En la actualidad, con los avances tecnológicos existentes, aún se desconocen muchas cosas sobre la verdadera tumba de Jesús. En el siguiente artículo, te mostraremos algunas teorías sobre este dilema.

tumba-de-jesús
Santo Sepulcro, lugar donde descansa nuestro señor Jesucristo

La Tumba de Jesús

La Iglesia Católica siempre ha mantenido la creencia de que Jesucristo fue enterrado en la iglesia del Santo Sepulcro ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, pero en la actualidad se han realizado diversos estudios donde demuestran que al parecer la tumba es mucho más antigua de lo que hoy en día creemos.

Hace algunos pocos años atrás, se realizó un análisis a los restos de una cueva de piedra en la iglesia del Santo Sepulcro donde estos estudios revelaron que la tumba de Jesús data por el año 345 d.C. Pero el Nuevo Testamento asegura que la construcción original de la tumba fue en la época del primer emperador romano cristiano Constantino El Grande.

Reconstrucción de la Tumba de Jesús

La Universidad Técnica Nacional de Atenas desde hace algunos años ha realizado pruebas científicas sobre la verdadera tumba de Jesús, debido a que fue reelaborada en el año 1009 y esto hizo que muchos conocedores de la época, dudaran si la iglesia ya antes mencionada, realmente era el sitio funerario donde yacía el cuerpo de Jesucristo, ya que estos estudios revelan que es posible que no lo sea.

La especialista en preservación de la universidad antes mencionada, Antonia Moropoulou, indica que al haber realizado los estudios de datación de los restos de la tumba de Jesús, se constata que fue Constantino El Grande responsable del cubrimiento del sepulcro de Cristo con losas de mármol, lo que significa que el templo fue construido por los romanos alrededor de 3 siglos después de la crucifixión de Cristo.

tumba-de-jesús
Iglesia del Santo Sepulcro

Datación de la Tumba de Jesús

Como mencionamos anteriormente, la Universidad Técnica Nacional de Atenas reveló un importante hallazgo sobre la tumba de Jesús, donde indica que la Iglesia del Santo Sepulcro no alberga la tumba real de Jesús sino que fue construida por Constantino El Grande durante parte del imperio Romano y para llegar a esta conclusión, los arqueólogos que trabajaron en este proyecto, utilizaron la técnica de datación por termoluminiscencia.

Esta técnica de la termoluminiscencia basa su principio en que cualquier cuerpo expuesto a una temperatura, pierde su termoluminiscencia, debido a que libera electrones contenidos en trampas iónicas; luego esos campos eléctricos o magnéticos que atrapan los iones vuelven a recoger electrones a lo que va recibiendo una nueva radiación.

Por tanto, la edad de un objeto en estudio que ha sido sometido a calor se determina según la cantidad de radiación absorbida desde su calentamiento, dividida por la radiación recibida al año.

Ahora, esta técnica la utilizaron los expertos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas para identificar la edad del mortero (mezcla de agua, cemento y arena) utilizado para la construcción del suelo del templo, concluyendo que la edificación fue construida en el año 300 después de Cristo.

Y te preguntarás ¿a qué vino todo este estudio? Pues, según los años de tradición la emperatriz Helena de Constantinopla, quien fue la madre de Constantino El Grande, no pudo realizar el sueño de encontrar la cruz en donde fue crucificado Jesús, sino que encontró el lugar donde se creía había sido sepultado su cuerpo, por tanto, decidió que se edificara el templo para su resguardo, cosa que no llegó a cumplir ella sino su hijo.

Pero, esto no significa que el sepulcro que se encuentra debajo de la iglesia donde fue construida la edificación, sea verdaderamente donde fue sepultado el señor Jesucristo.

Opiniones de la Biblia

Como cristianos debemos conocer también qué dice la Biblia sobre la tumba de Jesús, aquí te enseñaremos sus opiniones con respecto a este tema tan importante para la cristiandad.

