¿Cómo cuidar la planta viola cornuta o violeta de colores?

La Viola cornuta, es una hermosa planta originaria de los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, en España. Se destaca por su aroma, notable florescencia en otoño, siendo las mismas comestibles y por embellecer ambientes al ser de considerado uso ornamental. Descubre aquí sus cuidos y mucho más.

Viola cornuta

Viola cornuta

La Viola cornuta, es una planta perenne, que significa que puede vivir más de dos años, debido a su grandioso sistema radicular. El cual le ayudan a absorber con facilidad el agua y los nutrientes del sustrato, que es el normal Proceso de nutrición de las plantas. Igualmente, se le identifica con los nombres de “Violeta de los Pirineos”, “Violeta” y “Pensamiento mini” (por su parecido a la planta Pensamiento).

Es endémica de los Pirineos, cordillera montañosa que se encuentra ubicada en el área Norte de la Península Ibérica, teniendo frontera natural con los países de Francia y España. Igualmente, es nativa de la Cordillera Cantábrica, localizada al Norte de la Península Ibérica. Un dato llamativo, es que integra la “Lista Roja” de Angorra, de acuerdo a las consideraciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Es normal visualizar a la Viola cornuta, en los lugares poblados de hierbas, entre peñascos o rocas y donde hay pasto. La altura de la planta oscila por los 30 centímetros, sus flores se encuentran entre los 2 y los 4 centímetros, mientras que sus pétalos miden entre 1,5 y 1,9 centímetros. Una de sus extraordinarias virtudes es que llega a resistir temperaturas, de entre los -7°C y los -15°C, condición que la hace ideal.

Su aroma es algo que no pasa desapercibido, junto a su gran belleza y vivaces bicolores, encontrándose principalmente combinaciones de los tonos amarillo, azul y violeta oscuro. Donde aparte de ser una planta de común uso ornamental, los pétalos de sus flores forman parte de los adornos gastronómicos y hasta son comestibles.

Reproducción de la Viola cornuta

La Viola cornuta se caracteriza por tener una reproducción a través de semillas, específicamente en los meses referidos a las estaciones de primavera o verano. En la que lo único que hace falta, es colocarlas en un vaso que contenga agua y pasados los minutos, se van a tomar únicamente las semillas que se hundieron.

Luego estas se deben colocar, con distancia entre ellas, sobre un sustrato para semilleros, previamente húmedo, que se puede ubicar fácilmente en una maceta o bandeja de semillero. Posteriormente se cubren con más sustrato, se le efectúa regado y se ubican en un área con incidencia solar directa, si es primavera, o en área con sombra, si es verano. Teniéndose que en menos de dos semanas habrán germinado. Durante este tiempo, es importante verificar que el sustrato se encuentre siempre húmedo.

Momento propicio de trasplante

La planta Viola cornuta tiene como momento propicio de trasplante al sustrato directo en el suelo, la estación de primavera. Por otra parte, si el motivo es el trasplante a una maceta de más dimensión, es indicativo el momento, cuando se ven salir las raíces por los orificios de drenaje. Pudiendo también ser una opción, cuando la planta posea una altura que oscile entre los 5 y los 10 centímetros.

Semilla de la Viola cornuta

Clasificación taxonómica

La planta Viola cornuta, consigue su clasificación taxonómica de la mano del científico sueco Carlos Linneo, quien se destacó por ser botánico, naturalista y zoólogo. Este la llegó a presentar en el año 1753, a través de su libro “Species Plantarum”, aportando los siguientes datos:

  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Magnoliopsida
  • Orden: Malpighiales
  • Familia: Violaceae
  • Género: Viola
  • Especie: V. cornuta

Características de la Viola cornuta

Entre las características relevantes de la planta Viola cornuta, se encuentran las siguientes:

  • Es una planta perenne, es decir, posee una vida superior a los dos años.
  • Forma parte de las plantas ideales para cultivarse tanto en macetas como en el suelo directo.
  • Su principal atractivo, apartando su excelente aroma, es la floración que provee durante la estación de invierno.
  • Las hojas de la planta son generalmente oblongas.
  • Prefieren las áreas de jardín con incidencia solar.
  • Los pétalos de sus flores, son ampliamente utilizadas en la alta gastronomía, así como también en la pastelería, no solamente para adornar. Porque inclusive son comestibles, teniendo un delicado sabor.
  • Generalmente sus flores son bicolores.
  • Se dispersa por medio de rizomas.
  • Su clima ideal, es el que se encuentra entre fresco y húmedo.
  • El sustrato donde se cultive debe poseer buen drenado y ser rico en materia orgánica, teniéndose que además debe mantenerse húmedo.
  • Su pH perfecto, es el neutro, siendo posible llegar hasta el alcalino.

