Tipos de metodología de un proyecto ¡Ejemplos!

Para llevar un proyecto hasta su feliz realización, es importante ejecutarlo siguiendo un sólido esquema de trabajo. De ahí la ventaja de entender los distintos tipos de metodología de un proyecto. Vamos a descubrirlos.

tipos-de-metodología-de-un-proyecto-2

Cada día nuestra sociedad crea herramientas más eficaces y dinámicas para consumar sus proyectos.

¿Qué es la metodología de un proyecto?

Antes de empezar con nuestro tema principal sobre tipos de metodología de un proyecto, siempre es bueno acudir primero a las definiciones. Una metodología de proyecto es, simplemente, el conjunto de habilidades, temas, herramientas, técnicas y conocimientos aplicados para la consecución de objetivos precisos en un plan general.

Estas metodologías han ido adquiriendo con los años distintas formas según esquemas desarrollados con respaldo digital. Este proceso ha llegado al punto en que hablar de metodología de gestión de proyecto muchas veces designa automáticamente la herramienta, formato o software utilizado en determinado contexto, con esta función. La herramienta se ha apropiado entonces de la nominalidad abstracta del trabajo.

De entre estos marcos utilizados para estructurar proyectos existe una importante variedad de formatos. Considerar la corrección o incorrección de cada uno según nuestras expectativas sería fútil: cada contexto, con su propósito, grupo de trabajadores y cliente receptor, determina la clase de metodología que es necesario poner en funcionamiento.

Tipos de metodología de proyectos

A continuación, nombramos algunos tipos de metodologías de proyectos como ejemplos; para ayudar a esclarecer más las ideas:

Agile

La agilidad a la que se refiere su nombre no es casualidad. Agile es una metodología basada en la idea de mejor rendimiento posible provocado por el formato más flexible posible. De aparición revolucionaria a finales del siglo pasado y principios del presente, Agile fue inmediatamente aplicada con éxito en el sector tecnológico y diversificada en un gran grupo de herramientas para funciones específicas.

En el manifiesto con el que irrumpió en el mundo, Agile dejaba claras las bases de su ligero dogma, consistentes sobre todo en la adaptabilidad a escenarios imprevistos por encima de un plan férreo preestablecido, dotación de una cercanía individual y relacional a las interacciones dentro del equipo, autogestión de los distintos módulos de trabajo, expectativa de encontrar un semblante colaborativo más que demandante en el cliente, software en movimiento por encima de la recopilación minuciosa de documentación y división del esfuerzo en distintas fases periódicas denominadas sprints.

Cada sprint consta de un espacio temporal de una semana o un mes y radica en un trabajo focalizado en generar un producto de funcionalidad inmediata, distribuido en sesiones diarias de labor colectiva. Un pequeño sprint puede modificar seriamente desde la primacía de unos objetivos sobre otros hasta la naturaleza de los objetivos mismos. Esta división provoca un avance dinámico y flexible.

La flexibilidad es precisamente el mayor aliciente de un formato Agile. Conduciendo un auto por un desierto desconocido, el equipo se va ajustando a la desigualdad del terreno, cambiando dirección, neumáticos y forma de conducción según lo requiera el momento. La metodología cancela la idea tradicional de predictibilidad total de las situaciones para plantear un movimiento sinuoso por la movediza realidad.

Dado este carácter obstinadamente mutable, puede decirse que, entre todos los tipos de metodología de un proyecto, Agile es un sistema más edificado sobre filosofías de trabajo que sobre procesos fijos estructurados. Si cada proceso mínimo tiene un potencial transformador por sobre toda la operación, pierde sentido centrarse en grandes esquemas estáticos que contengan el proyecto.

¿Cuáles podrían ser los ámbitos en los que esta metodología ágil tenga pleno desenvolvimiento? Has adivinado. El desarrollo de videojuegos y software en general suele ser un espacio ideal para el formato Agile, por su naturaleza perpetuamente en evolución, trabajadores juveniles e interacciones laborales espontáneas y flexibles que casi lindan con lo informal. Un hábitat perfecto para la agilidad pura.

