jesús y más aún asume una actitud de pastor al despojarse de bienes, a fin de ayudar a los necesitados, haciendo el bien al prójimo.

Los desafíos que enfrentó Zaqueo Biblia

En esta historia, Zaqueo manifiesta al menos enfrentar tres retos o desafíos. No solo los enfrenta sino que sale victorioso en cada uno de ellos. Recibiendo como premio el conocer a Jesús y obteniendo así la salvación a través de él. Veamos a continuación estos desafíos:

La entrega

Zaqueo enfrenta el desafío voluntario de llevar a cabo una entrega totalmente desinteresada de la mitad de sus bienes a los necesitados. Él era judío conocía la ley por lo que pudo ofrecer solo el diezmo o las primicias, una cantidad que no afectaría su riqueza. Pero conocer a Jesús lo hace experimentar una entrega de corazón dando más de lo que se pudiera esperar y lo mejor sin esperar nada a cambio. En la Biblia se puede leer algo al respecto en:

2 Corintios 9:7 (LBLA): Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre

La transparencia

Zaqueo enfrenta un segundo reto o desafío al exponerse al escarnio público, expresando: -Si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado-. Exponerse públicamente a una evaluación, es estar dispuesto a que no quede nada oculto, representa una trasparencia no solo ante los demás sino también ante Dios, la Biblia dice en:

1 Corintios 4:5 (LBLA): Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios

El arrepentimiento

Zaqueo al comprometerse a restituir e indemnizar a quienes les había cometido fraude. Este publicano asume la responsabilidad de devolver cuadruplicado el valor de lo que había tomado fraudulentamente, cumpliendo con mucho más allá de lo que exigía la ley de la Torá judía. Esta ley demandaba devolver cuatro o cinco veces más lo obtenido por robo:

Éxodo 22:1 (LBLA): Si alguno roba un buey o una oveja, y lo mata o vende, pagará cinco bueyes por el buey y cuatro ovejas por la oveja

Zaqueo Biblia – El verdadero encuentro del hombre con Jesús

Zaqueo en la Biblia representa el encuentro verdadero de un hombre o mujer con Jesucristo. El cristiano debe estar dispuesto como Zaqueo a entregar todo por amor de Jesús, por querer hacer todo lo que agrade a Dios para poder estar en la paz que solo Cristo puede dar.

Cuando nos encontramos con Jesús, debe haber una manifestación visible del efecto producto de ese encuentro. Solo a través de un encuentro verdadero con Jesucristo podemos lograr la vida eterna, como lo manifiesta Jesús con Zaqueo al decirle: – Hoy ha venido la salvación a esta casa -. Eso es lo que hace el encuentro con Jesús, darnos la salvación.

Ser un cristiano consiste en conocer a Jesús

Es así la esencia de un cristiano es conocer a Jesús. Ser un cristiano no es llevar una vida religiosa, que consiste en hacer o no hacer, en ponerse o no ponerse, en comer o no comer, etc. El mismo Jesús nos los dice en:

Juan 17:3 (RVR 1960): Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Surge entonces la pregunta:

¿Cómo puedo conocer a Jesús?

Para ello existen tres cosas importantes a través de las cuales podemos conocer a Jesucristo:

La Oración ¡Es importante aprender a orar! ¿Cómo se debe orar? Orar es sencillo, hazlo con tus palabras, preséntate ante Dios como tú eres. Lo importante es hacerlo de corazón, con tus propias palabras y siempre en el nombre de Jesús. Porque él es el único mediador entre Dios y el hombre Ejemplo:

¡Padre en el nombre de Jesús!, ¡ayúdame!, ¡enséñame, no entiendo nada!; ¡ayúdame porque me cuesta perdonar!, ¡enséñame a perdonar!;

¡Jesús entra dentro de mi corazón, entra en mi vida!; ¡A ti Jesús entrego mi mente, mi alma, mi cuerpo, todo es tuyo!

En tu oración diaria de ahora en adelante dile a Jesús:

¡Jesucristo yo necesito conocerte!, ¡Anhelo conocerte!; ¡Revélate a mi espíritu!

Conocimiento de las Escrituras: Las escrituras las debemos atesorar en nuestros corazones. Al leerlas debes estar claro que lo que leas es para ti y no para otra persona. Cuando lees las escrituras Dios te habla y lo que te habla es para enseñarte. A medida que las vas atesorando vas meditando más en ellas, y de esta forma comienzas a establecer una comunicación con el Señor, a través de su palabra.

Escuchar las Palabras del Señor: La biblia nos dice en Romanos 10:17 -Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios-. Por tanto es importante que aprendas a oír, a escuchar atentamente la palabra de Dios. En estos tiempos, hacer esto es muy fácil porque encontramos a diario Palabra por todas las redes sociales. Una vez que conozcas a Jesús vas a tener la confianza y una fe bien fundamentada porque sabes que para Él no hay nada imposible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here