Viola cornuta en gastronomía

Descripción de sus flores y hojas

Sus flores se destacan notoriamente por su delicado aroma. Normalmente se presenta en los tonos violeta oscuro, azul, crema o amarillo. Donde los tonos bicolores, son los más llamativos, teniendo las flores en este caso los colores dominantes de amarillo, azul y violeta de forma combinada.

Siendo las más usuales, la violeta oscura junto al amarillo, la amarilla junto al azul y la lavanda junto al amarillo. Donde su crecimiento oscila entre los 2 y los 4 centímetros. En la que sus pétalos, llegan a tener entre los 1,5 y los 1,9 centímetros.

Las hojas de la planta Viola cornuta, tienen su nacimiento desde la base de la misma y en la parte trasera son vellosas. Por otro lado, su forma es oblonga, cuyo significado es que son más largas, que anchas. Poseen pecíolo, que corresponde al apéndice por medio del cual se une al tallo.

Cuidados de la Viola cornuta

Entre los cuidados básicos o esenciales de la Viola cornuta se encuentran los siguientes:

  • Ubicación: Se caracteriza por ser una planta que requiere del aire fresco e iluminación natural, por lo que debe estar ubicada en áreas externas, tanto si se planta en el suelo o en maceta. Pero, cuando no se dispone de este requerimiento, como mínimo es indispensable un área donde le llegue suficiente luz natural.
  • Sustrato: Cuando el sustrato es para maceta, se aconseja alguna que sea universal, que para optimizarlo se le puede adicionar, entre el 20 y el 30% de perlita y arcilla expandida (o parecida), que aligere el drenaje. Para el caso del jardín, lo necesario es un sustrato de fácil drenaje que no produzca encharcamiento y que el pH sea neutro, o bien alcalino.
  • Riego: El riego que la planta de Viola cornuta requiere normalmente, es de 1 a 2 veces durante la semana. Pero cuando por el contario, la estación es calurosa, necesita un aumento del regado de 3 a 4 veces durante la semana. Es importante destacar, que el regado se efectúa solamente en el sustrato, en ningún momento sobre las hojas y menos sobre las flores. Debiendo quedar con suficiente Humedad, pero sin encharcamiento.
  • Abonado: Es recomendado realizarlo con abono orgánico, cada 10 a 15 días, desde que se da el inicio de la primavera, hasta que concluye el otoño. El abono ideal es el compuesto orgánico, guano o abono de algas.
  • Poda: La poda de la Viola cornuta no es obligatorio, solo es necesario retirarle las hojas o flores que se aprecien secas, marchitas, con algún signo de decaimiento o enfermedad. Esto se realiza fácilmente haciendo uso de una tijera común previamente higienizada, con el objetivo de que la planta no se vea afectada por bacterias, virus u hongos.

Plagas que atacan a la Viola cornuta

A pesar de que la planta de Viola cornuta, se caracteriza por ser evidentemente fuerte y duradera, se encuentran plagas que la pueden atacar, donde las comunes son las orugas y los pulgones. No obstante, eso no es motivo para alarmarse, porque la solución se encuentra en adicionar tierra de diatomeas, con lo que se evade eficazmente a estas plagas.

La tierra de diatomeas, se encuentra constituida por un compuesto de algas microscópicas fosilizadas a las cuales les integran sílice, formando así, naturalmente al mejor de los insecticidas. Normalmente se diluye 35 gramos por cada litro de agua. Esto elimina al insecto porque lo deshidrata hasta que llega a morir.

Enfermedades de la Viola cornuta

Las enfermedades que puede atacar a la Viola cornuta, únicamente se manifiestan o se hacen presente tras un regado prolongado y reiterativo. En la que, aunque no sea usual, las que llega a sufrir son:

  • Alternariosis (negrón, negrilla, tizón tardío o alternaria)
  • Cercospora

Las cuales son contraídas por medio de un hongo que les ocasiona a las hojas de la planta, manchas de forma circular y tono oscuro, entre marrón y negro. Siendo el tratamiento correcto, aplicarle fungicida que tengan un compuesto a base de cobre.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.