Tipos de Dinosaurios: Nombres, Características y más

Los dinosaurios dejaron de existir hace 65 millones de años, pero aún siguen muy vivos en la mente de los seres humanos. Por esta razón hoy hablaremos de los tipos de dinosaurios, un viaje en el tiempo para recodar a los antiguos monarcas del planeta.

Tipos de dinosaurios

¿Cuándo vivieron los dinosaurios?

Estas colosales criaturas vivieron y reinaron en la Tierra en lo que se conoce con la Era Mesozoica. Eso se remonta a sus orígenes 251 millones de años atrás, hasta el momento de su desaparición; hace ya 65 millones de años.

Pero siendo más exactos, debemos decir que este largo tiempo de divide en tres partes:

  • Triásico
  • Jurásico
  • Cretácico

En los años que comprenden estos períodos, las colosales criaturas que motivan este post, eran los vertebrados terrestres reinantes del planeta.

Se trató de un grupo en extremo diverso de reptiles, que dejó de existir con la masiva extinción que tuvo lugar al final de aquella remota Era.

Un poco de paleontología

Hasta el momento han sido clasificados más de quinientos géneros y mil especies de dinosaurios.

A pesar de los diversos tamaños que podían variar de los 35 cm del más pequeño, a los 37 metros del más colosal, los dinosaurios compartían algunos rasgos. Entre estos resaltan crestas o cornamentas, además de extremidades que podían mantener rectas debajo sus cuerpos y que anidaban para depositar y calentar allí sus huevos.

Tipos de dinosaurios

No obstante, el término se presta para confusiones. Es el caso que otros grupos de criaturas prehistóricas son definidos erróneamente como dinosaurios. Entre estas destacan los pterosaurios, mejor conocidos como «pterodáctilos».

La evidencia que los delata es que contaban con patas rectas, aunque se sabe que sí existieron dinosaurios que volaban, o por lo menos planeaban. También los hubo acuáticos.

En este punto se hace necesario recordar, que los primeros de estos imponentes colosos andaban sobre sus dos extremidades posteriores, tal como lo hacen en la actualidad las aves. Pero más tarde llegaron los cuadrúpedos y los que podían andar de las dos formas. Quizás por esta razón muchos paleontólogos consideran a las aves como dinosaurios.

Distinto a lo que muchos piensan, los dinosaurios llegaron compartir el plantea con otros animales, entre ellos los mamíferos. Aunque éstos eran más pequeños y se veían obligados a morar en zonas reducidas en una Tierra que pertenecía los grandes reptiles.

Pero con la gran extinción casi todos los dinosaurios desaparecieron. Así las especies que lograron salvarse se vieron obligadas a evolucionar hasta llegar a las actuales aves y otros grupos de criaturas de un porte más pequeño.

La gran extinción

Hay diversas teorías respecto a la extinción de los dinosaurios no vinculados a las aves, que como ya se ha dicho lograron sobrevivir a la catástrofe.

Se sabe que para aquellos días la temperatura en el tierra era más pareja, tórrida y con niveles elevados de dióxido de carbono y oxígeno. Pero con el cese de la actividad volcánica, esos cuatro rasgos variaron de manera drástica en la atmósfera.

Tipos de dinosaurios

De tal manera que como casi todos los dinosaurios presentaban cuerpos colosales, requerían una elevada cantidad de oxígeno. Pero al haber cada vez menos oxígeno no lograron sobrevivir. Esta es una de las explicaciones que comparten muchos estudiosos del tema.

Al ya lúgubre panorama se sumó que los tetrápodos, todavía más colosales que los dinosaurios, ocuparon los espacios rutinarios de éstos afectándolos de manera significativa, al competir por el alimento.

En cambio, como los insectos no fueron diezmados por aquel extraño clima de entonces, se convirtieron en una fuente de comida para los animales de menor tamaño que los dinosaurios. Así también aumentaba su posibilidad de sobrevivir. Eso era algo que les estaba negado a los de mayor porte, que requerían mucho más que esos bocadillos.

