Vacunas para Perros: ¿Cuáles son?, ¿Cuándo ponerlas? y más

Las vacunas para perros son las primeras recomendaciones que se deben tener en cuenta a la hora de tener una mascota, el motivo de esto es que cuando los perros están cachorros son susceptibles a todo tipo de enfermedades, así que lo mejor será proporcionarles los cuidados necesarios para protegerlo a él y a los que se encuentran a su alrededor.

vacunas para perros moquillo

¿Por qué se deben vacunar los perros?

Muchos perros son propensos a contagiarse de alguna enfermedad rápidamente, aún con más frecuencia que los propios seres humanos, sin embargo, los perros pueden ser curados de diversas maneras, facilitando su proceso de recuperación notablemente rápido.

Esto sucede con las enfermedades menos mortales, pero cuando un perro es contagiado con alguna patología que resulte más fuerte; el perro podría morir. Esto motivado a que no existen antídotos para perros que sean efectivos en su totalidad. Por tal razón es que existen las vacunas.

Una correcta administración de vacunas en los perros ayuda en gran manera a eliminar las posibles infecciones y contagios virales, asimismo, la vacunación de los perros ayuda a mantener un ambiente social sin zoonosis, lo que se refiere a enfermedades que pueden transmitirse de animales a personas.

¿De qué forma ayuda una vacuna?

Las vacunas a nivel general son entendidas cuando primeramente se tiene un concepto básico de inmunología, es decir, si un perro se enferma, de inmediato el sistema inmunológico del mismo comenzaría a desarrollar una serie de anticuerpos que sirven como defensas para eliminar la enfermedad el patógeno que ha invadido su organismo.

Mediante el desarrollo de este proceso se regeneran las defensas y forman una especie de memoria inmunológica, esto quiere decir que cuando el patógeno vuelve a entrar en contacto con este organismo, el sistema inmunológico actúa rápidamente para reducir la enfermedad.

Sin embargo, cuando el patógeno es muy fuerte, podría matar al perro solo con el primer ataque al mismo.

Para contrarrestar este problema, se desarrollan las vacunas. Gracias a ellas el patógeno entra en el organismo de una forma menos agresiva, posteriormente se crea la «memoria inmunológica».

Para cuando la enfermedad vuelva a atacar al organismo, su organismo se defienda eficazmente para que la enfermedad sea un poco más leve, como es el caso del Moquillo en perros.

Tipos de vacunas para un perro

Existen diversos tipos de vacunas para perros, entre las más reconocidas se encuentran aquellas desarrolladas con virus modificados, virus inactivos o virus que se encuentran sin vida alguna.

De igual forma, existen vacunas combinadas que han sido desarrolladas a partir de algunos fragmentos del patógeno, esto disminuye la reacción de los anticuerpos, pero mejora la inmunidad, sin embargo, se necesita de una de estas vacunas cada cierto tiempo.

Muchas de las vacunas mencionadas se inyectan a nivel subcutáneo, aunque hay algunas que se proporcionan al perro por vía intranasal.

De acuerdo a otro de los tipos de vacunas para perros, existen las monovalentes, estas solamente protegen al animal contra una enfermedad en específica, mientras que las bivalentes, trivalentes y tetravalentes sirven para dos o más enfermedades.

Calendario de vacunación

El calendario de vacunación en perros sirve como un protocolo que deriva de unos pasos a seguir para la correcta administración de las vacunas. Esta herramienta nos sirve para que no se nos olvide cuando se le debe colocar cada vacuna a nuestro perro, también sirve para saber cuales se le deben administrar cada cierto tiempo y cuáles son opcionales.

Normalmente el calendario de vacunación de un perro no es igual en todos lados, por lo que se tendrá en cuenta el país o la región en donde se encuentre el perro, además de su raza y características. Por este motivo se necesita de una previa adaptación del calendario a la hora de viajar a algún lugar en compañía del perro.

Vacunas que se recomiendan para un perro

Hoy en día existen diversas vacunas que se recomienda administrar a un perro para un buen vivir, aunque hay algunas que se vienen administrando desde hace varios años y han significado un éxito para la salud de los canes.

Sin embargo, hay algunas que se han creado recientemente, esto quiere decir que su funcionamiento no es exacto a nivel de bienestar, sin embargo, han podido mantenerse en el margen de aplicación para un perro.

vacunas para perros domésticos

Las vacunas a nivel general se encuentran en constante desarrollo, cada cierto tiempo se innovan vacunas para perros; a continuación, les dejamos un resumen de cuáles son las vacunas más usadas a nivel mundial y cuáles son las enfermedades que combate.

