Tránsitos Planetarios en Astronomía y en Astrología

Los tránsitos planetarios son singularidades durante las cuales un astro se mueve frente a otro que es de mayor dimensión, logrando bloquear su observación. El más conocido de ellos es el que se produce cuando la luna pasa por delante del son, produciendo un eclipse.Tránsitos planetarios

Tránsitos planetarios en Astronomía

Los que han sido denominados tránsitos planetarios son lo que se producen cuando los Planetas del Sistema Solar atraviesan por delante del Sol. Es posible ver desde la Tierra los tránsitos planetarios de los planetas que se encuentran entre nuestra posición y el astro solar, es decir que sólo serán visibles los de Mercurio y Venus.

Estos tránsitos planetarios revisten especial importancia, porque gracias a ellos se han podido establecer aproximadamente las medidas o longitudes del sistema solar, pudiendo crearse la  unidad astronómica. El primer científico que pudo tener conocimiento de la relevancia de estas observaciones fue Edmund Halley, quien vivió entre los años 1656 y 1742.

De la misma manera, los satélites realizan tránsitos planetarios sobre el cuerpo de un planeta. Los que más se conocen son los tránsitos de los satélites del Planeta Júpiter sobre el cuerpo de ese, o de sus sombras. Descontando a los Aparte de los satélites que descubrió Galileo Galilei, solo la sombra que proyecta la luna Titán es lo adecuadamente mayor para que pueda ser vista sobre la superficie de Saturno por medio de un telescopio.

En el mes de agosto de 2006, un grupo de astrónomos de los Estados Unidos pudieron tomar una fotografía combinada en tres longitudes de onda del infrarrojo contiguo, con la cámara avanzada ACS del telescopio espacial Hubble, mientras se producía un tránsito de un satélite de Urano, llamado Ariel, que pasó junto con su sombra por el cuerpo de ese planeta, ubicándose por arriba de las verde-azuladas nubes altas de Urano.

Este tránsito de un satélite surcando el cuerpo de Urano, y su sombra siguiéndolo, nunca había podido ser observado con anterioridad y se ha calculado que es un fenómeno que se produce cada 48 años.

transitos planetarios

Búsqueda de planetas extrasolares

Mediante la utilización de los tránsitos planetarios se ha creado un método que es el más usado en la actualidad para la búsqueda de planetas extrasolares. Las misiones Corot (2006) de la ESA, y Kepler (2009) de la NASA, han logrado colocar en órbita satélites que poseen sensores fotométricos del tipo CCD ultra sensibles, por medio de los cuales se tiene la esperanza de poder identificar la cantidad de planetas que hay en la galaxia, así como conseguir planetas que tengan el tamaño y Órbita de la Tierra.​

Los tránsitos planetarios en Astrología

La carta natal es un perfil simbólico del cielo, y se vincula con un momento específico en el  tiempo. Pero hay que tener en cuenta que los planetas nunca paran de moverse. En el caso del Sol, por ejemplo, se ha demostrado de se mueve aproximadamente un grado al día, y en el lapso de un año concluye un giro por los 360 grados del Zodiaco.

En el caso de Plutón, el movimiento es mucho más lento y le toma alrededor de 284 años para poder regresar a su posición inicial. En el devenir de su movimiento orbital, un planeta va conformando aspectos con relación a los planetas natales, estos son los que han sido denominados también tránsitos planetarios.

El horóscopo de los tránsitos planetarios enseña en lugar en que están los planetas en un lapso determinado, con relación al lugar en que se encontraban para el momento de un nacimiento. En razón de que la Estructura del Sol, la Luna, Mercurio y Venus se trasladan con mayor velocidad, sus tránsitos planetarios son tan efímeros que en muy contadas ocasiones se pueden vincular con lapsos relevantes.

En cambio, Marte y Júpiter se mueven más lento, y sus efectos en las casas pueden hacerse sentir durante varios meses o, como ocurre con Júpiter, incluso por el término de un año o más. Sin embargo, los tránsitos de los planetas exteriores, que llamaremos lentos, como Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, señalan normalmente lapsos críticos, ya que inclusive sus incidencias en los aspectos en los que influyen se puede hacer sentir en lapsos muy largos, que pueden ser de años.

