Porque Dios es nuestro escudo y refugio siempre podemos confiar y descansar en él, estos versículos de fortaleza la Biblia avivarán su espíritu y le llenarán de esperanza.

versículos-de-fortaleza 2

Versículos de fortaleza

Muchos son los versículos de fortaleza que podemos encontrar en la Biblia en momentos difíciles. Nuestro Dios, conociendo las debilidades de la carne nos insta a dar la buena batalla de la fe. Por medio de estos versículos encontramos consuelo, paz y aliento. Entre los muchos pasajes bíblicos, hemos escogido 10 versículos de fortaleza, ánimo y esperanza en momentos difíciles que podemos encontrar en la Biblia tenemos.

versículos-de-fortaleza 3

2 Timoteo 2:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

2 Timoteo 4:18

18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Salmos 34:7-8

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende.

Gustad, y ved que es bueno Jehová;
Dichoso el hombre que confía en él.

1 Pedro 5:8

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

Santiago 4:7

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Filipenses 4:13

13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Salmos 28:7

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

Salmos 27:1

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Salmos 73:26

26 Mi carne y mi corazón desfallecen;
Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

Fortalezas espirituales

Ahora bien, para entender qué son fortalezas espirituales debemos escudriñar la Palabra de Dios. Para algunos la fortaleza espiritual se refiere al valor, la gallardía, que tenemos frente a las adversidades. Sin embargo, en el contexto bíblico significa otra cosa.

Primeramente, una fortaleza son antiguas estructuras amuralladas que levantaban alrededor de las ciudades para evitar o enfrentar los ataques del enemigos.

Como bien hemos advertido, en la antigüedad las ciudades estaban rodeadas de muros para evitar invasiones y que sus ciudades fueran destruidas y zaqueadas. En el caso del pueblo de Israel, la ciudad que tiene escombros de este tipo de estructuras es la ciudad de Jericó, las cuales datan de 7000 años antes de Cristo. Una forma de comprender esta definición, te proponemos ver este corto material audiovisual que nos ilustrará sobre el tema:

Ahora bien, en el plano espiritual la Biblia refiere que estas fortalezas son utilizadas como una metáfora para describir las batallas espirituales que enfrentamos los cristianos. Así como la Iglesia de Dios debe tener sus fortalezas, no caben dudas que el enemigo también las tiene. Es un campo de batalla. Dios nos exhorta a revestirnos de su armadura santa. Para profundizar sobre este tema, te invitamos a leer el siguiente enlace titulado La armadura de Dios

El Apóstol Pablo refiere estas fortalezas espirituales de la siguiente manera:

2 Corintios 10:3-4

Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;

porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,

Al leer este pasaje bíblico podemos identificar algunos aspectos importantes sobre las fortalezas espirituales.

  • La batalla de los cristianos no es una lucha que podamos ver. Es una lucha que se da en el mundo espiritual.
  • Nuestras fortalezas espirituales nos son físicas. Nuestras armas están descritas en la Palabra de Dios. Tal como lo refiere:

Efesios 6:10-18

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

  • Nuestra fuerza y poder viene de Dios
  • El plan de nuestro Señor es destruir las fortalezas espirituales de nuestro enemigo que vino a devorar, matar y destruir al pueblo de Dios.

Para poder destruir estas fortalezas espirituales debemos escudriñar en la Palabra de Dios cuáles son estas fortalezas enemigas. De acuerdo al Apóstol Pablo, una de las fortalezas que debemos enfrentar son:

2 Corintios 10:5

derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Cuando leemos, nos damos cuenta que se refiere a los argumentos, doctrinas, filosofías, enseñanzas  que se apartan de la sana doctrina. Todo aquello que se levante en contra de Dios es una fortaleza enemiga.

El cristiano debe entender que la iglesia es el ejército de Dios en la Tierra. Por lo tanto, somos sus soldados. Vestidos con la armadura de Dios debemos enfrentar las fortalezas espirituales. En esta guerra tendremos obstáculos, por lo tanto debemos identificas estas fortalezas.

El enemigo ha levantado fortalezas para resistir a la verdad. Entre estas murallas podemos mencionar el razonamiento humano para llevar la contraria a la voluntad de Dios.

Otra de las fortalezas que se ha levantado es la pasión y los deseos carnales. La lujuria, avaricia y placer están entronizados en el corazón de la humanidad. Es por esta razón, que el cristiano debe enfrentar esta guerra espiritual.

Para enfrentar esta guerra espiritual, el guerrero de Dios debe utilizar las armas que el Señor nos ha dado en su Palabra para quebrantar los bastiones del enemigo. Es por ello que en este artículo te hemos ofrecido diez versículos de fortaleza espiritual para que puedas ir confiado a la guerra.

Versículos bíblicos de ánimo

Dentro de este conjunto de Libros de la Palabra de Dios hay una serie de versículos bíblicos que nos levantan el ánimo de inmediato a continuación haremos referencia a algunos de estos versículos.

Muchos son los versículos bíblicos de ánimo que podemos hallar en la Palabra de Dios. El Señor consciente de que el hombre es débil en su carne nos insta a dar la buena batalla de la fe. Por medio de estos versículos encontramos consuelo, paz y aliento. Entre los versículos de aliento en momentos difíciles que podemos encontrar en la Biblia tenemos.

Salmos 86:7

En el día de mi angustia te llamaré porque tú me respondes.

 Jeremías 33:3

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Salmos 37:4-5

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

Versículos de esperanza

Ahora bien, desde un punto de vista cristiano responde a qué es la esperanza,  debemos recurrir a nuestra fuente, en este caso la Palabra de Dios. En este contexto, la esperanza puede ser entendida como la confianza, la expectativa particular de que Dios cumplirá sus promesas en nuestras vidas.

En otras palabras, pudiéramos decir que la esperanza es anticiparnos a creer que bajo la dirección de Dios obtendremos un resultado favorable en una situación determinada.

 Ciertamente para entender qué es la esperanza vamos a revisar cuáles son los fundamentos de este sentimiento en el Antiguo Testamento.

Al escudriñar las escrituras podemos apreciar que la esperanza se fundamenta en Dios. Los israelitas tuvieron la provisión de Dios. Lograron ser liberados de la esclavitud de Egipto. En otras palabras, su esperanza se sustentaba en el Pacto que Dios le hizo a Abraham.

Aun cuando Israel era infiel, los que volvían a Dios estaban confiados en que el Señor los guardaría (Mateo 3:6-7) esta esperanza incluía el deseo de ser perdonados por Dios (2 Crónicas 7:14; Salmos 86:5)

Un ejemplo claro de la esperanza en Dios en el Antiguo testamento es la expresión dad por el profeta Jeremías:

Jeremías 14:8

Oh esperanza de Israel, Guardador suyo en el tiempo de la aflicción, ¿por qué te has hecho como forastero en la tierra, y como caminante que se retira para pasar la noche?

Jeremías 14:22

22 ¿Hay entre los ídolos de las naciones quien haga llover? ¿y darán los cielos lluvias? ¿No eres tú, Jehová, nuestro Dios? En ti, pues, esperamos, pues tú hiciste todas estas cosas

Finalmente, luego de proporcionarte versículos de fortaleza, ánimo y esperanza nos gustaría saber qué otro tema deseas que desarrollemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here