Imagen promocional de The Strokes para The New Abnormal.
Imagen promocional de The Strokes para The New Abnormal.

Nadie podría haber imaginado meses atrás que The New Abnormal, el nuevo disco de The Strokes que ha salido hoy, tendría un título más apropiado para los tiempos que nos han tocado. Cuando meses atrás la mítica banda neoyorkina de This is it anunció al mundo el título del disco, todavía ni intuíamos la que se nos venía encima con el confinamiento mundial por la epidemia del Coronavirus. En efecto, pasarnos el día encerrados en casa se ha convertido en el nuevo y anormal statu quo. Para hacernos la espera un poco más agradable, The Strokes se han marcado un épico sexto disco de estudio de 45 minutos de duración. Avisamos: no se trata de un Angles ni de un Comedown machine. Siete años de silencio son demasiados.

Análisis, traducción y significado canción por canción de The new abnormal, el nuevo disco de The Strokes

Impresionante melodía que va progresando hacia la locura musical y que gira en torno a una línea de bajo dominante. Su sonido recuerda algo al de One way Triggery ciertas secciones del estribillo podrían encajar con facilidad en Hawaiiotra obra maestra de los neoyorkinos.

Con todo, The adults are talking tiene suficientes ingredientes como para ser una gema con personalidad propia. Y ese final… por favor. Nos habría encantado escuchar cómo finalizaba esa progresión de guitarra tan alegre que se nos muere lentamente (y que pudimos escuchar algo más en la versión en directo que un fan limpió para Youtube).

Selfless es la primera nueva canción de verdad de The Strokes en su nuevo disco para todos aquellos que ha habíamos escuchado hace casi un año The adults are talkingLa primera prueba de fuego: ¿estamos ante un nuevo Room on fire o, de lo contrario, The new abnormal será un coitus interruptus a lo Angles? No hace falta más que asomarse unos pocos segundos a Selfless para conocer la respuesta. Madre de dios bendito, THE STROKES ARE BACK.

Brooklyn bridge to chorus arranca como podría arrancar cualquier canción del nuevo disco de Dua Lipa, Future Nostalgia. Y esto es extraño. Por suerte, la voz distorsionada del neoyorkino Casablancas no tarda en aparecer. Y lo hace para dejar claro el mensaje predominante del nuevo disco de The Strokesestoy solito, te quiero pero ya no. Brooklyn bridge to chorus sigue el lado intimista iniciado con Selfless y lo explota radicalmente con una letra en la que Casablancas juega con dobles significaciones, alcoholismo, amor y amigos.

A Bad decisions le pasa lo que a The adults are talking. Bad decisions es otro de esos adelantos bienvenidos pero que, en el fondo, desearíamos no haber escuchado con tal de que hoy, 10 de abril, pudiésemos disfrutar del mayor número de minutos inéditos en The new abnormal. Bad decisions es un homenaje indisimulado al himno punk de Billy Idol, Dancing with myself, donde Julian Casablancas, además de bailar solito y tristón, comete muchos errores y no tiene miedo a confesarlo. Eso sí, la culpa es de ella.

Personalmente, es la menos brillante de las canciones del nuevo disco de The Strokes. ABRIMOS PARAGUAS: Bad decisions es quizás la menos inspirada y más poppy/soft rock-pop de todas las canciones de The new abnormal. Esto no significa que no nos guste. En sus primeros compases, tanto por atmósfera, voz y riffs, Bad decisiones parece una canción descafeinada de Green day. Dicho esto, conforme avanzan los segundos la cosa mejora.

Eternal summer es una rareza poppy de The Strokes que arranca y acaba con atmósfera de Tame Impala y luego se disfraza de Pink Floyd para el estribillo. Los gritos de Casablancas parecen proferidos por el propio Roger Waters en The Wall. El 5º corte de The new abnormal, es una melodía cuya letra no podría ser más críptica. Sinceramente, es difícil poder siqueira intuir el tema de esta canción. Le pasa lo mismo que a Ode to the mets.

Es preciso dejar claro que, a diferencia de lo que sucede en el resto de The new abnormal, tenemos dos nombres nuevos en los títulos de crédito en la autoría de Eternal summer. Los británicos estandartes del post-punk Richard y Tim Butler, de los Psychadelic Furs han participado en la composición de este tema jeroglífico. Y se nota.

Aquello de que «el verano se acerca», junto a lo de «tienen el remedio pero no dejarán que suceda») y las alusiones bíblicas a la undécima hora (el momento final y decisivo), hacen de Eternal summer la banda sonora oficial de los confinados por el Coronavirus.

At the door es una extraña balada psicodélica con muchos toques Daft Punk que, al igual que pasó con Ode to the mets, pudimos escuchar por primera vez con motivo del concierto de apoyo a Bernie Sanders que ofrecieron The Strokes el mes pasado. De esta canción ya nos sabemos de memoria hasta su curioso videoclip de estilo anime, estética lúgubre y mensaje, una vez más, difícil de entender.