Lo primero que te enseñaremos es lo que dice la Biblia sobre el lugar donde fue enterrado Jesús.

Juan Luis Caballero, profesor de Nuevo Testamento de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra en España, asegura que los evangelios dicen muy poco sobre el Santo Sepulcro, quizá por falta de información de la época. Dice, que los evangelios solo aseguran que la tumba de Jesús está estrechamente relacionada con el sitio de su crucifixión, justo debajo de una piedra en un tipo de huerto.

Pero esto tampoco se ha comprobado hoy en día, porque el Edículo del Santo Sepulcro donde según algunos cristianos confirman, fue el templo donde yacía el cuerpo de Jesús, se encuentra a casi un kilómetro de distancia de donde fue crucificado.

Lugar donde fue sepultado Jesús

El profesor Caballero, indica que uno de los escritos de la Biblia asegura que al ser crucificado Jesús, su cuerpo fue colocado en una supuesta tumba perteneciente a José de Arimatea, un judío que seguía fielmente a Jesús y pertenecía al Sanedrín (parecido a un consejo de ancianos).

La Biblia dice que José de Arimatea tenía un sepulcro donde al ser crucificado Jesús, él pidió que lo bajaran de la cruz, pidió el cuerpo y lo sepultarán en su tumba. Todo esto por supuesto, son todavía especulaciones.

Esta basílica ¿Conserva algo de la Pasión y Muerte de Jesús?

El profesor indica que el Santo Sepulcro es un lugar donde se pueden encontrar muchas cosas y muy diferentes unas de otras, pero hoy en día lo que se puede asegurar del calvario, es el lugar donde se conmemora la crucifixión, a los laterales del templo.

Si deseas saber más sobre la muerte de nuestro señor Jesucristo, visita el siguiente artículo donde encontrarás mayor información sobre la Pasión y muerte de Jesús.

¿Sólo es un sitio para la cristiandad?

Totalmente, allí se ubica el sitio donde Jesús fue sepultado y donde fue resucitado. Los musulmanes o los judíos veneran a Jesús en Jerusalén, pero esta se denomina la Tumba de David.

tumba-de-jesús

Características y Significado de la Tumba de Jesús

La Tumba de Jesús cumplió con las costumbres judías en cuanto al sepulcro de sus muertos. Ellos arropaban a los cadáveres de sus seres queridos en una manta de lino, untado con diversos objetos y sustancias, y lo sepulcros eran elaborados en piedra o empleaban cuevas subterráneas o catacumbas que se encontraran muy alejados de la ciudad para dejar los cuerpos.

Pilato ordenó que una piedra de gran tamaño fuera puesta para asegurar que la tumba de Jesús y todo lo que en ella contenía, no fuera cambiado y luego colocó un sello romano en la piedra que tapaba la tumba.

La Universidad Técnica Nacional de Atenas en el 2016, aseguró que la tumba de Jesús es una losa de mármol gris sostenida por un estante de roca caliza, donde estaba plasmada una cruz romana realizada por Pilatos.

El Santo Sepulcro, se ubica resguardado inferior a una cúpula llamada «La Rotonda», superpuesto al coro griego dentro de la iglesia. Como allí ocurrió la resurrección del Señor Jesucristo, en la capilla está inscrito en griego la palabra «Resurrección».

La Capilla al ser tan antigua se ha tenido que proteger del paso del tiempo colocándole vigas de metal. La cúpula sobre el Sepulcro está bastante conservada, dando mayor acabado en su estructura ya que fue renovada en 1994 y en concordancia con un pacto, deja pasar la energía solar a la tumba de Jesús.

También cuenta con 12 rayos dorados que desciende de ella, esto representa a los 12 discípulos de Jesucristo además que cada rayo termina en 3 vértices, representando a la Santísima Trinidad.

Historia de la Tumba de Jesús

Antes de ser crucificado Jesús, según los evangelios, ya existía una tumba que podía ser clausurada con otra roca gigante para tapar la abertura y se encontraba en las afueras de la ciudad en una cantera de caliza, donde posiblemente era un cementerio judío, pero no había sido utilizada todavía.