Cualquiera de los tránsitos planetarios de esos planetas es un aviso de que vienen tiempos importantes para el aprendizaje, de enseñanzas que se producen por medio de procesos de cambios o de crisis. Estar prevenidos en la mejor forma de hacer frente a estas crisis y poder tener la noción de lo que significan, para poder afrontar lo que es inevitable.

WeiChi

Los antiguos chinos de pusieron a una crisis el nombre de wei-chi, que es una mixtura de las palabras wei, que significa peligro, y chi, que quiere decir oportunidad. Se puede pensar que una crisis puede ser una tragedia, que hay que evadir de cualquier forma, o puede tratarse de un momento determinante que nos brinda una oportunidad para poder cambiar y evolucionar, superando otra vez otra prueba que nos impone la vida.

Por ello, vamos a entender como tránsitos planetarios los movimientos que efectúan los planetas que transitan en el presente. Un planeta en tránsito puede transitar o incidir tanto a su propio entorno y sus aspectos relacionados, como a los entornos y aspectos de los otros planetas.

El mayor número de astrólogos usan los tránsitos planetarios  para señalar las distintas opciones, bien sea futuras o pasadas. Como ya hemos afirmado, los planetas que mayor influencia poseen son los planetas lentos, debido a que inciden durante un período de tiempo más prolongado.

transitos-planetarios

Estos planetas lentos son Plutón, Neptuno, Urano, Saturno y Júpiter. Igualmente, si esos planetas conformasen una unidad en su tópico ejercerían una mayor influencia. De otra parte, en relación a los tránsitos planetarios, los planetas rápidos tendrán menor influencia e importancia. Tan es así, que en la mayor parte de las ocasiones pueden ser descartados. Ya que en la medida en que sea menos importante un elemento, menos dedicación debemos poner en él.

Igualmente, la magnitud en la que seamos incididos por esta clase de tránsitos cortos nos permitirá mesurar el punto en el que seamos capaces de auto controlarnos. De la misma manera, el temor a los tránsitos nefastos es una actitud esparcida entre los astrólogos. Esta actitud indica una ausencia de balance psicológico y de tener conocimiento de lo que es la libertad del individuo.

Hay astrólogos que poseen un innovador sistema por el cual pueden elegir al detalle los tránsitos planetarios de por vida. Que les permite hacer predicciones para el día, la semana, el mes de cualquier año futuro.

Ese método les simplifica la comprobación diaria de cuáles son las incidencias planetarias, los tránsitos planetarios , específicos para cada individuo. También, le adicionan una esmerada intuición para interpretar con la finalidad de orientar a la persona acerca de la forma perfecta con la que se deben afrontar las diferentes contingencias que puedan ocurrir.

Lo que opinan los expertos

Concediéndoles a los tránsitos planetarios la importancia que se merece, sobre todo en una esfera psicológica, hay que destacar lo que ha dicho Robert Hand al respecto. Este experto sostiene que en finalmente lo que los tránsitos reflejan son cambios que se efectúan en lo interno del yo, modificaciones psicológicas. Pero que esas modificaciones internas se pueden sentir como modificaciones psicológicas en una manera tradicional, o también como interrelaciones sociales o como actividades que son totalmente externas al individuo.

Continua afirmando que estos cambios también pueden ser considerados como una dolencia, y que somos capaces de proyectar hacia el exterior las energías internas las probamos a distintos niveles de existencia. Resulta relevante comprender esta noción sobre la forma en que participamos en la producción de un evento cualquiera. Esto significa que nos encontramos trabajando a un nivel inconsciente, y por ello, que no poseemos el absoluto control sobre las condiciones.

Otra experta, en esta oportunidad Liz Greene, afirma que existe una especie de inteligencia misteriosa a lo que le da el nombre de destino, que vendría a ocupar la posición del ser el Sí mismo o Ser nuclear, cuando afirma que esa inteligencia llamada destino aparentemente es quien lo condiciona todo con gran escrupulosidad, llevando a un individuo a conseguirse con otro, o con un escenario externo, justo en el momento apropiado.

