Tipos de Ballenas, Características y Más

Las ballenas son mamíferos completamente adaptados a la vida acuática y se les considera como los animales más grandes del planeta. Descienden de criaturas terrestres que retornaron al mar luego de haber vivido millones de años en la tierra. Para mantener su colosal contextura deben alimentarse en grandes cantidades de algunos de los organismos oceánicos más diminutos. Entérate a continuación de los Tipos de Ballenas.

Tipos de ballenas

Los Tipos de Ballenas

No deja de ser una vista maravillosa el contemplar por primera vez a una agrupación de ballenas en libertad. Además de pasmado uno queda seducido al observar como estos enormes mamíferos se desplazan con tal majestuosidad por los océanos. Son instantes en los que nos percatamos de nuestra  insignificancia y de lo pequeño que puede ser este mundo para animales tan colosales a los que cuales se consideran como los de mayor tamaño del planeta.

Etimología

El vocablo ballena, del latín ballaena, familiarizado con el griego phalaina, cuenta con un origen etimológico incierto. Se desconocería su significado si proviniese de alguna lengua mediterránea antigua, o si fuese de origen indoeuropeo, tal vez ilirio, quizá se referiría a la forma cilíndrica o abultada típica de esta familia. ​A estos cetáceos igualmente se les conocía como Cetus, el gran pez, el Leviatán o el monstruo del mar. Las barbas, como se denominan las láminas queratinosas que les posibilitan filtrar el alimento del agua de igual modo reciben el nombre de ballenas, y que en inglés se llaman baleens.

Descripción Taxonómica

La ballena es un mamífero de la familia de los cetáceos, en la cual igualmente se agrupan los delfines y las marsopas. El vocablo “ballena” es una término muy vago que puede prestarse a confusión, ya que, por ejemplo, las orcas, a la cuales se les denomina ballenas asesinas, en verdad no son ballenas sino delfines. Habitualmente se llama “ballena” a cualquier cetáceo de gran tamaño, no siendo lo correcto. Para decirlo de forma correcta, el vocablo hace alusión a los individuos de la familia Balaenidae y Neobalaenidae, al tanto que a los cetáceos de la familia Balaenopteridae se les llama rorcuales.

Todo ello hace que uno se confunda, por lo que para hacer más simple su clasificación, las ballenas se separan en ballenas barbadas, que conforman parte del suborden de los misticetos, y en ballenas dentadas, que son parte del suborden de los odontocetos. Los misticetos son la clase de ballenas de mayor presencia, ya que agrupan un total de cuatro familias diferentes y 15 especies:

Familia Balaenidae:

  • Genero Balaena:
    • Ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus)
  • Genero Eubalaena:
    • Ballena Franca Austral o Meridional (Eubalaena australis)
    • Ballena Franca Glacial o Septentrional (Eubalaena glacialis)
    • Ballena Franca del Pacífico Norte (Eubalaena japonica)

Tipos de ballenas

Familia Neobalaenidae:

    • Ballena Franca Pigmea o Ballena Franca Enana (Caperea marginata)

Familia Eschrichtiidae:

  • Genero Eschrichtius:
    • Ballena Gris (Eschrichtius robustus)

Familia Balaenopteridae:

  • Genero Balaenoptera:
    • Rorcual Común (Balaenoptera physalus)
    • Rorcual Boreal o Norteño (Balaenoptera borealis)
    • Rorcual de Bryde (Balaenoptera brydei)
    • Rorcual Tropical (Balaenoptera edeni)
    • Rorcual o Ballena Azul (Balaenoptera musculus)
    • Rorcual Aliblanco o Ballena de Minke (Balaenoptera acutorostrata)
    • Rorcual Austral (Balaenoptera bonaerensis)
    • Rorcual de Omura (Balaenoptera omurai)
  • Género Megaptera:
    • Ballena Jorobada o Yubarta (Megaptera novaeangliae)

Tipos de ballenas

Por otra parte, y como parte del suborden de los odontocetos se encuentran los delfines y las marsopas a excepción de la siguiente familia:

Familia Physeteridae:

  • Genero Physeter:
    • Cachalote (Physeter macrocephalus)

Características

Tanto el diseño físico como la anatomía de la ballena es de gran complejidad, y es por ello que tienen la capacidad de supervivir en el agua. Es gracias a sus aletas pectorales y dorsales que pueden desplazarse en el agua y logran sustentar el equilibrio. Igualmente cuentan con orificios de respiración en la parte superior de sus cuerpos, por los cuales inhalan el aire, para posteriormente sumergirse bajo el agua por un lapso de tiempo, antes de volver a ascender a la superficie por otro respiro. Éste es un rasgo de las ballenas que, definitivamente, las separa de la mayor parte de la vida acuática existente.

El rasgo más distintivo de las ballenas es que, exceptuando a los cachalotes, son criaturas que no exhiben dientes. La mayor parte de ellas cuentan con unas barbas que les sirven para el filtrado del agua en procura de su alimento. En contraste a los peces, los cetáceos regularmente presentan su cola colocada de forma horizontal. El contar con la aleta caudal de esta manera es de gran ayuda, ya que en conjunto con su poderosa musculatura, puede desarrollar grandes velocidades y mantener una marcha constante a lo largo de sus prolongadas migraciones.

Siendo mamíferos, no se encuentran adaptados a respirar bajo el agua, por lo que con regularidad deben emerger a la superficie para tomar aire. Logran respirar por medio de unos agujeros nasales denominados espiráculos, los que se encuentran situados en la parte superior de la cabeza. Habitualmente los misticetos usualmente tienen dos espiráculos y los odontocetos uno. Las ballenas efectúan migraciones de acuerdo a la estación, en verano se dirigen a los polos para alimentarse y en el invierno bajan a aguas tropicales para su fase reproductiva.

Tipos de ballenas

Otra rasgo muy característico es la enorme capa de grasa que envuelve todo su cuerpo. Esta grasa es obtenida de los alimentos y le sirve para mantener el calor. Puesto que son criaturas de sangre caliente, la grasa conforma una perfecta capa con la que se aíslan del gélido frío cuando alcanzan las aguas polares. Las ballenas y los cetáceos por igual, son animales de gran sociabilidad, que usualmente se desplazan en agrupaciones de varios individuos.

¿Por qué las Ballenas tienen barbas?

Las ballenas, excluyendo al cachalote, cuentan con barbas para filtrar su alimento. A través de su desarrollo evolutivo se ha curvado su mandíbula de arriba para dar espacio a unas inmersas barbas hechas a base de queratina, así como las uñas de los humanos y las cornamentas de ciertos animales. Estas barbas cuentan con sus bordes deshilachados, tienen forma de triangulo y son lisas y maleables. Usualmente se disponen en la boca de la ballena en dos hileras paralelas, al igual que un peine, para una mejor filtración. Pueden constar de 100 a 400 barbas de acuerdo a la especie de ballena.

Las barbas son fundamentales para que las ballenas puedan alimentarse. Al nadar colman sus bocas de agua y posteriormente, con el auxilio de los músculos de la garganta y la lengua, van llevando el agua hacia fuera de la boca con lo que el alimento resulta atrapado entre las barbas. Un detalle curioso es que los embriones de los misticetos cuentan con dientes, pero estos son reabsorbidos y reemplazados por las barbas antes del nacimiento.

¿Qué comen las Ballenas?

Las ballenas comen fundamentalmente krill y modestos crustáceos como los copépodos y los anfípodos, aunque su dieta puede variar algo entre especies.

¿Cómo se Alimentan?

Usan primordialmente dos clases diferentes de métodos de alimentación, la engullida y la espumación. La primera es muy frecuente entre los rorcuales, los cuales cuentan con unos pliegues de piel bajo su mandíbula que le posibilitan ampliar bastante la boca y así tragar una gran cantidad de agua y alimento. Como ya hemos citado, luego de cerrar la boca fuerzan al agua a salir entre sus barbas de modo que el alimento resulte atrapado entre las barbas.