Una de las primeras versiones sobre la resurrección de Jesús, es que cuando las mujeres iban a cumplir con la tradición judía de sepultar a sus muertos, encontraron la piedra que tapaba la abertura de la tumba movida, ubicando el sitio expuesto y vacío. Por ello, este lugar tiene gran significado religioso para los cristianos, porque en ese lugar vieron el milagro de la resurrección del señor Jesucristo.

Gracias a los evangelios, prácticamente fuente única de información, estos indicaron que la tumba se situaba en un jardín tipo huerto próximo a la montaña cercana donde fue crucificado, a este lugar se le conoce originalmente como Gólgota y luego fue cambiado al nombre de Calvario, proveniente del latín calvaria que significa «calavera». El término de Gólgota seguramente fue acuñado así por el parecido que tenía con la estructura de las piedras del Mar Muerto.

Pero como las tradiciones judías impedían que los cuerpos sin vida de sus seres queridos estuviesen cercanos a la población, esta tumba se encontraba muy próximo a la muralla de la ciudad de Jerusalén.

La tumba situada en el montículo de Gólgota, nos proporciona hoy en día gran información, desde que fue sepultado Jesús hasta nuestros días.

Pero luego vino el gobierno del general Tito y trajo la ruina para los Templos de Jerusalén y siguiendo las profecías de Jesús, muchos cristianos pudieron huir hacia la ciudad de Pella antes de la destrucción. Luego, después de la destrucción, Jerusalén recibió otro nombre Aelia Capitolina y este cambio fue por parte de los romanos.
Después por esa época Jerusalén prácticamente se convirtió en un enclave greco-romano, la cual sirvió para construir  lugares para el culto pagano en los templos cristianos, prohibiendo el ingreso de los pueblos semitas con la construcción de estos lugares para el culto pagano.
Después de haber pasado por todo esto la ciudad de Jerusalén, en el año 326 d.C. durante el mandato del Emperador Constantino El Grande, fue ideada la iglesia que hoy conocemos como la iglesia del Santo Sepulcro, en el lugar en que se encuentra la tumba de Jesucristo, donde estuvo ocupado por un santuario para la Diosa Venus construido en el año 135 d.C.
Este emperador romano fue convertido al cristianismo y fue quien oficializó esta religión en el imperio romano, mientras que su madre acudió al lugar donde fue depositado el cuerpo de Jesús para comprobar el mal estado en que se encontraba así como también otros lugares santos con esta mismas características de destrucción.
La emperatriz Helena, durante muchos años de expedición, encontró el Santo Sepulcro, pero no había hallado la cruz donde pereció Jesús, pero al ser demolido el templo a la Diosa Venus, ahí aparecieron la cruz de Jesús y la de otros dos seres que fueron crucificados también.

Reconocieron cuál fue la de Jesús porque según, realizaba curaciones milagrosas, cosa que no pasaba con las otras dos que fueron encontradas junto a esa.

Quienes ayudaron a la emperatriz Helena a encontrar el Santo Sepulcro más las tres cruces, entre esas donde fue crucificado Jesús, fueron el historiador de la época Eusebio y el Obispo de Cesárea.

Su Propósito

Anteriormente explicamos que los romanos enterraban a sus seres queridos cuando fallecían en cuevas o catacumbas subterráneas, pero la muerte de Jesús fue realizada bajo las costumbres judías. El cuerpo de Jesús fue envuelto en lino y estuvieron a punto de ungirlo con especies y aceites, cuando se dieron cuenta de que había resucitado.

Sin lugar a dudas, la muerte y resurrección de Jesús ha sido un evento que marcó un antes y un después totalmente importante en toda la historia de la humanidad, ya que estos hechos ha marcado total diferencia entre dos épocas. Y todo esto fue creado por Dios para darle un propósito a la tumba de Jesús, se puede mencionar algunos de ellos.

