Las tortugas, quelonios o incluso también conocidas dentro de la comunidad científica como Testudines, son animales integrantes de un orden de reptiles llamado Sauropsida, y también son el grupo de reptiles más antiguo que existe al día de hoy, ya que estas tienen su origen en el periodo Triásico. Sí deseas aprender mucho más acerca de todos los tipos de tortugas terrestres que existen, no dudes ni un momento en irte sin antes haber leído este gran artículo.

tipos de tortugas terrestres

Tortugas Terrestres

El rasgo físico más característico de estos hermosos reptiles, es su enorme caparazón, el cual recubre todo su ancho y corto torso, sin mencionar que este mismo también protege todos sus órganos internos. A continuación en este artículo se repasarán todos los tipos de tortugas terrestres que existen y también las características únicas de cada una de estas.

Características

Como se mencionó anteriormente, las tortugas son reptiles que poseen un caparazón bastante grande que está constituido por diferentes placas muy compactas las cuales están unidas por plastrón, a su vez, este mismo caparazón sirve principalmente para proteger sus órganos y su esqueleto. También, a pesar de que parece que su caparazón está separado del cuerpo de las tortugas, la realidad es que sus costillas se encuentran pegadas a el, por lo tanto es imposible que se separen de este.

Las tortugas poseen una boca muy fuerte y puntiaguda, aunque carecen totalmente de los dientes. Tienen un cuello bastante largo y flexible que las ayuda a estirar mucho su cabeza, aunque también lo usan principalmente para esconder su cabeza en el caparazón a una velocidad muy alta, esto lo hacen únicamente cuando se sienten amenazadas o en situaciones de mucho estrés.

Este tipo de tortugas tiene la sangre fría. Poseen dos pares de patas y también una cola cuyo tamaño y forma puede variar totalmente según la especie y el sexo de esta misma. A su vez, es muy importante mencionar que las tortugas de tierra tienen un tamaño que oscila aproximadamente entre los 26 y los 30 centímetros de longitud total; al igual que muchas especies de animales, en el caso de las tortugas terrestres se presenta dimorfismo sexual, es decir, que las hembras son ligeramente más grandes que los machos.

¿Cómo son las tortugas de tierra?

En primer lugar, como se ha mencionado en este artículo, las tortugas terrestres son reptiles; poseen una longitud total que puede oscilar normalmente entre los 25 y 30 centímetros, aunque las especies más pequeñas pueden medir tan solo 12 centímetros, además de esto, pueden llegar a pesar entre 600 gramos y 1 kilogramo.

tipos de tortugas terrestres

La esperanza de vida de estos hermosos reptiles suele oscilar entre los 10 y los 90 años, aunque muchas de estas tortugas pueden vivir fácilmente hasta los 100 años de edad. Además de esto, estas alcanzan su madurez sexual entre los siete y los nueve años aproximadamente, y una vez ahí, pueden comenzar a reproducción de forma ovovivípara, cabe destacar que en cada puesta pueden llegar a poner entre unos cinco o siete huevos, los cuales tendrán una incubación que durará por lo menos entre dos y tres meses.

Las tortugas terrestres también son animales que poseen hábitos diurnos y tienen un carácter bastante pasivo y tranquilo, aunque en muy pocos casos pueden llegar a ser algo agresivas. Su alimentación es completamente herbívora. A pesar de lo antes mencionado, el promedio de vida de las tortugas terrestres es de por lo menos unos 60 años, lo cual se convierte en un factor bastante importante, pues, si pretendes adoptar a uno de estos reptiles, él pasará casi toda tu vida a tu lado.

Tipos de Tortugas Terrestres

Las tortugas terrestres poseen un cuello bastante largo y flexible con el cual pueden estirar mucho su cabeza para alcanzar diferentes alimentos, y también pueden esconderla de una forma bastante rápida para protegerse diferentes peligros, como sus depredadores o los mimos seres humanos.