Scrum

Scrum es una metodología de proyectos que se plantea como propósito existencial popularizar y dar cauce práctico a la filosofía de Agile. Más orientado a conservar la continuidad productiva de una estructura compleja ya establecida, Scrum se concentra en la adecuada capacitación de grupos de autogestión parecidos a los que encontramos en su hermano ágil, pero esta vez organizados en torno a lapsos de trabajo denominados iteraciones, usualmente de duración de medio mes o un mes entero.

tipos-de-metodología-de-un-proyecto-3

La metodología Scrum es una de las que hace más énfasis en el dinamismo autogestionado de grupos pequeños laborando en lapsos temporales también cortos.

Diariamente, el equipo autogestionado de máximo nueve personas informa sobre los avances, retrocesos y estancamientos del proyecto compartido en reuniones llamadas scrums dirigidas por un Scrum Master, que conducen primero a una demostración del trabajo finalizado para decidir su aprobación y segundo, a una retrospectiva, recuento de todo lo que ha ocurrido, de lo que debe dársele continuidad y de lo que debe interrumpirse.

Scrum es un formato flexible destinada a priori para el desarrollo de software que difícilmente puede adaptarse al mundo de estrategia cuadriculada, de fijeza financiera y ciclos cerrados, de una agencia cualquiera. Es por ello que la metodología Scrum ha sido readaptada y remezclada en muchas empresas para dinamizar las estructuras tradicionales sin terminar de alterarlas, en un sabio equilibrio entre eficacia, aspecto relacional de equipo y prontitud.

Waterfall

Waterfall es una metodología que responde a los parámetros tradicionales que hemos aprendido en el pasado con respecto a la consecución de proyectos. Todo se organiza en torno a una cascada de etapas que parte de los requisitos iniciales de lo propuesto. A medida que descendemos en la cascada observamos una secuencia hermética de fases que se inauguran unas a otras sin variación. Cada fase debe estar terminada para que sea posible pasar a la siguiente, sin solaparse.

Esta rígida Waterfall no admite modificaciones imprevistas, salvo con solicitudes expresas hacia la cumbre de la responsabilidad y que pueden ser negadas. Se centraliza todo el sistema en un solo plan predeterminado, de largo aliento y en grandes grupos de ejecución, que privilegia la predictibilidad por encima de la adaptación.

Como podemos ver, esto es lo absolutamente contrario a Agile y Scrum. Por ello, Waterfall es vista con frecuencia como el abuelo de las metodologías de proyecto, hecha de perspectivas anticuadas, improductivas y lentas. Y es cierto que en el proceso de trabajo se hace más complicado volver atrás para corregir un desperfecto o cualquier detalle que pueda comprometer el resto del plan. A fin de cuentas se trata de una cascada que sólo admite una sola dirección.

También puede advertirse sobre el riesgo implícito en este tipo de esquemas con respecto a la entrega del producto final. Mientras otros sistemas más maleables establecen la necesidad de una colaboración continua entre equipo y cliente, Waterfall mantiene la tesis conservadora que coloca al cliente sólo al final de la cascada, listo para aceptar o rechazar. Nada de entrega por cuotas. Nada de revisión progresiva.

Eso sí, podemos señalar desde el punto de vista positivo que Waterfall está disponible para situaciones en las que el formato ligero resultaría inapropiado o incluso contraproducente. Situaciones en las que los objetivos son nítidos, se necesite seguridad rutinaria, el área de desarrollo se encuentre ya bien establecida y cambiar algo continuamente implicaría extraviar el sentido de los que se está produciendo. A veces se necesita un abuelo experimentado para llevar lejos tus propósitos. Para esto existe Waterfall.