Tipos de ballenas

La espumación es un método muy empleado por las ballenas francas. Se alimentan al desplazarse con lentitud por la superficie del agua obligando al paso de torrentes de agua entre sus extensas barbas. En contraste a la engullida, en la cual comen de un trago, la espumación es una alimentación permanente. Ciertas ballenas emplean los dos métodos de alimentación, aunque la que más usan es la engullida. Por otra parte, los cachalotes, siendo odontocetos, para comer cazan a sus presas, los célebres calamares gigantes.

¿Por qué las Ballenas Cantan? ¿Cómo lo Hacen?

Aún se desconoce por qué cantan, pero se considera que cantan como forma de de comunicarse, esto es, que cantan para relacionarse con sus congéneres, primordialmente para la escogencia de parejas sexuales. Los misticetos no poseen la estructura que les permitiría ecolocalizarse como si la tienen los odontocetos, por lo que se desconoce como producen los sonidos. Al parecer las ballenas logran producir los sonidos con su laringe, no obstante, no cuentan con cuerdas vocales, por lo que aún es un total enigma como realizan los sonidos.

Puesto a que bajo el agua su sentido de la vista no es muy eficaz, los cetáceos, al ser criaturas sociables, dependen mucho del sonido para comunicarse entre ellos. Primordialmente cantan, ya que en el agua, el sonido es mucho más eficiente que en el aire, de modo tal que dicha facultad favorece la comunicación entre individuos que se encuentran separados por varios kilómetros. Las ballenas producen una serie de gruñidos, chillidos, silbidos, y aullidos todos de baja frecuencia, ya estos llegan a mayores distancias bajo el agua que los de elevada frecuencia.

La frecuencia de los sonidos emitidos por las ballenas dentadas van de 40 Hz a 325 kHz, mientras que los de las ballenas barbadas van de 10 Hz a 31 kHz. Las que viven en zonas próximas, usualmente cantan canciones muy semejantes, entretanto que las ballenas de regiones distantes, producen sonidos totalmente diferentes.

Como dato curioso, investigaciones recientes han revelado que numerosas ballenas emplean un área de la columna de agua, denominada por los oceanógrafos como “canal SOFAR”, para la comunicación entre ellas, de tal modo que sus sonidos pueden alcanzar lugares más alejados. Esta zona opera como una guía de ondas sonoras, de forma que  los sonidos que transiten por este canal se propagan de forma más fácil por todo el océano.

Tipos de ballenas

¿Cómo se Reproducen?

Las ballenas se reproducen de forma sexual así como la totalidad de los mamíferos. Requieren de un contacto sexual entre dos sujetos de diferente sexo y que ocurra una fertilización interna. En numerosas especies, la reproducción está supeditada a la época del año y en otras, como los misticetos, va a depender de la migración. En estos últimos, en los dos sexos tiene lugar un incremento de la actividad hormonal al aproximarse a las áreas de cría, posiblemente debido a las variaciones en la duración del día o de la temperatura del agua.

En razón del inmenso gasto energético que implica un embarazo para un ejemplar hembra, lo más usual es que la reproducción de los misticetos acontezca cada dos o tres años. Por otra parte, los odontocetos cuentan con períodos reproductivos diversos, exceptuando a los cachalotes que, así como los misticetos, tienden a reproducirse cada dos o tres años o más, ya que la gestación tiene una duración de unos 18 meses y las crías de cachalote permanecen con las madres más tiempo de lo habitual.

No hay especie de cetáceos que sea monógama, los machos pueden aparearse con distintas hembras en un mismo día. Usualmente hay mucha rivalidad entre machos a lo largo de la temporada de cría. Las hembras no son criaturas pasivas, sino que tienen la potestad de escoger a su compañero y rehusarse a mantener relaciones con un macho que no sea de su agrado.

Como detalle curioso, en contraste al restante de los misticetos, entre las ballenas francas existe muy poca rivalidad a la hora de la reproducción. Se inclinan por una alternativa más pacífica, en vez de realizar enfrentamientos físicos, efectúan una lucha de esperma. Un grupo de machos se aparea con una misma hembra, si ella lo desea así, y aguardan a que sus espermatozoides rivalicen entre sí para ver quien llega primero al óvulo.

En busca de asegurar que su esperma tenga la oportunidad de fertilizar un óvulo de alguna hembra, los machos de ballena franca cuentan con los testículos más enormes de todo el reino animal, alcanzando cada uno de ellos los 500 kilos de peso. De modo tal que, al contar con una mayor carga espermática, les posibilita depositar su esperma es más hembras y así incrementar la posibilidad de fertilizar algún óvulo. Toda vez han nacido, los “bebes” usualmente no toma leche más allá de un año.

Tipos de ballenas

Comportamiento

Una de las cosas por actuaciones más sorprendentes de las ballenas es su singular salto. Las que más “saltan” son las ballenas jorobadas. Aunque se desconoce cuál es la finalidad de estos saltos, se han planteado varias teorías como la expulsión de parásitos, advertencia a los probables intrusos, atraer a sus congéneres, o sencillamente una forma más para comunicarse.

Otra conducta muy frecuente es mostrar las aletas pectorales fuera del agua, y golpear el agua con ellas de forma repetitiva. Igualmente se ha les ha visto golpear al agua con las aletas caudales. La razón de estos comportamientos es un completo enigma y responde a las mismas teorías que los saltos.

Una conducta muy curiosa que exhiben ciertas ballenas es el espionaje. En ocasiones  sacan del agua únicamente la cabeza para ver lo que ocurre en su derredor. Puesto que la visibilidad en el aire es bastante mejor que bajo del agua, este proceder les posibilita espiar a presuntos atacantes que deambulen por la zona, como puede ser avistar a una agrupación de orcas. Las orcas, por ejemplo, usualmente sacan la cabeza en busca de pingüinos y focas que puedan encontrarse sobre el hielo.

¿Por qué Encallan en las Playas?

Las ballenas encallan por diversos motivos, pudiendo arribar vivas o muertas, a solas o en agrupaciones a la costa. Las causas de tales encallamientos pueden ser diversas:

Tipos de ballenas

  • La mayor parte de ellas usualmente son devoradas en alta mar, de tal manera que cuando arriban a la costa, llegan arrastradas por los vientos y las corrientes, flotando aún gracias a los gases de la descomposición. En tales casos usualmente se trata de individuos solitarios.
  • Las hipótesis más alocadas consideran de que son suicidios o inclusive que procurar retornar a sus orígenes terrestres.
  • Las investigaciones serias, científicas, y más sensatas, señalan que las especies con mayores índices de encallamiento son las que viven en agrupaciones más alejadas de la costa. Ocasionalmente estas especies han perseguido a sus presas hasta el litoral, donde su escasa familiaridad con el relieve costero puede ser un factor definitivo.
  • Otra probable motivo, puede ser equivocaciones en su “sistema de navegación”. Esto puede ser ocasionado, por ejemplo, por infecciones o enfermedades que puedan afectar la coordinación, localización y equilibrio de los cetáceos.
  • Por otra parte, el relieve costero desempeña un rol trascendental, ya que la mayor parte de los encallamientos ocurre en zonas de poca inclinación, lo cual se estima puede desorientar a los “sistemas de navegación” y ecolocalización.
  • Otra conjetura que se evalúa es que, así como las tortugas marinas, las ballenas se sirven para orientarse del campo magnético de la Tierra y que, al cruzar áreas de irregularidades magnéticas, pierdan la orientación y terminen atrapadas en las playas.
  • Por desgracia, una de las razones más frecuentes que se sugieren en la actualidad, son los encallamientos debido a los sonares militares y las perforaciones petroleras, los cuales generan ruidos tan potentes que desorientan y quebrantan por dentro todo el balanceado y delicado sistema de orientación de los cetáceos.

Tipos de ballenas

¿Por qué las Ballenas Migran?

La más importante finalidad de la migración es procurar las mejores áreas de alimentación y cría. Exceptuando al rorcual tropical que se queda a lo largo de todo el año en aguas cálidas y de la ballena de Groenlandia que no se distancia de las aguas polares, la totalidad de las ballenas barbadas efectúan migraciones norte-sur.

