El Señor te dice: yo soy el camino, la verdad y la vida, diciendo con esto que Él es el único mediador entre Dios y el hombre. Por lo tanto, ninguna persona necesita de otro intercesor que no sea Jesús, para llegar a Dios.

yo-soy-el-camino-la-verdad-y-la-vida-2

Yo soy el camino la verdad y la vida

En el capítulo 14 del evangelio de Juan encontramos un verso en donde Jesús nos dice: Yo soy el camino la verdad y la vida. Pero ¿Qué significan estas palabras de Jesús? ¿Qué nos quiere decir el Señor en esta frase?

Para reflexionar en esta expresión de nuestro Señor Jesús, es necesario recordar el origen de la humanidad, en Adán y Eva. Dios creo al hombre, pero este presto oído a una tercera voz y se dejó seducir por ella.

Adán y Eva desobedecieron a Dios dejándose engañar por la serpiente, dándole entrada al pecado. Con el pecado del primer hombre se produce la separación entre él y Dios.

Pero Dios en su inmenso amor por el hombre no quiso que este permaneciera separado de Él. De manera que desde el Génesis ya tenía trazado su plan para revertir el engaño de la serpiente.

Génesis 3:15 (TLA): – Haré que tú y la mujer, sean enemigas; pondré enemistad entre sus descendientes y los tuyos. Un hijo suyo te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón».

Esta fue la primera y gran promesa de Dios para la salvación de la humanidad. Dios en su plan divino decide encarnarse en forma de hombre en la persona de Jesús, para perdonar al hombre.

Jesús vino a la tierra en obediencia a Dios Padre para consumar el sacrificio perfecto, de morir clavado en una cruz. Por medio de este sacrificio puro y perfecto nos da la oportunidad de entrar confiadamente al trono de la gracia para vivir junto a Él por toda la eternidad.

Por eso Jesús tiene toda la autoridad de proclamar que Él es el único camino a seguir para llegar al Padre y Dios nuestro. Solo con Jesús podemos conocer la verdad y con Él es que solo podemos tener acceso a la vida eterna.

Jesús: Yo soy el camino al Padre

En la expresión de Jesús: Yo soy el camino la verdad y la vida, vemos que lo primero que lo define es el camino. Pero, ¿Cuál camino? ¿Camino a dónde? El termino camino indica que es una ruta o vía que se recorre a sigue para llegar a algo o a alguien, Jesús nos lo dice:

Juan 14:4 (DHH): Ustedes saben el camino que lleva a donde yo voy.

Juan 14: 12-14 (DHH): Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre. 13 Y todo lo que ustedes pidan en mi nombre, yo lo haré, para que por el Hijo se muestre la gloria del Padre. 14 Yo haré cualquier cosa que en mi nombre ustedes me pidan.

Transitar el camino de Jesús es caminar el camino de la fe y, la fe nos hace llegar al Padre, a Dios. Recordemos que sin fe es imposible agradar a Dios, (Hebreos 11: 6).

yo-soy-el-camino-la-verdad-y-la-vida-3

Jesús: Yo soy la verdad que libera

En Jesús está revelada la verdadera naturaleza de Dios, el amor por la humanidad, por su creación toda. El evangelista Juan nos presenta un versículo clave sobre el gran amor de Dios por nosotros:

Juan 3:16 (RVC): -Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna-.

Jesús en su ministerio terrenal se dedicó a demostrar el amor del Padre a toda la gente: Sanado a los enfermos, liberando a personas de demonios, resucitando muertos, dando consuelo a los afligidos y muriendo en una cruz por la salvación de muchos. Jesús hablaba lo que hablaba el Padre y hacia lo que veía hacer al Padre, (Juan 14: 10-11).

Todas las obras de Jesús nos revelan el gran amor de Dios por nosotros. El sabernos amado por Dios nos hace vivir confiados en Él, nos libera del temor y nos hace ser agradecidos, obedeciendo en libertad su palabra.

Jesús: Yo soy la vida eterna

Dios se encarnó en su hijo Jesús para darnos la vida abundante que desea para nosotros. En Cristo encontramos una vida con propósito, tanto en la tierra como en la eternidad.

Recordemos esto y no le demos cabida al diablo, quien desea separarnos de Dios. Esto pasa cuando desobedecemos a Dios, fijemos pues nuestra mirada en Jesús, quien nos da la vida eterna.