Vacuna para el moquillo canino

En principio comenzaremos por mencionar como se define el moquillo en los caninos, el cual es considerado como aquella enfermedad viral fácilmente infecciosa entre los perros, más que todo a aquellos que no han sido vacunados desde un principio. Esta patología comienza a representarse en el perro con algunos problemas neurológicos, problemas estomacales y síntomas catarrales.

Una vez que la infección ha llegado al sistema nervioso, comienza a afectar de tal manera que el perro termina muriendo, si el perro logra curarse, puede tener efectos permanentes por la infección; por tal motivo su vacuna es necesaria desde cachorros, también se debe aplicar en adultos para que les sirva como un refuerzo de la antes suministrada.

Este virus se encuentra en el ambiente y es expulsado del cuerpo de un perro contagiado, esto quiere decir que se transmite por inhalación, motivado a que los perros huelen las heces y la orina de otros perros, siendo este el medio por el cual se transmite el virus.

Casi cualquier perro es capaz de inhalar el virus e infectarse, aunque generalmente son los perros no vacunados los que están más propensos a contagiarse, es por ello que los cachorros son el principal foco de transmisión para este virus, como consecuencia de la debilidad de su sistema inmune y sin un calendario de vacunas debidamente establecido.

Vacuna contra la hepatitis infecciosa

Se trata de una enfermedad viral que se produce a partir del adenovirus canino tipo 1. Por lo general suele atacar a cachorros caninos menores de 12 meses. Esta enfermedad afecta el hígado del perro, al igual que su sistema sanguíneo y sus riñones.

Es una infección que puede atacar con fuerza y más leve en algunas ocasiones, cuando ataca con fuerza el perro por lo general puede morir en unas pocas horas. Esta vacuna es considerada una de las principales, ya que también ayuda a combatir el adenovirus que genera la tos de las perreras.

Vacuna para la leptospirosis

Esta pertenece al tipo de enfermedades por bacteria la cual ataca el organismo del perro, específicamente el riñón y el hígado, esta bacteria también suele estar presente en diversas especies de animales, lo que quiere decir que la vacuna sirve para varios tipos de animales, no solo para los perros.

Los primeros síntomas se verán reflejados en el hígado y en el riñón propiamente, pero podría expandirse la enfermedad y tener otras complicaciones. Se trata de una enfermedad zoonosis, lo que quiere decir que se puede transmitir a seres humanos. Por este motivo el veterinario podrá descartar una posible vacunación para sacrificar al animal.

Vacuna contra el parvovirus

Esta enfermedad es causada por un virus, por lo general representa una grave complicación que es capaz de infectar a los cachorros que tienen de 1 a 4 meses de nacidos. Se ha comprobado que las razas de los Dóberman y los Rottweiler tienen una mayor susceptibilidad de contraer esta infección.

Los primeros síntomas de esta enfermedad derivan de diarrea y vómitos con sangre, que finalmente le causan una grave deshidratación al perro. La vacuna para los perros es requerida obligatoriamente para evitar estas complicaciones, también pasa al calendario de vacunas como una que se les debe administrar a los adultos para reforzar.

Vacuna contra el coronavirus

Esta enfermedad trae como consecuencia un proceso digestivo complicado, el cual se transmite fácilmente entre perros, generalmente a aquellos cachorros no vacunados y perros que se encuentran debilitados por alguna razón. Si bien es cierto que la vacuna no evita la enfermedad, puede ayudar a disminuir sus síntomas al mínimo.

Es una vacuna que no forma parte del calendario de vacunaciones, pero es recomendable suministrársela cada cierto tiempo, sobre todo si el perro habita en un lugar junto a otras especies caninas. Mediante diversas investigaciones se ha recomendado no usar esta vacuna, ya que posee efectos adversos.

Vacuna contra la rabia

La conocida enfermedad de la rabia pertenece al tipo de enfermedades de carácter zoonótico que resulta mortal para gran parte de los seres vivos, si bien es cierto que países bien desarrollados tienen vacunas para combatirlo, otros países como la India sigue padeciendo de casos positivos para esta enfermedad.