Sigue diciendo que parece que ese destino acciona tanto a nivel interior como a nivel exterior de la persona. Que se convierte en algo que puede ser al mismo tiempo físico y psíquico, colectivo y personal, inferior y superior y que no sólo puede tener puesto el disfraz de un ser maligno, sino que también y con la misma sencillez, puede aparecer como Dios.

Finaliza Liz Greene su argumento, diciendo que tiene el creencia de que si lográramos comprender de una mejor forma ese procedimiento, entonces los astrólogos podrían ser más ventajosos para sus usuarios, así como para ellos mismos.

Entendemos que, de lo que se trata es de comprender el mecanismo y las influencias de los tránsitos planetarios para poder tener una noción más centrada del significado más interno y primordial de una explícita experiencia de vida o de un nivel evolutivo de la misma.

Al analizar la carta natal de un individuo, debemos estar en capacidad de explicar de una manera sencilla cuales son las secciones de su naturaleza que están listas para ser integradas a un nivel consciente, exploradas o modificadas. Una sección relevante, de lo que denominaremos el psicoastrólogo, es conectarse de alguna manera con el Ser nuclear.

Sólo de esa manera se podrá formar un lazo entre el Sí mismo y se tratará de la óptima elección para provocar que brille la personalidad de cada individuo.

De esa manera, en el momento en que examinemos los tránsitos planetarios y las progresiones en una carta natal, todo astrólogo debe hacerse tres preguntas absolutamente relevantes para poder analizar de forma adecuada cual es el propósito del Ser interior de ese individuo, y esas preguntas son:

  • ¿Qué es lo que está tratando de aparecer o de nacer por mediación del problema emergente?
  • ¿Qué cualidad o cualidades arquetípicas está tratando de sacar a la luz el Sí mismo?
  • ¿Cuál es el paso siguiente que el Sí mismo está tratando de conseguir que dé esta persona?

Seguidamente, los que procede es brindar una corta orientación para el entendimiento de los tránsitos planetarios. En un primer momento, los planetas que se encuentran en tránsito no son circunstancias del azar, sino que representan fuerzas y energías que se encuentran ejerciendo influencias sobre nosotros y que inciden en nuestra manera de entender al mundo y de atraer nuevas energías.

En segundo lugar, hay considerar la posición de los orbes. En los tránsitos planetarios de Urano, Neptuno y Plutón hay que ser magnánimos con los orbes. En el caso de un planeta exterior que por tránsito se encuentre en una conjunción, cuadratura u oposición con un planeta natal, comenzaremos a darnos cuenta de su influencia cuando se encuentra a unos cinco grados de distancia del aspecto exacto, y a veces antes.

En el caso de que se presente un trígono o un sextil por tránsito, hay que comprimir un poco el orbe de influencia, a unos tres o cuatro grados, antes de un aspecto estricto.

Es posible tomar medidas para el tránsito de un planeta exterior, con mucha antelación a que ocurra ese evento exacto. Por ello, si de esta forma logramos anticipar el desenvolvimiento del  tránsito y uniremos esfuerzos con él, y si no lo hacemos, en el momento en que ocurra nos tomará desprovistos de defensas y nos causará profundo desasosiego con la fuerza de sus efectos.

De hecho, si no tomamos conocimiento de las probables modificaciones que son necesarias de hacer, el aspecto por ese tránsito tendrá mayor intensidad sobre nosotros, a medida que se acerque a la exactitud. El efecto final es que nuestra necesidad de efectuar cambios explotará de manera incontrolable, o bien que el cambio nos será impuesto por actores externos.

Además, resulta muy relevante el estar absolutamente pendientes de la relación de los tránsitos planetarios de los planetas interiores con los planetas exteriores.