El meteorito

No obstante, hay otra versión muy conocida sobre la desaparición de los dinosaurios. Esta habla sobre la posibilidad de que estas criaturas hayan sido víctimas de un meteorito de entre cinco y quince kilómetros de diámetro. Este es el mismo que se estrelló en Yucatán, México.

Con el colosal impacto vinieron radicales cambios tanto en la temperatura como en la atmósfera de la tierra, cambios que ocasionaron la muerte de la mayoría de especies, incluyendo a estas criaturas. Hay científicos que aseguran que la extinción pudo darse en tan solo horas.

El volcán

Otra teoría supone que la extinción de todas las clases de dinosaurios habría sido obra de la mayor explosión volcánica de todos los tiempos.

Tal evento tendría su origen en los tiempos en que comenzaba a formarse la Traps de Decán. Esta es una de las cadenas volcánicas más grandes del mundo y de ubica en la India.

La erupción habría sido tan colosal, que el volumen de gases y polvo expulsado impidieron la penetración de la luz en la atmósfera.

Lo siguiente fue el efecto invernadero que cambió radicalmente las Características del clima hasta entonces conocido, con lo que las plantas ya no pudieron realizar la fotosíntesis y la comida se acabó para las criaturas gigantes que hasta ese momento reinaban en el planeta.

Tipos de dinosaurios

Escamas por plumas

Tenemos una idea de los dinosaurios como lagartos enormes de escamas en la piel. Tal imagen se mantiene a pesa de que hace ya mucho tiempo se sabe la apariencia de estas criaturas era otra. Quizás si Hollywood nos hubiera vendido la idea de un avestruz gigante estaríamos más en lo cierto, pero no fue así.

Si bien hubo dinosaurios que no tenían plumas, la verdad es que la mayoría de ellos sí que las tenían. Esto se confirmó en 1864 con el descubrimiento de Archaeopteryx. A esta criatura se le consideró el eslabón perdido entre los dinosaurios y los Pájaros.

Pero desde la fecha se han sumado numerosos fósiles que ratifican la teoría.

De tal suerte que cuando nos imaginamos a los dinosaurios de esta forma, resulta fácil pensar que un ave de la actualidad, quizás como el casuario, por ejemplo, puede ser una especie que ha evolucionado de aquellas aterradoras criaturas que creímos tan remotas y hasta increíbles.

Tipos de dinosaurios

Características de los dinosaurios

Ahora toca el momento de conocer las características más generales de los dinosaurios. Aquí veremos lo referente a taxonomía, tamaño, anatomía, metabolismo, reproducción y comportamiento social

  • Taxonomía

Estas colosales monstruosas criaturas eran vertebradas y han sido catalogadas como saurópsidos, tal como lo son todas las aves y los reptiles. Pero en esta categorización son agrupados con los diápsidos.

Esto es porque sus cráneos cuentan con dos fosas temporales, contrario a las tortugas que se agrupan como anápsidos.

Pero igualmente son arcosaurios, como los cocodrilos de nuestros días y los pterosaurios desaparecidos hace 66 millones de años.

  • Tamaño

En los dinosaurios el tamaño puede variar desde los 15 cm, como es el caso de varios terópodos, hasta los 50 m de longitud, en los herbívoros gigantes.

  • Anatomía

La conformación de la pelvis de estos reptiles les facilitaba andar erguidos, mientras sostenían todo su cuerpo por patas en extremo fuertes.

Adicionalmente contaban con una cola muy pesada, la cual les proporciona el equilibrio que requerían. En ciertos casos, esa cola les ayudaba a caminar sobre dos patas, lo que se conoce como bipedismo.

  • Metabolismo

Hoy se cree que la mayoría de los dinosaurios pudieron haber tenido un elevado metabolismo y ser de sangre caliente, como las aves. Aunque otros serían más próximos a los reptiles de hoy en día, por lo que habrían sido de sangre fría.

  • Reproducción

Esto reptiles eran ovíparos y como se sabe elaboraban los nidos en los que protegían a sus huevos. Pero como es de esperar, antes necesitaban copular. No era muy distinto a la forma en que lo hacen los lagartos de estos tiempos.