Mayormente las ballenas migran a las regiones polares en verano debido a que el descongelamiento del hielo provoca un estallido de vida en dichas aguas. Como parte de esa vida se halla el alimento favorito de las ballenas, el krill y los copépodos, cuya población se incrementa de forma exagerada a lo largo de dicha estación.

Al iniciarse el invierno, la productividad biológica de los mares polares se reduce, lo que hace que las ballenas empiecen a migrar hacia las aguas más cálidas al sur, para iniciar su ciclo reproductivo. Son apenas conocidas las regiones en las cuales dan a luz la mayor parte de ellas, considerándose que acontece en aguas cálidas, tropicales y de gran profundidad. Las madres con las crías recién paridas, permanecen más tiempo en dicha áreas para que la cría se fortalezca y crezca lo conveniente para poder encarar la prolongada migración hacia el norte.

Se estima que los misticetos no se alimentan a lo largo de toda la travesía, lo que implica un inmenso gasto de energía. Suele suceder que las hembras con crías lactantes pierdan hasta un 50% de su peso físico. Tal sacrificio de energía se realiza en provecho de la reproducción, ya que se estima que los ballenatos nacen y se crían de mejor forma en aguas cálidas, ya que en la temporada invernal es poca la comida disponible en aguas polares.

No obstante, las ballenas de Groenlandia, orcas, belugas y narvales, si crían a sus pequeños en dichas aguas, lo que hace que los científicos se planteen que las ballenas posiblemente migren para reproducirse lo más alejado de las aguas polares y así impedir que las orcas, que no migran, agredan y se alimenten de los ballenatos.

Tipos de ballenas

¿Cuáles son los Depredadores de las Ballenas?

Se considera a las orcas y ciertos tiburones como los más importantes depredadores de las ballenas, y, obviamente, al ser humano. En el Ártico, los osos polares pueden agredir a las ballenas que se queden encalladas. Las orcas primordialmente atacan a las crías, organizándose en grupos para apartar a la madre de la cría y así emprender una mejor arremetida contra ésta última. En algunas ocasiones, igualmente pueden agredir a adultos si ven que existen probabilidades de éxito.

Especies de ballenas

A continuación les dejamos la lista de las especies de ballenas donde les reseñamos las más importantes características de estos enormes mamíferos acuáticos:

Ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus)

Las ballenas de Groenlandia cuentan con un enorme cuerpo fornido sin aleta dorsal. Poseen unas inmensas mandíbulas que le posibilitan alojar unas 300 extensas barbas, de unos 3 metros de largo. Todo su cuerpo es de de color negro exceptuando una pequeña mancha blancuzca en el mentón. Se desplaza en modestas agrupaciones de no más de 5 individuos pero, en las áreas de alimentación pueden conformar grandes grupos.

Es la única variedad de ballena que transcurre toda su existencia en aguas polares. Es bastante probable que, al vivir en aguas tan gélidas su metabolismo se haga más lento, lo que causa que sea la especie de existencia más prolongada hasta ahora conocida, alcanzando a vivir unos 200 años. El tamaño de la ballena de Groenlandia varía de acuerdo al sexo, los machos son algo más pequeños que las hembras, alcanzando éstas los 20 metros de largo, entretanto los machos tiene una longitud de solo 18 metros.

Los adultos pueden alcanzar un peso de hasta 100 toneladas. Las crías nacen con unos 4 metros de largo y un peso aproximado de una tonelada. Comen modestos crustáceos como el krill, y pequeños moluscos. Como los misticetos, se alimenta mediante el filtrado del agua entre sus barbas y empleando el método de engullida, o rastreando el fondo marino agitando el fango con sus colas en procura de crustáceos y moluscos.

Cómo ya hemos referido, habitan todo el año en aguas polares, particularmente moran en aguas árticas, en toda la zona circumpolar, esto es, en el Ártico, norte de Canadá y Alaska, norte de Groenlandia, y norte de Rusia. Sus migraciones se restringen a acompañar el avance y repliegue del hielo a lo largo de todo el año en procura de alimento. De acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, las ballenas de Groenlandia se encuentran catalogadas como especie vulnerable.

Ballena Franca Austral o Meridional (Eubalaena australis)

El más distintivo rasgo de las ballenas francas australes es la existencia de unas callosidades en la cabeza. Estas operan en forma de huella dactilar, ya que no existen dos ballenas con idénticas callosidades. Éstas van creciendo a lo largo del desarrollo fetal, y están colmadas de crustáceos anfípodos y cirrípedos. Se desconoce la función de tales callosidades.

Son poco conocidos sus hábitos sociales, en el litoral usualmente se observan tanto en solitario como en parejas, o como en grupos. Cuentan con una complexión de sección triangular y de color grisáceo-negro, con las distintivas callosidades de color gris-blanquecino, y sin presencia de aleta dorsal. Su inmensa boca aloja 450 barbas de entre 2 y 2.5 metros de longitud cada una.

El tamaño de las ballenas francas australes se ubica alrededor de los 16 metros, pudiendo las hembras alcanzar los 17 metros de largo y, por otra parte, es frecuente conseguir machos que quizás alcancen los 15 metros de longitud. Los adultos llegan a pesar de 40 a 60 toneladas Al llegar al mundo, las crías apenas miden en promedio 4,5 metros de largo y su peso es dos a tres toneladas. Las ballenas francas australes comen krill y de copépodos filtrando el agua en su derredor.

Como su nombre lo señala, residen en el hemisferio sur. Las podemos conseguir en el Atlántico Sur, Índico Sur, y Pacífico Sur. A partir de las aguas templadas hasta las aguas antárticas, sin llegar jamás a las aguas tropicales próximas al ecuador. Poco es sabido acerca de su migración, desconociendo con seguridad su destino a lo largo de la época principal de alimentación. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga a la ballena franca austral como especie de preocupación menor.

Ballena Franca Glacial o Septentrional (Eubalaena glacialis)

Así como sus parientes del sur, las ballenas francas glaciares se reconocen primordialmente por poseer una serie de callosidades en su cabeza. En su boca podemos localizar unas 300 barbas de 3 metros de largo cada una.  Pese a ser especies diferentes, la ballena franca glacial tiene un cuerpo semejante, casi idéntico, a la ballena franca austral. Su complexión es de sección triangular, no teniendo aleta dorsal y es de color algo más oscuro que las australes, usualmente son negras, y algunas poseen manchas blancas en el mentón y en el vientre.

Han sido una de las especies que ha padecido mayores castigos a lo largo de los siglos de caza, tanto así que han estado al borde de la desaparición en incontables ocasiones. En la actualidad, son especies muy propensas a sufrir percances por colisiones con barcos. El tamaño de la ballena franca glacial oscila de los 14 a los 18 metros de largo, y su peso varia de 30 a 70 toneladas. Las hembras usualmente son más grandes que los machos. Las crías de esta variedad nacen con un tamaño de unos 4 metros y un peso de una tonelada y media. Comen zooplancton, como los copépodos y larvas de peces, y el krill.

Del mismo modo que su pariente sureño, navega enormes distancias nadando de forma lenta y filtrando el agua para conseguir el alimento. Moran en aguas polares y templadas del Atlántico norte, desde el litoral del sur de Groenlandia hasta el litoral norte de África, y desde la costa oriental de Estados Unidos y hasta la costa occidental de Europa (Noruega, Gran Bretaña, Francia y España), jamás sin superar el ecuador. La ballena franca glacial se encuentra catalogada como especie amenazada en riesgo de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Ballena Franca del Pacífico Norte (Eubalaena japonica)

La ballena franca del Pacífico Norte es la especie equivalente a la ballena franca glacial. Posee un cuerpo enorme y fornido de color negro o gris oscuro. Exhibe la misma clase de callosidades que el restante de variedades de ballena franca. No posee aleta dorsal y cuenta con una serie de manchas blancas en el abdomen.

