Tentaciones de Jesús: ¿Cuáles fueron? en el Desierto

En el mundo de la Religión Católica existen diversos temas los cuales se basan en la biblia, pero el tema que más se debe tomar en cuenta son las Tentaciones de Jesús, aquí en este artículo te presentaremos cuáles fueron la Tentaciones de Jesús en el Desierto.

Tentaciones de Jesús

¿Cuáles fueron las Tentaciones de Jesús?

En los tres evangelios de Mateo, Lucas y Marcos nos cuentan como Jesús luego de ser bautizado se retira al desierto, en donde realizó cuarenta días de ayuno, por lo que teniendo hambre las tentaciones comenzaron a aparecer. Esto sucedió debido a un acontecimiento que antes en donde el mismo pueblo tuvo que recorrer por cuarenta años el desierto guiados por Moisés, convirtiéndose en los primeros discípulos de Cristo.

Al hablar sobre las tentaciones de Jesús se puede decir que son las más típicas que pueden existir en el mundo, ya que son aquellas que tientan a los hombres día a día. Por lo tanto a continuación describiremos cuáles fueron las tentaciones que sufrió Jesús:

Primera Tentación

La primera tentación de Jesús es la que refiere en el hecho de convertir las piedras en pan, esta sería la tentación de la codicia que conlleva a los bienes materiales. En cierto momento Jesús estaba muy hambriento y este necesitaba con mucha urgencia el pan, pero el gran problema de ese momento era el cómo poder obtener estas riquezas. En ese entonces Satanás lo tentaba a que este utilizara sus poderes espirituales para que así pudiese conseguir algo que con tan solo unas pocas monedas podría conseguir.

Luego de esto, cuando se encontraba en Caná, realizó un milagro muy parecido, que consistió en transformar el agua en vino, pero esto lo hizo a petición de su madre y no por el pedido que le realizaba el tentador, lo hizo porque así realizaría un bien espiritual y gracias a este pequeño milagro sus discípulos creyeron en él.

Segunda Tentación

Al hablar sobre la segunda tentación que paso Jesús, se contempla en las propias facultades que posee para el provecho personal, en donde Jesús a pesar de ser poderoso no lo utilizaba para su bienestar sino más bien para obtener la fuerza de no caer en la tentación que el diablo le ofrecía, dicha tentación era que Jesús se lanzara desde una enorme piedra para probar que él era el hijo de Cristo. Sin embargo Jesús al no aceptar, disfrutó su vida bajo la protección divina  y por tal motivo el diablo no pudo conseguir que él cayera en su trampa.

Por ende en dicha tentación se puede lograr ver muchas veces dentro de la vida cotidiana, en donde el mal siempre estará presente y en algún momento puede hacer que el hombre quebrante la ley divina para estar en la cima, pero lo que el hombre no logrará saber es que el mismo diablo lo abandonará para que caiga en el infierno y sea esclavo de él.

Tentaciones de Jesús

Tercera Tentación

En la tercera tentación de Jesús se habla de la idolatría, esto contradice el primer mandamiento, ya que en este se expresa que solo a Dios se le puede adorar, con el corazón y el alma, por lo que el mismo satanás deberá retirarse a su lugar. Esta tentación es contemplada cuando el demonio llevó a Jesús a la colina más alta y le dice que todo lo que veía se lo daría si Jesús se arrodillaba y lo adoraba a él.

Actualmente, en la fe cristiana-católica este es un gran mal, ya que se adora todo aquello que encuentran las personas a su alrededor, confundiendo toda la acción misericordiosa de Dios con diferentes actos que algunas personas lo utilizan de manera teatral, distorsionando la esencia de la fe y se caiga en la idolatría.

Las Tentaciones en el Desierto

Jesús fue conducido al desierto por el espíritu, para que este cumpliese un gran combate el cuál eran las tentaciones que el diablo le ofrecería, en el desierto Jesús logró pasar cuarenta días y noches sin comer, por lo que el hambre comenzaba aparecer, en ese momento el tentador llegó a pedirle a Jesús que convirtiera las pierdas en pan para que pudiera comer. Sin embargo Jesús rechazó la propuesta diciéndole que el hombre no solo vive del pan sino también de las palabras de Dios.

Luego el diablo trasladó a Jesús a la ciudad santa para subirlo a la zona más alta del templo para decirle que si él era hijo de Dios, debía lanzarse para demostrarlo, ya que los ángeles que lo cuidaban lo tomarían de la mano y no caería, pero a pesar de lo que el diablo le proponía Jesús lo rechazó diciéndole que él tampoco tentaría a dios.

Finalmente el diablo al no ver aceptación alguna de Jesús lo llevó hasta una colina alta en donde se lograba observar todo el mundo, en tal momento el diablo le dice que si él deseaba todo solo debía adorarlo, pero Jesús sin pensarlo le dijo que se fuera, ya que en el primer mandamiento se encontraba escrito que solo a Dios se deberá adorar y a él solamente servirás. Por lo que el diablo al no encontrar más tentaciones se retiró mientras los ángeles se le acercaban a Jesús para servirle.

Te interesa saber más sobre las Tentaciones de Jesús, entonces te recomendamos darle clic al siguiente video:

En los próximos artículos podrás encontrar más información referente al catolicismo, dale clic puede que sean de tu agrado:

Novena al Espíritu Santo

Novena del Niño Dios

Novena a la Sangre de Cristo


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.