Como sucede con la maravillosa Selfless y Brooklyn bridge to chorus, At the door nos habla de la soledad de Julian Casablancas, divorciado el año pasado de Juliet Joslin tras 14 años de matrimonio. Si echamos la vista atrás al primer disco que firmó la banda con su vocalista ya casado, encontraremos un guiño curioso.

Julian Casablancas hace repaso de su vida antes del éxito, cuando demasiado tiempo libre llegaba a ser perjudicial. En Why are sundays so depressing Casablancas llega a decir que echa de menos tener un trabajo normal. Claramente, no sabe lo que dice.

El aspecto más destacable de la canción es su constante cambio. En ningún momento se acomoda en un solo sonido o estructura. En cierto modo, hay cuatro o cinco canciones de The Strokes contenidas en Why are sundays so depressingun tema que a ratos recuerda a 12:51, pero también Someday y muchas claras influencias de The Voidz (nunca estuvieron más difusas las fronteras entre The Strokes y The Voidz que con este disco). Por no hablar del excepcional tramo final con un solo de guitarra mágico. Como acostumbra a hacer Albert Hammond Jr.

Not the same anymore es quizás la canción más confesional y triste de todo el tracklist de The new abnormal, el nuevo disco de The Strokes. A diferencia de lo visto en temas como Why are sundays so depressing Eternal Summer, en este precioso poema nostálgico que es Not the same anymore Julian Casablancas ahora asume gran parte de su culpa en sus relaciones sentimentales.

Drums please, Fab….Ode to the mets ¿tiene sentido? La última canción del disco es una lenta y suave melodía que mezcla el intimismo de Selfless y Brooklyn bridge to chorus, pero sin la locura de guitarras y mucho del jeroglífico de imposible significado que es Eternal summer.

Cuenta la leyenda que hubo una vez una persona que fue capaz de entender las letras de Julian Casablancas. Son varias las églogas que hablan de este misterioso ser de identidad desconocida, pero ninguna la certeza. El resto del común de los mortales tenemos que conformarnos con la intuición. Descodificar el aroma que desprenden las canciones firmadas por los The Strokes es uno de los muchos alicientes que nos trae su reescucha.

¿Qué dice la crítica sobre The new abnormal?

Contrariamente a lo sucedido en 2013 con Comedown machine y en 2011 con Angles, el nuevo disco de The Strokes esta vez parece ser del gusto de los críticos musicales. A nosotros, desde luego, nos ha convencido.

La producción de Rick Rubin se nota por los cuatro costados. El sonido de la banda neoyorkina en su nuevo album es diferente, inmaculado y convincente. A ratos poppy. A ratos electrónico. Casablancas ejecuta una variedad de registros portentonsa, falsetes incluidos, por supuesto.

A falta de la publicación masiva de opiniones (que recibiremos en breve), ya hemos podido conocer algunas valoraciones positivas por parte de los pocos elegidos que ya han podido escuchar al completo los nueve cortes de The new abnormal.

Mark Kennedy, de Associated Press, ha titulado su crítica asegurando que los Strokes «han triunfado» por primera vez en siete años. Parece que a Kennedy no le hizo mucha gracia el EP de 2013 Future, present, past (el cual incluía una canción normalita y dos sobresalientes, en nuestra humilde opinión).

«The New Abnormal es una porción suprema de rock indie, variado y complejo, con elementos de glam y puro dreamy-pop», asegura el crítico musical, para luego recordar que el disco está producido por Rick Rubin. Y no se queda ahí. Lanzado 19 años después de su mítico debut de 2001, The New Abnormal logra culminar el potencial que en su día anunció This is it». ¿Será para tanto?

The Independent le ha dado cuatro estrellas (de cinco) a The New Abnormal, diciendo del disco que tiene cierto aire a graffiti ochentero (alusión evidente al cuadro de Jean-Michel Basquiat que ilustra esta ya icónica portada de album que hace del vinilo una compra casi obligatoria.

Cómo escuchar el nuevo disco de The Strokes, The New Abnormal

Nick ValensiAlbert Hammond, Jr.Julian CasablancasFabrizio Moretti y Nikolai Fraiture han sido portada de la revista francesa de nombre tan curioso como difícil de pronunciar, Inrockuptibles. Además, ayer ofrecieron una videoconferencia conjunta, cada uno desde sus casas, donde dejaron entrever lo muy emocionados que están por el lanzamiento de The New Abnormal.

The Strokes en una entrevista promocional de The New Abnormal para Inrockuptibles.
The Strokes en una entrevista promocional de The New Abnormal para Inrockuptibles.

 

En nuestra humilde opinión, The new abnormal es un reencuentro con los mejores Strokes de siempre, pero con un sonido renovado, a ratos extraño, y más que convincente.