La ballena franca del Pacífico Norte llega a medir unos 18 metros de largo con un peso de  90 toneladas. Al igual que las otras ballenas, las hembras usualmente son de mayor tamaño que los machos. En su nacimiento, las crías tiene una longitud de cerca de cuatro metros y pesan cercad de una tonelada. Comen modestos crustáceos como el krill y los copépodos mediante filtración nadando de forma cerca de la superficie. Como su nombre lo señala, estos mamíferos viven en el Pacífico Norte.

Puesto que su población se ha visto muy reducida no se conoce con precisión su distribución. Se considera que moran en el área del Mar de Bering y el golfo de Alaska, y en una angosta franja vertical a partir de la península de Kamchatka hasta Japón. El estado de conservación de la ballena franca del Pacífico Norte es sumamente malo, se encuentra clasificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como especie en riesgo de desaparecer. Se calcula que su población total no llega a los 1000 ejemplares.

Ballena Franca Pigmea o Ballena Franca Enana (Caperea marginata)

La ballena franca pigmea es una ballena muy huidiza, estos es, muy difícil de localizar, por lo que apenas existe información acerca de esta especie. Así como los rorcuales, posee un cuerpo alargado y esbelto, en el cual porta una menuda aleta dorsal. La coloración de su cuerpo es gris oscuro en el dorso y gris claro en el abdomen. Pese a denominarse vulgarmente ballena franca pigmea, esta ballena no exhibe las típicas callosidades que muestran las otras variedades de ballena franca.

De todos los misticetos conocidos, la ballena franca pigmea es, hasta la fecha, la de menor tamaño. Los adultos casi llegan a los siete metros de largo y a pesar cuatro toneladas. Se desconocen los detalles acerca del peso y tamaño de las crías de esta especie. Así como la mayor parte de los misticetos, su dieta está compuesta de krill y modestos crustáceos. Igualmente se ignora en cuales regiones se alimentan estas ballenas.

Se localizan en el hemisferio sur, habiéndoseles visto al sur de Argentina en Tierra del Fuego, Namibia y Sudáfrica, y en el litoral sur de Australia y Nueva Zelanda. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no cuenta con data abundante para poder estimar el estado de conservación de las poblaciones de ballena franca pigmea.

Ballena Gris (Eschrichtius robustus)

El más distintivo rasgo de las ballenas grises es que su cuerpo se encuentra recubierto de cirrípedos y demás crustáceos parásitos, a los que se suman cuantiosas cicatrices. Cuentan con una complexión más fornida y voluminoso que la de los rorcuales pero más delgada que la de las ballenas francas. No presentan aleta dorsal, y su cabeza está levemente inclinada hacia abajo. Las barbas de las ballenas grises apenas llegan a medir el medio metro de largo.

Una de las migraciones de mamíferos más prolongadas que se conoce, desde México hasta Alaska, es la que efectúa la ballena gris. De acuerdo a distintos estudios moleculares y de ADN, a la ballena gris se le puede ubicar más próxima a los rorcuales que a las ballenas. Las ballenas grises manifiestan tal curiosidad que se atreven a aproximarse demasiados a los barcos. Alcanzan a medir cerca de 15 metros de largo y pesar unas 20 toneladas, donde las hembras son algo más grandes que los machos.

Al nacer miden casi 4,5 metros y pesan cerca de una tonelada y media. No manifiestan mayor elegancia a la hora de la comida, siendo la única especie que se alimenta de forma directa en la arena y el fango, donde succiona modestos crustáceos bentónicos aunados a una importante cantidad de lodo y agua que posteriormente expele entre las barbas. Casi todas ellas se alimentan tendidas sobre su lado derecho. En la antigüedad se les podía conseguir en los océanos Atlántico y Pacífico, pero en la actualidad solo viven en el éste último, específicamente en el litoral del norte y centro del Pacífico.

En el océano Pacífico existen dos grupos diferentes de ballenas grises, una se puede localizar entre las aguas de Japón, Corea y la península de Kamchatka y la otra reside entre Alaska y Baja California. Su estado de conservación puede variar, ya que las ballenas grises de la costa este del Pacífico están clasificadas como “preocupación menor”, y las de la costa oeste se encuentran en peligro de desaparecer de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Rorcual Común (Balaenoptera physalus)

La más resaltante característica del rorcual común es su color, ya que su parte superior es de un tono gris oscuro al tanto que su abdomen es de la misma coloración pero algo más claro. Lo que hace peculiar su coloración es que posee una mancha blanca en el lado inferior derecho de la cabeza, entretanto que del lado izquierdo es gris oscuro o negro.

Al ser un rorcual, exhibe una pequeña aleta dorsal y cuenta, desde la punta de la barbilla hasta el ombligo, con 50 a 80 pliegues de piel que le posibilitan extender la piel y acrecentar el volumen de su boca para así engullir mayor cantidad de alimento. Un adulto posee de 300 a 400 barbas que miden 70 centímetros de longitud cada una. Existen registros que señalan que los rorcuales comunes pueden prolongar su vida hasta casi los 100 años.

Luego del rorcual azul, se considera al rorcual común como el animal vivo de mayor tamaño. Las hembras llegan a medir cerca de 20 metros, y los machos algo menos. Se calcula que los adultos pueden pesar casi 70 toneladas. Las crías de rorcual común miden al nacer 6.5 metros de largo y pesan casi una tonelada y media. Su régimen alimentario está compuesto de bancos de modestos peces, calamares, y pequeños crustáceos como el krill. A la hora de comer abren la boca y nadan lo bastante rápido para que, toda vez llena, proceden a cerrarla y expelen el agua a través de las barbas.

En ciertos casos, si los cardúmenes son muy compactos, el rorcual suele sumergirse para así atacar desde abajo. Los rorcuales comunes son una variedad de misticeto muy cosmopolita, los podemos localizar en aguas polares como en aguas tropicales, y desde el litoral hasta alta mar de todos los océanos del planeta, y en la región oeste del Mediterráneo. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado al rorcual común como especie bajo amenaza en riesgo de extinción a causa de la caza y las colisiones con las embarcaciones.

Rorcual Boreal o Norteño (Balaenoptera borealis)

La más llamativa característica del rorcual boreal la constituye unas cicatrices blancuzcas en su lomo. El cuerpo del rorcual boreal exhibe una coloración gris oscura en el dorso y un gris más claro en el abdomen. Sus pliegues en el vientre son sumamente cortos y menudos y sus barbas son más delgadas que lo usual. Existen escasos datos acerca de este rorcual ya que no son especies de la costa y localizarles en alta mar es bastante difícil, y casi toda la información recabada proviene de la industria ballenera.

El rorcual boreal es una ballena de tamaño mediano, donde sus machos adultos llegan a medir 18 metros y las hembras unos 20 metros. El peso promedio de un adulto se calcula entre las 20 y 30 toneladas. Las crías al nacer tienen un largo de cuatro a cinco metros llegando a pesar de una o dos toneladas.

Al igual que las ballenas francas, los rorcuales boreales nadan regularmente sobre la superficie del agua atrapando a sus presas, el krill y los copépodos, en vez de arrojarse sobre su presa como acostumbran la mayor parte de los rorcuales. Se les puede localizar en todos los grandes océanos del planeta, aguas tropicales, templadas, y subpolares. De preferencia en aguas muy hondas. Se le ha catalogado como bajo amenaza en peligro de desaparecer de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Rorcual de Bryde (Balaenoptera brydei)

No se puede comentar mucho acerca de las características de esta especie, ya que es el rorcual del que menos se conoce y el más difícil de conseguir en libertad. Moran en las cercanías de las costas. Su aspecto morfológico es muy semejante al de rorcual boreal. Posee una cabeza amplia y corta que posee de 40 a 70 pliegues en su piel para agrandar su boca, así como una aleta dorsal. Sus aletas pectorales son modestas y estilizadas.

Su color en el dorso es negro-azulada y su abdomen es de tonalidad grisácea o crema. Por cuantiosos años se consideró que el rorcual de Bryde y el rorcual tropical conformaban la misma especie, pero los últimos estudios genéticos han evidenciado lo contrario, que son especies separadas. Su tamaño puede alcanzar los 15 metros de largo y pudiendo pesar 40 toneladas, con pocas diferencias entre machos y hembras.