A pesar de que las tortugas carecen completamente de dientes, su boca tiene una definición en forma de pico y poseen también unas mandíbulas bastante fuertes. A diferencia de las tortugas marinas, las tortugas terrestres no poseen membranas en los pies y sus dedos están mucho más desarrollados para andar en la tierra.

Estos singulares reptiles también pueden regular su temperatura corporal en función de las temperaturas en las que se encuentre todo su ambiente; es por esto mismo que la gran mayoría de estas tortugas suelen hibernar durante los inviernos. Sin embargo, en el caso de las tortugas terrestres domésticas, esta hibernación está completamente ausente, o bien, puede que ocurra en un menor grado debido a que las temperaturas de nuestro hogar siempre serán mucho más estables. A continuación podrás encontrar una lista de los tipos de tortugas terrestres que existen:

tipos de tortugas terrestres

Tortuga de caja

La tortuga de caja es un reptil que puede ser encontrado principalmente en México y en los Estados Unidos de América. El caparazón de estas tortugas tiene una forma de cúpula con una parte inferior articulada, lo cual les permite cerrar su caparazón en el momento que deseen para protegerse de cualquier tipo de amenazas. Normalmente, este mismo caparazón suele ser de colores café con algunos dibujos anaranjados o ligeramente amarillentos. La parte ventral o también llamada plastrón es de color marrón muy oscuro y normalmente es un color uniforme, aunque también puede llegar a tener algunas manchas oscuras.

Esta clase de tortugas suelen tener una cabeza bastante pequeña y su boca se encuentra en forma de gancho. En el caso de las tortugas machos de esta especie, poseen un iris de un color bastante rojizo, mientras que por el otro lado, las hembras tienen un iris amarillento. Además de esto, los machos suelen tener las uñas de las patas de al frente ligeramente más cortas y robustas, también su cola es un poco más larga y ancha. Esta especie en específico de tortuga pueden tener un tamaño que oscila entre los 15 y los 20 centímetros de longitud total.

Tortuga del mediterráneo

Las tortugas del mediterráneo, básicamente, son unas especies de tortugas terrestres que únicamente pueden vivir en regiones del mundo con climas mediterráneos. Su caparazón es abombado, ligeramente menos que el de la especie anteriormente mencionada, con algunos tonos o manchas muy oscuras y marrones. La zona ventral de su caparazón es de un tono mucho más claro, y tiene dos manchas algo más oscuras que lo recubren casi por completo.

Al igual que ocurre en muchas especies de tortugas terrestres, en las tortugas del mediterráneo se presenta un dimorfismo sexual, es decir, que los machos de esta especie son considerablemente más pequeños que las hembras, su cola es más grande y alargada y la región ventral es cóncava, al contrario, en el caso de las hembras es completamente plano. El dibujo del caparazón y el tamaño del mismo, dependerá enteramente de la zona de donde provenga esta tortuga en cuestión, sin embargo, lo más normal es que su tamaño oscile entre los 18 y los 21 centímetros de longitud total.

Tortuga rusa

Las tortugas rusas son la especie de tortuga terrestre más común para adoptarlas como animal doméstico. El caparazón de estos reptiles está bastante aplanado, está mucho menos abombado en comparación a todas las otras especies de tortugas de tierra y también posee una forma ligeramente redondeada. El color de este mismo caparazón posee unos tonos amarronados con algunos toques amarillos y ocres.

tipos de tortugas terrestres

Todas sus patas son bastante robustas y poseen unas cuatro uñas bastante definidas y largas. Los escudos que posee en la región ventral de su cuerpo son bastante oscuros pero poseen unos bordes claros. Al igual que la especie que se mencionó anteriormente, las tortugas rusas presentan un dimorfismo sexual, pues, las hembras suelen tener un tamaño que oscila entre los 20 y los 22 centímetros de longitud total, mientras que por el otro lado, los machos presentan entre 16 y 18 centímetros de longitud. Cabe destacar que la cola de estas tortugas termina en un pincho córneo.