En tercer lugar, hay que observar la retrogradación, esto es, que en el momento en que uno de esos planetas en tránsito se crea un aspecto exacto con un planeta natal, por lo que usualmente los individuos sentirán ganas de efectuar cambios, lo que ocurre con relación al  planeta natal.

Pero, si el planeta que se encuentra en tránsito abandona el movimiento recto para volverse retrógrado, los esfuerzos que hagan los individuos para adaptarse pueden verse impedidos, y también su necesidad o apetencia de hacer cambios puede aminorar o incluso desaparecer por ese período de tiempo.

Para finalizar, se pueden dividir los tránsitos en blandos o duros. Los tránsitos blandos son los que se presentan en los trígonos y sextiles, por el contrario, los tránsitos duros son las conjunciones, las cuadraturas y los opuestos, ya que ellos producen tensión. De la misma forma, hay que recordar que un planeta exterior que transite formando una zona de efectos con un planeta natal iniciará cualquier aspecto natal de ese planeta. Y esto es un elemento que hay que tomar en consideración, en particular, cuando se empleen las directrices que han sido comentadas en secciones anteriores de este artículo.

De seguidas vamos a indicar los planetas en tránsito que resultan más relevantes e influyentes. Con ello, lo que pretendemos es advertirle sobre aquellos tránsitos planetarios en los que debemos poner especial atención:

Tránsitos

  • Marte: es el planeta que se asocia a la provocación, la ira, la fuerza, la iniciativa y la vitalidad. Marte hace nacer los deseos en las personas y los proyecta hacia la acción. Marte se mantiene en promedio unos 2 meses en un signo y le toma unos 2 años el viaje a través del Zodiaco, hasta regresar a la posición original en que se encontraba la persona al momento de nacer. Cuanto mayor sea su estancia en un signo, será mayor la fuerza que se aporta a los planetas que se encuentren en contacto con él.
  • Júpiter: Este planeta cruza el zodiaco en alrededor de unos 12 años, por lo que puede decirse que se mantiene alrededor de un año en cada signo. Sus tránsitos son los más anhelados, y los que más controversia provocan. Es el planeta de la expansión, de la generosidad y de la prosperidad. Júpiter es el que induce al éxito, al crecimiento y a la felicidad.

También es el que logra la inclinación por la educación, la religión y la filosofía, así como la exploración sobre aquello en lo que creemos e inventiva la adquisición de la sabiduría. Pero, no todo es tan bueno como lo quieren hacer ver, porque aunque puede brindar todo esto, si la persona no sabe aprovecharlo, terminarán por obtener un resultado adverso. Para poder obtener el mejor resultado de Júpiter, las personas deben hacer su mejor esfuerzo en aprender.

  • Saturno: Este planeta se demora unos 30 años en cruzar el zodiaco completo. Se mantiene unos dos años y medio en cada signo. Es asociado con las lecciones que se aprenden, los obstáculos, las limitaciones, las barreras, el esfuerzo, la disciplina y el deber. Saturno puede inducir al desánimo, la desesperación y la apatía. Pero no todo es tan negro, porque se puede sacar provecho del tránsito de Saturno y obtener la victoria si la persona logra una aceptable organización y una óptima administración de su tiempo.
  • Urano: En el momento en que este planeta entra transita por un signo, la vida de la persona se vuelve más interesante. Se lo considera un planeta de la excentricidad, la individualidad, la electricidad, las invenciones y las revoluciones. Urano logra modificar el flujo usual de los acontecimientos, y se vincula con los hechos insospechados y a las personas menos pensadas. A Urano le lleva en promedio 84 años en cruzar el Zodiaco por completo.
  • Neptuno: Este planeta es asociado con lo misterioso y lo mágico, inspira y confunde; logra fomentar la imaginación, genera ilusiones, y supera los límites. La incidencia de Neptuno puede no ser notada, ya que está recubierta de un velo de confusión.
  • Plutón: es relacionado con el mundo oculto de la psiquis, la regeneración de cualquier tipo y el  poder. Los tránsitos de Plutón tienen un lapso de 2 o 3 años y normalmente coinciden con periodos de enormes cambios a nivel interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.