Las crías cuando nacen llegan a medir 4 metros, y se calcula, más no se sabe con precisión, que su peso es de casi una tonelada. Su alimentación se compone de modestos peces, calamares y crustáceos, abriendo la boca al nadar, para cerrarla luego expeliendo el agua entre sus barbas. Se les localizad en aguas litorales templadas y tropicales de todos los océanos del mundo. No hay suficiente información para valorar de forma correcta el estado de conservación del rorcual de Bryde.

Rorcual Tropical (Balaenoptera edeni)

Así como el rorcual de Bryde, se dispone de escasa información acerca del rorcual tropical, tal vez porque hasta recién se les consideraba la misma especie. Posee una complexión pequeña de color gris oscuro en el dorso y blanco en el abdomen. Las aletas pectorales son diminutas y estilizadas, y la aleta dorsal parece una hoz. Ciertas poblaciones de rorcual tropical no realizan migraciones o de hacerlas son muy cortas, permaneciendo a lo largo del año en la misma área. Es el segundo rorcual de menor tamaño, llegando a alcanzar sus adultos apenas los 12 metros de largo con un peso de 12 toneladas.

No hay mayores datos acerca del tamaño y peso de sus crías al nacer. Los rorcuales basan su alimentación en peces, crustáceos, y cefalópodos. Así como la mayor parte de los rorcuales, para comer arremete contras sus presas con la boca abierta, para posteriormente expeler el agua remanente entre las barbas. Se les localiza en aguas cálidas y tropicales del océano Pacífico, Índico, y Atlántico. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no cuenta con data suficiente para clasificar de forma correcta el estado de conservación del rorcual tropical.

Rorcual o Ballena Azul (Balaenoptera musculus)

Indudablemente la primordial característica de la ballena azul es que se le considera el animal de mayor tamaño que jamás haya existido de acuerdo a los registros fósiles. Su inmenso cuerpo alargado y estilizado es de color gris azulado, con mayor claridad en el abdomen. Su lomo moteado, está recubierto de modestas manchas de color claro. Poseen de 300 a 400 barbas a cada costado de la boca, midiendo cada barba cerca de un metro de largo y medio metro de ancho. Bajo la boca cuentan con 60 a 90 pliegues de piel. Al emerger a la superficie, el chorro de aire que emiten puede elevarse unos 10 metros.

Esta especie se sitúa entre las ballenas de mayor longevidad, llegando a vivir de 90 a 100 años. En razón de su enorme tamaño, solo las orcas osan atacarlas. Como detalle curioso, la lengua de esta criatura puede tener un peso semejante al de un elefante, y su corazón puede pesar como un automóvil de tamaño mediano. Sumado a ello, se señala que las arterias principales son tan amplias que un humano podría nadar por ellas.

Como ya se ha señalado, la ballena azul es la criatura viviente de mayor tamaño que jamás haya existido. En promedio llegan a medir de 25 a 27 metros, donde las hembras son de mayor tamaño que los machos. El registro confirmado de mayor tamaño fue el de un ejemplar que alcanzó los 29 metros, aunque se ha dicho, más no se ha  corroborado, que se han hallado ejemplares que superan los 30 metros. En relación al peso, en promedio las ballenas azules adultas suelen pesar de 100 a 120 toneladas, siendo el registro mayor el de un ejemplar hembra pescado que pesaba 180 toneladas.

Las crías de esta especie miden al nacer 8 metros de largo y pesan cerca de 3 toneladas. Practican las mismas maniobras que la mayor parte de los rorcuales, acometen a sus presas abriendo su inmensa boca, y posteriormente con la ayuda de los músculos de la boca y la lengua, expelen el agua de dentro de la boca por medio de las barbas, capturando entre ellas a millares de ejemplares de krill, su alimento favorito.

Se les localiza en todos los océanos del orbe exceptuando al Ártico y de los mares inferiores como el mar Mediterráneo. Regularmente se encuentra a estas ballenas en regiones de aguas profundas. La ballena azul se encuentra en riesgo de extinción de acuerdo a los datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Rorcual Aliblanco o Ballena de Minke (Balaenoptera acutorostrata)

La más reconocida característica del rorcual aliblanco es la existencia de una franja blanca en las dos aletas pectorales, pese a que en ciertas poblaciones tales franjas no están presentes. Los rorcuales aliblancos exhiben su dorso de color negro y el abdomen de color blanco, entretanto que los costados son de tonalidades grisáceas.

Dispone de 200 a 300 barbas de 25 centímetros de longitud y de 30 a 70 pliegues de piel en su boca para agrandar su capacidad a la hora de comer. Como dato curioso, los rorcuales aliblancos son las ballenas de mayor peso que se conocen. El rorcual aliblanco es el rorcual más pequeño, llegando a medir de 7 a 10 metros, donde las hembras son más grandes, encontrándose su peso alrededor de las 7 toneladas.

Cuando nacen, las crías miden cerca de dos metros y medio y su peso apenas llega a una tonelada. Los rorcuales aliblancos comen modestos crustáceos como el krill y los copépodos, capturándolos entre sus barbas al expeler el agua de la boca. Se les localiza en el océano Pacífico, Atlántico, e Índico, en la región correspondiente al hemisferio norte. De acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el rorcual aliblanco no es una animal bajo amenaza y se le clasifica como especie de preocupación menor.

Rorcual Austral (Balaenoptera bonaerensis)

El rorcual austral es comparable al rorcual aliblanco, entretanto este último se puede conseguir en el hemisferio norte, el rorcual austral solo se localiza en el hemisferio sur. En la antigüedad se estimaban como la misma especie, por lo que no existe suficiente información particular de esta especie. Los rorcuales australes exhiben un cuerpo levemente más fornido que las otras especies de rorcuales. Su dorso es de coloración gris/gris oscuro y su abdomen blanco.

Es uno de los rorcuales de menor tamaño que pueblan nuestros océanos, y, así como el rorcual aliblanco, llega a tener un largo de 7 a 10 y un peso de 5 a 9 toneladas. Al igual que en todos los rorcuales, sus hembras son de mayor tamaño que los machos. Las crías miden al nacer de dos a tres metros de longitud y pesan cerca de una tonelada.

Los rorcuales aliblancos basan su alimentación en krill y pequeños copépodos. A la hora de comer los engulle junto a enormes cantidades de agua, las cuales después expulsa entre las barbas. Como ya se ha citado, los rorcuales australes se pueden localizar en el hemisferio sur, en aguas del Atlántico, Índico, Pacífico y, obviamente, en aguas del Antártico. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no cuenta con suficientes datos para valorar de forma correcta el estado de conservación de sus poblaciones.

Rorcual de Omura (Balaenoptera omurai)

El rorcual de Omura es una variedad recientemente descubierta. Por numerosos años fue confundida con el rorcual de Bryde, empero en 2003 merced a los análisis genéticos de ejemplares encallados y pescados, se hizo el anuncio de que no eran rorcuales de Bryde, sino una variedad desconocida a la que dieron el nombre de rorcual de Omura. En vista de su novedad, apenas existe información relevante acerca de los rorcuales de Omura.

Se conoce que son animales solitarios y con la complexión característica de un rorcual, alargado y estilizado con el lomo más oscuro que el abdomen. Los adultos del rorcual de Omura no llegan a superar los 12 metros de largo. No hay mayor información acerca del peso de los adultos ni del tamaño y peso de las crías de reciente nacimiento. En razón de la existencia de barbas, se presume que comen krill y pequeños copépodos empleando la misma técnica que las otras variedades de rorcuales.

Se han registrado avistamientos y capturas en las aguas del área próxima a Indonesia, Tailandia, China y Japón. De forma general, los avistamientos han ocurrido en el litoral del Pacífico Oeste. Se desconoce cuál ruta sigue su migración, ni cuáles son las regiones de alimentación y cría. Puesto que es una especie de reciente descubrimiento, no hay data suficiente para calificar el estado de conservación de las poblaciones de rorcual de Omura.