XP

XP, abreviatura de Extreme Programming,  es una metodología de proyectos enfocada en desarrollo de software de calidad mediante un formato de trabajo que privilegia la adaptación a las necesidades cambiantes del cliente. En este sentido no es muy diferente a los sistemas de agilidad comunicativa y horizontal de Agile y Scrum.

Sin embargo, XP incluye requerimientos normativos consistentes en descripciones simples de objetivo (historias de usuario), pruebas constantes del producto (TDD), programación en parejas con una parte que escribe el código y otra que ejerce supervisión, y compilación de todos los componentes para hacer tests recurrentes de todo el sistema (integración continua).

Como puede verse, es una metodología ágil pero bastante más reglada para solucionar errores paso a paso en lugar de descubrirlos a última hora cuando sea tarde, para mejorar la calidad el código y para reducir tareas reiterativas en función de una actividad de extrema eficacia.

Lean

Lean es uno de los tipos de metodología de un proyecto donde se aplica la máxima inglesa de less is more, menos es más. Lean, aconseja raspar de la estructura de gestión todo lo que pueda ser considerado como no esencial para poner al equipo en la mejor vía de optimización. Al concentrarse en este principal mandamiento y principio, no resulta realmente una metodología con claras estructuras propuestas. Lo que interesa a Lean, es que la estructura sea mínima y eficaz, sea cual sea su forma.

tipos-de-metodología-de-un-proyecto-4

La metodología de Lean, despoja su sistema de todo lo accesorio para incrementar la eficacia de su gestión de proyectos.

Lean, divide este proceso de optimización en tres vertientes, bautizadas con los curiosos nombres de Muda, Mura y Muri.

Muda tiene como foco atacar el concepto de desperdicio: todas aquellas actividades que no produce nada de valor para la satisfacción del cliente y sin embargo, implican consumo de tiempo, esfuerzo y recursos para el equipo.

Mura tiene que ver con ir en contra de la noción de variabilidad: la variación que se introduce regularmente en el proceso desgasta y desbalancea capacidades en el equipo que se verían ahorradas de apostarse más por la estandarización del proceso.

Muri confronta la posibilidad de sobrecarga del sistema: laborar a un ritmo prohibitivo para nuestras capacidades va erosionando el entusiasmo del equipo por simple agotamiento y ralentiza su productividad. Un máximo del 70% es el límite adecuado para concentrar el esfuerzo.

Lean es, entonces, la metodología de lo esencial. Muy útil para reorientar un proyecto a la senda que le corresponde tras extraviarse en derivas inútiles y costosas. Con Lean, lo que no colabora en la generación de valor para el cliente, simplemente debe quedar fuera.

Kanban

Puede resumirse la experiencia Kanban como una metodología de proyecto abocada a enfocar las labores en una sola tarea y garantizar visualización del trabajo que se está realizando, representando su flujo. El tablero Kanban es un clásico de los proyectos colectivos, en cuya superficie se disponen en columnas sucesivas los pedidos pendientes, el trabajo en proceso y las tareas terminadas. En cierto sentido, es una simplificación válida del sistema Scrum, mucho más normativo en su estructura.

La visión constante de la relación entre lo solicitado y lo acabado, pasando por la cantidad de lo que está en desarrollo, asegura que la atención esté puesta donde debe estar, calcula con más certeza la velocidad con la que se entre un producto con respecto a la solicitud inicial, explicita lo solicitado y evita estancamientos.

En ambientes dedicados al mantenimiento, Kanban puede ser de mucha ayuda, por su facilidad para estructurar rendimiento constante y su disposición para redireccionar prioridades dependiendo de las necesidades planteadas.

Te invitamos a ver este interesante vídeo donde la española Marta Falcón explica de forma sucinta cómo se gestiona un proyecto a partir de la metodología Kanban. Con su tradicional pizarra incluida.

Scrumban

Si hablábamos en el apartado anterior de las similitudes de Scrum con Kanban, en este debemos hablar de la fusión obvia entre ambas metodologías, con el título de Scrumban. Éste, intenta adoptar un camino intermedio entre dos tipos de formato, extrayendo de uno y otro lo que considera mejor de sus propuestas.

