publicidad
La cobertura de algunos medios sobre el aspecto de la niña de Stranger Things resulta vergonzosa

Tenemos que hablar de la niña de ‘Stranger Things’

Que el asunto del cambio físico de una menor de edad se venda como acontecimiento noticioso denota la cínica y miserable condición de unos medios que, amparados en la ausencia de etiquetas cosificadoras de sus informaciones, han reabierto la barra libre de titulares, artículos, vídeos y tweets sobre la "transformación" de una niña que, recordemos, tiene quince años.