Así que los machos depositaban su esperma en el interior de las hembras, para que luego de cierto tiempo estas pusieran huevos con los embriones de dinosaurio ya en progreso.

  • Comportamiento social

Ciertos descubrimientos dan a entender que muchas de estas criaturas conformaban manadas y velaban por las crías de todos. Aunque también había los que preferían vidas solitarias.

Tipos de dinosaurios

¿Qué comían los dinosaurios?

Esta es una pregunta muy frecuente, pues con las historias del cine se ha extendido la creencia de que todas estas formidables criaturas eran devoradoras de hombres. Un concepto que no es del todo correcto.

Ciertamente se piensa que la mayoría de los dinosaurios descendían de reptiles bípedos carnívoros. Siendo precisos, los dinosaurios más primitivos muy probablemente comían carne.

No obstante, con la multiplicidad tan enorme que se dio, llegaron a haber tanto dinosaurios carnívoros y herbívoros, como insectívoros y piscívoros. También los hubo de hábitos frugívoros y folívoros, pero la lista se puede extender.

Como se podrá apreciar más adelante, en los dos órdenes que clasifican a estas criaturas destacan varios nombres de dinosaurios herbívoros. Sin embargo, la inmensa mayoría de los carnívoros se agrupan en los saurisquios.

Tipos de dinosaurios

Tipos de dinosaurios

Casi en las postrimerías del siglo XIX, Harry Seeley separó a estas criaturas en dos órdenes principales. Es una clasificación que aún se utiliza, a pesar que existen discrepancias sobre si es lo más adecuado. De acuerdo a Seeley, estos son los dos tipos de dinosaurios que habrían existido:

Ornitisquios

Se trata de los señalados como dinosaurios cadera de ave. Esto es porque sus pelvis tenían forma de rectángulo. Tal característica obedece a que su pubis se inclinaba hacia la parte posterior del cuerpo.

Es preciso indicar, que la totalidad de los ornitisquios, desaparecieron durante lo que se conoció como la tercera gran extinción.

Saurisquios

Estos son los de cadera de lagarto. Aquí su pubis, distinto al caso previo, se inclinaba hacia adelante, de tal manera que su pelvis era en forma de triángulo.

Se sabe que ciertos saurisquios sobrevivieron a la tercera gran extinción, entre estos están los ancestros de las aves, que como ya hemos dicho, son consideradas dinosaurios modernos.

Tipos de dinosaurios

Clasificación de los dinosaurios ornitisquios

Los ornitisquios eran todos dinosaurios herbívoros y están divididos en dos subórdenes: tireóforos y neornitisquios.

Tireóforos

De todos los tipos de dinosaurios que hubo, quizás los de este suborden son los más desconocidos. Aquí están incluidos los herbívoros tanto bípedos como cuadrúpedos. Sus dimensiones solían de muy diferentes entre uno y otro tipo.

En tanto que su rasgo más particular era que contaban con una coraza de naturaleza ósea en sus lomos. Esta estaba equipada con todo tipo de elementos, desde placas óseas a espinas.

Entre estas bestias blindadas podemos mencionar el Chialingosaurus, el Ankylosaurus y el Scelidosaurus, entre otros.

Neornitisquios

Aquí están agrupados los que comparten una aterradora característica: dientes muy afilados. No obstante, su apariencia, eran dinosaurios que se alimentaban de plantas duras.

Pero es un grupo muy diverso, que incluye varios de los tipos de dinosaurios. Sin embargo, podemos aportar los siguientes ejemplos: el

  • Iguanodon.
  • Triceratops.
  • Pachycephalosaurus.

Tipos de dinosaurios

Clasificación de los dinosaurios saurisquios

En este otro tipo de dinosaurios, los saurisquios, se inscribe a todos los dinosaurios carnívoros y a ciertos herbívoros. Aquí se da una división de dos sub-ordenes: los terópodos y los sauropodomorfos.