Ballena Jorobada o Yubarta (Megaptera novaeangliae)

El más distintivo rasgo de las ballenas jorobadas son sus inmensas y blancas aletas pectorales, las cuales son las más extensas de todos los cetáceos. Cuentan con un cuerpo fornido, la cabeza colmada de abultamientos y una modesta aleta dorsal al final de su cuerpo. Su cuerpo exhibe una coloración negra en el lomo y el abdomen puede ser negro, gris, o blanco.

La aleta caudal es negra por arriba y blanca por debajo, con cuantiosas manchas en el área blanca, las cuales conforman patrones irrepetibles. Los investigadores se sirven de dichos patrones a la hora de identificar a las ballenas jorobadas. Las ballenas jorobadas cuentan con 15 a 25 pliegues de piel debajo de la boca y de 200 a 400 barbas a cada costado de la misma.

Son las ballenas que, desde el punto de vista científico, han sido más ampliamente estudiadas en razón de su abundancia y su carácter curioso, que les ha llevado a aproximarse a fisgonear a los barcos. Como detalle curioso, gracias a estas ballenas se ha conformado un negocio alrededor de sus avistamientos, ya que al ser unas ballenas muy “saltarinas”, sus inmensos y frecuentes saltos han sido considerados como gran atractivo turístico.

La ballena jorobada alcanza a medir de 11 a 16 metros de largo y pesar cerca de las 35 toneladas, donde las hembras tienen mayor tamaño que los machos. Las ballenas jorobadas de reciente nacimiento tienen un largo de 4,5 metros y un peso de una a dos toneladas aproximadamente. Su alimentación es a base de krill y de pequeños peces e invertebrados. A la hora de alimentarse emplean una variada gama de métodos.  Los más espectaculares son el atontamiento con la cola y la red de burbujas.

El atontamiento radica en golpear el agua con las aletas pectorales o la caudal, de modo tal que el ruido que producen atonta a los peces y así es más sencillo atraparlos. La red de burbujas es una embestida en grupo, uno o varios ejemplares nadan rodeando al banco de peces, envolviéndolos en una red de burbujas que expelen las ballenas. Toda vez el cardumen ha sido bien compactado, varias ballenas surgen desde lo hondo en línea recta y con sus bocas abiertas tragan todo el banco de peces de un solo bocado.

La ballena jorobada es una variedad muy cosmopolita, ya que se le puede localizar en todos los océanos del planeta, tanto en las proximidades de las costas como alejadas de ellas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha calificado a las ballenas jorobadas como especie de preocupación menor.

Cachalote (Physeter macrocephalus)

El más sobresaliente rasgo del cachalote es que cuenta con el mayor cerebro del reino animal y es el cetáceo odontoceto más enorme que se conoce. Igualmente ostenta el título de ser la criatura dentada de mayor tamaño del orbe, y uno de los mamíferos que alcanza las mayores profundidades. Su cabeza es otra gran peculiaridad de los cachalotes, ya que no pasa inadvertida por su enorme tamaño y por su mandíbula inferior muy diminuta y delgada al comparársele con su colosal cabeza. Los cachalotes poseen de 20 a 30 dientes a cada costado de la mandíbula inferior.

Su cuerpo exhibe una coloración gris pareja aunque en oportunidades puede aparentar ser de color marrón. Tiene su cuerpo colmado de cicatrices posiblemente ocasionadas por sus presas, los calamares gigantes. La expectativa de vida de los cachalotes se calcula en 70 años aproximadamente. Como la mayor parte de los odontocetos, utiliza la ecolocalización para detectar a sus presas y para guiarse. Los cachalotes cuentan con un órgano muy apreciado por la industria ballenera, el espermaceti, cuyas funciones no se han definido, pero se cree que tienen que ver  con la flotabilidad y la ecolocalización.

Los cachalotes adultos llegan a medir de 15 a 20 metros de longitud, pesando cerca de 55 toneladas. en contraste a los misticetos, los machos de cachalote son de mucho mayor tamaño que las hembras. Las crías, cuando nacen, llegan a medir unos cuatro metros, pesando cerca de una tonelada y media. Su alimentación se fundamenta en peces y cefalópodos de aguas profundas. Es el más importante depredador del afamado calamar gigante.

No se conoce de forma clara como cazan, pero de acuerdo a las cicatrices presentes en su cuerpo, se considera que sus enfrentamientos con sus presas son de grandes proporciones. Los cachalotes se pueden localizar en todos los océanos del globo y en el mar Mediterráneo, tanto en las cercanías de la costa como distantes de ellas. Por lo regular, prefieren las aguas templadas y tropicales, pese a que es posible observar a algún ejemplar en la proximidades de los polos. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza califica al cachalote como una especie bajo amenaza y vulnerable.

Evolución

Por millones de años las ballenas han transcurrido toda su existencia en el agua, no obstante, se considera que estos cetáceos cierta vez tuvieron la capacidad de caminar sobre la tierra. Esta hipótesis se basa en el hecho de que son animales mamíferos y de la circunstancia de que numerosos restos de los antecesores de las ballenas han sido hallados. Gran parte de dichas ballenas prehistóricas son similares en cuantiosos aspectos a las ballenas de la actualidad, aún así, tales criaturas tenían, indudablemente, la capacidad de caminar sobre la tierra, así como desplazarse en las aguas.

Las condiciones terrestres podrían haberlas obligado a vivir más tiempo en el agua. Es probable que hayan tenido problemas para conseguir alimento en tierra, el calor puede haber sido otra circunstancia, las ballenas no tiene pelos, y el agua puede haberles brindado un sitio para refrescarse y conseguir comida para subsistir. Gracias al tiempo y la evolución, sus extremidades se alteraron ofreciéndoles un mayor dominio sobre sus desplazamientos en el agua.

En ciertas etapas del año, el agua se encontraba muy fría para que las ballenas pudieran supervivir ya que son criaturas de sangre caliente, por lo que desarrollaron patrones de migración. Se estima que las ballenas en alguna ocasión tuvieron dedos y pezuñas y, con el tiempo, al no requerir de dichos elementos, se convirtieron en algo que podrían emplear.

Los antecesores de las ballenas eran indudablemente de tierra. La prueba más inobjetable de ello es que poseen pulmones y requieren respirar aire atmosférico. Otra evidencia de su pasado terrestre la conseguimos en su esqueleto, donde sus aletas pectorales aún cuentan con los huesos característicos de una extremidad terrestre, se asemejan a manos. Adicionalmente en las ballenas de la actualidad se puede reconocer un órgano vestigial que en la antigüedad era un hueso de la pelvis (lo que señala la existencia de extremidades traseras).

Se calcula que las ballenas existen desde hace unos 50 millones de años, los primeros misticetos modernos surgieron a lo largo del Mioceno medio, cerca de unos 15 millones de años atrás. Por otra parte, los odontocetos modernos emergieron algo antes, en el Mioceno temprano, cerca de unos 20 millones de años atrás.

Gran parte de lo que hemos tenido la capacidad de demostrar en lo referente a la evolución de las ballenas se ha reunido en los recientes 25 años, debido primordialmente a las investigaciones del paleontólogo Phil Gingerich, quien localizó restos fosilizados de cráneos y los más importantes huesos que contribuyeron a comprobar la teoría acerca de la evolución de las ballenas. Los registros fósiles prosiguen siendo documentados, de forma que tal información pueda ser clasificada.

Aun hay mucho que desconocemos acerca de  la evolución de las ballenas. Como consecuencia, es relevante tener presente que no todo lo que lee sobre el tema es exacto y puede modificarse en la medida que novedosa información es estudiada y nuevas tecnologías se ponen a la disposición. Conocer acerca de la evolución de las ballenas es una gran forma de aprender más sobre las ballenas en general, por lo que debes asegurarte de dedicarle un tiempo para una mayor exploración del tema.