Ven y conoce estos versículos de vida eterna y salvación en Cristo Jesús. Ellos contienen la principal promesa de Dios de salvación a través de su Hijo Jesucristo.

yo-soy-el-camino-la-verdad-y-la-vida-4

Yo soy el camino la verdad y la vida: Puestos los ojos en Jesús

Si el Señor nos dice Yo Soy el camino la verdad y la vida, entonces debemos obedecer su palabra y tener los ojos puestos solo en Jesús, como nos dice la palabra en Hebreos 12:2. La expresión de fijar los ojos en Jesús, nos dice que no dividamos nuestra atención, fe y confianza, entre Él y otras distracciones que el mundo nos pueda mostrar.

Es así, el mundo permanentemente ofrece diferentes distracciones con el propósito de que las personas contemplen objetos, figuras, para tratar de desviar su confianza o fe hacia falsos ídolos o dioses. Mas si nuestra fe está bien afianzada y madura no quitaremos la mirada de Jesús para colocarla en otra cosa o lugar.

Porque nuestro objetivo es Cristo, en Él depositamos nuestra fe y confianza, Jesús es nuestro único y suficiente Salvador. Permíteme en este momento hablar a tu espíritu y decir que, si quitamos nuestra mirada de Cristo Jesús, estaremos en serio peligro, pero ¿Cómo podemos impedir esto?

¿Cómo lograr que corazón y mente siempre estén enfocados en Cristo?

Leyendo y aplicando las enseñanzas que Jesús nos ha dejado en las escrituras. Siendo obedientes a la palabra de Dios y no caer en la tentación, desviando nuestra atención hacia las cosas que no provienen de Él.

Jesús nos enseña: Yo soy el camino la verdad y la vida, seamos entonces obedientes, y a pesar de las dificultades confiemos en su palabra. Porque si Él es el verdadero camino, al poner nuestros ojos en Jesús, será más fácil nuestro caminar.

Jesús-5

El diablo falso ángel engañador y distractor  

Las escrituras nos enseñan desde el principio sobre la astucia del diablo para engañar y distraer la atención del hombre de Dios. No permitamos entonces que el engañador divida nuestra mente y corazón entre dos pensamientos, como está escrito en:

1 Reyes 18:21 (RVA-2015): Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: —¿Hasta cuándo vacilarán entre dos opiniones? Si el Señor es Dios, ¡síganlo! Y si Baal, ¡síganlo! Pero el pueblo no le respondió nada.

Satanás se disfraza hasta de ángel de luz para lograr desviar la fe de un creyente, llevándolo a adorar y confiar en la creación. Pero el verdadero creyente sabe que solo Dios tiene el poder para crear y aquel que murió por nosotros, Jesús, es el único digno de adoración y de la alabanza:

2 Corintios 11:14 (RVC): Y esto no debe sorprendernos, porque hasta Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.

Jeremías 10:11 (NTV) Diles a los que rinden culto a otros dioses: «Sus supuestos dioses, que no hicieron los cielos y la tierra, desaparecerán de la tierra y de debajo de los cielos».

Hebreos 12:1-2a (DHH): 1 Por eso, nosotros, teniendo a nuestro alrededor tantas personas que han demostrado su fe, dejemos a un lado todo lo que nos estorba y el pecado que nos enreda, y corramos con fortaleza la carrera que tenemos por delante. 2 Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona.

Puestos los ojos solo en Jesús

De manera que nuestra atención no debe separarse de Jesús, ni siquiera dividirse con otras cosas. Nuestra atención debe tener un solo objetivo: ¡Cristo Jesús salvador nuestro!

Pongamos pues toda la atención en Jesús, ya que de Él proviene nuestra fe. Jesús es el que hace que nuestra fe se perfeccione y sea cada vez mayor y mejor. Recordemos que nuestro Señor soportó la vergüenza de morir crucificado porque sabía que, todo ese sufrimiento, lo llevaría a la felicidad de salvar a muchos, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. ¡Amén! ¡Gracias Señor!

Si has caído en distracción y perdido la confianza te invitamos a leer este artículo: ¿Cómo recuperar la fe en Dios cuando la hemos perdido? En él encontrarás cómo recuperar la fe en Dios, un tema del que muy poco se habla pero que a muchos creyentes a veces les pasa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here