Terópodos

En este sub-orden se agrupan los dinosaurios bípedos. Los más antiguos en carnívoros y depredadores, como el célebre Velociraptor. Pero luego se fueron evolucionando dando origen a los herbívoros y omnívoros.

Estas criaturas se distinguían por tener únicamente tres dedos en cada pata, además de huesos huecos. Por tal razón eran muy ágiles. Además, algunos llegaron a ser capaces de volar.

De este grupo, se originaron todos los tipos de dinosaurios voladores, de tal suerte que hablamos de los ancestros de las aves. Por esto se ha llegado a decir que los terópodos no desaparecieron, toda vez que las aves serían su nueva versión.

Entre los dinosaurios de este sub-orden podemos mencionar algunos ejemplos: Tyrannosaurus, Velociraptor, Gigantoraptor y Archaeopterix.

Sauropodomorfos

Aquí se agrupan los grandes herbívoros de cuatro patas, distinguidos además por tener muy alargados tanto sus cuellos como sus colas. No obstante, los más de origen más antiguo eran carnívoros y erguidos en dos patas, aunque más pequeños que un humano.

Entre los sauropodomorfos se cuentan las criaturas de mayor tamaño que han existido sobre la tierra. Allí llegaron a haber dinosaurios hasta de 32 metros de largo. Pero los más pequeños de este suborden eran corredores veloces, lo que les ayudaba a escapar de sus enemigos.

En tanto que los de mayor tamaño, conformaban rebaños donde los adultos velaban por la seguridad de los más chicos. Algo más que los identificaba, era que podían emplear sus extensos rabos a manera de látigo. Entre este grupo podemos nombrar los siguientes dinosaurios: el

  • Saturnalia.
  • Apatosaurus.
  • Diplodocus.

Nombres y descripciones de algunos de los dinosaurios más conocidos

Aquí les mostramos una lista con los nombres de dinosaurios más representativos y quizás los más conocidos, con algunos de sus rasgos más distintivos.

Dilophosaurus

Este dinosaurio se ha hecho muy popular por aparecer en la película Jurassic Park. No obstante, en el film fue representado con un tamaño menor, además de que escupía veneno, ambas cosas falsas.

Realmente medían siete metros de largo y pesaban alrededor de 350 kg. Hablamos de uno de los más antiguos de su grupo en el Jurásico Inferior.

Se identificaban por las dos crestas sobre su testa, las cuales se cree que empleaban para atraer a sus parejas. Igualmente tenían dientes delanteros débiles, por lo que se entiende que eran carroñeros, pues al no poder sujetar a una presa grande sólo le quedaba esa forma de alimentarse.

Coelophysis

Este grupo de reptiles estaba compuesto por tres especies. Una de ellas era el dinosaurio primitivo que seguro es el más conocido debido al número de fósiles de esqueletos descubiertos enteros.

Tenía una longitud de 2,5 a 3 m y pesaba cerca de 28 kg. Se cree que podían correr velozmente y que eran carnívoros. Muy seguro se alimentaban de lagartos de menor tamaño.

Su hocico era alargado y con grandes orificios que disminuían el peso del cráneo. Es posible que vivieran en manadas muy grandes y así pudieran atrapar mayor cantidad de presas.

Además, contaban con una veloz mordida, debido a la comba de su cuello.

Ceratosaurus

Este colosal lagarto habitó el planeta en las postrimerías del Jurásico. El principal rasgo de estas criaturas era una estructura a modo de cuerno que tenían sobre la testa, más allá de sus narices.

Además, exhibía dos pequeñas crestas en forma de cuerno delante de los ojos. Se contaba entre los escasos terápodos que disponían de una armadura de placas óseas sobre su cuerpo. Su cola abarcaba la mitad del largo total de su cuerpo. Recorría toda su espalda un trazo de espinas vertebrales.

Vivieron en lo que hoy corresponde a EE. UU., Tanzania y en tierras europeas. Es importante agregar que fue uno de los dinosaurios que primero se descubrieron.