Por ejemplo, el sistema conserva la noción flexible de trabajo estructurado en torno a pedidos específicos de Kanban, pero mantiene también el concepto de reunión diaria scrum, para optimizar el proceso en marcha.

Podría resumirse en que Scrumban elimina los ciclos de trabajo en iteraciones de medio mes o mes entero del clásico Scrum para adoptar una postura de entregas mucho más flexible y adaptada al proyecto del momento, y también deja parcialmente de lado el formato abierto de Kanban para otorgar al proyecto la continuidad eficaz de la conferencia scrum. Una negociación lógica entre dos grandes sistemas de gestión.

PMBOK

El Project Management Body of Knowledge, definido por sus siglas como PMOBK, consiste en una guía de pasos esenciales para completar un proyecto. Es el sistema más teórico de todos, pues sólo indica el marco general bajo el cual debe orientarse un plan, sin atender tanto a la estructura precisa de la organización que lo trabaja. El PMBOK señala cinco estadios básicos e indispensables para hacer posible un sistema de trabajo: inicio, planificación, ejecución, control y cierre.

Aunque es una metodología que no puede ejecutarse en sí, sigue siendo útil a un nivel muy pragmático, para ubicar el orden sistematizado de tu proyecto dentro de un estándar global de trabajo.

PRINCE2

Cerramos con PRINCE2 por una sencilla razón: es el gigante de las metodologías de proyecto. PRINCE2 cubre cada uno de los aspectos que se han señalado con respecto a una organización eficaz de trabajo. La metodología exige empezar desde cero, a partir de una justificación sensata sobre cuán perentoria es la existencia del producto final, a quien beneficiaría exactamente y la viabilidad del costo para el equipo que se dispone a realizarlo. Cada paso del PRINCE2 es un firme golpe de realidad para el proyectante.

Producto del Estado británico a mediados de los 90, PRINCE2 es un método vasto que no es particularmente aplicable para objetivos pequeños de empresas diminutas. El sistema está destinado a llevar a buen cauce grandes desarrollos tecnológicos a nivel internacional. El proyecto bajo este sistema está férreamente manejado por una junta que es la dueña sin ambages de la planificación y revisa diariamente las actividades por debajo de su jerarquía mediante un gerente designado.

PRINCE2 es una metodología cerrada al vacío con respecto a todo tipo de riesgo. Los papeles para cada representante del proyecto están bien repartidos y definidos, los objetivos son nítidos, la viabilidad de todo el proceso se ve estudiada a fondo desde el mismo principio y la gestión en general se ve troceada en muchas fases, que a su vez tienen también un rol definido y procesos propios. PRINCE2 es la metodología de los proyectos de inmensa envergadura.

Conclusión

La elección de una buena metodología, de entre todos los tipos de metodología de un proyecto, puede ser complicada, pero no imposible. Depende en gran medida de tus necesidades específicas  a la hora de enrumbar tu proyecto. Calcula cuán predecible es el entorno en el cual tengas que desenvolverte, cuán vastas son las interacciones que debas efectuar y el ritmo de trabajo que estés dispuesto a mantener según tu filosofía profesional y podrás escoger de la lista con una certeza aproximada.

La lista no es un resumen entero de todas las posibles metodologías que existan en el mercado. Sin embargo es bastante representativa de sus nombres más selectos. Una buena decisión con base a tu metodología de trabajo podrá garantizar el éxito de tu emprendimiento.

Si te ha interesado este artículo sobre tipos de metodología de un proyecto, probablemente estés muy enfocado en el concepto de planificación aplicada a diversos escenarios, sobre todo en trabajos productivos. En el siguiente enlace encontrarás otro artículo dedicado a los objetivos de un buen plan de negocios. ¡Sigue el link!

proyecto-4


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.