  1. Al morir Jesús, colocaron su cuerpo dentro de una tumba ya construida pero no habitada, la sellaron con una piedra y se aseguraron de que no pudiera ser removida por nadie.
  2. Luego, los ángeles proclamaron el nacimiento de Jesús así como su resurrección.
  3. Su sepulcro no había sido utilizado por nadie, estaba destinado para el descanso del cuerpo de José de Arimatea, un reconocido Sanedrín que proporcionó su sepulcro para que fuera dejado el cuerpo de Jesús en ella.
  4. Se comprobó su inocencia. Los cuerpos de los criminales que habían sido crucificados eran tirados al abandono para que fueran comidos por animales carroñeros, pero la tumba de Jesús era sumamente importante para sus seguidores como para su enemigos.

La Piedra de la Tumba de Jesús

Esta piedra fue colocada en la tumba de Jesús para recordar otros aspectos que Jesucristo había tenido a lo largo de su existencia, por ejemplo, cuando el diablo se encontró a Jesús en el desierto, lo tentó pidiendo que transformara una piedra en pan.

Pero, este hombre era el pan de la existencia (Juan 6:35) así como la roca viva (1era de Pedro 2:4 RV). Otro ejemplo, cuando Jesús fue llevado ante Pilato, se ubicó en el tribunal Enlosado (Juan 19:13).

Por estos y otros ejemplos en la vida de Jesús, no debería sorprendernos que exista alguna enseñanza o referencia de que una roca sea una fracción fundamental en la tumba del hijo del Señor.

Pilato pidió que aseguraran la tumba y lo que contenía en ella con la colocación de una gran roca de caliza en la entrada de ella, con el fin de que todo se mantuviera igual. Fue asegurada con un surco muy profundo que había sido cortado en la roca para colocarla bien en la entrada y así asegurarla, más dejó frente a la entrada a 4 soldados para custodiarla y así garantizar su máxima seguridad.

Evidencia de la Tumba vacía

Al culminar el Sabbat, al tercer día las mujeres se disponían a regresar a la tumba de Jesús para ungir el cuerpo con aceites y especias y así darle la sepultura judía. Pero al llegar al lugar donde habían dejado el cuerpo de Jesús, se dieron cuenta que no estaba presente y la gran piedra había sido rodada, debido a un temblor violento producido por la bajada de un ángel del Señor del cielo a la tierra.

Los sacerdotes recordaron las palabras que había dicho Jesús sobre su resucitación, y a eso le temían. Luego de eso, todo el pueblo fue partícipe de este gran milagro ya que no pudo guardarse el secreto.

Te invitamos a conocer un poco más sobre la Resurrección de Jesús en este interesante artículo que ofrecemos para ti.

Construcción y reconstrucción de la tumba de Jesús

Según estudios realizados e investigaciones analizadas, la basílica del Santo Sepulcro donde se encuentra la tumba de Jesús, fue construida en sus inicios por Constantino el Grande en el siglo IV, con la ayuda de algunos arquitectos cristianos para la época.

Estos arquitectos se fijaron en los romanos para la diseñar esta basílica. Por ello, utilizaron lo que resaltaba para la época, la característica principal de el arco y la bóveda con un techo de cúpula.

Por esto, la principal norma romana para la construcción de la iglesia para el sepulcro de Jesús era similar a estas estructuras.

Fue edificada en estructura de «T» compuesta de 5 elementos: Uno inicial donde se resguarda la tumba de Jesús, una capilla que fue levantada encima de la piedra del sitio de crucifixión, un patio, el sitio donde fue colocada la cruz, una basílica construida con 5 pasillos y un atrio hacia el lado este de la iglesia.

Luego al pasar los años, la iglesia sufrió una serie de daños, muchos de ellos ocasionados por movimientos conquistadores de la época y otros fueron ocasionados por el mismo transcurrir del tiempo y uso del lugar.