Tortuga mora

Las tortugas moras son reptiles que pueden ser encontradas en Asia, Europa y también en África. Estas tienen un caparazón más abombado y con tonos amarillentos y verde oliva, además, cada una de las placas de su caparazón posee un borde oscuro. En su región ventral presenta un color amarillo con algunas manchas negras. Cabe mencionar que una de las características principales de esta especie es que posee la placa que está encima de la cola sin dividir.

La cabeza de esta especie de tortugas tiene un color amarillento con manchas oscuras muy grandes, sin contar las dos prominentes escamas que también tiene en la cabeza. A su vez, las tortugas moras poseen unos ojos bastante saltones al igual que lo pueden tener las ranas; alrededor de todas sus patas tienen unas escamas muy grandes y puntiagudas, siento también sus patas posteriores un poco más pequeñas que las de delanteras. En sus patas traseras presentan cuatro uñas bastante largas y afiladas en y en las delanteras tiene cinco de estas.

Su cola es mucho más corta que la de otras especies de tortugas terrestres, y al contrario de lo que pasa con la tortuga rusa, las tortugas mora no poseen un espolón en su cola, sin embargo, tienen uno en cada uno de sus muslos. El tamaño de esta especie puede variar mucho según la subespecie que sea la tortuga; por ejemplo, en las tortugas mora de la Península Ibérica, pueden medir en promedio entre 15 y 18 centímetros de longitud total; y al igual que todas las tortugas, las hembras también son considerablemente más grandes que los machos.

Comprar una Tortuga Terrestre

Las tortugas terrestres son una especie de animal que puede llegar a ser doméstica, sin embargo, estas requieren de diferentes cuidados bastante rigurosos que no en todas las situaciones son respetadas. Antes de adoptar a uno de estos hermosos reptiles, debes tener muy cuenta y estar completamente decidido a que la vas a cuidar casi durante toda su vida, pues, recuerda que las tortugas son animales extremadamente longevos que tienen una esperanza de vida casi igual a la de los seres humanos; específicamente, las tortugas semiacuáticas suelen vivir entre 10 y 20 años y en el caso de las tortugas terrestres, pueden vivir fácilmente entre 80 y 100 años de edad.

tipos de tortugas terrestres

Debes estar muy al tanto de toda la enorme responsabilidad que conlleva adoptar a uno de estos reptiles como mascota y debes informarte bastante bien de todos y cada uno de los cuidados que estas necesitan para llevar una vida muy larga y feliz. A continuación podrás ver claramente todos los cuidados que necesita una tortuga y en donde adoptar a una de estas.

Dónde comprar

En el caso de que quieras adoptar a una tortuga de tierra, primero que nada debes adaptar completamente tu casa para que tu nueva mascota pueda vivir sin ninguna dificultad. Ahora, al momento de comprarlas, lo más recomendable es que vayas con un buen vendedor respetable y con todas sus licencias; este mismo vendedor deberá tener a las tortugas en instalaciones adecuadas para que vivan en buenas condiciones y mantenerlas con un estado y un aspecto saludable. Además de todo esto, también debe tener toda la documentación y la información que sea requerida acerca de todas y cada una de las tortugas que tenga.

Lo más normal es que en una tienda de animales convencional no encuentres una variedad muy grande de especies, por lo que podría llegar ser muy bueno ir con un criador especializado, pero claro, siempre asegurándonos que todo el proceso sea completamente legal. También, es muy importante recordar que solo podrás adoptar tortugas que hayan sido criadas en cautiverio durante toda su vida, pues, adoptar tortugas en estado salvaje es un acto completamente ilegal y que perjudica al ejemplar en específico y también a toda la especie. El día que finalmente decidas adoptar a tu nueva mascota, debes asegurarte que la tortuga cumplas todas estas características:

  • No tenga ningún goteo en la nariz
  • Reaccione a todos los movimientos o a su entorno en general
  • No silbe ni mucho menos jadee al momento que respire
  • No tenga ojos turbios o ligeramente hinchados
  • Que su caparazón sea bastante firme, a menos que la especie a la que pertenezca tenga el caparazón blando. Sí este pose grietas o agujeros no necesariamente indica que esté enferma o lesionada.
  • Tenga una vida considerablemente activa.