La vacuna contra la rabia debe ser aplicada a los cachorros menores de tres meses, posteriormente debe ser reforzada cada dos o tres años, dependiendo de las recomendaciones del veterinario. Es considerada una vacuna obligatoria, ya que puede originar un contagio en serie.

Vacuna contra la parainfluenza

Este es un virus que se considera la principal razón por la que existe la tos de las perreras. Si bien es cierto que la vacuna protege a los perros, no elimina el virus cuando el perro ya se encuentra contagiado, por lo que estos perros ya infectados son considerados unos focos de contagio activos.

Para poder eliminar el virus de un perro contagiado, se combina la vacuna contra la parainfluenza junto con la vacuna para la Bordetella bronchiseptica, sin embargo, es una vacuna que no ofrece un amplio margen de protección, puesto que no supera los 12 meses. Como garantía de un menor riesgo, es necesario ponerla al perro un par de veces por año.

Vacuna contra la Bordetella bronchiseptica

Se trata de un virus bacteriano, también causante de la tos de las perreras. Principalmente no es una enfermedad que ataque con fuerza, aunque si no es tratada podría causar neumonía al perro, lo que si se convertiría en una patología mortal para el mismo.

La vacuna por lo general se aplica a todo tipo de perros que servirán como concursantes para eventos caninos, también para perros que vivirán en residencias y otras eventualidades más.

Este tipo de vacunas se administra por cualquier vía, ya sea por medios orales, intranasales o a nivel subcutáneo, sea cual sea el método sirve para defender al perro contra este virus. No se tienen datos exactos sobre la forma en la que se le debe administrar una dosis de refuerzo al perro, podría ser cada año o también semestral.

Vacuna contra la enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme o la borreliosis, no es más que una enfermedad que se origina a partir de la picadura de las garrapatas, los primeros síntomas de esta enfermedad aparecen con inflamación y fuertes dolores en las articulaciones del perro. Los anticuerpos que promueve la vacuna sirven para matar la bacteria y además extiende sus efectos por al menos 1 año.

Sin embargo, es una de las vacunas que se deben administrar sólo en caso de que el perro esté en riesgo de contagio; además de ello, se necesita someter al canino a un efectivo tratamiento para evitar las garrapatas, ya que la vacuna no las elimina. Hay muchas personas que constantemente revisan a sus mascotas manualmente en busca de garrapatas.

Vacuna contra el herpesvirus canino

No es una vacuna aplicable para todos los perros, ya que se les administra únicamente a las perras que se encuentran en estado de gestación, la misma se encarga de evitar los abortos espontáneos y también la sobrevenida muerte de los cachorros al nacer. Sus efectos también sirven para combatir la enfermedad de la tos de las perreras.

Esta vacuna debe ser suministrada cuando la perra se encuentra en celo, si no se ha podido vacunar en aquella ocasión, lo más recomendable es vacunarla una semana después de que el macho la haya montado y posteriormente fecundado, la otra dosis se le puede suministrar poco tiempo antes de cuando vaya a dar a luz.

El proceso se repite cada vez que la hembra vaya a quedar embarazada, una cuando está en celo, otra justo antes de los días cercanos al parto.

vacunas para perros contra el coronavirus

Vacuna para la leishmaniasis

No es más que una enfermedad causada por un protozoario, la cual se contagia por la picadura de los mosquitos infectados. Los primeros síntomas de esta enfermedad son diversos, ya que afecta varios órganos. Para los perros que padecen de esta enfermedad, muchas son las posibilidades de que la padezcan a lo largo de toda su vida.

Las primeras vacunas contra esta enfermedad se empezaban a usar en Brasil, ya que la presencia de zoonosis en esta región era bastante alta, sin embargo, en Europa la vacuna no fue usada sino hasta el año 2011.

Hoy en día se hace uso de esta vacuna de tipo combinada, la misma es efectiva en perros mayores a los 6 meses. Es bastante eficaz con una dosis única suministrada una vez por año.

Las pruebas serológicas previas son necesarias para poder vacunar al perro, puesto que la dosis debe ser suministrada sólo en el caso de que el perro esté infectado por este protozoario. Hay que tener en cuenta que la vacuna no repele a los mosquitos del perro, por lo que siempre estará susceptible a infectarse; es necesario vacunarlo cada año.

¿Cuáles son las vacunas obligatorias para los perros?

Las vacunas para perros que son obligatorias de suministrar, dependerán de la legislación sanitaria en cada país del mundo, puesto que no en todas partes existe el mismo nivel de contagio de diversas enfermedades.