La iglesia también fue robada y destruida cuando se produjo el ataque persa en el año 614. Fue reconstruida pero no completamente por Modesto el patriarca.

Luego fue afectada por un fuerte sismo en el año 808 y luego destruida por completo por el califa Al-Hakim en el año 1009.

Nuevamente fue reconstruida pero esta vez por Constantino «Monómaco» en el año 1048. El edículo fue construido con un diseño gótico en el año 1555 por mandato del encargado de Tierra Santa el Fray Bonfacio de Ragusa.

Pero no resistió el incendio que se produjo en 1808 y fue sustituido muchos años después en 1959 cuando los griegos ortodoxos, los armenios y los franciscanos dieron su aprobación para realizarlo.

Quienes reconstruyeron el edículo respetando las estructuras antiguas de su diseño, fueron los arquitectos cruzados comandados por el primer Constantino en el siglo IV, porque las renovaciones fueron hechas en la rotonda, la Gólgota y el patrio. Actualmente puede verse la estructura de las columnas y pilas de la rotonda restaurados por estos arquitectos, donde la mitad de estas estructuras son realmente originales.

Las capillas que se encuentran dentro de la basílica fueron decorados respetando el diseño y costumbres que mantenía la comunidad en esa época. Los muros de la iglesia, fueron construidos según una técnica llamada bizantina o romana alternando con unas hileras de piedra y ladrillo.

Entre los monumentos y reliquias que aún se conservan en pie, pueden mencionarse la capilla Copta, ubicada hacia el oeste del edículo conservando una moldura de piedra que fuera de otro monumento, pero de la época también de Constantino I; se encuentra también otra capilla hacia el oeste de la rotonda que en la actualidad es administrada por los ortodoxos sirios.

Hace poco, fue acordado la restauración del edículo donde se encuentra el Santo Sepulcro, gracias a las 3 organizaciones religiosas que lo administran.

Esta decisión fue tomada debido a que la Universidad Técnica Nacional de Atenas, realizara una exploración el en 2016 y determinaron que debía realizarse una nueva restauración para preservarlo al paso del tiempo. Se encontró que la tumba estaba estable pero presentaba fallas por la exposición a la humedad y al humo de las velas que le colocaban por tantos años.

Esta restauración estuvo a cargo bajo la supervisión de una profesora de la universidad antes mencionada llamada Antonia Maropoulou.

Repararon bloques dañados del armazón, reforzaron los soporte y rellenaron las fisuras. Limpiaron las láminas de mármol sobre el edículo y la cruz que ahora se encuentra visible.

Aperturas de la tumba de Jesús

La tumba de Jesús fue abierta por última vez en la exploración reciente realizada por la Universidad Técnica Nacional de Atenas en 2016, como parte de los trabajos investigativos para su restauración.

Luego de comprobar los daños de la estructura y ver si realmente era viable la restauración, comenzaron los trabajos personal de la universidad en conjunto con científicos de National Geographic, descubrimientos que otorgaron la posibilidad de la apertura de la tumba, encontrándose con paredes erguidas detrás de los paneles de mármol.

Antes de dar la apertura a este recinto, se constató que solo hubo dos aberturas anteriores a ésta, dando un total de tres aperturas. La apertura anterior a la del año 2016, se realizó en 1809 de manera incompleta, por la restauración del edículo de la tumba luego de que se produjera el incendio el el año de 1808.

Y la primera vez que fue abierta, fue realizada por completo en el año 1555, cuando Bonifacio de Ragusa fue el custodio del Santo Sepulcro.

Homenajes y rituales

Tradicionalmente, se realizan dos rituales diariamente dentro de la iglesia del Santo Sepulcro, éstos han sido parte de la tradición dejada por clérigos de diferentes religiones que han estado a cargo de la basílica. El ritual consiste en la apertura y cierre de la iglesia para sus peregrinos.