Monolophosaurus

Su nombre viene de la cresta que corona su cráneo. Ésta iniciaba entre las fosas nasales y se extendía hasta los ojos. Pero era una cresta hueca por dentro, por lo que se cree que estas criaturas pudieran haberla empleado para atraer a las hembras en época de apareo.

Se trata de una variedad de Carnosaurio que moró en Asia, cerca del fin del Jurásico. Podía alcanzar los seis metros de longitud por dos de alzada. Además, contaba con unos aterradores dientes en extremo afilados.

Por lo general, los vestigios encontrados de estas criaturas estaban cerca del agua. De tal manera que se supone que habitaban en lugares próximos a lagos mares.

Spinosaurus

Estos feroces colosos poblaron el planeta al norte de África, en tiempos del Cretácico. El Spinosaurus se distingue por haber sido el más grande de todos dinosaurios carnívoros.

Se sabe que llegaba a medir hasta 18 m de largo y pesar unas sorprendentes 21 toneladas. Su cráneo era muy parecido al de los cocodrilos y de sus vértebras en el dorso, emergían largas espinas que podían alcanzar los 1,65 m.

Lo más probable es que estas púas estuviesen unidas por una piel que las cubriera. Éstas tendrían una función de regulación de la temperatura de su cuerpo, aunque también servían de gancho para atraer a sus parejas. Solían andar en cuatro patas la mayoría del día. Se piensa que se alimentaban principalmente de pescado, ya que gustaban de estar bastante tiempo en el agua.

Allosaurus

Por su parte el Allosaurus habitó la Tierra hacia finales del Jurásico. Se trata de un terópodo de gran tamaño, que llega a alcanzar hasta nueve metros de largo. Era bípedo y estaba armado con poderosas zarpas y patas robustas.

Se sabe que estas criaturas empleaban su cola, que era bastante larga y pesada, para estabilizar el peso al andar. Su cráneo era algo grande y estaba coronado con dos crestas delante y arriba de los ojos.

A pesar de ser tan grandes, estos depredadores eran bastante livianos. Sus tenían forma de sierra, pero no eran muy grandes. De tal manera que se piensa que cazaban acechando a sus víctimas, para golpearlas secamente con la mandíbula.

Compsognathus

Estos reptiles miniatura también vivieron hacia las postrimerías del Jurásico. Se trata de una de las especies de menor porte, con un promedio de apenas un metro y tan solo tres kilogramos.

Como carnívoros se nutrían de lagartos más pequeños. Pero lo que más destaca a estas criaturas, es que son el familiar más próximo del ave de la prehistoria llamada Archaeopteryx. Esta legendaria ave es conocida como el eslabón desaparecido, que enlaza a los dinosaurios plumíferos y las aves de nuestros días.

Contaban con enormes extremidades traseras y un dilatado rabo que les facilitaba el equilibrio. Igualmente disponían de un cráneo alargado con hocico en punta, equipado con pequeños dientes no aserrados y grandes ojos.

Tyrannosaurus rex

Este es sin duda alguna el más célebre de todos dinosaurios. Moró en el planeta a finales del Cretácico y fue uno de los últimos en desaparecer. Además, destaca por ser uno de los más grandes depredadores que han existido.

El más legendario de todos los reptiles, era bípedo y se apoyaba en poderosas patas traseras. Tenía una colosal testa, su cola larga y gruesa para equilibrar sus movimientos. Mientras que sus extremidades delanteras eran en extremo chocas en proporción al resto de su cuerpo, pero fuertes y armadas con dos dedos con filosas zarpas.

A pesar de su fama, los estudiosos todavía no están seguros si eran cazadores o si por el contrario se alimentaban de carroña. Pero la imagen ampliamente conocida del también llamado T-Rex, comienza a cambiar a despecho de los estudios de cine que han elaborado y vendido por años su particular aspecto, a pesar de resultar a veces aterrador.

Resulta que los últimos estudios revelan que podría haber estado cubierto de plumas, algo que lejos de sorprender debería ser tomado como normal, ya que era muy común en muchos dinosaurios.