Precio promedio

Por lo general, el precio de las tortugas terrestres suele ser considerablemente más alto que el de las tortugas semiacuáticas y este puede oscilar fácilmente entre los 80 y los 300 euros. Esta diferencia tan grande en su precio se debe a que las tortugas de tierra, por lo general, son más difíciles de criar saludablemente estando en cautiverio.

tipos de tortugas terrestres

Cuidados de las Tortugas Terrestres

Muy bien, ahora que ya sabes todos los tipos de tortugas de tierra que existen y como es el proceso para adoptar a una de estas, ahora debes informarte muy bien acerca del comportamiento, la alimentación y básicamente todo los cuidados que necesitan estas tortugas para llevar una vida saludable a tu lado.

Comportamiento

Por lo general, las tortugas de tierra son animales muy tranquilos y pacíficos, en caso de cualquier amenaza nunca se comportarán de alguna forma agresiva, sino que solo usarán su caparazón para esconderse. Lo más común es que vivan completamente solas y no convivan mucho con otras tortugas. Para refugiarse, estas excavan cuevas ligeramente grandes y nunca se alejan demasiado de este, a menos claro, que el alimento esté escaseando mucho en su territorio. A pesar de esto, en la etapa de reproducción, los machos pueden empezar a mostrar un comportamiento mucho más territorial y agresivo con otras tortugas macho, incluso pueden morder o golpear usando su caparazón

Terrario adecuado para las Tortugas Terrestres

Las tortugas de tierra pueden vivir cómodamente tanto en el exterior como en los interiores. A pesar de que tengas un buen terrario con todas las comodidades, siempre será muy bueno que la dejes salir y caminar por tu casa durante unas cuantas horas todos los días; recuerda siempre que las tortugas de tierra necesitan desplazarse para tener una vida mucho más saludable.

Ahora bien, mientras tu tortuga siga siendo pequeña, puedes mantenerla sin ningún tipo de problema en un terrario o cualquier tortuguera de cristal adecuada para esta misma, sin embargo, desde el día que la adoptes deberás pensar muy bien cómo será el hábitat donde la tendrás, pues, siempre debes tener en cuenta que tu pequeña tortuga crecerá, y crecerá bastante. Recuerda leer los apartados anteriores para informarte que tanto puede llegar a crecer tu tortuga al momento de llegar a la adultez.

Una vez que tu tortuga ya sea completamente adulta, no es para nada recomendable que tengas a tu tortuga en algún terrario de cristal porque estos resultan bastante pequeños para el tamaño de estos reptiles, sin mencionar que la ventilación que tienen estos terrarios no es muy adecuada, e incluso, esta ventilación puede llegar a causar algunos problemas respiratorios en ella.

Lo que más se recomienda es que construyas un corral pequeño hecho de madera, y debe medir por lo menos un metro de ancho y un metro de largo, sin mencionar que deben tener una altura lo suficientemente grande como para que la tortuga no pueda treparse y escaparse. Entre todas las cosas que debe tener el terrario de tu tortuga, o bien, su pequeño corral, nos encontramos con cosas como las siguientes:

Agua: Dentro del recinto donde tu tortuga se encuentre, coloca un recipiente bien lleno de agua con una altura muy corta para que pueda beber agua y también bañarse completamente. Este mismo recipiente deberá ser suficientemente bajo como para que pueda treparse sin ningún tipo de problema, sin mencionar que debe ser muy grande para que pueda sumergirse y bañarse. Recuerda siempre cambiar el agua todos los días.