Antigua Industria Ballenera

A partir de sus comienzos, cerca de un milenio atrás, la industria ballenera ha contado con una historia prolongada y no exenta de polémica. Existen registros muy anteriores al nacimiento de Cristo, de que los remotos pobladores de nuestro planeta ya se aprovechaban de las ballenas que quedaban encalladas para el consumo humano. No fue sino a inicios del siglo XVII cuando fue establecida una industria dedicada a la caza de ballenas.

Su época más nefasta fue el siglo XX, cuando la demanda de recursos balleneros se desorbitó, lo cual puso en grave peligro a las poblaciones de estos enormes mamíferos. En efecto, en la actualidad, las poblaciones aún están en proceso de recuperación de las masacres del siglo anterior. Se cree que el primer comercio de productos sacados de ballenas nació cerca del año 1200 en las costas de España y Francia, siendo específicamente los vascos los pioneros en avizorar el potencial de este negocio.

A principios del siglo XVII, Gran Bretaña, Holanda, EEUU, y otras naciones más, ya rivalizaban por el control de las mejores áreas de pesca de ballenas. No se despreciaba ninguna parte de las ballenas. El primordial, y más rentable producto era el aceite de ballena que se obtenía al calentar su grasa, siendo su rentabilidad tan lucrativa que en la tales tiempos se le conocía como el “oro líquido” de la industria ballenera.

Este aceite se empleaba para la elaboración de una infinidad de productos como jabones, pinturas, lubricantes para maquinaria, champús, etc. Adicionalmente era un componente imprescindible para el encendido de las lámparas de aceite que alumbraban las casas de esa época. Otro producto de importancia que se sacaba de las ballenas eran las barbas, las cuales igualmente se utilizaban en numerosos productos como cerdas para cepillos, varas de paraguas, cañas de pescar, etc.

La moda del siglo XIX no hubiese sido como fue, de no haberse contado con las barbas de las ballenas, las cuales se incluían como refuerzo en los corsés, en faldas, e inclusive se empleaban como artículo de belleza para el cabello como ayuda para asegurar y mantener los complejos peinados de la época. La carne de estos mamíferos acuáticos no era de gran consumo en Europa, a excepción de épocas de hambre, o como en tiempos la guerra, por lo que la mayor parte se utilizaba como pienso para animales.

La piel se empleaba para elaborar cordones, sillas, bolsos, zapatos, etc. La sangre era un relevante componente de los embutidos, de abonos y de adhesivos. Un producto muy apreciado en dicha época era el ámbar gris, una secreción cerosa que se conforma en los intestinos de los cachalotes y que estos expelen de forma natural. Constituido primordialmente por ambreina, una sustancia parecida al colesterol, la cual al ser expuesta al aire se agranda y flota, por lo que su recolección es muy sencilla.

Conseguir ámbar gris era como que te ganaras la lotería, ya que eran pagadas enormes sumas de dinero por él. Era muy empleado para el tratamiento de varias dolencias, como la indigestión, pero era más apreciado como fijador en perfumes y cosméticos. Los huesos igualmente no se libraban de ser usados post-mortem, los mismos balleneros pasaban el tiempo labrándolos y decorándolos, y elaboraban piezas de ajedrez, botones, figuras ornamentales, collares, etc. Como dato curioso, los escandinavos usaban los intestinos como reemplazo a los vidrios de las ventanas.

Pesca Actual de las Ballenas

En la actualidad la pesca de ballenas se encuentra bajo mucho más control y regulación que en tiempos pasados. Para tal efecto fue creada la Comisión Ballenera Internacional. Los inicios de este organismo fueron algo tumultuosos, ya que empezaron promoviendo esta industria, lo que ocasionó que numerosas especies quedarán al borde de la desaparición. Afortunadamente más adelante se encaminaron hacia el objetivo de la protección de las ballenas y en 1982 resolvieron una moratoria ilimitada para la industria ballenera, aunque dejaron muchas cosas sin reglamentar.

A ciertas poblaciones aborígenes como los inuit en Canadá, y otras pequeñas comunidades de Alaska, Indonesia y Rusia, se les ha autorizado cazar una cantidad máxima de ballenas al año, ya que estas modestas sociedades subsisten de las ballenas y son dependientes de ellas para su sobrevivencia. Como muchos ya saben, las más importantes naciones que cazan ballenas a nivel industrial son Noruega, Islandia, Japón, y Dinamarca, específicamente las Islas Feroe.

Exceptuando a las Islas Feroe, en las cuales se pescan calderones en el festival llamado grindadráp, los otros países previamente citados cazan únicamente ballenas. Noruega fue contraria de manera rotunda a la moratoria, y como ya hemos mencionado, esta moratoria dejo muchas cosas pendientes, por lo que al estar opuesto a ella, de acuerdo al reglamento de la comisión, se le autoriza cazar ballenas de forma legal. Los cupos anuales de Noruega andan alrededor de las 500 ballenas, específicamente rorcuales aliblancos.

Al inicio Japón igualmente fue contrario a esta moratoria, pero posteriormente restableció su cacería como capturas para “estudios científicos”, con la finalidad de sacar provecho de otro vacío legal de la Comisión Ballenera Internacional, una laguna que posibilita cazar un número indeterminado de ballenas con “finalidades científicas”. Merced a ello, Japón puede pescar las ballenas que se les antoje, estimándose las capturas anuales en una cifra alrededor de los 400 ejemplares, que cada año varían y a la cual hay que agregar la pesca correspondiente a los balleneros ilegales y a las capturas que no se declaran.

Primordialmente pescan varias especies diferentes de rorcuales y cachalotes con el propósito de “analizar su rol en el ecosistema”, pero toda esa carne obtenida termina en el mercado. Noruega y Japón son las más importantes naciones que atrapan ballenas, pero a partir del 2008 Islandia se aunó al grupo al retomar la cacería de ballenas con unos cupos anuales de 100 rorcuales aliblancos y 150 rorcuales comunes. En la actualidad de las ballenas se consiguen los siguientes productos:

  • Aceite de ballena para uso industrial
  • Ámbar gris para las fragancias
  • Carne para la ingesta humana
  • Espermaceti para la industria cosmética
  • Glándulas endocrinas e hígado para medicamentos, vitamina A, hormonas, etc.

Ballenas en Cautiverio

Hay ballenas que viven una existencia prolongada y feliz en cautividad. Gran parte de dichos ambientes facilitan a los investigadores a comprender más acerca de estas criaturas, a tener la capacidad de seguir de mejor forma su conducta en esta clase de medio ambiente. Otras especies de ballenas se hallan en cautiverio para ayudarles a incrementar sus números ya que algunas han sido cazadas casi hasta el borde de su desaparición, y esto es un proceso en el cual se invierte mucho tiempo.

Para gran parte de nosotros no es extraño saber que existen ballenas en cautividad, en sitios como acuarios, atracciones turísticas de gran popularidad que posibilitan a niños y adultos contemplar a estas extraordinarias criaturas y al mismo tiempo comprender lo que se requiere realizar para brindarles protección. No todas las personas avalan la conservación de ballenas en cautividad, muchos no consideran que sea correcto mantenerlas en cautividad para tales propósitos.

La mayor parte de los estudiosos han considerado que con la tecnología disponible se pueden estudiar a las ballenas en su entorno natural. Se estima que, aún con el más óptimo estado de cautividad, sus conductas cambian de forma dramática. Las ballenas no muestran algunos de los mismas conductas en cautividad que exhibirían en la naturaleza, siendo la migración una de las más grandes variables que no se pueden duplicar en cautividad.

Se considera que las ballenas llevan en su interior esa necesidad de migrar, por lo que no se pueden reproducir con facilidad en cautividad. Otra cuestión es que se ven forzadas a vivir en agrupaciones fijas en cautividad y no por elección como lo harían naturalmente. En ocasiones estas criaturas resultan heridas, pudiendo no sobrevivir por su propia cuenta. Al tenerlas en cautividad por cierta cantidad de tiempo tenemos la alternativa de retornarlas de forma exitosa a su ambiente.