Struthiomimus

El nombre de estas maravillosas criaturas resulta algo contradictorio ya que se traduce del latín como Imitador de avestruces, debido a su semejanza con estas aves gigantes de nuestros días. Aunque en honor a la verdad, los imitadores deberían ser los avestruces.

Superaban los tres metros de largo y tuvieron como hogar algunas zonas de lo que hoy conocemos como EE. UU., en los tiempos finales del Cretácico.

Eran muy ligeros producto de sus huesos huecos, lo que podían alcanzar grandes velocidades al correr. Al ser tantas sus osamentas, se supone que no eran carnívoros. En este sentido también se cree que se agripaban en manadas. No disponían de dientes y su hocico parecía más un pico. Es probable que estuvieran recubiertos de plumas.

Mononykus

Estas otras criaturas también vivieron hacia el final del Cretácico y tenían como hogar el Desierto de Gobi. Alcanzaban un metro de altura y pesaban cerca de tres kilogramos.

Contaban con extremidades posteriores fuertes, con lo que lograron distinguirse por ser veloces corredores. Mientras que sus extremidades delanteras eran en extremo cortas y con un único dedo, que finalizaba en una garra alargada.

Se piensa que estos dinosaurios estaban recubiertos por plumas. Su cráneo era pequeño, con dientes igualmente chicos pero afilados. Igualmente se cree que se alimentaban de insectos y animales pequeños. Eran cazadores nocturnos al igual que el Velociraptor, para lo cual sus ojos estaban bien adaptados.

Therizinosaurus

Este animal es también conocido como “lagarto guadaña” gracias a sus garras. Vivió a finales del Cretácico y pobló tierras en asiáticas.

Lamentablemente no se han logrado hallar más que restos óseos dispersos de esta criatura, entre ellos las aterradoras zarpas que le dan su nombre y que remataban sus extremidades delanteras.

Se piensa que medía entre los ocho y doce metros y que podía pesar hasta los seis mil kilogramos. Contrario a otros terópodos, el Therizinosaurus sostenía su peso en las dos patas posteriores rematadas en cuatro dedos, en vez de tres.

Las aterradoras zarpas de sus extremidades anteriores medían hasta 70 centímetros y tenían forma de hoz, con lo que dichas extremidades podían llegar a medir hasta los 2,5 metros.

Oviraptor

El Oviraptor se trata de un dinosaurio no aviar, aunque tenía un parecido sorprende con las aves. Antes se creía que se alimentaban de huevos, debido a que el primer ejemplar se halló próximo a un nido. Pero estudios más recientes han determinado que se trataba de su propio nido.

Podían medían cerca de dos metros y pesar aproximadamente 11 kg. Además de exhibir una caja torácica igual a las aves de estos tiempos, contaban con plumas tanto en su cuerpo como en la cola y las patas anteriores. Se cree que también disponían de una cresta parecida a la del casuario australiano.

Microraptor

Desde que se supo de él, este dinosaurio se ha convertido en una invaluable fuente informativa para los estudiosos de la evolución de su especie y las aves.

Las evidencias los ubican a comienzos del Cretácico en regiones asiáticas. Contaban con plumas alargadas que creaban superficies de apoyo tanto en las cuatro patas como en la cola.

En vista de su perecido con las aves modernas, se estima que los microraptores podían volar, o como mínimo menos planear, gracias a sus cuatro alas y empleando la cola a modo de timón.

Tenía una longitud de 42 a 83 cm y no solía pesar más de un kilogramo. De tal manera que se trata de uno de los dinosaurios más pequeños de los que se tenga conocimiento.

Velociraptor

A pesar de la distorsión de su aspecto, incluyendo además un tamaño muy superior al real que le dio el célebre film Jurassic Park, el Velociraptor era una criatura de porte pequeño.

Se ha determinado que realmente medía cerca de 1,8 m de largo, incluyendo la larga y dura cola. Mientras que podían pesar alrededor de 15 kg. Estos dinosaurios habitaban en Asia para el final del Cretácico.