Pasto: Si quieres emular lo más posible todo su hábitat natural, se suele recomendar mucho que pongas pasto o pongas tierra en donde podrás plantar diferentes hierbas comestibles, que valga la redundancia, tu tortuga posteriormente se irá comiendo.

Refugio: Al igual que mencionamos anteriormente, las tortugas terrestres en estado salvaje suelen excavar diferentes cuevas para refugiarse de todo su entorno, fácilmente puedes comprar o fabricar un pequeño refugio tu mismo para que el terrario se parezca mucho más al hábitat natural de tu mascota. Este refugio deberá ser un lugar bastante oscuro y en donde tu tortuga pueda sentirse resguardada.

Sustrato: Primero que nada, investiga muy bien si la raza a la que pertenece tu tortuga proviene de climas desérticos, o bien, de climas tropicales. En el caso de que tu tortuga sea de origen tropical, requerirá un sustrato que pueda retener la humedad, es decir, puede servir corteza de coco o también musgo. Una opción muy buena para el sustrato del terrario podría ser una mezcla de hoja de mantillo, musgo y también tierra para macetas. Ahora, en el caso de las tortugas de origen desértico requerirán un sustrato mucho más seco  como puede ser el césped seco, papel o incluso heno. Nunca será buena idea poner grava o arena, pues, estas tortugas podrían llegar a comerla

Accesorios: Para que tu pequeña tortuga tenga una vida mucho más placentera y pueda distraerse, una buena opción podría ser colocar elementos ornamentales o pequeños troncos dentro de su terrario o hábitat, asegúrate muy bien de que estos elementos decorativos no puedan lastimarla de ninguna forma. Además de esto, otra opción muy buena puede ser colocar algunos desniveles para que tu tortuga pueda trepar y desplazarse más. También puedes optar por poner rocas planas para que las uñas de nuestra mascota no se desgasten mucho.

Iluminación: Uno de los requerimientos principales que tienen las tortugas, es que necesitan una buena luz solar, radiación UVA y UVB para mantener una buena temperatura corporal y también para prevenir diferentes enfermedades como pueden ser la falta de calcio. Lo más aconsejable es que se mantengan en algún espacio donde la luz solar les dé directamente, sin cristales en el medio, claro. En el caso de que esto no sea posible, puedes optar por comprar una lámpara especial para reptiles de radiación UVB, normalmente, las lámparas más útiles son las de luz fluorescente.

A pesar de esto, siempre pregunta con algún especialista o conocedor del tema cuál es la mejor opción que tienes con tu tortuga; luego de esto, sigue al pie de la letra todas las recomendaciones que te dé el fabricante para el mantenimiento y la instalación de esta misma, pues, estas lámparas duran solo por un tiempo determinado y debes reemplazarla cada cierto tiempo. Esta lámpara debe permanecer prendida cerca de tu tortuga durante al menos diez o doce horas todos los días, y a una distancia máxima de entre 30 y 40 centímetros.

Temperatura: Es de suma importancia mantener la temperatura del terrario completamente regulada, pues, este espacio debe tener una zona fresca, que tendrá una temperatura máxima de unos 20 grados centígrados; también debe tener una zona más cálida de máximo unos 28 grados centígrados. Sin embargo, todas las especies tienen un rango de temperatura diferente, por lo tanto, deberás informarte muy bien con un especialista cuál es la temperatura ideal para tu ejemplar específico. Asegúrate de que esta temperatura sea regulada con algún termómetro para que tengas una certeza total de que el clima es el perfecto para tener una vida saludable.