Asimismo, las leyes encargadas de proteger la vida animal son muy cambiantes a nivel conceptual, por lo tanto, es necesario acudir primeramente al veterinario. Las vacunas esenciales muchas veces pueden ser las mismas en cada país, ya que en sentido general hay muchas enfermedades de contagio que se dan en cualquier parte del mundo.

Para poder suministrarle al perro todas las vacunas necesarias, primero se debe verificar su estabilidad de salud, además de saber cuáles son sus características. La razón de ello es saber si es susceptible o no de contagiarse con alguna enfermedad determinada, para ello el veterinario evaluará exhaustivamente al perro para dar su opinión y proceder a vacunar.

Las principales vacunas que son obligatorias en diversas partes del mundo por concepto de legislación sanitaria vigente, son las siguientes:

  • Para perros con al menos 4 o 6 semanas de edad se le es suministrada la vacuna de parvovirosis, vacuna contra el moquillo y un par de vacunas polivalentes.
  • Perros de 8 semanas necesitan ser vacunados con una polivalente.
  • Aquellos perros con 12 semanas de vida requieren una vacuna polivalente que le servirá de refuerzo a las anteriores.
  • Los cachorros de al menos 16 semanas necesitan la vacuna contra la rabia.
  • Cuando el perro alcanza los 12 meses de vida, se le debe suministrar la vacuna polivalente como refuerzo, al igual que la vacuna de la rabia para reforzar la anterior.
  • Una vez que el perro ha pasado el año de edad, se le deben suministrar vacunas de refuerzo contra la rabia, aunque en algunos países se le debe administrar cada dos años.

Vacunación para cachorros

A continuacion te mencionamos qué vacunas necesita un cachorro, por ello cuando un cachorro nace su sistema inmunológico es bastante débil; por esta razón suelen tener problemas de contagio o infecciones que dañan su salud. Para combatir esto, es necesario tomar las previsiones desde que nacen y vacunarlos cuando alcanzan las 4 semanas de edad. Con la primera vacuna activa su sistema inmune.

Si bien es cierto que con la primera vacuna su sistema inmunológico se comienza a desarrollar, necesita del refuerzo para que sea inmune a la enfermedad, por lo que será esencial que que se le administre la vacuna entre 2 y 3 veces hasta que se encuentre protegido.

Lo más apropiado sería evitar las vacunas de refuerzo en su totalidad sin que el perro haya cumplido los 4 meses de vida. Se necesita administrar al perro todas las vacunas primarias para que pueda tener un alto nivel de inmunidad ante las enfermedades que en su edad lo pueden contagiar.

De suponer que no se le han administrado correctamente las dosis de anticuerpos, tan solo con oler las heces o la orina de un perro será suficiente para enfermarse. Por tal motivo se recomienda vacunar al perro entre el primer, el segundo, el tercero y el cuarto mes; posteriormente se debe volver a vacunar entre las 26 y 52 semanas de vida.

Vacunación para perros adultos

Una vez que el calendario de vacunaciones en un perro cachorro ha sido culminado con éxito, se sabe que están inmunes a diversas enfermedades, ahora lo que hay que cuidar es su inmunidad mediante la frecuente administración de vacunas de refuerzo.

A este proceso se le conoce como revacunación, y el mismo se aplica cada año con anticuerpos necesarios para la correcta estimulación del sistema inmunológico. De acuerdo a las características de cada perro, su calendario de vacunas puede variar.

Al momento de adoptar un perro adulto, no se sabe si el mismo ha sido vacunado alguna vez o no, o puede que quizás tenga muchos años sin recibir una vacuna. Ante esta circunstancia se necesita administrar una vacuna polivalente para una enfermedad específica. Posteriormente se procede a administrarle revacunaciones cada cierto tiempo.

Vacunación para perros viejos

Cuando un perro alcanza una edad senil y alcanza los 8 y 10 años de edad, no es bastante factible administrarle vacunas, ya que su sistema inmune llega a un límite en el que ya no es posible ofrecer la inmunidad necesaria para las enfermedades, haciendo menos efectiva la vacuna.

Todo dependería del bienestar del perro, de acuerdo a sus características se pudiera o no detener el suministro de vacunas al perro. Sin embargo, la vacuna contra la rabia se le debe seguir colocando obligatoriamente por legislación vigente de cada país.

vacunas para perros viejos

¿Por qué se debe suministrar una vacuna de refuerzo?