Eran bípedos y sus extremidades inferiores estaban dotadas de tres garras. Una de esas zarpas era más grande y curvada, la cual era usada para dar muerte a sus presas. Se cree que también pudieron haber estado recubiertos con plumas.

Plateosaurus

Este tipo de dinosaurio pobló la Tierra en tiempos del Triásico, en lo que hoy se conoce como el continente europeo y Groenlandia.

Caminaban erguidos sobre dos patas y tenían un esbelto y muy largo cuello, que además movían con gran facilidad, ya que estaba compuesto por diez vértebras.

Destacaban entre los Dinosaurios herbívoros pues su cuello les permitía alimentarse de las hojas más elevadas de plantas, las que cortaban con sus afilados, aunque pequeños dientes. También contaban con fuertes extremidades inferiores y brazos cortos, dotados de dedos prensiles y zarpas que de seguro usaban para defenderse y para asir sus alimentos.

Llegaban a alcanzar de cinco a diez metros, mientras que su peso rondaba las cuatro toneladas. Tenían una extensa y poderosa cola que movían a su antojo para equilibrar sus movimientos.

Apatosaurus

Estos colosos podían alcanzar casi los 23 m de largo y pesar alrededor de 22 toneladas. Es uno de los principales exponentes de esta familia de gigantes junto al Diplodocus.

No obstante, el Apatosaurus se distinguía por contar con huesos más robustos. Sus vértebras contaban con perforaciones de sacos de aire, con lo que aligeraban la presión que sobre ellas ejercía el enorme peso de la gigantesca criatura. Eran herbívoros que gracias a su largo cuello y su propia altura podían alimentarse de la fronda menos accesible.

Alamosaurus

Este otro gigante es uno de los dinosaurios más grandes que existieron de los que se tenga conocimiento a la fecha. Llegaba a medir 30 m de largo y pesar la friolera de 74 toneladas. Con estos registros se considera que fue el más grande de Norte América.

Los alamosaurus vivieron hacia el final del Cretáceo contrario al resto de los Titanosaurios. Eran de testa pequeña unida a un largo y fuerte cuello, un tronco amplio y robusto, patas cilíndricas. Con una cola que solían emplear para moverse y al mismo tiempo equilibrarse. Se trataba de una criatura herbívora, de la que se piensa tomaba ventaja de su tamaño y cuello para acceder a la vegetación más alta.

Ankylosaurus

Esta especie que vivió a finales del Cretácico, resulta ser la más que resalta entre los dinosaurios acorazados. Esto es porque contaban con un pesado y duro blindaje formado por placas óseas.

Podían medir 6,25 metros de longitud y pesar cerca de seis mil kilogramos. Eran cuadrúpedos, de cuerpos anchos y fuertes, cráneo grande y dos cuernos que se inclinaban hacia atrás desde la parte posterior de la testa.

Sus hocicos terminaban en forma de pico armados con dientes chicos. En el extremo de la cola tenían una fuerte maza que se cree tenía una función de defensa.

Parasaurolophus

En este caso no referimos a dinosaurios herbívoros que podían andar tanto de manera erguida o bípeda, como sobre sus cuatro patas. Las evidencias los ubican al final del Cretácico poblando América del Norte.

A estas criaturas las distinguía una cresta tubular que se inclinaba hacia atrás desde su cabeza, lo que le daba un curioso aspecto. Se cree que tal elemento les servía para atraer a las hembras, tanto de manera visual como sonora, a la par de ayudarle a regular la temperatura.

Están entre los dinosaurios pico de pato y se les considera Animales raros en extremo dentro de este grupo.

Pachycephalosaurus

Estas criaturas vivieron hacia las postrimerías del Cretácico y como en el caso anterior también en América del Norte.

Su rasgo más particular era una parte superior del cráneo en extremo grueso. En un momento se pensó que empleaban la fuerte testa para pelear, aunque la idea ha sido desechada.

Andaban erguidos sobre largas patas y contaban con brazos pequeños. Solían medir cerca de cinco metros de largo y pesar alrededor de dos toneladas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.