La apertura se realiza a las 4am, donde dos familias musulmanas están a cargo de esta tradición, un representante de la familia Al Husseini y otro de la familia Nuseibeh y están presentes en el acto ceremonial de apertura de la iglesia con una llave hecha en hierro de 20cm.

Un monje de la iglesia ortodoxa griega, otro de la católica y uno de la iglesia armenia, abren la otra puerta que se encuentra en el interior de la iglesia. Estos tres clérigos son cambiados diariamente para realizar este acto acompañados de otro monje supervisor del ritual de apertura.

Posteriormente, a las 7pm se realiza el ritual del cierre de la iglesia, se ejecuta de forma inversa a la apertura, solo que treinta minutos antes de cerrarla, el monje que custodia la llave perteneciente a la familia Al Husseini, realiza un golpe de la aldaba. Este golpe representa el próximo cierre de las puertas dobles.

En este ritual, los sacerdotes ortodoxos griegos y armenios están equipados de color oscuro y se encuentran acompañando a los dos monjes franciscanos católicos que presentan indumentaria de color marrón y cinturón de cuerda, ellos supervisan el ritual de cierre pero sin estar presentes. Para mayor seguridad, también se encuentra presente un policía de la ciudad.

Estos rituales son bastantes ceremoniales, pero los homenajes que realizan los peregrinos en la tumba de Jesús son bastante más simbólicos pero muy sencillos. Los devotos encienden una vela afuera del edículo de la tumba y se disponen a realizar sus rituales.

El ritual de los peregrinos consisten en formar una congregación hasta llegar a la losa de piedra, lugar en que se higienizó el cuerpo de Jesús antes de su sepultura. Luego siguiendo en procesión llegan hasta la cámara subterránea, lugar de la verdadera sepultura.

Durante este ritual, los representantes musulmanes supervisan desde lejos hasta que se produzca el cierre de las puertas.

El status Quo que el decreto otomano del siglo XIX determina que las relaciones que debe existir entre las 6 religiones establecidas por la iglesia debe ser en total y absoluta armonía, donde el ritual de apertura y cierre de la iglesia se debe realizar como se ha expuesto en dicho decreto. Si existiere alguna alteración al ritual, sería una amenaza de discordia y violencia.

La participación musulmana dentro de estos rituales indican que la familia de Al Husseini ha sido elegida como responsable del resguardo de la llave por distintas generaciones desde el sultán Saladino, quien siendo un conquistador musulmán decidió proteger la iglesia de los actos violentos producidos por otros musulmanes.

La otra familia musulmana, los Nuseibeh, son los encargados de abrir y cerrar la basílica. Esta tradición fue encomendada desde el año 637 donde el califa Omar llegó a implantar el Islam en Jerusalén por primera vez.

El «Status quo»

Se le denomina «status quo» a la administración actual de lugares religiosos, donde se llegan a un entendimiento entre varias comunidades religiosas para administrar de una única manera a nueve lugares religiosos como la Basílica del Santo Sepulcro que se encuentran compartidos en Jerusalén y Belén.

Hay lugares religiosos que no se encuentran dentro del «status quo» porque la comunidad religiosa ya se encuentran con poder o autoridad sobre ellos.

El «status quo» deriva de un decreto del sultán otomano Osman III en 1757, la cual fue dictado como consecuencia de algunas revueltas producidas en Semana Santa de ese mismo año frente a la Basílica del Santo Sepulcro. El sultán estableció la división de la propiedad de varios lugares cristianos así como también la responsabilidad de los mismos.

Luego de esto, otros decretos fueron emitidos con el propósito de que no se podían realizar cambios sin el consenso y aprobación de las seis comunidades cristianas, esto se realizó en los años 1852 y 1853. Por tanto, hay que mantener el estado existente de las cosas bajo el «status quo», sino se llega a una unanimidad para modificarlo.

Por último, le invitamos a ingresar en el siguiente enlace y disfrutar de otro contenido interesante relacionado con la historia del Origen de la Biblia.

tumba-de-jesús

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here