Las circunstancias de la vida nos desmotivan muchas veces. Por ello es importante leer versículos que nos den aliento. Para esos momentos difíciles que nos suelen suceder, los versículos bíblicos de protección, nos recuerdan quién es nuestro pronto socorro.

versículos-de-protección2

Versículos de protección

Muchos son los versículos de protección en momentos difíciles que podemos hallar en las Sagradas Escrituras. Nuestro Dios, conociendo las debilidades de la carne nos insta a dar la buena batalla de la fe. Por medio de estos versículos encontramos consuelo, paz y aliento. Entre los versículos de protección en momentos difíciles que podemos encontrar en la Biblia tenemos.

Dios oye nuestra oración

Dios es Espíritu y lo que lo adoramos Él nos escucha. Recordemos que Dios es omnipresente y omnisciente; esto significa que está en todas partes.

No debemos en ningún instante dudar que el Señor oye nuestras oraciones. Puede que su respuesta tarde, pero Él tiene el control de todas las cosas. Hay respuestas que ha dado con rapidez y otras que desde nuestra perspectiva no ha respondido, sin embargo todas tienen algún propósito que probablemente no entendamos.

Salmos 86:7

En el día de mi angustia te llamaré porque tú me respondes.

Jeremías 33:3

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Salmos 37:4-5

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

Debemos tener la seguridad que Dios nos escucha en todo momento. Para ello te invitamos a ver el siguiente video.

Versículos de protección: Dios nos habla para alentarnos

Los cristianos que sabemos que Dios utiliza la Palabra de Dios, para hablarnos por medio de ella. Sabemos que a través de  las Santas Escrituras Dios nos da mensajes.

Cuando oramos nosotros elevamos al Trono de Dios nuestras peticiones, alabanzas, agradecimientos, anhelos, sueños, emociones, pero cuando nos acercamos a la Palabra de Dios es Dios quien nos habla a nosotros directamente (Salmos 1:1-2; Salmos 16:7-8; Deuteronomio 4:36; Salmos 76:8; 2 Pedro 1:18)

Versículos para renovar fuerzas

Cuando estamos enfrentando situaciones adversas, no estamos solos. Dios nos promete que estará con nosotros. Por eso debemos agradecerle siempre, si no sabes como hacerlo te dejamos el siguiente link agradecimiento a Dios

Esto significa que Dios nos ha dado todo. En este sentido, al darnos todos conforme a su voluntad y misericordia podemos enfrentar cualquier adversidad. Lo importante en esta situación en discernir si es una prueba o una situación adversa porque hemos pecado.

2 Timoteo 2:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Isaías 40:28-31

28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;

31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

versículos-de-protección3

 Dios está con nosotros en las adversidades

Cuando sabemos que Dios está con nosotros nada debemos temer. La Palabra de Dios nos garantiza que Él peleará nuestras batallas. Él nos protege de nuestros enemigos y de aquellos que conspiran contra nosotros, entonces no debemos preocuparnos. Esto debe inspirarnos cada mañana (Isaías 45:2-3; Salmos 27:1; Salmos 121: 1-2; Romanos 8:31).

 Salmos 27:1

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Versículos de protección: aliento y misericordia

La misericordia de Dios nos abraza cada mañana. En este sentido, cuando nos acercamos a Él con un corazón contrito y humillando Él perdonará nuestras faltas, por tanto estamos bajo su dulce amparo (Lamentaciones 3:22-23; 1 Juan 1:9; Salmos 86:10-11).

Fuerzas para la batalla

Vivir la vida cristiana significa que estamos en guerra con las tinieblas. Nosotros pertenecemos a los Ejércitos de Jesús. El propósito de nuestro adversario es destruirnos, por ello frecuentemente situaciones difíciles que nos agobian y necesitamos recibir palabras de aliento.

El Señor nos anima a vestirnos con su armadura santa para pelear la batalla diaria. Recordemos que el diablo ni juega a ser diablo, ni descansa. Así que levantemos el ánimo para la batalla (1 Pedro 5:8; Efesios 6:10-12).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here