En el caso de que debas subir la temperatura del terrario, la mejor opción puede ser comprar un calentador de cerámicas para reptiles; a su vez, también es importante tener en cuenta la humedad de todo el ambiente del hábitat, y en el caso de que el ambiente se torne muy seco, deberás colocar lo más rápido posible un humidificador, pues, recuerda que el aire seco puede provocar en las tortugas diferentes problemas respiratorios y también irritación en los ojos.

Alimentación

Mayormente, las tortugas son unos reptiles herbívoros, excepto en el caso de la tortuga de caja, la cual es omnívora; estas se alimentan principalmente de puras frutas, verduras y obviamente, vegetales. Algo muy importante para considerar, es que bajo ningún concepto debes suministrarle cualquier tipo de comida humana, es decir, carne, porque tu tortuga puede volverse voraz y también carnívora, tanto que dejarán de comer verduras o vegetales.

Entre todas las opciones de alimentos que le podemos dar a nuestras tortugas, nos encontramos con el alimento especialmente formulado para las tortugas de tierra, el cual podrás hallar muy fácilmente en cualquier tienda de mascotas, de igual forma, puedes comprar varias opciones y ver cuál es la preferida de tu mascota, recuerda que probablemente este sea el alimento principal de toda su dieta.

A pesar de lo antes mencionado, para complementar mucho mejor su dieta también podríamos agregar una variedad amplia de verduras muy frescas, siempre recuerda que estos alimentan estén perfectamente limpios, libres de pesticidas y muy frescos. Una vez que termine de comer, retira completamente todos los restos de comida que haya en su terrario antes de que se descompongan. Recuerda que también las frutas son una maravillosa opción para complementar su alimentación; evita a toda costa darle cualquier fruta cítrica.

Reproducción de las Tortugas Terrestres

Las tortugas terrestres o también llamadas tortugas de tierra, alcanzan la madurez sexual normalmente a la edad de nueve años, en el caso de las tortugas hembras, y en el caso de los machos, la alcanzan regularmente a los siete años. La época de reproducción de las tortugas normalmente suele darse entre los meses de abril y junio, precisamente durante este mismo periodo los machos acostumbran a perseguir a las hembras durante largas horas, golpeándolas con su caparazón, o bien, mordiendo sus pequeñas patas.

La gestación de sus huevos puede llegar a durar normalmente unos dos meses. Una vez que las hembras ponen sus nuevos huevos, lo hacen en unos agujeros que pueden llegar a medir entre unos diez o doce centímetros de profundidad que hacen su nido. En el caso de que el suelo no sea tan blando como para ellas poder excavar y poner sus huevos, podrían llegar a retenerlos durante algún tiempo, sin embargo, esto podría llegar a ser muy perjudicial para su salud. Como se mencionó anteriormente, las tortugas terrestres suelen poner una media de entre cinco y siete huevos, aunque algunas razas específicas podrían llegar a poner hasta 20 huevos.

Sin embargo, en el caso de las tortugas que han sido criadas en cautiverio, lo más normal es que sus huevos sean puestos en incubadoras artificiales, y de esta forma, se conseguirá el mayor número de crías posible. La eclosión de los huevos depende en gran manera de la temperatura en la que se encuentre el terreno donde estén, entre mayor temperatura haya, menor será la incubación, aunque lo más normal es que sea aproximadamente dos o tres meses. Lo más normal es que los huevos eclosionen entre dos o tres días, sin embargo, muchos de estos podrían tardarse incluso hasta una semana completa.

Una vez que estos pequeños eclosionan, las tortugas bebés suelen demorarse entre 24 y 48 horas completas para salir totalmente de sus huevos. Cabe destacar que estas pequeñas crías miden aproximadamente entre tres y cinco centímetros de longitud al momento de su nacimiento.

Sí deseas aprender mucho más acerca de todos los animales a lo largo y ancho de todo el planeta, no pienses ni un momento en irte de esta página sin antes haber leído estos tres maravillosos artículos:

Fauna Marina de México

Tortugas en Peligro de Extinción

¿Qué Comen las Ranas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here