Hay algunas vacunas, que si bien ofrecen inmunidad a los perros, sus efectos no son permanentes. Por tal motivo la memoria inmunológica se pierde, debilitando las defensas del perro y dejándolo vulnerable a enfermedades. Es por ello que se necesita la revacunación o vacuna de refuerzo para tenerlo protegido a lo largo de su vida.

Por lo general la vacuna de refuerzo no tiene momentos exactos de aplicación como lo son las vacunas contra el moquillo, las vacunas contra el parvovirus y la rabia, ya que ofrecen inmunidad a los perros por al menos 3 y 9 años. También existen algunas vacunas muy importantes que si tienen lapso de aplicación durante el año.

Las vacunas que tienen menos radio de inmunidad pueden dejar de funcionar incluso antes de los 12 meses. Por tal motivo es importante llevar al canino a un veterinario solo para que adecue un calendario de vacunas. Un dato importante es que existen vacunas que se venden juntas, forzando la vacunación anual.

¿Una vacuna puede fallar?

No siempre las vacunas tienen un resultado óptimo, algunas pueden no ser efectivas en algunos perros, dejándolos desprotegidos ante posibles amenazas. Normalmente sucede cuando la misma se ha aplicado incorrectamente, o cuando el perro no se encuentra apto para recibir la vacuna y desarrollar los anticuerpos necesarios.

Ante esta situación lo mejor es siempre ir a un veterinario conocido y con bastante experiencia en el ámbito canino, así se reducen los márgenes de error en una aplicación de vacunas para perros.

Además de lo antes expuesto, existen enfermedades e infecciones que poseen una variedad de cepas, a lo que no siempre existe la vacuna específica para cada una de ellas. Esto quiere decir que siempre habrá un pequeño margen desprotegido para el perro.

En este mismo contexto, existen diversas razas de perros que son más vulnerables a enfermedades que otros, los Dóberman y Rottweiler son mucho más vulnerables a padecer de parvovirosis que cualquier otra raza. Por otro lado, el Husky Siberiano es mucho más susceptible de contraer moquillo.

¿Por qué las vacunas para perros son costosas?

En cada país debe existir un Colegio Veterinario, este sería el ente encargado de determinar los precios de las vacunas dependiendo de la función de las mismas. Si tenemos un perro cachorro, quizá pueda resultar un tanto costoso administrarle tantas vacunas, sin embargo, todo esto termina subsumiéndose a una sola vacuna por año.

Desde el momento en el que decidimos tener un perro como mascota, se sabe que implica algunos gastos obligatorios, entre ellos las visitas al veterinario, gastos para desparasitar y las vacunas. Para quienes deseen ahorrar dinero y quieran vacunar al perro por su propia voluntad, es lo peor que podrían hacer. Una mala administración de medicamento sería grave.

Efectos secundarios de las vacunas

Una vez que el perro ha sido vacunado, podría tener algunos efectos secundarios en los que el canino presentaría algunos malestares acompañados de fiebre, tos y pérdida del apetito. Esto se debe a una mala administración de los anticuerpos, ya que es algo que no debería suceder, tampoco las reacciones alérgicas.

Contraindicaciones

A partir de que un perro ya se encuentre enfermo por alguna infección o contagio viral, su capacidad de producir anticuerpos con posterioridad se verá afectada, las vacunas no tendrán efecto si ya la enfermedad está afectando el organismo del animal. Los anticuerpos solo se producen cuando el perro está en óptimas condiciones.

También existe el caso de perros que se encuentran bajo la prescripción de algunos fármacos inmunosupresores, bajo esta circunstancia los perros tampoco deben ser vacunados con anticuerpos.

Asimismo, cuando una hembra está embarazada o se tiene la impresión de que pudiese estarlo, está prohibido vacunarla, a excepción de la vacuna contra el herpesvirus o momentos en los que el veterinario vea conveniente hacerlo.

Un cachorro recién nacido estará protegido por unas 8 semanas a partir de su nacimiento, esto gracias a los anticuerpos que ha adquirido directamente por el sistema inmune de su madre.

Aunque es preciso vacunarlos a partir de la 8va semana de nacidos, algunos veterinarios pueden permitir que se les administre una dosis de anticuerpos un poco antes. Dicho esto, hay que saber que la administración de vacunas dependerá de la evaluación de un veterinario profesional.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.