Otras, ciertamente perecerían si son devueltas sin un tratamiento de forma duradera y deben permanecer en cautividad toda su existencia. Las crías, en oportunidades, son abandonadas en razón del deceso de su madre y,  si no se ponen en cautividad podrían probablemente morir. No se ahorran esfuerzos para conservar a las ballenas cautivas en un entorno semejante al natural ya que manifiestan infelicidad en dicha condición, dejando de comer y de aparearse.

Otras investigaciones demuestran que la cautividad puede ser un peligro para las ballenas ya que existe mucha posibilidad de que perezcan al ser expuestas a bacterias. En efecto, la existencia de una ballena puede abreviarse en muchas décadas al no encontrarse en libertad. Es sumamente caro tener una ballena en cautividad. Gran parte de dichas organizaciones brindan observaciones de ballenas e inclusive espectáculos. Se percibe dinero para ingresar a observar tales atracciones con el propósito de cubrir los costos de mantenimiento de tales criaturas. En muchas oportunidades, solo el costo de la alimentación puede elevarse a millares de dólares diarios.

Otros programas se fundamentan en contribuciones y donaciones privadas con las que se cubren los gastos. Podrás conocer que grandes cantidades de dinero son invertidas en empeños para conservar a las ballenas en cautiverio. La polémica prosigue acerca de lo que se debe o no hacer por ellas. ¿Dedicamos nuestros esfuerzos para conservarlos en su propio ambiente a salvo de la cacería ilícita de ballenas? ¿O intentamos protegerlas en bajas cantidades en cautividad?.

Proteger a las Ballenas para Proteger el Planeta

A las ballenas se les conoce como los animales más enormes e inteligentes del océano. Hoy día, los biólogos marinos han revelado que igualmente atrapan toneladas de carbono de la atmósfera, una ayuda que posee un valor económico a nivel de todo el planeta de US$ 1 billón, de acuerdo a una investigación publicada por el Fondo Monetario Internacional.

Este novedoso estudio evidencia que a la conservación de las ballenas se agrega un estimulo monetario, ya que su capacidad para capturar las emisiones de carbono que producen los humanos conforma una relevante solución natural al cambio climático. «La capacidad de captura de carbono que tienen las ballenas es verdaderamente asombroso», señala los autores del estudio. «Nuestros cálculos conservadores sitúan el valor de una gran ballena promedio, de acuerdo a sus variadas actividades, en más de US$ 2 millones, y de la población existente de enormes ballenas en más de US $ 1 billón», añaden.

Estos inmensos cetáceos almacenan carbono en sus cuerpos a lo largo de toda su existencia, que puede prolongarse hasta los 200 años. Al perecer, se precipitan hasta el fondo oceánico y se llevan con ellas todo ese CO2. De acuerdo a la investigación, cada ballena captura cerca de 33 toneladas de dióxido de carbono. En el mismo lapso, un árbol únicamente puede retener el 3% de dicha cifra.

En el lugar donde se localicen las ballenas, igualmente existirá fitoplancton. Estos modestos organismos generan al menos el 50% de la totalidad del oxígeno atmosférico. Igualmente atrapan cerca de 37.000 millones de toneladas de dióxido de carbono o sea cuadruplican la captura total de los bosques amazónicos. Los excrementos de las ballenas poseen un efecto que se multiplica sobre el fitoplancton, ya que están compuestos de hierro y nitrógeno, componentes que el fitoplancton requiere para crecer; lo que significa que, mientras más ballenas, más oxígeno.

“Lo que reporta el estudio del Fondo Monetario Internacional evidencia con claridad las asombrosas conexiones entre algunos de los organismos más diminutos y más enormes de nuestro planeta, y la relevancia de entender sus asociaciones complejas, no solo por su valoración intrínseca, sino por su papel esencial para los humanos», apuntó Doreen Robinson, especialista en vida silvestre del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Las poblaciones de ballenas son en la actualidad apenas solo una migaja de lo que en alguna ocasión fueron. Los biólogos calculan que existen algo más de 1,3 millones de ejemplares en los océanos, una cuarta parte de lo que usualmente había antes del auge de la cacería de ballenas. Las poblaciones de ciertas especies específicas, como la ballena azul, se han aminorado hasta el 3%. Para conservar y proteger a estas colosales especies, debemos disminuir los peligros que encaran.

Un modo de hacerlo sería aplicando el modelo del programa ONU-REDD para la protección de los bosques. La iniciativa concede incentivos a las naciones para conservar sus bosques como una manera de mantener el dióxido de carbono alejado de la atmósfera. A la deforestación se responsabiliza por el 17% de las emisiones de carbono de la actualidad.

«De forma semejante, se pueden crear mecanismos financieros para fomentar la reposición de las poblaciones de ballenas del planeta», señalaron los autores del estudio. “Los estímulos a manera de subsidios u otras compensaciones podrían servir de ayuda a quienes puedan incurrir en costos significativos como producto de la protección de las ballenas. Por ejemplo, las empresas navieras podrían ser remuneradas por el costo de alterar sus rutas para aminorar el riesgo de colisiones”, plantean.

Con consecuencias del cambio climático de cada vez mayor intensidad y frecuencia, se deben tomar medidas de urgencia para la prevención o reversión el daño a las poblaciones de estas criaturas. Los investigadores calculan que, a menos que se dispongan de novedosos métodos de conservación, podría tomas más de 30 años duplicar la cifra de ballenas de la actualidad. «La sociedad y nuestra misma sobrevivencia no pueden darse el lujo de aguardar tanto tiempo», indicaron los autores.

La Ballena en la Cultura

Quizás la historia que más se conoce acerca de las ballenas proviene de la Biblia. En el relato de Jonás y la ballena, Jonás se encuentra enfadado con Dios y se aparta de éste, ha estado indignado por la falta de misericordia por su pueblo. Entretanto está en una embarcación con otros marineros, Jonás lanza una maldición a la horrible tormenta que desafía las existencias de todos a bordo.

Jonás es arrojado a las aguas con el riesgo de morir, pero es engullido por una inmensa ballena dentro de la que permanecerá por tres días. Es ese lapso de tiempo que Jonás se percata de que el Señor le ha perdonado la vida y que tiene la ocasión de modificar su conducta. Al estar Dios satisfecho con lo que Jonás decidió, le pide a la ballena que lo escupa.

Entonces el Señor manda a Jonás a una misión para su pueblo, a sermonear acerca de la salvación de Dios y una mejor forma de vivir sus vidas. Es mucho lo que se puede aprender con la historia de Jonás y la ballena, a ser tolerantes y misericordiosos, acerca de la piedad divina y el influjo de Dios sobre cualquier cosa o situación.

En otros relatos acerca de ballenas, éstas no son mostradas como salvadoras, sino como una amenaza. Hay incontables incidentes de ballenas perjudicadas por enormes buques con los que comparten los mares, en algunas de dichas historias las ballenas se desean vengar. ¿Lo hacen por rabia? Los estudiosos consideran que es debido a que la forma del cerebro de las ballenas es semejante al de los humanos. Otros estiman que tiene que ver con su intuición, y reconocen al barco como una amenaza, que resulta novedoso para los cetáceos ya que no cuentan con depredadores naturales.

Por otro lado conseguirás que no todo es verdad cuando lees crónicas de ballenas. No obstante representa una enorme oportunidad para indagar algunas nociones del pasado, evalué los elementos que originaron tales ideas en el pasado, y tendrá la capacidad capaz de conformar sus propias deducciones acerca de la enorme cantidad de información.

La ballena siempre se nos ha mostrado como un monstruo marino que ha atacado a los hombres en las narraciones de diversas culturas. Igualmente violenta es la ballena de la novela Moby Dick  (igualmente conocida como Mocha Dick) que se transforma en una obsesión para el personaje de dicha historia. No obstante, asimismo la hemos observado como una especie por la cual el hombre debe preocuparse. Hoy en día, hay numerosas organizaciones que se han encargado de proteger y atender a dichos cetáceos. En 2016 Argentina realizó la emisión de un billete de 200 pesos con la figura de la ballena franca austral.

También le pueden interesar estos otros artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.